Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia
 
Atanasio Lapido 2865, Apto. 102 - Telefax: 708 98 47 - Cel.: 099 636 988 - E-mail:
 
 
Puede consultar los números anteriores en: http://vivirenfamilia.feyrazon.org
 
 Montevideo - Uruguay

"Hemos visto los primeros movimientos a las 8 semanas... al llegar a las 12 semanas más o menos, se les ve  bostezando y moviendo los dedos de una forma que a menudo es más compleja que la que vemos en un recién nacido... quizás sea debido a los efectos de la gravedad después del nacimiento. Las imágenes muestran expresiones faciales, tales como sonrisas, a las 20 semanas. Después de las 24 semanas los fetos se pueden chupar el pulgar, sacar la lengua (quizás utilizan las recién desarrolladas papilas gustativas  para probar el líquido amniótico que tiene los sabores de los alimentos que ingiere la mamá), y mostrar emoción en su rostro."
The National Geographic
 
"Los medios de comunicación deben informar. ¿Por qué no se televisa un aborto? Hemos visto imágenes de todo tipo, pero jamás hemos visto un aborto. Nadie dice qué es lo que pasa allí. Hablan del aborto como si no fuese nada, como si fuese normal, y eso te hace daño; lo que dicen respecto al aborto el Estado y los medios es todo mentira. Por favor, que empiecen a hablar, a decir la verdad. A llamar al pan, pan. Que sean valientes.
María Esperanza Puente - portavoz de la Asociación de Víctimas del Aborto - España

CONTENIDO


Publicación N° 03/05

EDITORIAL

 
AUNQUE UD. NO LO CREA...
 
...si Ripley despertara, seguro se haría una fiesta. Las curiosidades que nos mostró durante años, casi no le llegan a los talones a las que nos tiene acostumbrados la cultura actual.
 
"Evitar el riesgo es exactamente igual a reducirlo" (?)
 
Es muy razonable que para evitar el SIDA, se afirme que se deben evitar las conductas de riesgo. Lo que es de Ripley, es que para evitar esas conductas, la receta sea usar el viejo, sufrido, poroso y rompedizo preservativo de látex. Según los directores de las campañas contra el SIDA de casi todo el mundo, la forma más lógica de evitar las conductas de riesgo, es mantener las conductas de riesgo... intentando a la vez, correr un poco menos de riesgo.
A quien vive corriendo riesgos innecesarios a causa de su irresponsabilidad, no se le pide que deje de ser irresponsable, sino que sea mínimamente responsable mientras actúa irresponsablemente... Algo así como organizar una fiesta de fuegos artificiales en medio de una refinería de petróleo. Eso si, con todos los papeles al día del seguro contra incendios, explosiones y fallos "técnicos". Hay que estar protegido...
 
"Defendamos la salud de la mujer": ¿de la madre o de la hija? 
 
Es "de Ripley", por ejemplo, que quienes dicen oponerse al aborto, no tienen el menor prurito en promover la "anticoncepción de emergencia"... la cual no es más que una forma de aborto químico.
No es menos curioso que todos los que fomentan la legalización del aborto a lo largo y ancho del mundo, afirmen que ellos, en realidad, están contra el aborto. Es más o menos como decir que los ingleses, al establecer que el tránsito debe circular por la izquierda, en realidad están aprobando la circulación por la derecha. Por supuesto, todo tiene una explicación: parece que sus posmodernos y surrealistas cálculos matemáticos, indican que si se legaliza el aborto, disminuye el aborto. Esto se da de patadas con las cifras de todos los países del mundo.
Cuando la realidad los embreta, cambian de argumento y empiezan a decir que la legalización del aborto se justifica, porque ello evitará la muerte de muchas mujeres. Se refieren, claro está, a las madres que abortan. Porque jamás ponen en la cuenta a las decenas de miles de pequeñas mujercitas que mueren y seguirán muriendo abortadas. Mujeres que desaparecerán, que quedarán olvidadas para siempre en sucios tachos de basura. Olvidadas y desconocidas para el mundo y para las pseudofeministas; pero no para sus madres. De la "muerte psicológica" que estas sufren, rara vez se habla...
Como siempre hemos dicho, se trata de poner todos los medios posibles para salvar a las dos: a la madre y a la hija.
Cuando se agota este argumento, recurren a los Derechos Humanos. Dicen que defienden los DDHH de todos los hombres, sin excepción alguna: ¡sí al pluralismo! ¡sí a la diversidad! ¡sí a la tolerancia! ¡sí a los derechos sexuales y reproductivos! ¡sí a los derechos de los discapacitados!...
Bueno, ejem..., no exageremos... Porque sucede que a veces, los mismos que pontifican sobre los derechos de los discapacitados, son los primeros en atropellar y violar el más sagrado de todos estos derechos: el derecho a la vida en el vientre materno de los discapacitados. Así, justifican el aborto por malformaciones, discapacidades, enfermedades congénitas, etc. Y después, los hipócritas, ¡son los que se oponen a la legalización del aborto! Es "de Ripley"... 
 
"¡Viva el amor libre!" (bueno, depende...)
 
Más curiosidades: actualmente, algunos jóvenes -y no tanto- desprecian el matrimonio. Rechazan "los papeles", consideran que "casarse ya fue". Son libres -dicen- y se van a vivir juntos. No quieren sentirse atados por la arcaica formalidad de un "contrato matrimonial". Menos aún, por un Sacramento.  
Otros dicen que no pueden casarse porque sale muy caro, pero cuando se van a vivir juntos, dicen que es para ahorrar y compartir gastos... No es muy difícil concluir que lo que sale caro, es la fiesta, no el matrimonio...  
Pero esto ya no causa mucho asombro. Lo realmente curioso, es que los mismos que festejan y promueven las uniones libres entre varones y mujeres, ponen el grito en el cielo cuando algún "retrógrado oscurantista" -que nunca falta- se opone a que a las uniones entre personas del mismo sexo, se las llame "matrimonio"... Si, efectivamente: aunque Ud. no lo crea, lo que parecen afirmar algunos, es que el matrimonio es malo e inconveniente para los heterosexuales, pero bueno y conveniente para los homosexuales. Estos ven con buenos ojos la protección que les da unión legal, quieren papeles, quieren formalizar...; los heterosexuales, por el contrario, quieren ser libres, y unirse por amor -dicen-, no por papeles...
Aún no queda muy claro por cierto, qué pasará con aquellos que promuevan en su momento, el "divorcio homosexual"... ¿Los tildarán de homofóbicos?
Lo cierto y lo concreto es que si seguimos así, en determinado momento, todos los homosexuales terminarán "casados" y todos los heterosexuales terminarán constituyendo "uniones libres". O como diría mi tía Rosita: viviendo en concubinato.
Puede que sea buena idea. Al menos tendremos criterios claros para diferenciar ambas realidades. Un posible final de esta historia -recuerden que es "de Ripley"-, es que los homosexuales, con el tiempo se vuelvan "progresistas", y busquen volver a las uniones libres; También puede suceder que los heterosexuales se vuelvan "conservadores", y empiecen de nuevo a unirse en matrimonio...
Luego, no tiene sentido admitir la legalización de las uniones homosexuales. Vivimos en un mundo de gustos tan cambiantes, que lo que hoy se quiere, mañana puede ser rechazado. Y viceversa.
 
¿Sobran o faltan?
 
También es de Ripley lo que sucede, por ejemplo, con la fecundación in vitro. Para que esta técnica funcione, se producen múltiples embriones. Algunos se implantan en el útero de la madre para que uno nazca; otros mueren por el camino, y a los que quedan secuestrados en los tanques de frío, se les denomina embriones "sobrantes".
Lo curioso del caso, es que donde más embriones "sobrantes" se producen, es en aquellos países donde es más grave el "invierno demográfico": donde hay menor población joven, donde hay menos nacimientos. Es decir, que en esos países, faltan niños, pero "sobran" embriones. ¿No es de Ripley?
Para colmo, ya hay quienes están proponiendo el uso del infanticidio (una forma de aborto en avanzado estado de desarrollo), como método de control poblacional. 
Ya que estamos en el tema, vale la pena recordar una de las mayores curiosidades que ha parido el malthusianismo: dicen que los chinos se caen del mapa y que ello justifica la implementación de la "política del hijo único". Pero según la Enciclopedia Encarta 2004, la densidad de población de China, es de 134 hab./km2, mientras que la de Inglaterra es de 380 hab./km2. Y nadie anda diciendo por ahí que los ingleses se andan cayendo de la isla... a no ser que un imprudente se pegue un resbalón mientras pasea por los acantilados de Dover.
Luego están los ecologistas, que pretenden controlar la población humana, con la excusa de hacer espacio a los bichos. Así, hay quienes se escandalizan cuando se deguella un chancho, se espolea un caballo o se le toma el pelo a un loro. Hoy en día, hemos progresado tanto, tanto, tanto, que los látigos ya no son para pegarle a los animales, sino para uso exclusivo de los sadomasoquistas... ¡Pobres bichitos! ¡Que a nadie se le ocurra violar los sagrados derechos de los animales! ¡Ojito con salir a cazar ballenas, focas, nutrias o lobos de mar para dar de comer a su familia! ¡Cuidadito con no darle al oso Panda su ración diaria de bambú o con bajarle la calefacción a los monos en el zoológico! ¡Guay del que no lleve a su perro al sicólogo o no le haga las uñas al gato! ¡¡¡Los animales merecen calidad de vida!!!
Lo dicho: es "de Ripley"...
 
Relativismo absoluto ambiente: 90%
 
Este maravilloso mundo en el que nos tocó vivir, está lleno de las más curiosas contradicciones, imposibles de abarcar en unos cuantos renglones. Además de las que acabamos de exponer, hay muchas cosas inverosímiles cuyo estudio escapa a los fines de esta revista.
Por ejemplo: hay pobres que viven contentos y hay ricos que padecen de insuficiencia monetaria; hay personas que se divorcian para ser más felices, y luego no hacen más que llorar; hay monumentos a la "diversidad" sexual, erigidos en honor las relaciones carnales entre personas del mismo sexo; hay padres y profesores que están de acuerdo con dejar la educación sexual en manos del Estado, y luego se asombran cuando se incrementan los índices de embarazo adolescente, SIDA y enfermedades venéreas entre los jóvenes; hay quienes se las dan de "progresistas" al adoptar métodos educativos de mínima exigencia, y luego se sorporenden de que los chicos no tengan "límites". 
No en vano se dice que el sentido común es el menos común de los sentidos. Aunque quizá todo se deba a la elevada difusión en el ambiente, del único principio absoluto que admite el mundo moderno: "todo es relativo"... ¿No es de Ripley?
 
Álvaro Fernández
 
ASOCIACIÓN VIVIR EN FAMILIA
    

MATRIMONIO Y FAMILIA

 
LA COMEZÓN DE 75º AÑO
 
Horacio Varoli
 
El País, Uruguay, 22 de febrero de 2005.- Se conocieron en 1928 y se casaron ante el juez en 1929. Llevan juntos algo más que una vida. Aquella unión de dos trajo consigo a muchos otros. Para ser exactos a 66 descendientes directos entre hijos, nietos y demás.
Don Emilio Ferreira Techera, de 97 años, y doña Julia López Castro, de 99, tuvieron doce hijos, diez de los cuales viven y son los responsables de que el clan se haya agrandado con 23 nietos, 27 bisnietos y 6 tataranietos.
Emilio y Julia decidieron de común acuerdo consagrar ese matrimonio en el santo sacramento del matrimonio religioso. "Nos llevó nuestro tiempo. Pero lo hicimos de común acuerdo, como todo lo que hacemos", dijo ella, una feminista sin tiempo.
El escenario es la Capillita de Aceguá, fronteriza localidad donde han vivido toda su vida. La santa misa —como corresponde al límite geográfico— se oficia en español y portugués.
Cuando le preguntan a ella qué han hecho de bien para llegar a estos 75 años juntos, Julia tiene una buena razón: "el aguante", dice y agrega: "Y tampoco separarse por mucho tiempo en forma innecesaria. Hacemos todo juntos".
La misa fue oficiada por el Padre Thomas Toal. Luego, los recién casados, don Emilio y doña "China" -como le dicen a Julia sus amigos— saludaron en el atrio. Faltaba más. Después de los saludos y el arroz, llegó la fiesta con vals y todo.
Fue un baile con coreógrafos experimentados. El hijo mayor de la pareja tiene 74 años y el nieto ya pasó los 50. Los bisnietos empiezan a contarse desde el que tienen 15 años y hay tataranietos de cinco años para abajo, el menor de los cuales tiene apenas dos semanas y ya puede distinguir a su numerosa familia en brazos de sus padres.
Fue una fiesta muy esperada por todos. Algunos familiares de la pareja residen en los Estados Unidos y no pudieron venir al gran acontecimiento.
Al menos llegó en representación de esta parte extranjera de la familia Shatila Arap, bisnieta de Emilio y China.
"Vine de New Jersey donde trabajo como mesera en un restaurante y me muero de ganas de volver. Aunque allá el nivel de vida es diferente, tenés todo pero no tenés nada", sentenció la bella joven de 19 años.
Don Emilio recorrió todas las mesas del amplio local saludando a todos y cada uno de los asistentes. Los padrinos de la boda fueron Tancredo Porto y Mary Tavares por el novio y "Rubio" Almeida con su esposa Albita por la novia. Y aunque ya han sido felices por muchas décadas, no se perdieron la oportunidad de comer perdices. Enhorabuena.
 
http://www.elpais.com.uy/05/02/22/pciuda_139482.asp


 
ENTREVISTA A S. E. MONS. JUAN ANTONIO REIG PLA
 
Obispo de Segorbe-Castellón, España, Presidente de la Subcomisión Episcopal de Familia y Vida, Vicepresidente de la Comisión Episcopal de Apostolado Seglar, Miembro de la Comisión Episcopal para la Doctrina de la Fe y Decano del Pontificio Instituto Juan Pablo II para estudios sobre el Matrimonio y la Familia, dependiente de la Pontificia Universidad Lateranense de Roma.

--- El malentendido de las palabras del padre Juan Antonio Martínez Camino tras su reunión con la responsable del llamado Ministerio de Sanidad y, más recientemente, las palabras del Cardenal George Cottier sobre la licitud del preservativo en ciertas relaciones extraconyugales de extremo riesgo confunden a no pocos fieles. ¿Ha cambiado la postura de la Iglesia en este sentido? ¿Cuál es la interpretación correcta de estas polémicas?
No, la Iglesia no ha cambiado ni puede cambiar la doctrina sobre el uso del preservativo, doctrina que se fundamenta en la Palabra de Dios y en la verdad natural y revelada sobre la sexualidad, la persona y el matrimonio.
La verdad que la Iglesia enseña es que el ejercicio lícito de la sexualidad, que sólo puede darse en el contexto del matrimonio, tiene dos significados que no pueden ser separados deliberadamente: el significado unitivo y el significado procreativo.
El preservativo o cualquier otro tipo de anticonceptivo, constituyen un verdadero fraude antropológico, pues rompen con este principio: impiden la donación plena a la que están llamados los cónyuges, no sólo habitualmente, sino también, en todos y cada uno de sus actos sexuales. A este principio no hay excepción alguna y se trata de una doctrina definitiva.

--- Con todo, no hay que eludir las cuestiones más delicadas. Los lectores de Alba son personas inteligentes y merecen que se llegue hasta el fondo. Entonces, ¿qué pasa con las relaciones conyugales cuando existe riesgo de contagio del SIDA por estar uno de los esposos infectado por una transfusión sanguínea u otra circunstancia cualquiera?
Hace años participé en la elaboración de unas orientaciones, a la luz de la doctrina de la Iglesia Católica, respecto a este tema, entonces ya decíamos: las relaciones conyugales forman parte esencial del derecho que mutuamente y de modo exclusivo se otorgan los esposos al casarse. Los casados tienen el derecho y el deber de expresarse su amor también mediante la unión sexual: este trato corporal íntimo especifica el amor matrimonial frente a otras formas de amor, como la amistad. Pero cuando uno de los esposos está infectado por el virus del SIDA, las relaciones sexuales se convierten en gravemente peligrosas para el cónyuge sano, de forma que el cónyuge infectado que exige al sano la relación genital, lo está exponiendo a un grave riesgo de contraer una enfermedad que, hoy por hoy, no tiene curación.
Entran así en conflicto el derecho a la donación conyugal y la obligación de no hacer daño al otro en el ejercicio de los propios derechos. Este conflicto se resuelve afirmando que el cónyuge infectado de SIDA no tiene derecho a exigir al sano que asuma el riesgo de ser contagiado, pues nadie puede exigir sus derechos frente a otro, cuando esto implica riesgo grave para la vida o la salud del obligado. Nadie está obligado a arriesgar su vida por atender a sus obligaciones, a no ser que el negarse a asumir ese riesgo ponga en peligro bienes de similar relevancia cuya protección le esté encomendada; es el caso de los bomberos, los policías, los socorristas, etc. Obligar a alguien a correr riesgo de perder la salud o la vida fuera de estas circunstancias es un abuso del derecho, y no puede ser una obligación moral.
Ahora bien, aunque el cónyuge enfermo de SIDA no pueda exigir al sano la relación sexual, éste sí puede lícitamente concederla, aceptando por amor el riesgo para su propia vida, a fin de salvar el resto de los bienes del matrimonio: la fidelidad conyugal, la expresión del mutuo amor y la estabilidad matrimonial.

--- No podemos cerrar en falso este tema. Si lo indicado hasta ahora respecto al preservativo se ha dicho en el contexto de las relaciones conyugales libremente consentidas: ¿qué pasa cuando se trata de violaciones, adulterios, promiscuidad sexual, relaciones homosexuales y fornicación en general?, ¿no harían bien en usar preservativos para evitar riesgos adicionales de contagio del SIDA?
Me gusta llegar hasta el final aclarando las cosas. Toda relación sexual entre dos personas del mismo sexo o entre un hombre y una mujer no casados entre sí es contraria a la norma moral, custodiada por la virtud de la castidad. Esta calificación no se ve afectada por usar o no usar preservativo. Ahora bien, al pecado contra la castidad puede añadirse la connotación -nuevamente contraria a la moral- de provocar el riesgo de transmitir una enfermedad tan nociva como el SIDA. En estos casos (violaciones, adulterios, promiscuidad sexual, relaciones homosexuales y fornicación en general), el uso del preservativo no convierte estos actos siempre inmorales en buenos, pero, su uso podría disminuir algo la probabilidad de una ulterior consecuencia dañina y pecaminosa de un acto malo, a saber, el poner en serio peligro la salud o la vida del otro, debido, en concreto, al contagio del virus del SIDA u otra enfermedad de transmisión sexual.
Pero dicho esto, “la conclusión NO ES: la Iglesia dice, por fin, que se puede violar o adulterar o fornicar o practicar la sodomía con preservativo”, todo esto constituye materia muy grave de pecado.
La conclusión es que hay que vivir en castidad, es decir: abstinencia antes del matrimonio y fidelidad absoluta, respetando los aspectos unitivo y procreativo, una vez casados.

--- Recientemente, el Gobierno ha anunciado la entrada en vigor de una nueva ley contra la llamada “Violencia de Género”; hace algunos meses, la Conferencia Episcopal Española fue muy criticada por relacionar el aumento de la violencia doméstica con la revolución sexual. ¿Existe esta relación, y en qué sentido?
Como en todo, pero en estos temas con mayor urgencia, es necesario ser rigurosos con el lenguaje.
Hay que aclarar, en primer lugar, que la violencia doméstica, reducida por algunos a la llamada “violencia de género” hunde sus raíces en la condición humana después del Pecado Original, es decir, en el pecado de soberbia y en la inclinación al mal. Desde luego no hay nada nuevo bajo el sol, como dice la Escritura. Ahora bien, dicho esto, los Obispos de la Conferencia Episcopal Española lo que explicábamos no es que la existencia de la violencia doméstica sea consecuencia de la revolución sexual, como si antes de la década de los 60 del siglo XX no hubiera existido dicha violencia, sino lo que afirmamos es que “el alarmante aumento” de la violencia doméstica tiene relación con la llamada “revolución sexual”.
Pero ¿de qué estamos hablando cuando decimos “revolución sexual”? En primer lugar, revolución sexual no es lo mismo que liberación sexual. Dios nos quiere libres en todos los aspectos, también en lo que a la sexualidad se refiere: libres de taras, libres de esclavitudes, libres de parafílias, libres del pecado, libres, por tanto, para amar plenamente, cada cual según su estado: célibes o casados.
Entonces, ¿qué cosa es la “revolución sexual”? La revolución sexual es toda una ideología que concita los peores aspectos del pensamiento marxista y neoliberal radical respecto a la sexualidad, la persona y el matrimonio, que alcanza su máxima expresión pseudocientífica en el fraudulento “Informe Kinsey” de finales de los años 40, el cual tuvo sus derivaciones ideológicas en Wilhelm Reich (1897-1957) y Herbert Marcuse (1898-1979), que invitaban a experimentar todo tipo de situaciones sexuales. También es claro el influjo del existencialismo ateo de Simone de Beauvoir (1908-1986) que anunció ya en 1949 su conocido aforismo: «¡No naces mujer, te hacen mujer!».
Pues bien, en el indicado Informe Kinsey se revindica de modo formal la ruptura del polinomio: “matrimonio-amor-sexualidad (varón y mujer)-procreación”.
Primero se postuló la práctica de la sexualidad sin matrimonio: el llamado amor libre. Después, la práctica de la sexualidad sin la apertura al don de los hijos: la anticoncepción y el aborto. Luego la práctica de la sexualidad sin amor: hacer sexo, pornografía, etc. Más tarde la producción de hijos sin relación sexual: la llamada reproducción asistida (fecundación in vitro, etc.). Por último, con el anticipo que significó la cultura unisex, y la incorporación del pensamiento feminista radical, se separó la sexualidad, de la persona: ya no hay varón y mujer; el sexo es un dato anatómico sin relevancia antropológica; el cuerpo ya no habla de la persona, de la complementariedad sexual que expresa la vocación a la donación, de la vocación al amor; cada cual puede elegir configurarse sexualmente como desee: hombre heterosexual, hombre homosexual, mujer heterosexual, mujer homosexual, transexual. Había nacido la “Ideología de Género”, cimentada como hemos visto, en la ruptura del bien que significa los conceptos de persona y matrimonio, y, por tanto, en la progresiva debilidad del vínculo conyugal que llevó al aumento de las rupturas matrimoniales y la desintegración física, psíquica y moral de las personas. En este contexto de banalización, hedonismo y relativismo moral es comprensible el “aumento” de la violencia doméstica. De hecho en los países de nuestro entorno cultural donde hay más separaciones y divorcios, es donde más casos de violencia doméstica se dan, en términos proporcionales a la población, mucho más que en España o Polonia, por ejemplo. En efecto, junto a otras causas, los dos factores de mayor riesgo de violencia doméstica son la debilidad del vínculo y el momento de la ruptura entre la pareja o los cónyuges. Ambos factores han aumentado con la llamada “revolución sexual”.

--- El Partido Socialista de Cataluña (PSC) prepara un documento en el que acusa a los representantes de la Iglesia Católica de “insultar, atacar gravemente e incitar a la discriminación y a la violencia contra el colectivo homosexual” al rechazar el matrimonio homosexual y reiterar el carácter inmoral de las relaciones entre personas del mismo sexo. ¿Es esto así? ¿En qué basa la Iglesia su oposición al matrimonio civil entre personas del mismo sexo?
Como digo la precisión terminológica es importantísima. Aunque signifique un preámbulo algo extenso para responder a la primera pregunta se hace necesario distinguir a la perfección entre SIETE conceptos distintos, a saber:
1) Las personas con inclinación homosexual. 2) La inclinación homosexual propiamente dicha. 3) Las prácticas homosexuales. 4) El lobby gay. 5) El homosexualismo político. 6) La cultura gay. 7) la llamada “teología gay”.
1) Las personas con inclinación homosexual “deben ser acogidas con respeto, compasión y delicadeza. Se evitará respecto a ellos, todo signo de discriminación injusta” (Cat. Igl. Cat. n. 2358), es decir, hay que respetarlas, ayudarlas y apreciarlas como a hijos de Dios que son. Su inclinación homosexual no les resta ni un ápice de su inalienable dignidad de personas.
2) Otra cosa bien distinta es la inclinación homosexual que algunas personas sienten. La Iglesia afirma, a la luz de las evidencias antropológicas (sin excluir, incluso, las anatómicas) que esta inclinación es “objetivamente desordenada” (Cat. Igl. Cat. nº 2358). Con todo, hay que aclarar que la sola inclinación homosexual, aunque objetivamente desordenada, no constituye materia de pecado. Hay que prestar ayuda psicológica y espiritual a las personas con esta inclinación que lo soliciten. Multitud de psicólogos y psiquiatras afirman, por experiencia propia, que la inclinación homosexual se puede curar.
3) Otra cuestión también distinta, pues ya se trata de materia grave de pecado, son los actos homosexuales. La Iglesia enseña a la luz de la Palabra de Dios que se trata de “depravaciones graves”; “los actos homosexuales son intrínsecamente desordenados. Son contrarios a la ley natural. (...) No pueden recibir aprobación en ningún caso” (Cat. Igl. Cat. n. 2357).
4) Algunos homosexuales, una minoría, sin duda, se organizan en distintas asociaciones que coordinadas entre ellas constituyen verdaderos grupos de presión social, mediática y política, es el llamado lobby gay. La presión del lobby homosexual, su poder fáctico, se extiende por doquier. En España estamos sufriendo, cada vez más, las consecuencias de esta perversa ideología. Se refleja en el talante de nuestros gobernantes y en las reformas legislativas que pretenden aprobar en contra del matrimonio, la familia, la educación, el aborto, etc.
5) El homosexualismo político, junto con la pertinente estrategia mediática, constituye hoy en día una de las herramientas fundamentales de presión del lobby gay. Se trata de toda una estrategia política para convencer a los partidos políticos de todo signo de la rentabilidad electoral y, por tanto, política de hacer guiños y concesiones legislativas al lobby homosexual. Desde la caída del Muro de Berlín, con todo lo que el desmoronamiento de la URSS significó, resulta curiosa la deriva que los llamados grupos de izquierdas han realizado, “del rojo (marxismo) al verde (ecologismo) -en un primer periodo-, y ahora del verde al rosa (homosexualismo)”; con todo, es también cierto que los partidos de centro-derecha no se han visto libres de este mismo giro “cromático”. El homosexualismo político pretende cambiar la sociedad, nuestra cultura, más aún, nuestra civilización, a través de cambios legislativos que redefinan las evidencias antropológicas. Todos estamos de acuerdo que debe ser ilegal faltar a la dignidad de las personas independientemente de sus inclinaciones; sin embargo, el lobby gay a través del homosexualismo político, va mucho más allá: desean que se hagan los cambios legislativos necesarios para poner fuera de la ley, encarcelar en su caso y privar de todos los derechos civiles, a quienes afirmamos que los actos homosexuales constituyen una “grave depravación” (Cat. Igl. Cat. n. 2357). Juegan, además, a confundir con las palabras. El diccionario define la “Homofobia” como “aversión obsesiva hacia las personas homosexuales”, ¡ojo! hacia las personas, nada dice el diccionario en esta definición de la inclinación homosexual ni de los actos homosexuales; sin embargo, este lobby acusa de homofobia a quienes, respetando a las personas, no compartimos sus opiniones respecto a la inclinación y los actos homosexuales. Sin duda toda una estrategia mediática. Manipula el lenguaje, confunde y calumnia que algo queda.
6) La así llamada cultura gay es el fin último al que desea llevarnos el lobby gay. Una civilización gay donde sea “natural” y universalmente aceptada y practicada la homosexualidad o, al menos, la bisexualidad. Claro está, si la homosexualidad es tan natural y aceptada como la heterosexualidad, la lógica política es implacable: hay que propiciar legislativamente que se explique a los niños en los colegios que la homosexualidad es “natural” y por lo tanto, cuando en ciencias naturales se explique a los niños y niñas los detalles anatómicos y fisiológicos de la sexualidad heterosexual humana: el aparato genital masculino y femenino, la cópula, la fecundación, el parto, etc. habrá que explicar, también, la anatomía, la fisiología y los procedimientos mecánicos necesarios de las prácticas homosexuales (la sodomía, etc., etc.). Por último, como las relaciones homosexuales son radicalmente estériles habrá que propiciar legalmente la adopción de niños por homosexuales y generalizar las técnicas de producción artificial de seres humanos financiadas, naturalmente, por el Estado.
7) El lobby gay infiltrado en todas las confesiones cristianas, y también en la Iglesia Católica, ha elaborado sistemáticamente todo un cuerpo doctrinal absolutamente herético llamado teología gay. Esta teología, rayando lo blasfemo, no sólo quiere justificar las relaciones homosexuales, sino que afirma de ellas que responden a la verdad, el bien y la belleza de la persona, constituyendo, según ellos un auténtico don de Dios. El objetivo de este desarrollo doctrinal es triple: intentar seducir a algunos, dividir a los católicos y desprestigiar a los pastores difundiendo estas ideas en los medios de comunicación.
Así pues, y volviendo al principio, la Iglesia ama y respeta a todas las personas también las que sienten inclinación homosexual. La Iglesia y sus representantes “ni insultan, ni atacan, ni incitan a la discriminación y a la violencia contra el colectivo homosexual”, pero, con todo, la Iglesia no puede aceptar como buenos la inclinación homosexual propiamente dicha, los actos homosexuales, el lobby gay, la cultura gay, el homosexualismo político y la teología gay. Por cierto, lo mismo sucede respecto a quienes tienen otras inclinaciones sexuales parafílicas (sadomasoquistas, fetichistas, etc.): la Iglesia ama y respeta a estas personas, pero no puede aceptar como buenas estas inclinaciones parafílicas ni las prácticas sexuales correspondientes.
Respecto a la pregunta de en qué basa la Iglesia su oposición al matrimonio entre personas del mismo sexo, debo decir que los argumentos son de diverso orden. Desde el punto de vista del Derecho, el Consejo de Estado y el Consejo General del Poder Judicial, han emitido sendos informes, de una contundencia rotunda, oponiéndose radicalmente a que se apruebe legalmente el matrimonio entre personas del mismo sexo. Muchos de los argumentos de los que allí se exponen pueden ser asumidos perfectamente por la Iglesia. Desde el punto de vista del lenguaje la Real Academia de la Lengua Española también se ha pronunciado en el sentido de que la palabra matrimonio que significa la “unión de hombre y mujer concertada mediante determinados ritos o formalidades legales” no puede ser usada para definir otras eventuales uniones, pues ello, desde luego, corrompería el sentido del término y llevaría a confusión. También este argumento puede ser asumido sin ningún problema por la Iglesia.
Pero, además, la Iglesia, a la luz de la verdad natural y revelada sobre la persona enseña que sólo la diversidad sexual que se da entre un varón y una mujer permite la natural complementariedad sexual y el posible don de una vida nueva. Asumiendo el riesgo de resultar demasiado explícito, hay que afirmar que ningún de estos dos aspectos indicados se dan en las uniones del mismo sexo: son uniones intrínsecamente estériles, y el aparente aspecto unitivo de su sexualidad se realiza a costa de forzar estructuras anatómicas y simular actividades fisiológicas naturales, sin excluir, por cierto, la utilización de los más diversos productos químicos y artilugios mecánicos. Todo esto hace imposible, ontológicamente, tratar como igual lo que no lo es: Una cosa es el matrimonio y otra las uniones de personas del mismo sexo.
 
http://www.arvo.net/includes/seccion.php?IdSec=428
 

 
EL CGPJ PIDE QUE SE PARALICE LA REFORMA QUE PERMITIÓ LOS MATRIMONIOS HOMOSEXUALES

 

'Serias dudas' sobre su constitucionalidad - 'La heterosexualidad es un elemento constitutivo esencial del propio concepto de matrimonio: el matrimonio o es heterosexual o no es', subraya el informe

 

El Mundo, MADRID, 15/1/2005.- La reforma del Código Civil para abrir el matrimonio a las parejas homosexuales "adultera" y "desnaturaliza" el contenido de esta institución, según un informe del Consejo General del Poder Judicial, que pide paralizar la iniciativa y, en todo caso, excluir la posibilidad de adopción.

El texto, que debatirá el próximo martes la Comisión de Estudios del CGPJ, cree que la realidad social de uniones entre homosexuales "puede hacer aconsejable que se les procure un tratamiento que les dé seguridad jurídica, lo que puede implicar la necesidad de que esas uniones sean contempladas por el ordenamiento jurídico".

Sin embargo "en la satisfacción de tal objetivo, el legislador no puede adulterar una institución como el matrimonio", "la opción no puede consistir en desnaturalizar una determinada institución jurídica que presenta unas características bien claras", señala el documento redactado por el vocal del CGPJ José Luis Requena.

Para posibilitar la reforma "no queda más remedio que eliminar de la institución matrimonial un signo identificador hasta ahora indubitado y jurídicamente incuestionado, esto es, que el matrimonio es una unión heterosexual", añade el texto de más de medio centenar de páginas y que apunta a "serias" dudas sobre la constitucionalidad de la iniciativa.

"La heterosexualidad es un elemento constitutivo esencial del propio concepto de matrimonio: el matrimonio o es heterosexual o no es", subraya el informe sobre el proyecto de ley aprobado por el Gobierno el pasado 30 de diciembre para su remisión a las Cortes.

Según el estudio, llamar matrimonio a la unión de homosexuales es un "cambio radical", como lo sería llamar matrimonio a la unión de más de dos personas o la unión entre un hombre y un animal.

Razona también que la satisfacción jurídica de una "parte mínima de la población no puede hacerse a costa de adulterar el contenido esencial de una institución ni a trastocar los fundamentos del Derecho de Familia".

 

El interés del menor

 

En cuanto a la adopción señala que "implica postergar el interés superior del menor, declarado como tal prioritario por los tratados suscritos por España en materia de derechos fundamentales y supedita ese interés a la necesidad de una minoría de que sus tendencias homosexuales sean homologadas".

Aún cuando se regulase el matrimonio entre personas del mismo sexo, "en este momento y en esa norma debería excluirse expresamente la regulación de la adopción por esas parejas hasta que haya un pronunciamiento del Tribunal Constitucional y, en todo caso, hasta que la sociedad protagonice un debate profundo sobre la materia".

En el texto se sugiere "un mayor debate y reflexión y, por tanto, su paralización (de la reforma)" e invita a indagar en el diseño de figuras jurídicas que se ajusten a la regulación de una convivencia libre, basada en la unión por tiempo indefinido, sujeto a libre ruptura por causas legalmente previstas y con determinados efectos jurídicos.

Esta previsto que el próximo día 26 el Pleno del Consejo General del Poder Judicial estudie este informe, un órgano (CGPJ) al que el Gobierno no pidió ningún dictamen por no estar obligado a ello.

 
http://www.elmundo.es/elmundo/2005/01/15/espana/1105797044.html
 

 
JOSÉ LUIS REQUERO DICE QUE EL MATRIMONIO POLIGÁMICO "YA ESTÁ SOBRE LA MESA"
 
El vocal del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) José Luis Requero, perteneciente a la mayoría conservadora, dijo este miércoles que la retirada de la referencia a la unión entre hombres y animales del informe contrario a los matrimonios gays no supone variar el hilo argumental del texto. "Lo que se dice no es una apreciación a humo de pajas", concluye Requero, "puesto que el tema de la poligamia ya está sobre la mesa, ya que ha sido planteado por la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas".
 
23 de febrero de 2005.- L D (Europa Press).- Requero ya advirtió este martes de que si se aprobaba el proyecto del gobierno sobre matrimonios homosexuales no habría argumentos para denegar la reivindicación del matrimonio entre hermanos o poligámico. Poco después, la Comunidad Islámica pedía a Zapatero que regulara la "opción matrimonial" de la poligamia.
Requero explicó que si los tres vocales de este órgano que apoyaron el informe han aceptado retirar la referencia a la unión entre hombres y animales es porque se ha "tergiversado" el sentido del texto, y porque "hay personas a las que se les ha podido molestar y otras especialmente temerosas ante la crítica pública" dentro del órgano de gobierno de los jueces.
Los tres vocales que suscribieron el informe aprobado sobre este asunto por la Comisión de Estudios del CGPJ aceptaron que el texto llegue al Pleno del próximo día 26 sin la referencia que se realizaba en el mismo a que llamar matrimonio a las uniones homosexuales supondría un cambio tan radical como llamar matrimonio a la unión entre un hombre y un animal.
Según Requero, "algún medio de comunicación" ha manipulado la citada expresión y existen personas que "se han dejado llevar" por dicha manipulación. El vocal añadió que "para nada" se pretendió hacer una comparación entre los matrimonios entre homosexuales y las citadas relaciones, sino que se utilizó la técnica de "reducción al absurdo" para argumentar que "si, según el Proyecto de Ley, para justificar el matrimonio homosexual basta que haya demanda social y una relación basada en el cariño, esto supondría dejar desamparado a nuestro Ordenamiento Jurídico ante otros modelos de convivencia", como pueden ser la poligamia, las relaciones entre personas de la misma familia y, "llegando al extremo, las relaciones entre una persona y su mascota".
En todo caso, y como hay personas que han podido sentirse ofendidas, Requero señaló que se ha optado por "evitar molestias y ofensas" y retirar del texto la aludida expresión. No obstante, recalcó que la modificación no supone en ningún caso variar el hilo argumental del informe. "Lo que se dice no es una apreciación a humo de pajas", concluye Requero, "puesto que el tema de la poligamia ya está sobre la mesa, ya que ha sido planteado por la Federación Española de Entidades Religiosas Islámicas".
 
http://www.libertaddigital.com:83/php3/noticia.php3?fecha_edi_on=2005-01-19&num_edi_on=1453&cpn=1276242041&seccion=SOC_D


DEFENSA DE LA VIDA

"CUANDO SE LLEVARON EL BOTE CON LOS RESTOS DE MI HIJO, SENTÍ QUE ME ARRANCABAN LA VIDA"

 

Mª Esperanza Puente abortó hace años en Dator y denuncia la desinformación médica sobre el síndrome postaborto

 

Jesús G. Sánchez-Colomer

 

"Aborté hace diez años. Era bastante joven, estaba sola, sin nadie a quien acudir. Tenía miedo, y como te ofrecen esto, pues te lo planteas." Son palabras de Mª Esperanza Puente Moreno, portavoz de la Asociación Víctimas del Aborto, dedicada a ayudar a las mujeres que sufren el síndrome postaborto y de las que el mundo se olvida tras pasar por caja y por el quirófano.

"Soy portavoz de las Víctimas del Aborto porque soy víctima. Nunca nadie me informó de las consecuencias psicológicas que iba a sufrir tras abortar". Éste es el comienzo del relato de Mª Esperanza Puente, que cuenta a ALBA los recuerdos de la que ha sido la experiencia más dura de su vida: el aborto de su segundo hijo hace ahora diez años. Lo cuenta para que otras mujeres no cometan el mismo error. Es un testimonio doloroso, desagradable, pero, no podía ser de otra manera, es un relato que rebosa Esperanza, para muchas mujeres y para sus hijos.

 

La situación

 

"Te voy a explicar por qué soy víctima. Yo era joven y estaba sola. No tenía nadie a quien acudir. Tienes un problema importante, estás sola, llena de miedo, y como te ofrecen esta posibilidad, te lo empiezas a plantear. El tiempo aprieta cada día que pasa y tú sigues sola. Así que llamé por teléfono a la ‘clínica’ Dator. Yo estaba de tres meses y me dieron cita para el día siguiente, como con prisa, lo cual es normal, porque cuanto más tiempo tengas para pensar, para reflexionar, menos les conviene a ellos"; no en vano, los abortistas viven, y muy bien, del drama de estas mujeres.

"Al día siguiente fui a la clínica. Es algo extraño porque tú no quieres ir, pero la soledad te lleva, no te queda otra, es lo único que te ofrecen. Yo esperaba algo de información, y lo que me encontré en la Dator fue una situación surrealista. Allí no hay una mirada amable por ningún sitio, hay mucha frialdad. En la gente, en el ambiente. Ni una sonrisa. Te pasan a una sala de espera en la que sólo se oyen murmullos, y se tiene una visión tétrica: las caras de las mujeres que allí estamos. Esas caras no se me olvidan nunca."

 

¡No quiero!

 

Esperanza asegura que incluso después de tanto tiempo, "tu mente guarda recuerdos" que crees olvidar, "impresionantes", pero "tu conciencia humana natural te indica que no está bien lo que has hecho. Eso está ahí y por un motivo sin determinar, salta en tu cabeza en un momento dado". Entonces comienza el mayor sufrimiento psicológico al que se puede enfrentar una mujer: el síndrome postaborto, el hecho de asumir la muerte no natural de su hijo en su propio seno. "No necesitas ser creyente ni nada. Es algo irreversible que has hecho, que queda ahí para siempre, latente, pero que salta algún día. Lo has hecho, no tiene remedio y eso es algo que no te cuentan en ningún sitio. Por eso soy víctima."

Esperanza ha contado esta historia varias veces en los últimos meses, y aun así tiene que recuperar el aliento para enfrentarse al relato, porque espera que ayude a muchas mujeres, y cuya parte más dura comienza en un primer reconocimiento. "El médico no te dice absolutamente nada. Mientras te examina, por supuesto tú no ves la pantalla del ecógrafo. Verifica una serie de cosas y te mandan de vuelta a la sala. Tú miras las caras. Las chicas más jóvenes recuerdo que lloraban bajito, sin hacer ruido. Nadie comentaba nada con nadie y reinaba el silencio, cuando en tu interior gritabas muy fuerte: ¡no quiero! Pero son gritos ahogados, que no escucha ni quien tienes al lado, sólo los oyes tú. Entonces pasas al psicólogo y esperas que te diga algo, y no te dice nada. Quieres que te digan que no lo hagas. Pero al revés, te dicen que no pasa nada, que es algo muy sencillo, muy fácil, y que cuando acabes, te vas a casa como si nada, cuando la realidad llega después. La cosa es que el psicólogo te descuadra todo, porque esperas una mínima explicación, y allí no te dan ninguna."

Esperanza aún se muestra sorprendida, diez años después, al recordar el trato de un psicólogo únicamente preocupado en que pasara al quirófano para poder cobrar, sin importarle su situación, ni las consecuencias ni nada de lo que rodea a una mujer que, bajo tanta presión, se somete a un acto tan duro.

 

Luego se olvidan de ti

 

"Te pregunta qué tal estás, que con la cara que llevas no hace falta ni que contestes, y te dice que tienes que firmar un consentimiento informado." Este documento es de obligado cumplimiento cada vez que una persona se somete a una intervención. La vigilancia y el interés que se pone en este documento es extremo, pues de él depende que una persona acepte o no el someterse a una intervención médica, sabiendo siempre sus posibles consecuencias. Para ello la información médica ha de ser rigurosa, transparente y completa, "algo que no se da en el abortorio, porque no te explican nada sobre las consecuencias psicológicas que se pueden dar. Al revés, se da por hecho que tú quieres abortar, que no vas a sufrir consecuencias negativas psicológicas. Ni se preocupan por eso, y eso es real. En el documento escrito que te dan no dice nada de las consecuencias psicológicas o de los posibles traumas que pudieran darse, ni siquiera lo menciona como posibilidad. Te dicen que no pasa nada, que es muy rápido y que en cuanto acabe, te vas a casa, como si nada. En ese momento te sientes totalmente ida, desamparada. No eres persona. No te preguntan por qué puede suponer un mal para ti el seguir adelante con tu embarazo, que se supone que es el supuesto al que te acoges. Te informan menos que cuando te vas a sacar una muela. Te lo hacen y se olvidan de ti. Y tú apáñatelas como puedas.

 

La intervención

 

"Tras hablar con el psicólogo te vuelven a pasar a la sala. Estás desorientada. Al rato te vuelven a llamar y te dicen que te desnudes, sin pudor alguno; no te dan una bata ni nada, y vas desnuda hasta la camilla, y una vez que te colocas igual que si fueses a dar a luz, entra el médico. Recuerdo que tras ponerme una anestesia local, me dijo que como no me tranquilizase, íbamos a estar hasta mañana, y que me iba a doler más. Hizo la intervención. Es rápida y muy molesta. Yo estaba mirando al techo gritando ¡pare!, pero sin gritar. Quería salir corriendo de allí, pero no puedes. Es tan duro asumir lo que está pasando como la manera en que está pasando. Al tiempo que el médico hace su trabajo, las enfermeras tienen una conversación paralela. No están pendientes de ti."

Esperanza, mientras se acerca a esta parte de su relato, ya no puede contener las lágrimas, y a duras penas prosigue con lo más atroz del aborto, que fue ver los restos de su hijo metidos en un bote: "Lo echan en un recipiente de cristal y se queda ahí, apartado en un lado. Tú lo ves. Es curioso cómo antes del aborto no te dejan ver la pantalla del ecógrafo por si te arrepientes, pero una vez que estás en la camilla, les das igual. Lo dejan allí apartado, lo ves. Si estás de tres meses, no ves sólo líquido. Yo vi trocitos de carne.

Luego una enfermera se lleva el bote. En ese momento es como si te arrancasen con él la vida. Lo sientes aquí dentro", dice Esperanza golpeándose el pecho, "tu vida se va tras el recipiente, y ya no vuelves a ser la misma nunca. Te han arrancado de cuajo tu personalidad, tu vida, tu integridad. Lo notas salir de dentro. Y se lo llevan como el que carga un saco de patatas. Esa imagen no se te borra de la mente en la vida."

Esperanza continúa con el testimonio sin parar, porque si para, se viene abajo. Se lo sabe casi de carrerilla de haberlo repasado quién sabe cuántas veces en su memoria.

"Te vistes como puedes, sola, nadie te ayuda, y pasas a una salita diferente a la anterior, porque no permiten que las chicas que están esperando vean cómo te sacan de allí. Al final aparece una enfermera, te pregunta si te mareas, y si le dices ‘no’, te contesta: ‘Pues hala, ya puedes irte a casa’."

 

En la calle

 

"Quieres salir a ver si te da el aire, pero dentro te has dejado algo, no estás entera, y se te cae el mundo. No sé ni cómo llegué a casa. Era viernes y estuve los tres días metida en la cama, sin levantarme ni para comer ni para ir al baño. Pero llega el lunes. Así que te levantas, te vistes, y te vas a trabajar. Como si nada. Eres otra, pero la gente no lo sabe. Es imposible llevar algo así."

Sobre el síndrome postaborto, Esperanza apunta como factor determinante el "no poder perdonarte. De las chicas con las que he hablado yo, les pasa de todo. Algunas ven a lo mejor un niño de cuatro años, que es la edad que debería tener su hijo, y se echan a llorar. Es algo que puede salir enseguida, a los cinco años o a los veinte, por un programa de TV, o por algo que cuenta una vecina. Eso está latente ahí, y un día salta. Entonces prepárate, porque en España nadie da ayuda para superar esta patología. Estás sola.

 

Manipulación

 

"Los médicos del Estado no ofrecen ayuda, el Estado no informa, los medios de comunicación manipulan. Te lanzan el mensaje de que abortar es libertad, es progreso, de que no pasa nada. Por lo que no puedes contar tu caso, porque te tratan como si fueses rara. Te hacen un juicio. Pero los medios de comunicación deben informar. ¿Por qué no se televisa un aborto? Hemos visto imágenes de todo tipo, pero jamás hemos visto un aborto. Nadie dice qué es lo que pasa allí. Hablan del aborto como si no fuese nada, como si fuese normal, y eso te hace daño; lo que dicen respecto al aborto el Estado y los medios es todo mentira. Por favor, que empiecen a hablar, a decir la verdad. A llamar al pan, pan. Que sean valientes.

Hoy te venden que tienes que ser joven, divertirte, que cómo vas a atarte con un hijo... ¡Ahí se habla de hijo! Ésa es la manipulación. Si es hijo para atarte, es hijo también para hablar de abortar, guste o no guste. Los conceptos hay que aclararlos, porque no tenemos ni idea."

Esperanza ha terminado el testimonio de algo que le sucedió hace ya diez años. En este tiempo ha solicitado ayuda médica, y nadie se la ha dado excepto la Asociación de Víctimas del Aborto de la que ahora es portavoz, una asociación que "sí es feminista, porque el aborto es algo que nos afecta a todas las mujeres, ya que es en nosotras en el lugar donde se transmite la vida, o donde se elimina". Lo dice una víctima que se ha atrevido a contar lo que casi nadie dice: el aborto es un mal; posiblemente, el mayor de todos.

Por darnos tu valiente testimonio, gracias Esperanza.

 

lahistoria@semanarioalba.com

 

Esperanza 3-0 Abortistas

 

El seis de febrero Esperanza fue protagonista en La 2 de Últimas preguntas, y los frutos de tan valiente testimonio no se hicieron esperar. Una chica de 25 años, abandonada por su pareja y embarazada de 12 semanas, vio el programa y dejó de pensar en abortar. Otra, de 21. Y una tercera de 36, con cita para abortar, decidió no hacerlo. Las tres se pusieron en contacto con la Asociación Víctimas del Aborto, llamando al teléfono 637 110 328.

Esto hace reflexionar. Desde que Esperanza saltó al terreno de juego, ha cambiado el signo del partido. Pero, ¿cuántos abortos no se habrían ejecutado si se las hubiese informado antes? ¿Por qué nunca se ha hecho?

 

(19 al 25 de febrero de 2005 // ALBA - Enviado por José Pérez Adán)


Esperanza está dispuesta a ir a donde haga falta para contar la verdad sobre el aborto.


 
CARTA DE MONS. ANTONIO J. BASEOTTO AL MINISTRO DE SALUD PÚBLICA ARGENTINO
 
Buenos Aires, 17 de Febrero del año 2005.
 
SEÑOR MINISTRO DE SALUD PUBLICA
DOCTOR
GINES MARIO GONZALEZ GARCIA
 
De mi consideración:
Me han hecho llegar la transmisión de un entrevista que Ud. sostuvo con un periodista el 14 de este mes.
Como deja la impresión de que el único Obispo que dice las cosas es el Arzobispo de La Plata, por la presente quiero informarle que sobre el aborto, la anticoncepción, la corrupción de menores, etc, se ha pronunciado el Episcopado Argentino en repetidas ocasiones, y el Papa Juan Pablo II en toda oportunidad que se ofrece. Lo hizo la semana pasada ante la nueva embajadora de Holanda. El 10 de enero decía en el discurso al cuerpo diplomático acreditado ante la Santa Sede: " En estos últimos años el desafío de la vida se está haciendo cada vez más amplio y crucial. Se ha centrado particularmente en el inicio de la vida humana, cuando el hombre es más débil y debe ser protegido mejor... La posición de la Iglesia apoyada en la razón y la ciencia, es clara: el embrión humano es un sujeto idéntico al niño que va a nacer y el que ha nacido a partir de ese embrión. Por la tanto, nada que viole su integridad y dignidad es éticamente admisible".
Usted es médico. Sabe perfectamente que el feto en gestación tiene ADN propio, ni del padre, ni de la madre. Suyo propio. Es una persona humana. Al privarlo de la vida se está pisoteando su derecho humano primordial.
La multiplicación de los abortos que usted propicia con fármacos conocidos como abortivos es apología del delito de homicidio... Cuando usted repartió públicamente profilácticos a los jóvenes, recordaba el texto del Evangelio donde nuestro Señor afirma que "los que escandalizan a los pequeños merecen que le cuelguen una piedra de molino al cuello y lo tiren al mar"...
Usted afirma que es para prevenir el SIDA. Todos queremos que nadie sea aquejado por semejante enfermedad. Pero usted sabe - como lo sabe toda persona medianamente informada - que los poros del látex permiten el paso del virus. Y no son la barrera que tanto pregona la industria del látex que mueve cifras millonarias.
Y al facilitarles a los jóvenes e inducirlos a la vida sexual prematura, de hecho los están induciendo a contagiarse de la enfermedad que dicen combatir. ¿Porqué nunca dicen que ser casto, dueño de sí mismo, es el medio más eficaz para prevenir el SIDA? ¿O cree que ningún joven es capaz? ¿No lo están haciendo ya en Estados Unidos, donde ya están de vuelta de esta libertad suicida?
Señor Ministro: lo menos que puedo decir es que es anticientífico propiciar el aborto: asesinato de hombres inocentes; que distribuir profilácticos es propiciar el libertinaje sexual y difundir impunemente el sida, que es ampliar el mercado de los que negocian y lucran con la salud física y moral de nuestra juventud.
Se está contribuyendo a la degradación de nuestra sociedad, con los mismos principios de los emperadores romanos: "panes et circenses". Pan queda poco si no propiciamos la cultura del trabajo. Circo nos sobra...
A buen entendedor pocas palabras.
Saluda a Ud. atte,
 
Mons. Antonio Juan Baseotto
Profesor de Biología
Obispo Castrense de Argentina
 

CARTA DE MONS. MARTINO A MONS. BASEOTTO
 
PONTIFICIUM CONSILIUM
DE IUSTITIA ET PACE
 
Ciudad del Vaticano, 21 de febrero de 2005
 
Excelencia Reverendísima:
 
He leído atentamente las valientes y contundentes palabras que Vuestra Excelencia expresó en su reciente intervención a favor de la vida, y por medio de la presente le hago llegar mi solidaridad con su declaración, la cual constituye una verdadera defensa de la dignidad de la persona humana y sus derechos.
Todos los miembros de la Iglesia, particularmente nosotros que como Pastores debemos cuidar de los fieles que el Gran Pastor nos encomendó, no podemos callar ante las absurdas apologías que pretenden defender lo indefendible: el aborto provocado es y será siempre, "un delito abominable y constituye siempre un desorden que contribuye gravemente a la difusión de una mentalidad contra la vida, amenazando peligrosamente la convivencia social justa y democrática" (Compendio de la doctrina social de la Iglesia, 233). Las campañas que promocionan el uso del preservativo, que como bien lo denuncia VE, se hacen más por amor al dinero que por amor al hombre.
Por el bien del hombre no podemos callar cuando personas o instituciones de manera hipócrita y absurda, hacen sendos discursos auto proclamándose defensores de los derechos humanos por un lado, y por otro promocionan el aborto, propiciando la violación del derecho a la vida que es principio y condición para el ejercicio de todos los demás derechos.
En esta circunstancia no podía dejar de expresarle, Excelencia, una palabra de ánimo y comunión eclesial en esta lucha a favor de la vida. Me es grato también hacerle patentes mis sentimientos de admiración y fraterna estima.
 
Suyo en Jesucristo
Cardenal Renato Raffaele Martino
Presidente

 

CARTA DE UNA MADRE

Karina Godoy | Tacuarembó

Sección Ecos, El País, Uruguay, 22 de febrero de 2005.- "Por cuestiones imprevistas en la vida me toca estar hoy en la ciudad de Tacuarembó, acompañando a mi hijo Milton que nació el día 3.2.05 en la ciudad de Paysandú en forma prematura y fue trasladado al CTI de niños de un maravilloso Centro Hospitalario (Hospital de Tacuarembó).
Hoy se encuentra en muy buen estado de salud, y seguramente en pocos días este nuevo hijo Uruguayo-Argentino se trasladará junto a mí y mi esposo a la ciudad de Colón, donde vivimos.
No hay palabras para agradecer al pueblo uruguayo y a la gente de Tacuarembó por el trato recibido, por la atención de nuestro hijo, por la dedicación del cuerpo técnico y el equipo de Dirección. El afecto que nos han dado no tiene precio. Nos llevaremos guardado para siempre en nuestro corazón esa "Casa de Hospitalidad" donde gratuitamente nos han dado un lugar donde dormir, higienizarnos y alimentarnos. Esto muestra en los hechos y no solo con palabras que las fronteras no existen cuando hay que salvar vidas.
Creo que esto lo debe conocer no solo el pueblo uruguayo sino también el pueblo argentino. Nuestro hijo es un ejemplo viviente de lo que les he dicho y nosotros testigos mientras vivamos de la solidaridad que ellos demuestran. Nuevamente mi sincero y eterno agradecimiento al Hospital de Tacuarembó."

PARA REFLEXIONAR

 

INFORME DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA SOBRE LA EXPRESIÓN "VIOLENCIA DE GÉNERO"

 

El anuncio de que el Gobierno de España va a presentar un Proyecto de Ley integral contra la violencia de género ha llevado a la Real Academia Española a elaborar el presente Informe sobre el aspecto lingüístico de la denominación, incorporada ya de forma equivalente en las Leyes 50/1997 y 30/2003 al hablar de impacto por razón de género.

El análisis y la propuesta que al final de este Informe se presentan a la consideración del Gobierno han sido aprobados en la sesión plenaria académica celebrada el pasado jueves día 13 de mayo.

 

1. Origen de la expresión

 

La expresión violencia de género es la traducción del inglés gender-based violence o gender violence, expresión difundida a raíz del Congreso sobre la Mujer celebrado en Pekín en 1995 bajo los auspicios de la ONU. Con ella se identifica la violencia, tanto física como psicológica, que se ejerce contra las mujeres por razón de su sexo, como consecuencia de su tradicional situación de sometimiento al varón en las sociedades de estructura patriarcal.

Resulta obligado preguntarse si esta expresión es adecuada en español desde el punto de vista lingüístico y si existen alternativas que permitan sustituirla con ventaja y de acuerdo con otras fórmulas de denominación legal adoptadas por países pertenecientes al área lingüística románica y con el uso mayoritario de los países hispanohablantes.

 

2. Análisis sobre la conveniencia de su uso en español

 

La palabra género tiene en español los sentidos generales de ‘conjunto de seres establecido en función de características comunes’ y ‘clase o tipo’: Hemos clasificado sus obras por géneros; Ese género de vida puede ser pernicioso para la salud. En gramática significa ‘propiedad de los sustantivos y de algunos pronombres por la cual se clasifican en masculinos, femeninos y, en algunas lenguas, también en neutros’: El sustantivo ‘mapa’ es de género masculino. Para designar la condición orgánica, biológica, por la cual los seres vivos son masculinos o femeninos, debe emplearse el término sexo: Las personas de sexo femenino adoptaban una conducta diferente. Es decir, las palabras tienen género (y no sexo), mientras que los seres vivos tienen sexo (y no género). En español no existe tradición de uso de la palabra género como sinónimo de sexo.

Es muy importante, además, tener en cuenta que en la tradición cultural española la palabra sexo no reduce su sentido al aspecto meramente biológico. Basta pensar al propósito lo que en esa línea ha significado la oposición de las expresiones sexo fuerte / sexo débil, cuyo concepto está, por cierto, debajo de buena parte de las actuaciones violentas.

En inglés la voz gender se empleaba también hasta el siglo XVIII con el sentido de ‘clase o tipo’ para el que inglés actual prefiere otros términos: kind, sort o class (o genus, en lenguaje taxonómico)[1]. Como en español, gender se utiliza también con el sentido de ‘género gramatical’[2]. Pero, además, se documenta desde antiguo un uso traslaticio de gender como sinónimo de sex[3], sin duda nacido del empeño puritano en evitar este vocablo. Con el auge de los estudios feministas, en los años sesenta del siglo XX se comenzó a utilizar en el mundo anglosajón el término gender con el sentido de ‘sexo de un ser humano’ desde el punto de vista específico de las diferencias sociales y culturales, en oposición a las biológicas, existentes entre hombres y mujeres[4].

Tal sentido técnico específico ha pasado del inglés a otras lenguas, entre ellas el español. Así pues, mientras que con la voz sexo se designa una categoría meramente orgánica, biológica, con el término género se ha venido aludiendo a una categoría sociocultural que implica diferencias o desigualdades de índole social, económica, política, laboral, etc. En esa línea se habla de estudios de género, discriminación de género, violencia de género, etc. Y sobre esa base se ha llegado a veces a extender el uso del término género hasta su equivalencia con sexo: «El sistema justo sería aquel que no asigna premios ni castigos en razón de criterios moralmente irrelevantes (la raza, la clase social, el género de cada persona)» (País [Esp.] 28.11.02); «Los mandos medios de las compañías suelen ver cómo sus propios ingresos dependen en gran medida de la diversidad étnica y de género que se da en su plantilla» (Mundo [Esp.] 15.1.95). Es obvio que en ambos casos debió decirse sexo, y no género.

 

3. Documentación de las diversas expresiones usadas en español para expresar el concepto

 

 

Como se advierte a simple vista, la expresión violencia doméstica es la más utilizada con bastante diferencia en el ámbito hispánico, doblando a la expresión violencia intrafamiliar muy frecuente en Hispanoamérica junto con violencia familiar y violencia contra las mujeres.

Critican algunos el uso de la expresión violencia doméstica aduciendo que podría aplicarse, en sentido estricto, a toda violencia ejercida entre familiares de un hogar (y no sólo entre los miembros de la pareja) o incluso entre personas que, sin ser familiares, viven bajo el mismo techo; y, en la misma línea -añaden-, quedarían fuera los casos de violencia contra la mujer ejercida por parte del novio o compañero sentimental con el que no conviva.

De cara a una “Ley integral” la expresión violencia doméstica, tan arraigada en el uso por su claridad de referencia, tiene precisamente la ventaja de aludir, entre otras cosas, a los trastornos y consecuencias que esa violencia causa no sólo en la persona de la mujer sino del hogar en su conjunto, aspecto este último al que esa ley específica quiere atender y subvenir con criterios de transversalidad.

 

4. Propuesta de denominación

 

Para que esa ley integral incluya en su denominación la referencia a los casos de violencia contra la mujer ejercida por parte del novio o compañero sentimental con el que no conviva, podría añadirse “o por razón de sexo”. Con lo que la denominación completa más ajustada sería LEY INTEGRAL CONTRA LA VIOLENCIA DOMÉSTICA O POR RAZÓN DE SEXO.

En la misma línea, debiera en adelante sustituirse la expresión “impacto por razón de género” por la de “impacto por razón de sexo”, en línea con lo que la Constitución establece en su Artículo 14 al hablar de la no discriminación por razón de nacimiento, raza, sexo...”.

Avala a esta propuesta el hecho de que la normativa gemela de países de la lengua románica adopta criterios semejantes.

Así en el área francófona:

En Canadá se discute [texto de 2002] una «Loi de la famille et criminalisation de la violence domestique».

En Bélgica existe una ley (24 noviembre 1997) «visant à combarte la violence au sein du couple». Con posterioridad, se ha lanzado una «Campagne nationale de lutte contre les violences domestiques».

La ministra Nicole Ameline prepara en Francia [2003] una ley que incluye, entre otros aspectos, la «violence à l’égard des femmes».

La ley luxemburguesa (8 septiembre 2003) trata «sur la violence domestique».

En Italia se documentan ampliamente :

Violenza contro le donne

Violenza verso le donne

Violenza sulle donne

Violenza doméstica

Violenza familiare

Finalmente, en los medios de comunicación españoles predomina hoy, bien que con titubeos, la denominación violencia doméstica. La opción lingüística que la próxima Ley adopte resultará claramente decisiva para fijar el uso común. De ahí la necesidad, a juicio de la Real Academia Española, de que el Gobierno considere su propuesta.

 

Madrid, 19 de mayo de 2004

 

[1] Oxford English Dictionary (edición electrónica, en www.oed.com), acep. 1.

[2] OED, acep. 2.

[3] OED, acep. 3.

[4] OED, acep. 3b

[5] Corpus de referencia del español actual (CREA) - Número de casos y, entre paréntesis, número de documentos.

[6] Uso hispanoamericano.

 

http://www.rae.es/

 


N. del E.: Las negritas son nuestras.

Obsérvese que el uso del término violencia de género, se utiliza sólo en el 6,24% de los documentos publicados en Internet.


UN FEMINISMO CATÓLICO

 

NUEVA YORK, sábado, 19 febrero 2005 (ZENIT.org).- Las Naciones Unidas celebrarán del 28 de febrero al 11 de marzo, en el décimo aniversario de la Conferencia de Pekín sobre la mujer, una sesión especial convocada por la Comisión para el Estatus de las Mujeres. Su nombre en clave es «Pekín+10».
Recientemente, la versión semanal inglesa de «L’Osservatore Romano» publicaba algunos artículos explicando la posición de la Iglesia sobre el tema de la mujer. En la edición del 5 de enero, Mary Ann Glendon, presidenta de la Academia Pontificia para las Ciencias Sociales y profesora de derecho de Harvard, consideraba el tema de la discriminación y las mujeres.
Observaba que el pasado 18 de diciembre se cumplía el 25 aniversario de la Convención de Naciones Unidas sobre la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer (CEDAW, por sus siglas en inglés). Reflexionando sobre este evento, Glendon reconocía la contribución realizada por Naciones Unidas al proclamar la dignidad e igualdad de las mujeres, comenzando con la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948.
No obstante, la aplicación del principio de igualdad en la sociedad y en el derecho ha presentado difíciles desafíos, añadía. Glendon observaba que Eleanor Roosevelt, que presidió la comisión que redactó la declaración de 1948, defendía la igualdad de oportunidades para las mujeres. «Pero sostenía con igual firmeza que había ciertas áreas, como el cuidado de los hijos y el servicio militar, donde se debían tener en cuenta las diferencias entre los sexos». Asimismo, Roosevelt indicaba, paralelamente a la doctrina católica, que el hogar familiar es donde «hombres y mujeres viven como hombres y mujeres y se complementan unos a otros».
Pero Glendon observaba que cuando se redactó el borrador de la CEDAW, dominaba otra visión de las mujeres. El documento estaba influenciado por la tirantez del feminismo que estaba marcado por actitudes negativas hacia los hombres, el matrimonio y la maternidad. Por eso, el CEDAW «contiene algunos caracteres problemáticos», observaba Glendon.

Prohibir el Día de la Madre
 
Entre los elementos negativos de la convención de 1979 hay fragmentos que se han interpretado de forma que se desalienta la especial protección para las madres. Además, favorece la promoción de la igualdad de forma que se crean graves tensiones con otros derechos básicos, como la libertad de expresión y de creencias.
El comité constituido para supervisar el cumplimiento del CEDAW ha seguido esta línea. Critica, por ejemplo, a los países que no proporcionan un acceso abierto al aborto y condena que se celebre el Día de la Madre.
Mientras tanto, la mayoría de las mujeres ha abandonado este «feminismo anticuado», sostenía Glendon. Aunque todavía defienden activamente la campaña por la igualdad, se sienten ajenas a las actitudes anti hombres y anti familia de la primera generación del feminismo.
La doctrina católica, por el contrario, tiene mucho que ofrecer a las mujeres en su búsqueda de un auténtico feminismo, sostenía Glendon. La encíclica de Juan Pablo II, «Laborem Exercens», afirma la importancia de la familia y la necesidad de que las mujeres puedan progresar en sus puestos de trabajo sin tener que sacrificar su papel de madres. En otros escritos, el Papa ha pedido un cambio en las actitudes de la sociedad, para que las mujeres puedan utilizar todos sus talentos, también en casa.
Esto no debería sorprender a nadie, añadía Glendon. Los Evangelios revelan cómo Jesús rompe radicalmente con las tradiciones de su tiempo confraternizando con las mujeres y confiándoles algunas de sus enseñanzas. Y el cristianismo, a través de su promoción de la monogamia y de la indisolubilidad del matrimonio, «ha hecho probablemente más que cualquier otra fuerza en la historia para liberar a las mujeres de las costumbres que negaban su dignidad».

Feminismo católico
 
El tema del papel de los hombres y las mujeres en la sociedad fue objeto de un artículo de Janne Haaland Matlary en la edición del día 12 de L’Osservatore Romano. La profesora del departamento de ciencias políticas de la Universidad de Oslo tomó como trasfondo de sus reflexiones la carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe del pasado 31 de julio, sobre la «Colaboración de Hombres y Mujeres en la Iglesia y en el Mundo».
Aquella carta, observaba la profesora noruega, mantenía que la diferencia entre los sexos va más allá de lo biológico; la divergencia se extiende a los niveles psicológicos y ontológicos. De esta forma, la antropología católica evita el error del reduccionismo biológico, que reduce a las mujeres a un papel de criadoras de niños. También deja a un lado el error de adoptar una visión basada en factores sociales, que reduce las diferencias entre los sexos a una «construcción social».
Matlary resumía lo que ella considera como el marco de un «feminismo católico» contenido en el texto publicado por la congregación vaticana. La carta busca sobre todo enfocar la relación entre los sexos basándola en la imitación de Cristo a través del darse uno mismo y del servicio a los demás. El ideal de darse uno mismo tiene especial relevancia para las mujeres, que a través de la maternidad tienen y crían a los hijos.
Sobre el tema del trabajo frente a vida familiar, Matlary explicaba que la carta da una prioridad mayor a la familia. Por eso, no es suficiente con aprobar leyes que aseguren la igualdad para las mujeres en su puesto de trabajo. «Se ha permitido a las mujeres que imitaran a los hombres», observaba Matlary. «Pero las mujeres no han logrado políticas que tengan en cuenta realmente la maternidad y que reflejen el hecho de que las mujeres, si son fieles al ideal cristiano de servicio, trabajan y ejercitan su liderazgo de una forma muy diferente a los hombres».

Cambiar actitudes
 
La carta vaticana insiste en la importancia de cambiar actitudes para obtener una forma correcta de cooperación entre hombres y mujeres. Matlary afirmaba que las actuales actitudes se oponen con mucha frecuencia a la vida familia así como a las mujeres que quieren dedicarse a sus hogares. El feminismo se ha concentrado en una visión individualista de los derechos, reduciendo radicalmente la importancia de la familia como unidad, observaba.
En este individualismo basado en derechos, la familia, y el papel de la mujer en ella, no cuentan para nada, escribe Matlary. En su lugar, lo que se vuelve importante es que las mujeres tengan al menos el 50% de todos los puestos públicos de la sociedad. Desde esta perspectiva, la vida familiar obstaculiza a las mujeres que desarrollen sus talentos, y tener hijos es una carga.
Esta actitud ha comenzado a cambiar en algunos países – se da más énfasis a ayudar a las mujeres a lograr un equilibrio entre trabajo y familia, observa Matlary. Sin embargo, indicaba, normal y erróneamente, se da mayor prioridad a la igualdad de las mujeres en el puesto de trabajo, en vez de a la familia.
La perspectiva católica ofrece una visión alternativa. Considera el trabajo como un servicio a los demás, no como una forma de buscar el poder en el puesto de trabajo. En la vida familiar, defiende la complementariedad de hombres y mujeres, que significa dar el valor suficiente al papel de la madre para con los hijos cuando son pequeños. Y el estado, en vez de asegurar sólo derechos individuales, tiene la obligación de apoyar la familia y la maternidad, puesto que la familia es el bloque constructivo fundamental de la sociedad.
Un feminismo católico, continúa Matlary, debe tener como su principio básico la convicción de que la familia es lo primero en orden de importancia personal y social. Combinar esto con la visión del trabajo como un darse uno mismo y un servicio permitirá que se dé al papel de la mujer en la familia la importancia que merece. Y añadía que aceptar y vivir estos principios, y comprender que «esta es la clase de poder del que habló y enseñó Nuestro Señor», es el desafío al que se enfrentan los católicos.

N. del E.: Estamos plenamente de acuerdo con las ideas de fondo de este artículo. Sin embargo, opinamos que quizá sería mejor hablar de feminismo cristiano, o mejor aún, de "feminismo natural".
En primer lugar, porque pensamos que un feminismo que se precie de tal, debe ser respetuoso de la ley natural, y en consecuencia, de la naturaleza humana en su versión "mujer".
En segundo lugar, porque aunque parta de pensadoras católicas, tal feminismo no se puede ni se debe reducir a las integrantes de una religión, sino que debe abarcar a todas las mujeres, de todas las razas y todas las religiones, que estén abiertas a respetar la ley natural.
Y en tercer lugar, porque es una forma de anteponer al "feminismo artificial" -amigo de anticonceptivos, preservativos, DIUs y otros artefactos-, el "feminismo natural", que es, por su esencia, mucho más "ecológico"...
De todos modos, en la medida que "católico" significa "universal", es aceptable hablar de "feminismo católico". Pero puede dar a confusión.

 
LA MUERTE DE SOR LÚCIA, VIDENTE DE FÁTIMA, CONMUEVE A PORTUGAL
 
Juan Pablo II destaca “el gran y oculto servicio que prestó a la Iglesia”
 
Pedro Gil
 
23-02-2005; 021/05.- Lisboa. La muerte de Sor Lúcia, vidente de Fátima, ha supuesto una verdadera conmoción en Portugal. El pueblo ha llenado las ceremonias religiosas en Fátima y Coimbra. La vida política, en vísperas de elecciones, quedó eclipsada. La muerte de la religiosa, que pasó casi toda su vida en un convento, volvió a colocar en primer plano el mensaje de Fátima.
Mañana de domingo, 13 de febrero de 2005. A Sor Lúcia, en su lecho, le leen el mensaje de apoyo que le ha enviado Juan Pablo II. Enseguida pide el mensaje para leerlo ella misma. "Fue, al parecer, su última reacción ante lo que le rodeaba", testimonió Mons. Albino Cleto, obispo de Coimbra.
Sor Lúcia falleció a las 17.25 de ese día en el Carmelo de Santa Teresa, en Coimbra, donde vivía desde 1948, serenamente, sin sufrimiento. La última de los pastorcillos, retenida en su celda desde hacía varias semanas, estaba rodeada por el obispo de la diócesis, por sus hermanas del Carmelo, y también por la médica y la enfermera que le asistían.
 
En un día 13
 
Según Mons. Ferreira e Silva, obispo de Leiria-Fátima, "la vidente tenía la ilusión de fallecer en un día 13 o en un primer sábado". Así, en un día 13, como en los meses de mayo a octubre de 1917 cuando tuvieron lugar las apariciones en Fátima, concluyó su vida, a los 97 años, aquella que, en junio de 1917, a sus 10 años, había tenido este diálogo con Nuestra Señora, según su propio relato:
"— Querría pedirle que nos llevara al cielo.
— Sí, a Jacinta y a Francisco los llevaré pronto. Pero tú te quedarás aquí algún tiempo más. Jesús quiere servirse de ti para hacerme conocer y amar. Él quiere establecer en el mundo la devoción a mi Inmaculado Corazón.
— ¿Y me quedo sola?, pregunté, con pena.
— No, hija mía. ¿Sufres mucho? No te desanimes. Yo nunca te dejaré. Mi Inmaculado Corazón será tu refugio y el camino que te conducirá hacia Dios" (cfr. Memorias de Sor Lúcia).
 
El Papa y Sor Lúcia
 
El enviado especial del Papa para los funerales, el arzobispo de Génova, Tarcisio Bertone, confirmó la proximidad de Juan Pablo II a Sor Lúcia. Esa proximidad es consecuencia de "los tristes sucesos del 13 de mayo de 1981", fecha del atentado contra el Papa, y de su identificación con la "figura vestida de blanco", descrita en la tercera parte del secreto de Fátima, revelada el 13 de mayo de 2000, en la beatificación de Jacinta y Francisco.
En efecto, la relación de Juan Pablo II con Fátima tuvo un mayor relieve público cuando el Papa manifestó su convicción de haber sido salvado por manos de la Virgen del atentado de 1981. El proyectil del atentado fue ofrecido al Santuario y está incrustrado en la corona de la imagen de la "Capelinha". El Papa se encontró con Lúcia en sus tres peregrinaciones a Fátima (1982, 1991, 2000).
En la misa del funeral, presidida por Mons. Bertone, y con la presencia de casi todo el episcopado portugués, se leyó un mensaje de Juan Pablo II: "Sor Lúcia nos da ejemplo de gran fidelidad al Señor y de gozosa adhesión a su divina voluntad. Recuerdo con emoción los encuentros que he tenido con ella y los vínculos de amistad espiritual que a lo largo del tiempo se han ido intensificando. Siempre me he sentido amparado por el ofrecimiento cotidiano de su oración, especialmente en los duros momentos de prueba y de sufrimiento. Que el Señor la recompense ampliamente por el gran y oculto servicio que prestó a la Iglesia. Me alegra pensar que, para acoger a Sor Lúcia, en su piadoso tránsito de esta tierra hacia el cielo, habrá estado precisamente Aquella que ella vió en Fátima, hace ya tantos años".
 
Orar y escribir
 
La última aparición de Fátima se dio el 13 de octubre de 1917, en presencia de 70.000 personas, que vieron bailar misteriosamente al sol. Después de esos sucesos, siendo Lúcia religiosa dorotea, Nuestra Señora se le apareció de nuevo en España (10 de diciembre de 1925 y 15 de febrero de 1926, en el convento de Pontevedra, y en la noche del 13 al 14 de junio de 1929, en el convento de Tuy).
El resto de su vida, mientras visitaban el santuario de Fátima peregrinos de todo el mundo –un promedio de cuatro millones al año–, Lúcia pasó su vida calladamente. Pero Sor Lúcia deja un conjunto notable de escritos, que constituyen un testamento espiritual inédito en la historia de la Iglesia, por la longevidad de la vidente.
El libro más reciente es una recopilación de textos y reflexiones con el título "Apelos da Mensagem de Fátima", publicado en varios idiomas después de la revelación de la tercera parte del secreto (en castellano, "Llamadas del mensaje de Fátima", Ed. Planeta).
Los escritos más importantes, sin embargo, son las cuatro memorias: primera, en diciembre de 1935 (sobre Jacinta); segunda, en noviembre de 1937 (apariciones del ángel); tercera, en agosto de 1941 (las dos partes del secreto: visión del infierno y devoción al Inmaculado Corazón de María); cuarta memoria, en diciembre de 1941 (sobre Francisco y descripción detallada de las apariciones del ángel y de la Virgen). En 1994, a petición del rector del Santuario, Mons. Luciano Guerra, Sor Lúcia escribió recientemente otras dos memorias (sobre su padre y sobre su madre). Queda por publicar el extenso epistolario particular.
 
Conmoción y luto nacional
 
La noticia llenó los telediarios del día 13, y causó conmoción en el país. El pueblo –gente de toda condición, artistas, políticos, empresarios– acudió en masa a las ceremonias religiosas, en Fátima y en Coimbra.
El primer ministro decretó un día de luto nacional. El presidente de la República, Jorge Sampaio, en carta al obispo de Coimbra, presentó "sus sentidas condolencias por el fallecimiento de Sor Lúcia, que era para tantas personas en todo el mundo un símbolo y una referencia". Para el portugués José Manuel Barroso, presidente de la Comisión Europea, en comunicado a la prensa, "su muerte afecta a todos los creyentes y hasta a los no creyentes, que ven en Fátima un mensaje de paz y buena voluntad para todo el mundo".
En plena campaña de las elecciones legislativas previstas para el 20 de febrero, por coincidencia el día que se celebra a los beatos Jacinta y Francisco, tres de los cinco principales partidos políticos alteraron sus planes de campaña. PSD (Partido Social Demócrata) y PP (Partido Popular) suspendieron todos los eventos por 48 horas. El Partido Socialista suspendió todos los actos festivos. El Partido Comunista y el Bloco de Esquerda (partido de extrema izquierda) mantuvieron su agenda, no sin manifestar públicamente su respeto para con la memoria de la fallecida y por las creencias de los votantes.
La generalizada sintonía de dolor sereno por la muerte de Sor Lúcia fue subrayada por el cardenal de Lisboa, Mons. José Policarpo: "Cuando una comunidad nacional es capaz de reconocer en la sencillez de una religiosa un símbolo que a todos habla, estamos, seguramente, ante una señal de esperanza".
La extraordinaria audiencia de los primeros telediarios con la noticia del fallecimiento, llevó a tres cadenas de televisión a hacer un despliegue notable de medios para la cobertura de los funerales. Dos de las cadenas hicieron un directo "non stop" todo el día del funeral y entierro. Se han repuesto imágenes de archivo, y películas sobre Fátima.
Nunca, ni siquiera en las visitas del Papa, se habló tanto sobre el mensaje de Fátima. Entrevistada por la Agencia Ecclesia, la Madre Superiora comentó esta presencia pública tan inusitada del mensaje de Fátima, y admitió que vería con agrado "un eventual despertar de vocaciones para la vida contemplativa, motivado por el ejemplo de la vida de la pastorcilla Lúcia". La superiora reconoce: "Mi vocación nació cuando oí hablar de esta casa (su monasterio), donde la pastorcilla vivía solo para rezar"
 
www.aceprensa.com
 

PARA SONREIR

 
JUSTO A TIEMPO
 
Estaban jugando al fútbol el equipo de los elefantes contra el equipo de los gusanos. A diez minutos del final van ganando los elefantes por 50-0. De repente anuncian un cambio por el equipo de los gusanos y sale a la cancha el cienpiés.
Cuando quedan cinco minutos para el final el cienpiés mete un gol tras otro y al final del partido quedan 50-75. El capitán de los elefantes se le acerca al de los gusanos y le dice:
¡Qué portento de jugador! ¿Por qué no lo habías sacado antes?
Es que estaba terminando de atarse los zapatos...
 
www.chistes.com
 

CORREO DEL LECTOR

----- Original Message -----
From: María Noel
Sent: Wednesday, March 02, 2005 10:47 AM
Subject: Subcripción a la revista...
 
Me comunico por mail, porque me gustaría recibir la revista vía mail.
Desde ya muchas gracias.
Saludos
María Noel

----- Original Message -----
From: "Claudio Rodriguez"
Sent: Wednesday, March 02, 2005 10:30 AM
Subject: Suscripción a la revista...

Buenas, me comunico con ustedes, porque quisiera suscribirme a la revsita
que lleva via mail.
Desde ya muchas gracias.
Saludos
María Noel
A/S Claudio Rodriguez

----- Original Message -----
From: Eduardo de Abelleyra
Sent: Wednesday, February 16, 2005 7:00 PM
Subject: Revista Virtual
 
Me interesa mucho leer la revista sobre la Familia.

 
Visite "Fe y Razón", sitio web dirigido por católicos uruguayos: www.feyrazon.org
"Fe y Razón" es un sitio dedicado a tratar temas de religión y filosofía desde una perspectiva católica y a difundir el conocimiento de las vidas y obras de grandes pensadores cristianos.

En él Ud. tendrá la oportunidad de informarse y dialogar acerca de la relación entre la fe cristiana y católica y la razón humana.


Otros sitios web recomendados:

http://www.iespana.es/revista-arbil/; www.almudi.org; www.arvo.net; www.catholic.net; www.encuentra.com; www.ecologia-social.org/www.hazteoir.org; http://www.ivaf.orgwww.mujernueva.org; www.piensaunpoco.com; www.ulia.org


 
Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:
DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL
BRINDAR FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
 

La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, aconfesional, con personería jurídica en trámite.
Está afiliada a Human Life International / Vida Humana Internacional
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboradores:
Dr. Carlos Álvarez
Arq. José Luis Barrabino
Dra. María del Carmen Barrera
Lic. Florencia Beltrán
Dr. Juan Bonifazio
Sr. Waldemar Pintos
Dr. Eduardo Casanova
Ing. Daniel Iglesias
Srta. Lucía de Mattos
Lic. Néstor Martínez
Dr. Esc. Pedro Montano
Sra. Magdalena Olaso
Dr. Gustavo Ordoqui
 
Conexión a Internet:
www.dedicado.com
Telefonos: 628 84 28
Fax: 628 83 65
 

 
 Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envíe un mail a:
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".