Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia

Arazatí 1104, Apto. 102 - Tel. 709 58 13 - Cel.: 099 161 358 - Fax: 708 81 09  - E-mail: familias@adinet.com.uy

 Montevideo - Uruguay 


"Los actos contra la naturaleza engendran disturbios contra la naturaleza." 
Shakespeare
 "Conozco tu conducta: no eres ni frío ni caliente. ¡Ojalá fueras frío o caliente!Ahora bien, puesto que eres tibio, y no frío ni caliente,
voy a vomitarte de mi boca."
Ap., 3, 15-16

CONTENIDO


Publicación Nº 05/02

EDITORIAL

 
¿LEGALIZAR LA CORRUPCIÓN? ¡CONVOQUEMOS A UN DEBATE!
 
En los últimos días, parece que varios uruguayos se han decidido a hablar sobre el aborto. Como se verá, quienes defienden su despenalización, hablan claramente, mientras entre los que se supone deben defender la vida, hay de todo un poco: algunos que hablan con claridad, otros que hablan "elípticamente", y otros que hablan mucho y no dicen nada porque temen ser tachados de "fundamentalistas" por defender la verdad, desconociendo así el auténtico sentido del término. Son los eternos tibios de los que habla el Apocalipsis.
 
Los dichos de Guillot
 
El Sr. Presidente de la Suprema Corte de Justicia, Dr. Gervasio Guillot, es uno de los que no se ha cansado de aprovechar la popularidad que le da su cargo, para mencionar el tema una y otra vez. Su fervor en la defensa del aborto, claro está, nunca podrá ser señalado como "fundamentalista", por la sencilla razón de que está del lado políticamente correcto.
Vale la pena rescatar algunos conceptos vertidos por el por este personaje en un reportaje concedido a "El Observador", pues allí se demuestra claramente que la Diputada Glenda Rondán tenía razón cuando decía que el Dr. Guillot, jefe de los magistrados de nuestro país, era "transgresor"
Periodista: Usted enumeraba clínicas, y decía que se sabe dónde están y cómo funcionan.
Presidente de la Suprema Corte de Justicia: ¡Cómo no!
(...) 
Periodista: ¿Usted sabe dónde funcionan hoy algunas de esas clínicas aborteras?
Presidente de la Suprema Corte de Justicia: Sin ninguna duda. Tan bien como usted.
(...)
Periodista: Pero usted como presidente de la Suprema Corte de Justicia ¿puede realizar alguna denuncia o pedirle a un juez que intervenga?
Presidente de la Suprema Corte de Justicia: (pausa) Esa no es mi función, yo no soy policía. Yo lo sé, pero no voy a hacer la tontería de constituirme ahí porque no soy policía. Mi función no es prevento represiva. La función policial es la conjugación del verbo prevenir y esa no es mi función como ministro de la Corte.
Con jueces como estos vale la pena ser delincuente. ¿Quien dijo que el crimen no paga, si ni los jueces lo denuncian a uno?. Hasta ahora nunca se había visto en Uruguay, que un juez declarara impunemente tener conocimiento de actividades delictivas, y se jactara de no hacerlo saber a la policía porque no es su trabajo... Y esto no es todo.
En otra parte del artículo, Guillot comenta que "un día, en una clínica abortera, se fue a hacer un allanamiento y estaba nada menos que un conspicuo senador que se encontraba con su amante para hacerle un aborto. Cuando eso llega a las más altas esferas entonces hay una distorsión entre la ley y la realidad. ¿Qué solvencia moral puede tener un país con una legislación que declara el aborto ilegal, cuando es desmentido en la práctica porque se hace a bochas en las condiciones más penosas y transgresoras de higiene? Eso quiere decir que la legislación no tuvo ningún efecto disuasivo sobre la mujer que quiere hacerse un aborto."
Se le podría preguntar al Supremo Magistrado, si a él le parece bien la despenalización de estafas, coimas, acomodos, mordidas, tráfico de influencias, etc. entre los políticos, porque "cuando llegamos a las altas esferas, hay una distorsión entre la ley y la realidad", "cuando es desmentido en la práctica" porque la corrupción existe "a bochas" en ciertos sectores políticos. 
En otra parte del reportaje, dice Guillot: "Esto es lo que pasa cuando una legislación impone la clandestinidad de una práctica que, más allá de toda valoración ética o religiosa, es simplemente negar la realidad, "es como negar la sífilis, el sida, el cáncer o la tuberculosis en su momento. Porque un médico violador del juramento hipocrático extiende un certificado de defunción falso para enterrar el cadáver de una chica que murió en el brutal raspaje que le hizo una partera analfabeta. Eso es lo que pasa hoy en día, esa realidad es la que propicia nuestra actual legislación sobre el aborto." Lo que olvida inexplicablemente el Magistrado, es que si hay 16.000 abortos practicados o encubiertos por "médicos", hay consecuentemente, 16.000 violaciones del Juramento de Hipócrates al año, pues este dice muy claramente: "No daré veneno a nadie aunque me lo pida, ni le sugeriré tal posibilidad. De igual manera no daré a ninguna mujer un remedio abortivo." Tampoco tiene en cuenta el Dr, Guillot, que aún si se despenalizara el aborto, nadie podrá cambiar -sin plagio mediante- el Juramento del famoso médico griego...
 
Los dichos de Bobadilla
 
Gracias a Dios, la voz de Guillot no es la única que se escucha. Con buen tino, El Observador entrevistó luego de estas declaraciones, a Nelsi Bobadilla, Jefe de Policía de Montevideo. La periodista comenzó indagando sobre la presunta complicidad de algunos policías en lo que tiene que ver con la prostitución, las clínicas abortivas, etc. El Jefe de Policía negó tener conocimiento de tales actividades, aunque no descartó que pudieran existir desvíos como consecuencia de la libertad del obrar humano. En determinado momento, se dio el siguiente diálogo:
Periodista: Quizás por eso mucha gente sabe dónde funcionan las clínicas abortivas y nadie hace nada
Jefe de Policía de Montevideo: -Sería bueno que quienes conozcan este tipo de actividades vinieran a informarlo a la Jefatura de Policía.
Periodista: Eso se sabe, ¿no? Hasta el propio presidente de la Suprema Corte de Justicia, Gervasio Guillot, dijo que "todo el mundo sabe" dónde están las clínicas abortivas y las casas de masajes. ¿No se clausuran porque hay policías que cobran a través de estas actividades ?
Jefe de Policía de Montevideo: -Si el doctor Guillot tiene conocimiento acabado y probado de esta cantidad de clínicas abortivas sería bueno que lo hiciera llegar a nosotros.
Periodista: Entonces, ¿si ustedes tuvieran más información sobre estas clínicas las cerrarían?
Jefe de Policía de Montevideo: -Pero si un persona de esta jerarquía, como integrante de la Suprema Corte de Justicia, tiene ese conocimiento y no nos lo hace llegar, nos llama la atención. Yo le agradezco a los ciudadanos que conozcan estos hechos que vengan a la Jefatura y hablen directamente conmigo, con el jefe de Policía. Luego les voy a comunicar los resultados.
Periodista: O sea que todas las clínicas de las que tienen información fueron clausuradas. De las restantes, de las que hoy funcionan, ¿ustedes no tienen conocimiento y por eso no actúan?
Jefe de Policía de Montevideo: -Si lo tuviéramos en este momento ya hubiéramos dispuesto un procedimiento.
Como siempre, muchos policías trabajan en la calle de sol a sol para meter a los delincuentes en la cárcel, mientras algunos jueces los sueltan antes de que los agentes del orden puedan pestañear.
 
Los dichos de Van Rompaey
 
Y seguimos dando gracias a Dios, porque el nuevo Ministro de Corte Leslie Van Rompaey, también es contrario a la posición de Guillot. En una entrevista publicada en el diario "La República" el 27-02-02, se le pregunta a Van Rompaey qué posición tiene sobre la despenalización del aborto y las drogas blandas. Y el Ministro responde:
"Como posición tengo que los magistrados no deberíamos ser protagonistas de una discusión pública sobre estos temas, porque en este aspecto existe una legislación penal que es clara y nuestra tarea fundamental es cumplirla. Como ciudadano simplemente voy a decir que estoy en contra de la despenalización del aborto y del consumo de drogas blandas. El doctor Guillot lo sabe y no voy a polemizar con él sobre este punto. No tiene sentido."
 
Los dichos de Batlle
 
Y más gracias damos a Dios, por las declaraciones del mismísmo Sr. Presidente de la República, que luego de una entrevista con el Dr. Guillot, dijera sobre la despenalización del aborto, lo siguiente:
"No creo que sea un asunto para opinar de legalizar o no. Una cosa es hacer cumplir la ley y otra es analizar el tema en profundidad. Yo creo que hay que proteger la vida. Mi primer razonamiento es proteger la vida de la madre y del ser que existe. Sobre esa base es que tomaremos en el caso que lleguen (propuestas) al Poder Ejecutivo decisiones sobre la base de proteger la vida."
El Presidente se comprometió a proteger la vida de la madre y del "ser que existe." No fue muy explícito, pero quedó claro que se refería al niño por nacer. A buen entendedor, pocas palabras bastan. 
 
Los dichos de Mercader
 
Luego tenemos al Ministro Mercader. En su caso, daremos gracias a Dios cuando sea destituido o bien cuando termine su mandato. El no se ha declarado ni a favor, ni en contra del aborto, pero ha ofrecido gentilmente el Ministerio para debatir el tema. Es signifactivo que mientras implementa un programa de formación en valores, propone en los hechos, el relativismo como valor absoluto. En una entrevista realizada recientemente por "Últimas Noticias", el Dr. Mercader, fue interrogado sobre temas relacionados con la educación, y más específicamente, sobre ciertas tensiones entre la Iglesia local y las autoridades de la enseñanza. En cierto momento, el periodista le preguntó:  
-¿Dónde está la verdad?
Y Mercader contestó:
-En el medio, como suele ocurrir.
¡Error, Sr. Ministro!: Lo que dice la sentencia popular, es que en el medio está la virtud, no la verdad.
En medio de la cobardía y la temeridad, está la valentía; entre el carácter colérico y la indolencia, está la justa indignación, etc. Como la sentencia en latín era "in medio virtus est", se ve que a algún gracioso se le ocurrió difundir la relativista idea de que "in medio veritas est". Y lo hizo con tal eficacia, que hasta llegó a confudir a un Ministro de Cultura.
Basta un ejemplo para demostrar que la verdad no suele estar en el medio: cuando a un delincuente se le pesca cometiendo un crimen "in fraganti", por más que se declare inocente, si la pena que le corresponde es de 6 años de cárcel, pues se lo envía a la cárcel durante ese tiempo, y no 3 años porque él dice ser inocente. Y al revés, si una persona es realmente inocente e injustamente encarcelada, por más que le reduzcan la pena a la mitad, sigue siendo inocente y es injusto que esté en la cárcel. O se es delincuente, o se es inocente, no hay un medio-inocente o un medio-delincuente en esos casos. Salvo que el delincuente sea un abortero y el juez sea Guillot, que ahí no se sabe que puede suceder. 
La verdad, según los clásicos, es "la adecuación de la inteligencia a la realidad" (Santo Tomás de Aquino), y según otros autores más modernos, es "el bien propio de la inteligencia: abrirse a lo real" (Dr. Ricardo Yepes Stork). No hay más que recurrir al principio de no contradicción, para darse cuenta de que dos cosas distintas no pueden ser lo mismo a la vez y en el mismo sentido. Por tanto, la verdad no está entre el aborto y el respeto a la vida: o está en el aborto, o está en el respeto a la vida, pero no en medio de ambas. De acuerdo con uno de nuestros colaboradores habituales, el Dr. Mercader "viola el principio lógico llamado "tercero excluido". Una cosa es o no es, no hay una tercera posibilidad."
Toda esta introducción, sirve para comprender la postura del Dr. Antonio Mercader respecto al aborto. En la entrevista citada, le comentó el periodista:
-El otro día le oí declarar que el tema del aborto “merece al menos una discusión”. ¿Cómo podemos cohonestar, siquiera con el beneficio del debate, lo que es técnicamente un asesinato?
-"Hay varias posiciones encontradas sobre el tema. Hay casos y casos. Existen los puntos de vista médico, sociológico, religioso y social. La suma de esas distintas vertientes dan cima al tema, pero tampoco se puede desconocer la realidad. No se debe caer en el escándalo -“¡Hay que sacar una ley!”, grita alguien- o de la partidización del tema, como “esto es un globo para hacer olvidar los verdaderos problemas”. Por eso tiene que ser objeto de una discusión madura. Hay países donde todavía se discute si se legaliza el divorcio. Yo no adelanto posición, pero en este Ministerio opera el Instituto de la Familia y la Mujer que debe tratar de integrar a todos los uruguayos, y como hay posiciones encontradas muy firmes, no hay que anteponer la posición personal como algo que debe anular todo el debate posterior. Yo ofrezco el Instituto para recabar datos, escuchar sugerencias y recibir información y propuestas. Para eso está creado, entre otros fines, aunque no sea sólo competencia nuestra: también deben opinar, por razones obvias, los ministerios de Salud Pública e Interior y, sin duda, varias ONG."
Es sin duda muy amable el Dr. Mercader al poner el Ministerio a disposición de las distintas posiciones. Incluso la nuestra, supongo. Pero no comprendemos por qué el Sr. MInistro no adelanta posición sobre un hecho que está claramente tipificado como delito en la legislación uruguaya, porque se trata del asesinato un ser humano "que existe" como bien expresó el Sr. Presidente de la República. Como nos dijo en contacto telefónico el Sr. Senador Pablo Millor, mientras la ley exista, todos debemos cumplirla y velar por su cumplimiento. Debemos tener la posición de defender la ley. Y eso que el Senador Millor nos confesó honestamente, no tener definido el tema.
 
Fundamentalismo relativista
 
Nos causa verdadero asombro -lo dijimos al principio-, como algunos hablan sin tapujos de sus ideas, y por qué otros temen tanto darlas a conocer, por qué pretenden estar siempre equidistantes de toda convicción, sea del signo que sea. Estas equidistancias son muy peligrosas, porque encierran en los hechos, el germen del fundamentalismo relativista: "tu no puedes, no debes tener convicciones, nadie debe tenerlas, porque esta es la forma de vivir en paz: la verdad está en el medio." Por eso se terminan preguntando con Pilatos: ¿Qué es la verdad? Y se lavan las manos mientras 16.000 niños mueren todos los años a manos de los aborteros.
Claro, no todos se lavan las manos. El Ministro del Interior, Dr. Guillermo Stirling, es el responsable último de la policía. Y en los últimos meses se han realizado más procedimientos contra aborteros que en los últimos diez o veinte años. Tal vez sea esta una de las causas por las que la popularidad de Stirling alcanza el 56%; mientras la de Mercader apenas llega al 9%. Parece que a los uruguayos les importa más que las autoridades hagan cumplir las leyes existentes, que las convocatorias a estériles debates sobre posibles leyes futuras. 
Lo único que falta, es que a alguien se le ocurra legalizar la corrupción a nivel político -"es una realidad que no se puede ocultar", "no podemos encerrarnos en una campana de cristal"- y que el Presidente de la Suprema Corte, ofrezca el Palacio de Justicia para debatir el tema...
 
 
AVE FAMILIA
 

MATRIMONIO Y FAMILIA
 
SIMPLES REFLEXIONES ACERCA DEL NOVIAZGO

Daniel Iglesias Grèzes

Se dice que un hombre y una mujer son "novios" cuando mantienen una relación amorosa con vistas a casarse. Se llama "noviazgo" al período durante el cual ambas personas son novios o bien a su misma relación durante ese período.
Dado que el noviazgo está ordenado a un posible matrimonio (más o menos probable), para comprender qué es el noviazgo hay que comprender qué es el matrimonio. La doctrina católica sobre el matrimonio enseña que éste es una comunidad íntima de vida y de amor que tiene como fines naturales el bien integral de los cónyuges y la generación y educación de los hijos. Aquí no podemos desarrollar esa doctrina, que supondremos conocida. No obstante diremos que el Creador ha conferido una alta dignidad a la alianza matrimonial y que Jesucristo ha elevado dicha dignidad mucho más aún, al establecer al matrimonio como uno de los siete sacramentos de su Iglesia.
Considerando las características del matrimonio cristiano, es evidente que éste necesita una preparación previa. El noviazgo es precisamente esa preparación. Debe tener una duración adecuada, a fin de que los novios puedan conocerse mutuamente lo suficiente para decidir responsablemente si se casarán o no y para prepararse para la futura convivencia. Tanto un noviazgo demasiado corto como uno demasiado largo pueden dar lugar a graves problemas, por lo cual deberían evitarse.
Algunas parejas de novios rompen su noviazgo sin llegar a casarse, mientras que otras llegan al matrimonio. Usualmente en esta última clase de noviazgos podemos distinguir dos fases: Una primera fase en la cual los novios todavía no han decidido casarse y una segunda fase en la cual ellos ya han tomado esa decisión. Se dice entonces que están "comprometidos". Es importante que ambas fases tengan una duración adecuada.
El noviazgo debe ser una relación seria, no un simple juego amoroso. En un verdadero noviazgo existe de parte de ambos novios una apertura al matrimonio, al menos como posibilidad. Si esa posibilidad se excluye o ni siquiera se toma en cuenta, no hay noviazgo. Dos concubinos que han decidido no casarse nunca, no son novios. Tampoco son novios dos adolescentes que salen juntos sólo para divertirse y no tienen ninguna voluntad de explorar siquiera la posibilidad de construir una relación duradera.
Por esto, al igual que el matrimonio, también el noviazgo requiere una edad mínima, que varía según las circunstancias. En todo caso, no podemos sino deplorar la costumbre, que se va extendiendo, de permitir a los niños tener "novias" (y viceversa) o, peor aún, de incentivarlos a ello. Es obvio que se trata de un juego, pero es un juego que puede dar más adelante frutos amargos.
A diferencia del matrimonio, el noviazgo no es indisoluble; no obstante, existe una analogía y una relación entre la unidad del matrimonio y la unidad del noviazgo. En un momento dado un hombre no puede tener más de una novia, ni una mujer más de un novio. También el deber de fidelidad matrimonial se corresponde analógicamente (es decir, con semejanzas y desemejanzas) con el deber de fidelidad en el noviazgo.
En nuestros tiempos postmodernos -y de crisis del matrimonio y de la familia- se han oscurecido bastante estos simples conceptos. Nuestro mismo lenguaje refleja la confusión reinante. A menudo los jóvenes mantienen relaciones amorosas más o menos prolongadas sin saber siquiera si definirse y presentarse como novios (se habla a veces de "amigovios", palabra tan fea como confusa). Además con frecuencia un mismo joven mantiene simultáneamente varias relaciones ambiguas de este tipo.
Al decir esto no pretendemos negar que también el noviazgo (como el matrimonio) requiere de contactos y encuentros humanos previos. Estos contactos previos no necesariamente deben tener lugar con una sola persona y estar deliberadamente ordenados a un posible noviazgo. Pero la prolongación excesiva de esta fase de "prenoviazgo" y sus manifestaciones ambiguas, sin avances claros hacia un verdadero noviazgo, puede llegar a ser muy dañina. 
El noviazgo es sólo una preparación para el matrimonio; no es todavía matrimonio. Ésta es la razón por la cual los novios no deben tener relaciones sexuales. Éstas son un signo corporal de una donación mutua total que todavía no ha tenido lugar y que quizás no existirá jamás. De ahí que ellas sean, en el mejor de los casos, un grave error o, en el peor, una horrible mentira. Además, la relación sexual está esencialmente abierta a la procreación, por lo cual implica una probabilidad (mayor o menor según los casos) de engendrar un hijo. Dado que los hijos tienen derecho a nacer en una familia bien constituida, las mal llamadas "relaciones sexuales prematrimoniales" implican siempre una grave falta de responsabilidad y de respeto hacia los posibles hijos.    
En el centro del noviazgo y del matrimonio cristianos no se halla el placer ni la utilidad sino el amor, por lo cual los novios y los esposos cristianos deben procurar crecer siempre en la donación mutua, según la santa y sabia voluntad de Dios.
 
Agradecemos a Daniel Iglesias su contribución. Un libro muy adecuado para profundizar en asuntos relacionados con el noviazgo, es "Noviazgo y Felicidad", de Charbonneaux.
 

 
PLAN PARA AFRONTAR LA VEJEZ DE LA POBLACIÓN MUNDIAL
 
Demografía - Uruguay es el país más envejecido de América Latina; en abril se realiza la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento.
 
El Observador, 25/02/2002.- Hoy, el promedio de vida del uruguayo es de casi 75 años. En 2050 se incrementará en casi siete años y, la población mayor de 65 años casi se duplicará con respecto a la actual (13%). El caso de Uruguay, que presenta la estructura demográfica más envejecida de América Latina, así como la del resto de los países en desarrollo, será el tema central de la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento que tendrá lugar en Madrid entre el 8 y el 12 de abril.
La semana pasada se presentó el cronograma de lo que será la Asamblea, que ve necesario —debido a que la población mundial envejece de forma exponencial— aprobar un plan de acción internacional para afrontar el fenómeno.
La esperanza media de vida en el mundo es hoy de 66 años, frente a los 44 años de 1950 y cada mes más de un millón de personas cumple 60 años, segmento de edad por encima del cual, según las previsiones de la ONU, habrá 2.000 millones de personas en 2050.
Aurelio Fernández, comisario del comité organizador de la Asamblea, destacó que el nuevo plan de acción internacional debe sustentarse en tres puntos: incorporar el envejecimiento a las estructuras de desarrollo y lucha contra la pobreza, revisar las políticas de salud y establecer mecanismos externos de apoyo que complementen los planes oficiales que combaten el problema.
"El control de la natalidad y el descenso de la mortalidad, incrementado con más intensidad en las últimas décadas del siglo XX por el aumento del conocimiento y la tecnología médica, dieron como resultado un descenso de las tasas de fecundidad y mortalidad", señaló Ana María Damonte, asesora demógrafa del Instituto Nacional de Estadística.
Entre 1950 y 2000, indicó la asesora, la población mundial se incrementó por encima del 141%, pero la población de 65 años o más lo hizo en 218% y la de 80 años o más en 386%. En los próximos 50 años, mientras que la población mundial se incrementará un 54%, la población de personas mayores de 65 y de 80 años o más edad lo hará en un 241% y 380% respectivamente.
TALLER EN CUBA. Damonte, que participó la semana pasada del taller Población y Desarrollo -Temas vigentes y desafíos en la era de la globalización, realizado en Cuba, señaló que, si bien hay un consenso acerca del dinamismo de los cambios de la estructura poblacional quedó claro que no es posible encontrar una solución universal sustentable para todos los tiempos y lugares porque, primeramente, la solución tiene que tener en cuenta la dinámica e intensidad del proceso de cada país.
En Uruguay, en una población que apenas supera los 3.341.521 de habitantes, algo más del 13% tiene 65 años o más y de ellos el 23% alcanza o sobrepasa los 80 años. Los menores de 15 años son la cuarta parte de la población total y su relación con los de 65 o más indica que hay dos menores de 15 por cada uno de ellos.
Se estima que si desde el presente hasta el 2050 la vida de los uruguayos se incrementará en siete años ello significa que en una población que apenas superará los 4 millones, como mínimo, el 20% de la misma tendrá 65 años o más edad.
"En términos absolutos esta población, en relación a la actual, casi se duplicará y numéricamente superará a la población menor de 15 años", dijo Damonte.
EN VIENA. La primera Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento se celebró en Viena en 1982 y se preocupó especialmente por la tendencia que entonces sólo se producía en los países desarrollados. Pero la situación cambió y es en los países en vías de desarrollo donde la urgencia es hoy mayor. Si bien en los países desarrollados "la población envejece, puede envejecer bien" gracias a la calidad de las políticas sociales, pero esta situación está lejos de repetirse en las naciones en vías de desarrollo, principalmente en lo referido a la sanidad
 
 

 

José Pérez Adán*

La violencia doméstica es solo uno de los síntomas del deterioro de la vida familiar en nuestro país. Las principales víctimas de la violencia en las casas son los niños, aunque los gritos, las peleas y las bofetadas no se dirijan directamente contra ellos, que a veces también. A los niños los vamos ignorando cada vez más. El número de horas que los adultos (los padres) les dedicamos en exclusiva disminuye dramáticamente y ello contando con que al tener menos hijos tenemos menos deberes de atención. Quizá no nos damos cuenta de que la dedicación a los hijos en familia y a la familia por los hijos es el termómetro de la solidaridad más básica. Al final, llegamos a lo previsible: nos peleamos con nuestros familiares porque pensamos cada vez más en nosotros mismos y ello, que se llama egoísmo, lo pagan sobremanera las personas más frágiles, que son paradójicamente las más fáciles de amar. Por eso decimos que la familia va mal, porque con el aumento de la violencia doméstica estamos convirtiendo a los hijos en víctimas de nuestra insolidaridad: de nuestra poca o nula generosidad.
Para darnos cuenta de esto no hacen falta predicadores; basta mirar las estadísticas e ir al fondo de un problema en el que el aumento exponencial de divorcios tiene algo que ver. Nunca antes en toda la historia de este país habíamos sancionado por ley la destrucción de tantas familias. También en este asunto, como ocurre con la violencia doméstica, los niños están en segundo plano cuando no ausentes. Lo que debería de contar la estadística del divorcio, es víctimas, o sea: hijos víctimas del divorcio de sus padres (todos los son). Aquí, como en las estadísticas de paro, la proporción creciente debería de encender las luces de alerta y en cuanto se pasase de un número socialmente asimilable, la estabilidad familiar debería de erigirse en meta prioritaria del buen gobierno.
Pero para ello topamos con la falta de liderazgo en la cosa pública. Muy pocos políticos se atreven a proclamar la salud familiar como prioridad de sus programas, y los pocos que lo hacen no tienen ni idea de lo que es la familia. Mejor dicho, no tienen ni idea de lo que no es familia que, a fin de cuentas, es lo que importa. Para muchos (la mayoría dejaron los libros hace tiempo), cualquier ajuntamiento es familia, lo cual supone proponer la muerte de la familia por inanición. Porque si no sabemos distinguir una familia, donde se vive para los hijos, de un ajuntamiento, difícilmente podremos diferenciar entre propuestas de apoyo a la familia y la subvención pública de su deterioro. En esta tesitura, piensan muchos políticos bienintencionados, lo mejor es abstenerse para no confundir el alimento con el veneno. Sin embargo, el resultado de esta abstención condena indefectiblemente a la familia a morir de hambre.
La política familiar es el reto público más importante que tiene planteado el país. El pueblo se está empezando a preguntar para qué sirven tantas consejerías y direcciones generales de asuntos familiares y de protección de menores si a la postre cada vez hay más violencia, más rupturas y más víctimas. ¿No será que nos estamos equivocando? ¿No será que los que predicaban la solidaridad universal antaño se han convertido de repente en individualistas insolidarios? Peor aún: ¿No será que recabamos y hasta exigimos el respeto de la galería para con nosotros al tiempo que proclamamos nuestro egoísmo con los que tenemos más cerca? Urge que el liderazgo que se supone en los cargos públicos vea que tenemos a la familia enferma de gravedad.
 
Fuente: Mujer Nueva
* José Pérez Adán es Profesor de Sociología en la Universidad de Valencia, España.
 
 

 
EL PAPA PIDE NO DESALENTARSE ANTE LA CRISIS DE LA FAMILIA
Discurso a un grupo de obispos argentinos en visita «ad limina»

CIUDAD DEL VATICANO, 5 marzo 2002 (
ZENIT.org).- La crisis por la que atraviesa la familia se convirtió en uno de los argumentos centrales del discurso que Juan Pablo II pronunció a un grupo de obispos de Argentina, que este martes concluyeron su quinquenal visita a la Sede de Pedro.
A diferencia del discurso que pronunció el 12 de febrero al primer grupo de obispos de ese país en visita «ad limina», en el que afrontó la profunda crisis argentina, en esta ocasión el obispo de Roma confesó su particular preocupación por «la institución familiar, hoy tan atacada desde diversos frentes con múltiples y sutiles argumentos».
«Asistimos a una corriente, muy difundida en algunas partes, que tiende a debilitar su verdadera naturaleza --denunció el pontífice--. Los mismos fieles católicos, en ocasiones, por variados motivos, no recurren al Sacramento del matrimonio para dar comienzo a su unión en el amor».
Ahora bien, el Santo Padre consideró que «la extensión de la crisis del matrimonio y de la familia no ha de llevar al abatimiento o a la dejadez, al contrario, nos ha de impulsar a proclamar, con firmeza pastoral, como un auténtico servicio a la familia y a la sociedad, la verdad sobre el matrimonio y la familia establecida por Dios».
«Dejar de hacerlo sería una grave omisión pastoral que induciría a los creyentes al error --advirtió--, así como también a quienes tienen la grave responsabilidad de tomar las decisiones sobre el bien común de la nación».
Según el Papa, no se trata de una cuestión «sólo para los católicos, sino para todos los hombres y mujeres sin distinción, pues el matrimonio y la familia constituyen un bien insustituible de la sociedad».
Para afrontar esta crisis, Juan Pablo II pidió el compromiso de la Iglesia en todos sus estados de vida.
Ante todo, pidió a «los esposos comprometidos en la Iglesia» «esmerarse en profundizar en la teología del matrimonio, ayudar a las parejas jóvenes y a las familias en dificultad a reconocer mejor el valor de su compromiso sacramental y a acoger la gracia de la alianza que han sellado como bautizados».
«Las familias cristianas han de ser las primeras en testimoniar la grandeza de la vida conyugal y familiar, fundada en el amor mutuo y en la fidelidad», añadió.
En segundo lugar, hizo un conmocionado llamamiento a los pastores: «acompañad a las familias, alentad la pastoral familiar en vuestras diócesis y promoved los movimientos y asociaciones de espiritualidad matrimonial».
En particular, pidió que la Iglesia ofrezca una «adecuada preparación de quienes se disponen a contraer el sacramento del matrimonio», en la que se presente no sólo «los aspectos antropológicos del amor humano, sino también las bases para una auténtica espiritualidad conyugal».
Esta formación, concluyó al afrontar este argumento el Papa, hoy día es indispensable, pues si bien ha aumentado la enseñanza general básica en países como Argentina, «en muchos casos esto no se corresponde con una mayor formación en la vida cristiana».
De hecho, afirmó, «se constata a veces no sólo una grave ignorancia religiosa en las jóvenes generaciones, sino, lo que es más triste, un cierto vacío moral y una acusada carencia del sentido trascendente de la vida».
Otros de los temas afrontados por el pontífice con los obispos argentinos, cuyo saludo fue encomendado al arzobispo de Paraná, monseñor Estanislao Karlic, presidente de la Conferencia Episcopal, fueron la evangelización, la formación y misión de los sacerdotes, la vida parroquial, sobre todo a la celebración dominical del Día del Señor.
 
 

EMBARAZOS DE ADOLESCENTES

Jokin de Irala*
 
Ante la preocupante falta de sintonización entre la evidencia científica disponible y la orientación de las campañas para prevenir las epidemias de embarazos imprevistos y enfermedades de transmisión sexual (ETS), hay que recordar que diferentes organizaciones sanitarias internacionales abogan por la abstinencia de relaciones sexuales entre los jóvenes como principal medida. La Fundación Cochrane, considerada la máxima instancia en la Medicina Basada en Evidencias, concluye, después de revisar todos los estudios científicos existentes, que el preservativo reduce la probabilidad de embarazos imprevistos y de ETS en un 80% pero no la elimina. Los jóvenes deben conocer estos hechos.
El Departamento de Salud del Gobierno de Navarra ha puesto en marcha la campaña "Previene-te-conviene" donde, pese a la saludable intención de "informar y ofrecer los medios necesarios" a nuestros jóvenes, se sigue la tónica habitual de no contar con toda la evidencia científica existente en la actualidad para resolver estos graves problemas. Resulta decepcionante observar que esta campaña, moderna, con su correspondiente apoyo informático -página web- se limite, en realidad, a copiar lo que en otros lugares se está ya cuestionando por haber resultado mucho menos efectivo de lo esperado.
Es cierto que el porcentaje de adolescentes que tienen relaciones sexuales aumenta y que cada vez las inician antes. Pero cabe plantearse si eso es bueno o no para ellos. Aproximadamente un tercio de los navarros fuma, y desde los organismos que velan por la Salud Pública no se les dice que sigan fumando pero con un filtro que reduzca el riesgo de morir de cáncer de pulmón. Se les da la mejor de las recomendaciones en base a lo que hoy en día se sabe científicamente. Asimismo, se debería ayudar a los jóvenes a poder decir que "no" a esa relación sexual precoz o a esa relación sexual esporádica o casual. Se ha llegado a la situación de falta de libertad donde un adolescente no pueda afirmar, sin quedar mal ante los demás, que "todavía no lo ha hecho". Esto ya se ha logrado con éxito en otros países. En un estudio publicado en el British Medical Journal en el año 1998, se decía, por ejemplo, que el 70% de las mujeres que habían tenido su primera relación sexual antes de los 16 opinaban que hubiera sido mejor esperar un tiempo. El 50% de los hombres y el 30% de las mujeres afirmaron que su primera relación sexual fue fruto del arrebato de un momento. La opción más elegida para caracterizar la motivación principal que les llevo a esa relación fue, en ambos sexos, la de "satisfacer una curiosidad" (Dickson N y cols., BMJ, 1998;316:29-33). ¿No deberíamos prestar atención a estas cuestiones a la hora de "ayudar a los jóvenes"?
En otro párrafo de la nota de prensa del departamento de Salud se describen "las características" de la sexualidad de los jóvenes. También es importante estudiar otras características, descritas por investigadores, como el hecho de que un adolescente, aunque biológicamente esté preparado para tener relaciones sexuales, no necesariamente lo está desde el punto de vista psicológico, de la madurez cognitiva y de la interacción social (Bacon JL, Curr Opin Obstet Gynecol, 2000;12:345-347). Esto debe tenerse en cuenta a la hora de realizar campañas que, en el fondo, incitan a la sexualidad sin preocupaciones ni responsabilidad con tal de usar preservativos. Cabe destacar que en otro trabajo publicado por Churchill y colaboradores, se llama la atención sobre el hecho de que la gran mayoría de las adolescentes que se quedaban embarazadas precozmente ya habían acudido, en el año anterior, a los servicios sanitarios para recibir información anticonceptiva (Churchill D y cols., BMJ, 2000;321:486-9). El estudio también afirma que entre las adolescentes que abortaban era más frecuente haber recibido la píldora postcoital con anterioridad. Estos datos nos sugieren que la falta de información quizás no sea la única causa de nuestros problemas, ni la información y distribución de preservativos sea la solución efectiva que acabará con ellos. Respecto a la efectividad de dar preservativos a los hijos, "porque de todos modos es probable que acabe teniendo relaciones sexuales", otro trabajo de investigación sugiere que esto puede asociarse a más embarazos imprevistos, más enfermedades de transmisión sexual y al inicio más precoz de relaciones sexuales; es decir, podría tener el efecto contrario a lo que se pretendía (Jaccard J y col., American Journal of Public Health, 2000;90:1426-1430).
 
Destrucción de un ser
 
En cuanto a la píldora postcoital, caben también varios comentarios. Se dice que no es abortivo sino anticonceptivo porque "su acción se basa en impedir la implantación del óvulo fecundado y no exclusivamente en destruir el óvulo ya implantado...". Si se afirma "y no exclusivamente" quiere decirse que este mecanismo de acción abortivo también existe. Pero además, atendiendo al hecho biológico de que una vida comienza en el momento de la fecundación, si se impide la implantación del óvulo fecundado, el resultado es la destrucción de un nuevo ser al no poder implantarse para seguir su desarrollo normal. La literatura científica, una vez más, nos arroja algo de información al respecto y, según el estudio de Grou y colaboradores, el efecto antiovulatorio (propiamente anticonceptivo) de esta píldora se da solamente entre el 21% y el 33% de los casos, y la gran mayoría de las veces en que hay fecundación inhibe la implantación, por lo tanto es abortivo (F Grou, Am J Obstet Gynecol, 1994). Por último, tenemos que volver a hablar de la supuesta eficacia del preservativo ya que el departamento de Salud manifiesta que se debe recurrir a la píldora postcoital sólo si éste ha fallado; y añade: "lo que estadísticamente no es frecuente". Es obvio que si el fallo del preservativo no fuera estadísticamente frecuente se clasificaría como un método muy seguro para evitar embarazos y/o infecciones. Los manuales sobre tecnología anticonceptiva, editados por la Organización Mundial de la Salud, clasifican los métodos anticonceptivos en tres grupos, "muy eficaces", "eficaces", y por último, "moderadamente eficaces".
La efectividad del preservativo se incluye dentro del tercer grupo, luego no es tan estadísticamente infrecuente el fallo. ¿No deberían saber esto los potenciales usuarios del preservativo? Sin negarles su buena voluntad, las autoridades sanitarias harían bien en considerar el concepto de "tasa reproductiva de una infección" (llamado "Ro"). Permite calcular la probabilidad de transmisión de una ETS teniendo en cuenta varios factores simultáneamente, tales como la efectividad del preservativo, la duración de la infectividad, el número de relaciones sexuales que tiene un sujeto en un tiempo determinado y el número de personas diferentes con quien tiene dichas relaciones. El conjunto de estos datos permite entender cómo es posible que una persona acabe infectándose o quedándose embarazada, a pesar de que use el preservativo y de que su protección relativa sea de un 80% (cifra aparentemente alta). Si una campaña poblacional da una falsa idea de seguridad y no consigue implantar el mensaje de la abstinencia o de la importancia de evitar la promiscuidad, acaba aumentando, paradójicamente, la tasa de reproductividad de una infección. Dicho de otra manera, si juegas mucho a la lotería, te acaba tocando, aunque en cada jugada exista una reducción del 80% de la probabilidad de que te toque y ésta es la razón por la cual muchos cuestionan la efectividad de estas campañas poblacionales indiscriminadas. De hecho, junto con el aumento de la utilización de los preservativos asistimos también al aumento de la transmisión heterosexual del sida y no a su eliminación, como cabría esperar (Johnson AM, y cols., Lancet, 2001;358:1835-42).
A nadie escapa que las cuestiones que nos traemos entre manos no son nada sencillas. Es evidente que a veces encontramos estudios científicos contradictorios sobre un mismo asunto y eso es característico de las ciencias de la salud. Sin embargo, cuando varios estudios sugieren lo mismo, es importante, al menos, valorarlos con serenidad antes de aplicar medidas que son demasiado sencillas para que nos las creamos y cuya efectividad está en entredicho.
Lo más importante, sin duda, es que cada cual actúe libremente, pero es fundamental hacer un esfuerzo crítico a la hora de informar a la población. Los ciudadanos esperamos que esta campaña del departamento de Salud no se limite a ser, como en otros lugares, una campaña con mucho ruido y muchos medios (publicitarios, mediáticos e informáticos), que dan la impresión de que "se está haciendo algo importante", a la vez que menosprecian la valoración objetiva y científica de su efectividad real. Tengamos más imaginación, no olvidemos que estamos hablando, en realidad, de la salud de nuestros jóvenes.
 
*Jokin de Irala es Profesor titular, de la Unidad de Epidemiología y Salud Pública de la Universidad de Navarra
PUP, 3.III.02
 

 
CON CATORCE HIJOS Y SIN MEDIOS, UN LAICO FUNDA UNA UNIVERSIDAD CATÓLICA
La San Antonio de Murcia ha logrado en cinco años casi 6.000 alumnos

MURCIA, 7 marzo 2002 (
ZENIT.org).- Comenzó hace cinco años en unos sótanos y sin calefacción. Hoy la Universidad Católica San Antonio de Murcia acoge en el espléndido monasterio de San Jerónimo, el segundo monumento más importante de la ciudad, a casi seis mil alumnos.
Su fundador y presidente, José Luis Mendoza, misionero laico del Camino Neocatecumenal, padre de catorce hijos, explica en esta entrevista su aventura.
--Usted ha sido misionero con toda su familia en la República Dominicana, ha levantado una universidad, tiene 14 hijos No parece muy amigo de la vida tranquila
--José Luis Mendoza: Desde niño he llevado una vida intensa, de trabajo y estudio. Cuando era pequeño, las monjas me enseñaron a amar a Dios y a la Virgen, y eso quedó en mi corazón. Hay cosas que ocurren en la infancia y que después se reflejan en el futuro. En 1979 estudié la carrera de Medicina, y quise crear en Murcia una clínica de rehabilitación para enfermos con problemas psíquicos y psicomotores, pero en Murcia no había profesionales. Fui a Madrid y pedí permiso al Consejero de Sanidad para formar profesionales.
--¿Y qué le respondió?
--José Luis Mendoza: Me dijo que era un osado, pero mi padre me prestó un edificio que poseía y tuve 350 estudiantes el primer año. Después llegaron los convenios con la universidad de Alicante, Albacete, y otras, y llegamos a tener 10.000 alumnos por toda España.
--Entonces, ¿cuándo se fue de misionero?
--José Luis Mendoza: En una charla, un sacerdote dijo que el Papa había pedido familias misioneras. Mi mujer y yo nos miramos y asentimos. En 1991, en el Camino Neocatecumenal, al que pertenecemos, nos preguntaron si estábamos dispuestos a irnos tres años a la República Dominicana. Así que cogí a mis ocho hijos y a mi mujer embarazada del noveno, y nos fuimos. Éramos la familia misionera del mundo con más hijos.
--¿Y sus escuelas de medicina?
--José Luis Mendoza: Cerré todo. Indemnicé a todos mis trabajadores y nos fuimos a la República Dominicana, en donde vivíamos sin agua corriente ni luz. Fueron años de convivir con la miseria y de ver a Cristo en los pobres. Cogí todas las enfermedades. Me levantaba a las cinco para rezar con los seminaristas; después me iba a evangelizar con mi mujer embarazada. Fueron años de sufrimiento, porque recibía amenazas de muerte de las sectas, que son puros negocios, pero creamos una parroquia que dio muchas vocaciones. Llegué a orinar sangre por el sufrimiento.
--Cuando volvió a España, no tendría nada...
--José Luis Mendoza: Efectivamente. Volví sin trabajo, y vivimos de la caridad. Tenía un patrimonio familiar importante, pero no me ofrecían ni el 20 por ciento de su valor. Así que empecé una escuela de Formación Profesional, y fue un éxito total.
--¿Cuándo se embarcó en el proyecto de la Universidad Católica de Murcia?
--José Luis Mendoza: Salió la carta apostólica de Juan Pablo II «Ex Corde Ecclesiae», que habla sobre las universidades católicas. Pensé que, tras los años de misión, ya tenía suficiente madurez para crear una universidad, y fundé la Universidad Católica de San Antonio de Murcia en 1996. Fue la primera creada por un laico con el apoyo de su obispo. Es una institución docente y evangelizadora, porque mi mujer y yo sólo nos hemos dedicado a evangelizar en los últimos veinte años. Los tres pilares de la universidad son la docencia, la investigación y la evangelización, y ya hemos ganado varios premios nacionales de investigación. En la actualidad tenemos 350 profesores, 150 miembros de personal administrativo y casi 6.000 alumnos.
--¿Y logran evangelizar en la universidad?
--José Luis Mendoza: Teología y ética son materias obligatorias en todas las carreras, y tenemos una capellanía universitaria que organiza peregrinaciones, atiende a los alumnos, etc. Han surgido dos vocaciones al Carmelo y una al seminario, y varias chicas no han abortado por las clases de bioética que se imparten.
--¿Qué es más difícil: dirigir a 14 hijos o a 6.000 universitarios?
--José Luis Mendoza: ¡Lo que es imposible para el hombre, es posible para Dios! Yo, por mí, no habría tenido más de dos hijos. Pero esto es como la parábola de la perla: hay que vender todo para poder comprarla. Yo hipotequé todo para comprar mi perla. Si el plan es de Dios, saldrá adelante, porque Él lleva con cada persona una historia de amor. La casualidad no existe en la vida de un cristiano: mis 14 hijos son 14 regalos del cielo.

Por Alex Navajas, «La Razón»
ZS02030710
 

DEFENSA DE LA VIDA
 
¡¡¡SOCIA DE NACIONAL A LOS 60 DÍAS DE CONCEBIDA!!!
 
Álvaro Fernández
 
La producción del programa "Hola Gente" -Canal 12-, invitó gentilmente a la Asociación Vivir en Familia a participar de su programa en la mañana del 1º de marzo de 2001. El tema: la despenalización del aborto. Declinamos la invitación (1), pero intentamos proponer, como otras veces, nombres de personas afines a la causa. En este caso, sugerimos a la producción de "Hola Gente" invitar al Diputado Jorge Barrera, Representante Nacional por la Lista 15 del Partido Colorado. E hincha "rabioso" -casi un "hooligan"- del Club Atlético Peñarol. Dato que como se verá, tiene que ver en esta historia...
En el programa, además del Diputado Barrera, estuvo como invitada la omnipresente Lilián Abracinskas, líder feminista local, abanderada de la causa gay-lésbica y partidaria de la legalización del aborto.
El debate habría quedado en el olvido, de no haber sido porque el Diputado Barrera presentó un argumento tan insólito como contundente, basado en datos aportados por los propios conductores del programa: la hija del periodista Martín Sarthou, fue hecha socia del Club Nacional de Fútbol a los 60 días de concebida -cuando aún no se conocía su sexo-, y la foto que figura en su carnet, es la foto de su ecografía
Ante el asombro de los presentes, el Diputado Barrera preguntó si ese feto era vida, o una masa de células, aludiendo a que nadie que no sea un ser humano puede ser hecho socio de un club de fútbol. Salvo que al Ing. Eduardo Ache, Presidente de Nacional, le haya dado por embarcar a su institución en una campaña masiva de asociación de fetos y bebés recién nacidos, a falta de socios ya creciditos, conscientes de las duras penas que implica ser "bolso". Sea cual sea la intención de Ache, queda claro que tanto los nacionalófilos que inscribieron a la bebé como el peñarolense Barrera, están de acuerdo en una cosa: la vida comienza en el momento de la concepción, y desde ese momento, uno  empieza a ser persona. ¿Quien puede concebir que una masa de células -un riñón, por ejemplo-, que un ente "no persona", pueda llegar con el tiempo,  a ser hincha de un club de fútbol? ¿Qué le dirán sus padres a la bebé cuando crezca? ¿Que la hicieron socia cuando todavía era un deshecho humano? No parece muy probable. Podemos apostar a que le dirán que es socia de Nacional desde los primeros instantes de su vida, y que fue en su momento, la socia más joven del club.
Ahora, sólo le falta al "aurinegro" Barrera, agradecer personalmente al Presidente de su tradicional rival, la sensatez de quienes admitieron en Nacional a la joven socia. Es lo menos que puede hacer, después de que el argumento más contundente y simpático en la historia de la defensa de la vida en Uruguay, le fuera dado a un "manya", por una socia "tricolor"...
 
 
(1) Declinamos la invitación de Hola Gente porque nuestra política es ir sólo a aquellos programas en que se nos pregunte por nuestra posición y por las causas de la misma, sin contrastarla con la opinión de otro invitado que esté en las antípodas de nuestro pensamiento. Esta decisión se debe a que en otros programas y en otros canales, hemos observado y experimentado, cierta falta de objetividad, que se manifiesta en dos puntos bien concretos: por un lado, a los antivida se les cede con frecuencia más tiempo para hablar y argumentar; y por otro, cuando se forman paneles, el número de defensores de la vida es por lo general más reducido que el de los partidarios del aborto. En esas condiciones de inequidad y discriminación, no jugamos. No acusamos a "Hola Gente" de flechar la cancha porque nunca participamos en ese prestigioso programa; pero nos invitaron a un debate -no a una entrevista- y el que se ha quemado con leche, ve la vaca y llora...  Al Diputado Barrera, si no lo respetan por sus ideas, al menos deben respetarlo por su investidura.
 

 
CONMOVEDORA HISTORIA | Fue recogida en la calle y cuidada en medio del fragor de la violencia
 
UNA NIÑA SALVADA POR PALESTINOS E ISRAELÍES
 
Salaam, cuyo nombre significa "Paz", fue rescatada por palestinos, criada por monjas y operada por un médico judío
 
JERUSALEN | AP y EFE - El País, 28/02/2002.- En medio de la violencia que se respira en Medio Oriente, la historia de una beba abandonada en un basurero y salvada por un grupo de árabes, católicos y judíos, lanzó un mensaje de esperanza en la región dividida por el odio religioso y sumergida bajo un nuevo baño de sangre.
Salaam, la beba cuyo nombre significa "paz" en árabe, fue rescatada por doctores palestinos, alimentada y fortalecida por un grupo de monjas y operada por un cirujano israelí.
El cirujano, el doctor Eli Milgalter, dijo que era especial que en un ambiente de violencia y de creciente separación racial, Salaam haya sido salvada por palestinos, cristianos e israelíes.
"Ella no hubiese sobrevivido. Todo el mundo tiene su cuota de mérito, dijo Milgalter. El rescate de Salaam, que fue dada de alta hace tres días, "muestra que aún hay buenas personas de ambos lados", agregó.
EN LA CALLE. Salaam, que hoy tiene 10 meses, fue hallada recién nacida por un grupo de palestinos en una calle, y un grupo de monjas le dio un hogar permanente. Sin embargo, la salud de la niña empeoró, ya que había nacido con un grave problema cardíaco.
Los doctores palestinos se dieron cuenta y la enviaron a un hospital en Jerusalén, donde fue operada el 24 de enero por médicos israelíes.
Para pagar la riesgosa operación, las monjas que la cuidaban recaudaron 11.000 dólares, pero el doctor Milgalter no aceptó el pago.
A diferencia de muchos otros niños, Salaam tuvo suerte. Ella pudo llegar al hospital y sobrevivir a la operación, algo poco usual en esta región en constante guerra. Milgalter dice que el 80% de los pacientes de pediatría son palestinos, pero que no pueden llegar al hospital por la cantidad de retenes que pone el ejército israelí.
VIOLENCIA. Esta historia fue divulgada por la prensa en una trágica semana donde se han sucedido violentos episodios contra mujeres embarazadas, palestinas e israelíes. A comienzos de la semana, dos palestinas a punto de dar a luz fueron heridas en distintos y confusos incidentes. En uno de los casos, soldados israelíes en un puesto de control dispararon contra un automóvil que trasladaba a una parturienta hacia al hospital. El marido, que iba al volante, murió; la joven sufrió una herida leve y dio a luz pocas horas después a una beba, tras ser auxiliada por los propios soldados y por médicos palestinos.
A su vez, en una colonia cerca de Belén, una mujer israelí atacada por palestinos en la ruta quedó herida de gravedad y se le tuvo que practicar una cesárea para salvar la vida de su hija.
Los disparos, sin embargo, mataron a su padre, Abraham Fish, de 65 años, que la acompañaba en el viaje.
La madre pudo salvar su vida debido a que el impacto de una bala que penetró en su vientre fue amortiguado por el líquido amniótico, evitando que alcanzara órganos vitales.
"Si no hubiese estado embarazada no estaría viva ahora", dijo Tamara Lipschitz, de 33 años, que dio a luz una hora después de ser herida, en el Hospital Hadasa Ein Karem de Jerusalén.
Tamara creyó que la bala había matado al feto porque se alojó en su vientre y no sentía ningún movimiento de su bebé. El recién nacido se encuentra ahora sano y salvo mientras su madre se recupera de la cirugía del parto.
 
http://www3.diarioelpais.com/20020228/pagina.phtml?+noticias+internacional+mundo+1
 

 
INTOLERANCIA CON LOS DÉBILES
 
Alfonso Aguiló
 
La intolerancia frente a los débiles ha adquirido con frecuencia a lo largo de la historia una dolorosa forma social e institucionalizada de legalidad.
Son muchas las voces que se han atrevido a denunciar con firmeza esos atropellos de la dignidad humana. Atropellos que llegan a veces a constituir una auténtica cultura de la muerte que en todas las épocas se ha manifestado en la muerte legal de inocentes.
La historia reciente nos lo muestra con crudeza en el genocidio hebreo, en las limpiezas étnicas de tantos conflictos bélicos, o en el más sutil y solapado quitar la vida a los seres humanos antes de su nacimiento, o antes de que lleguen a la meta natural de la muerte.
Son siempre los miembros más débiles de la sociedad quienes corren mayor riesgo frente a esta peligrosa manifestación de intolerancia: las víctimas suelen ser los no nacidos (aborto y manipulaciones genéticas), los niños (comercio de órganos), los enfermos y ancianos (eutanasia), los pobres (abusivas imposiciones de control demográfico), las minorías, los inmigrantes y refugiados, etc.
—¿Y por qué crees que se ha impuesto este error en el mundo en tantas ocasiones? ¿De dónde le viene su atractivo?
El atractivo del error no proviene del error mismo, sino de la verdad –grande o pequeña– que en él palpita. Por eso,
 
un error es tanto más peligroso
cuanta más verdad encubre.
 
Y la modesta verdad que subyace en la cultura de la muerte –y a la que ésta debe de prestado su atractivo– es la pequeña ganancia (deshacerse del anciano o del enfermo incómodos, eliminar una nueva vida que nos parece inoportuna, mejorar la calidad de vida de los que permanecemos con vida), que satisfaciendo fugaz y brevemente las pasiones humanas, oscurece la inteligencia hasta incapacitarla para percatarse del error que comete.
Curiosamente, la tolerancia ha sido muchas veces la bandera que han tomado quienes imponían esos errores. Pero detrás de la defensa que hacen de los derechos y de las libertades, se esconde siempre un brutal atropello de los derechos y libertades más elementales.
Detrás de una máscara de tolerancia,
se esconde la más cruel y macabra
muestra de intolerancia:
la de no dejar vivir al inocente.
 
 Espasmos eutanásicos
Con la legalización hace unos años en Holanda de la eutanasia activa bajo ciertas circunstancias, el viejo "derecho a pedir una muerte digna" ha pasado ya a ser el "derecho a dar una muerte digna" (el salto del pedir al dar no es de poca importancia).
Ese salto –que ha sido ya imitado en otros lugares– ha contribuido a reavivar el viejo debate de la eutanasia, aunque esta vez de forma bastante más inquietante.
Un debate que a todos nos interesa,
porque, cuando se habla de la vida y de la muerte,
todos tenemos cosas que decir.
 
—Pero parece que querer morir dignamente es una aspiración legítima, sensata y coherente.
La dignidad y la dulzura son dos cualidades que hacen al hombre más humano, y es natural que todos estemos un poco seducidos por la idea de que ambas estén presentes en nuestra propia muerte. El problema viene a la hora de pensar en cómo se muere uno dignamente.
Porque, ¿qué es más digno, esperar pacientemente la llegada de la muerte, luchando en lo posible por mitigar el dolor, o morir sin dolor a manos de otro hombre?
Porque en este punto se da no pocas veces una cierta manipulación de las palabras, presentando la eutanasia como algo más inocuo de lo que es. Se dice muerte dulce, o muerte digna para propiciar su aceptación social, como si no existiera, o
 
como si fuera secundario
el hecho central de que, en la eutanasia,
un ser humano da muerte
–consciente y deliberadamente–
a otro ser humano inocente.
El respeto a la dignidad de la vida humana es un fundamento esencial de la sociedad. Por eso la eutanasia debe considerarse siempre como un acto de intolerancia inaceptable, por muy presuntamente nobles o altruistas que aparezcan las motivaciones que animen a ejecutar tal acción, y por suaves y dulces que sean los medios que se utilicen para realizarla.
Quien aplica la eutanasia no permite continuar una vida que él considera inútil o sin sentido. Pero...
¿quién es él para decidir
que una vida está de más,
es inútil,
no tiene sentido,
o no tiene derecho a vivir?
Ensañamiento terapéutico
 
—De acuerdo. Pero sí puede admitirse, supongo, una eutanasia pasiva, para no caer en el ensañamiento terapéutico.
Convendría precisar bien los términos. Suele llamarse eutanasia activa a la muerte provocada por una acción, y pasiva si lo es por omisión. Pero hacer una valoración moral de la eutanasia basándose en si es activa o pasiva, conduce fácilmente a equívocos.
Desde luego, la eutanasia activa es siempre inmoral. Pero la pasiva también puede serlo. Por ejemplo, dejar ahogarse a un niño, o desangrarse a un accidentado, sin hacer nada por auxiliarlos –pudiendo hacerlo sin correr un riesgo desproporcionado–, son casos de eutanasia pasiva: pero, por muy pasiva que sea, son moralmente inaceptables.
Por eso, más que hablar de licitud de la eutanasia pasiva, conviene hablar de qué auxilios, o qué remedios médicos son proporcionados en un caso u otro.
Por ejemplo, no hay que confundir la eutanasia con la interrupción de un tratamiento inútil, de común acuerdo entre médicos, familiares y el propio enfermo, cuando éste ha entrado en una fase terminal. Eso no es eutanasia: es evitar la obstinación o ensañamiento terapéutico.

A este respecto, se podrían hacer algunas precisiones:

  • Ante la inminencia de una muerte inevitable, es lícito en conciencia tomar la decisión de renunciar a unos tratamientos que procurarían únicamente una prolongación precaria y penosa de la existencia. No deben interrumpirse, sin embargo, las curas normales debidas al enfermo en casos similares.

  • No se puede imponer a nadie un tipo de cura que, aunque ya esté en uso, todavía no esté libre de peligro o sea demasiado costosa. Su rechazo no equivaldría al suicidio: significaría más bien una serena aceptación de la llegada de la muerte, o bien una voluntad de no imponer gastos o trabajos excesivamente pesados a la familia o a la colectividad.

  • A falta de otros medios, es lícito recurrir, con el consentimiento del enfermo, a medios terapéuticos aún en fase experimental y no libres de todo riesgo.

  • Es igualmente lícito interrumpir la aplicación de esos medios si los resultados defraudan las esperanzas que se habían puesto en ellos. Deberá tenerse en cuenta el justo deseo del enfermo y de sus familiares, así como el parecer de médicos verdaderamente competentes.

Una sutil tiranía de la normalidad

Quienes defienden la legalización de la eutanasia suelen invocar al supuesto derecho individual a disponer de la propia vida, o bien a lo que consideran una manifestación de solidaridad social: eliminar vidas que –siempre según ellos– carecen de sentido y constituyen una dura carga para los familiares y para la propia sociedad.
Sin embargo, parece claro que esforzarse por mitigar el dolor es positivo, pero proponerse eliminarlo por encima de cualquier otro valor, incluso atentando contra la vida de un inocente, es un grave error: el fin no justifica los medios.
El ser humano,
aun en el umbral de la muerte,
conserva toda su dignidad.
Algunas ideologías en el último siglo han considerado determinadas dimensiones parciales del ser humano como valores absolutos y, al hacerlo, han generado clamorosas injusticias: así ha sucedido con quienes han construido su visión del mundo exclusivamente sobre la raza, el color de la piel, la clase social, la nación, o la ideología. Y algo semejante ha sucedido a algunos con la salud, y les ha llevado a un fenómeno similar. Cuando se pretende dar muerte a los que son débiles o deficientes, para establecer en el mundo una especie de tiranía de la normalidad, ese mundo queda inevitablemente deshumanizado.
Propugnan un totalitarismo que,
en la práctica,
decide quién tiene derecho a vivir y quién no;
se consideran legitimados para ensañarse
con quienes no se corresponden
con su patrón de hombre:
los deficientes, los enfermos,
os ancianos, los moribundos.
 
Cuando se pretende dar muerte a los que son débiles o deficientes, para establecer en el mundo una especie de tiranía de la normalidad, ese mundo queda inevitablemente deshumanizado.
Hay que luchar
contra la deficiencia física y la debilidad,
pero los enfermos siempre son
seres humanos a los que debemos respetar.
 
Algunas objeciones
—¿Pero cuando es el propio enfermo quien lo pide?
Cuando un enfermo que sufre pide que lo maten, lo que en realidad está pidiendo casi siempre es que le alivien los padecimientos, tanto los físicos como los morales, que a veces son aún más dolorosos. Son casos habitualmente provocados por la soledad, por la incomprensión, por la falta de afecto y consuelo en el trance supremo.
En cualquier caso, hay que luchar por vencer la enfermedad, pero no es lícito eliminar seres humanos enfermos para que no sufran. El fin –subjetivamente bueno– no justificaría esos medios (en este caso, matar a un inocente).
La eutanasia no es un simple paliar el sufrimiento, sino despreciar y vejar definitivamente al paciente. Suele hablarse de eutanasia como redención del sufrimiento, cuando con frecuencia no es más que una decisión utilitarista que alivia y libera a quienes han de cuidar al enfermo.
—Pero no todos los casos son igualmente condenables: hay que ponerse en el lugar del enfermo y de su familia, que pueden estar en una situación tremendamente dura.
Por supuesto, pero no debemos confundir lo que suceda en el interior de las personas en un momento difícil, con lo que las leyes o la sociedad debe tener como aceptable o rechazable.
Hay circunstancias que exigen mucha comprensión, y que pueden atenuar la responsabilidad de cualquier error que una persona cometa –ya hemos dicho que todos los ordenamientos jurídicos cuentan con ello–, pero eso no debe confundirse eso con la norma general.

De nuevo la sombra del totalitarismo

—¿Y por qué te parece tan mal que un Estado tolere –al fin y al cabo, se trata de unos pocos casos aislados– que un médico procure la muerte a aquellos enfermos que así lo soliciten?
Los defensores de la eutanasia dicen que en la vida irreversiblemente enferma no hay, en muchos casos, vida personal digna de tal nombre, y que por tanto no sería aplicable la protección que supone el derecho a la vida.
El razonamiento no es algo nuevo en la historia de la humanidad. Además de los precedentes históricos de Esparta o de la Roma precristiana, hay experiencias más recientes: la Alemania nazi de hace más de medio siglo, y a otro nivel, Holanda, donde se ha venido admitiendo su práctica impunemente desde hace bastantes años.
Hay una característica siempre común: es el Estado quien acaba decidiendo si una vida tiene o no derecho a existir. De nuevo aparece, como se ve, la temible sombra del totalitarismo de Estado.
El hecho es que, en la Holanda de los últimos años, y a pesar del sistema de garantías formales establecido por las autoridades, junto a una media de unos 2.300 casos anuales en los que se ha aplicado la eutanasia activa y a otros 400 de suicidio acompañado, se sabe que más de 1.000 personas han recibido anualmente la inyección letal sin su consentimiento (los datos son del famoso informe Remmelink, encargado por el propio fiscal general holandés; se trataba de enfermos en coma, minusválidos psíquicos, recién nacidos con taras y enfermos seniles).
Como consecuencia de esa realidad, han ido surgiendo en el país diversas asociaciones y mutualidades de pacientes, que aseguran a sus socios asistencia jurídica permanente, así como prestaciones médicas en hospitales en los que no se admite la eutanasia.
Los cronistas han llegado a hablar de una ola de miedo ante la desprotección e indefensión en los centros públicos. Huyen del médico-verdugo, de la enfermera-verdugo. El anciano, que se sabe costoso para la sociedad y no siempre querido por ella, teme que el de la utilidad pueda ser el criterio que le permita o no seguir viviendo.
Muchos pacientes terminales se sienten seres inútiles, que gastan, que son una carga, molestan, ensucian... y no es extraño que a veces sean vencidos por ese rechazo social, que les abruma, y algunos acaben solicitando una muerte rápida.
La eutanasia inculca en los moribundos y en los individuos más vulnerables la idea de que el mundo desea quitárselos de encima. Que, una vez que su vida activa ha pasado ya han perdido su valor personal y económico, y molestan, están de más. Sienten una presión, real o imaginaria, que les empuja a pedir la eutanasia.
No hay que hacer grandes esfuerzos para darse cuenta de los abusos a que conduce este tipo de prácticas, y de cuántos corazones compasivos –quizá alguno incluso con cierta satisfacción detrás de su cara de compungido al asistir luego a la lectura del testamento– se tranquilizarán pensando en lo bueno que ha sido que su pariente no sufriera demasiado.
 
Una pendiente peligrosa
 
La eutanasia, además de atentar contra la dignidad que corresponde a todo ser humano, genera una aterradora desconfianza. Destruye la solidaridad social, la solidaridad médico-paciente y la solidaridad dentro de la propia familia. Destruye precisamente aquello que debiera ser un ámbito de humanización.
Una civilización verdaderamente humana no puede relativizar de esa manera la dignidad del hombre. Después de tantos esfuerzos por desarrollar y defender un sistema jurídico que protegiera todos los derechos de la persona,
 
después de tantas luchas en favor
del hombre y de su libertad,
perder la batalla de la vida
sería imperdonable
 
Incluso a los propios partidarios de la eutanasia, el precedente holandés plantea una difícil pregunta. Si en un país tan organizado como es Holanda, los serios esfuerzos de una eficiente Administración no han sido suficientes para impedir que en nombre de la eutanasia se hayan cometido tantas barbaridades a lo largo de estos años, ¿merece la pena abrir una puerta como la de la eutanasia por la que, indudablemente, se van a colar tantos fantasmas como ocasiones en que se aplique?
Se entiende que muchos manifiesten su preocupación ante este paso. Se dice que es una ley que se aplica únicamente en casos límite. Pero hay suficiente experiencia –piénsese en cómo se ha llevado el control en el caso del aborto– como para saber que esas leyes acaban significando luz verde para eliminar todas aquellas vidas que no se resistan a ello. Quienes piensan que supone empezar a deslizarse por una pendiente peligrosa tienen motivo para hacerlo.
 

 
EE.UU: HISTÓRICO ABORTUARIO CIERRA POR FALTA DE INGRESOS

WASHINGTON DC, 01/03/02 (ACI).- Una de las primeras clínicas abortistas estadounidenses cerró después de 25 años, por falta de demanda. El hecho es considerado como una de las victorias más simbólicas de la lucha pro-vida.
La clínica Elizabeth Blackwell de Filadelfia, considerada por las feministas como uno de los iconos del abortismo, cerró por falta de ingresos debido a una demanda cada vez menor de abortos.
El centro, que fue inaugurado dos años después de aprobarse la legalización del aborto en el país, con frecuencia fue puesto al centro del debate en torno a estas prácticas y utilizado como bastión de los promotores del aborto.
Según los reportes de prensa, el centro ya no ocupaba un lugar privilegiado en el mercado sanitario, considerando que ahora la demanda de abortos ha disminuido considerablemente y aumenta la competencia por brindar auténticos servicios de salud a lasmujeres.
"La situación financiera y los cambios en el panorama del cuidado de la salud lograron lo que los manifestantes anti-aborto nunca pudieron hacer: callarnos", afirmó Jennifer Vriens, directora ejecutiva del centro que en el 2001 practicó 1,500abortos.
Sin embargo, Vriens parece errar en su apreciación del cierre, pues la menor demanda de abortos ha comprobado que las campañas pro-vida sí han dado resultado y están cambiando la mentalidad de las mujeresestadounidenses.
Ser pro-vida, explican los analistas, no es sólo pararse al frente a protestar sino promover la defensa de la mujer -que sufre demasiado con un aborto- y los no nacidos que son sacrificados.
John Stanton, director ejecutivo de Pro-Life Union en Pensilvania, expresó su satisfacción por el cierre y explicó que "menos fuentes de aborto, significa menos mujeres y bebés que sufrirán por esto".
El centro recibió unas cuatro mil pacientes en el 2001, pero según Vriens, el negocio se redujo tanto en los últimos años que registró un déficit de 300 mil dólares, considerando que sus principales ingresos provinieron del aborto.
Según Vriens, la disminución de abortos es una tendencia estatal y nacional. En el año 2000, hubo 33,901 abortos practicados en Pensilvania, una cifra considerablemente menor a los 47,750 abortos registrados en 1991.
La empresaria indicó que a lo largo de los años, el cambio de la economía en el cuidado de la salud y la necesidad de buscar constantemente financiamiento acabó con el negocio.
(Eligiendo la Vida, Nº 89)
 

 
ENGAÑAN A MUJERES DOMINICANAS
 
PRENSALIBRE, BUENOS AIRES.- El Departamento de Migraciones del Arzobispado de Buenos Aires, denunció que miles de mujeres dominicanas están siendo  explotadas sexualmente.
Se asegura que las mujeres llegaron a la Argentina creyendo que serían contratadas en un empleo digno, por lo que hipotecaron sus casas o pidieron prestado para pagarse el pasaje desde República Dominicana; al llegar a Argentina fueron despojadas del dinero y se les forzó a formar parte de una red de prostitución con ramificaciones en el interior del país.
Según estadísticas oficiales, desde fines del 98 ingresaron a la Argentina cerca de 5 mil dominicanas, de las cuales sólo habrían regresado a su país unas 2 mil. La gran mayoría de las que se quedaron habrían terminado en el negocio del sexo. Esta realidad denunciada por el informe del Arzobispado ha sido confirmado por la cónsul de República Dominicana en Buenos Aires, Amanda Cabral; para quien los cálculos de las autoridades argentinas se quedan cortos.

 

PARA REFLEXIONAR

EL VATICANO ADVIERTE SOBRE PELIGROS DE FE EN EL CIBERESPACIO
 
CIUDAD DEL VATICANO, feb 28 (Reuters) - El Vaticano alertó el jueves sobre los peligros de la espiritualidad en el ciberespacio, y dijo que la Internet no debería ser usada como un supermercado religioso.
Las éticas de compra y venta de la Internet han salpicado los asuntos de la fe, dijo el Vaticano al tiempo que emitía dos documentos breves, "Etica en la Internet'' y "La Iglesia en la Internet''.
"Algunos visitantes a los cibersitios religiosos podrían estar cayendo en las prácticas de compras, seleccionando elementos de paquetes religiosos elaborados para satisfacer sus gustos personales'', indicó uno de los documentos.
La gama de selecciones ofrecidas online conduce a los creyentes a adoptar una posición consumista ante la fe, señaló.
Y ha sido un gran negocio, que benefició a la mayoría desde la creación de un planeta virtual, añadió.
``Es importante que estas corporaciones sean alentadas y ayudadas a usar su poder por el bien de la humanidad'', agregó.
El Vaticano está ansioso de aprovechar las ventajas evangélicas ofrecidas por la Internet, que le da la oportunidad de propagar su mensaje a través del globo terráqueo, pero está preocupado por una falta de guía moral.
La Santa Sede tiene su propio cibersitio (www.vatican.va
), pero los documentos recordaron a los creyentes que la religión virtual no es sustituta de la real.

Fe virtual

"No hay sacramentos en la Internet; incluso, las experiencias religiosas ahí disponibles por la gracia de Dios son insuficientes aparte de la interacción con el mundo real'', dijo. Al describir la amplia gama frívola de experiencias ofrecida online, el Vaticano comparó la Internet con una sustancia de alteración de la mente con "efectos casi narcóticos''.
Los sacerdotes deberían de buscar desenredar a las personas de las comunidades virtuales para que pasen a las reales, recomendó.
Aunque condenó los regímenes políticos que bloquean el libre acceso a la Internet, el Vaticano también pidió que se establezcan límites para evitar que la violencia y el odio se perpetúen online.
``Aunque el respeto a la libertad de expresión podría requerir tolerar incluso voces de odio hasta un punto, la autorregulación de la industria debería establecer y aplicar límites razonables'', subrayó.
El documento recomendó que Naciones Unidas debería actuar como un organismo vigilante para proteger la dignidad de los lectores online.
Pese a los planes de entrenar a los sacerdotes y dirigentes religiosos para navegar en la Web, los asistentes del Papa no ocultan el hecho de que el Pontífice aún prefiere la escritura y la tinta tradicionales cuando prepara sus discursos.
 

 
Denuncia la indiferencia ante la violencia en Tierra Santa

CIUDAD DEL VATICANO, 7 marzo 2002 (
ZENIT.org).- «Actos bárbaros» han sido las palabras utilizadas por el diario de la Santa Sede para definir los ataques contra alumnos de una escuela palestina.
Según informaba «L'Osservatore Romano», el martes pasado, en la localidad de Tulkarem, soldados israelíes dispararon contra la escuela árabe desde la que los niños lanzaban piedras. Los disparos hirieron a cuatro, dos de ellos, de 11 y 17 años, se encuentran en estado grave.
Por otra parte, una escuela de la ciudad egipcia de Rafá, fronteriza con la franja de Gaza, fue alcanzada por proyectiles que hicieron estallar las ventanas en un tiroteo entre israelíes y palestinos, este miércoles, según indicó la Policía egipcia sin señalar el número de víctimas.
«Los ataques a las escuelas --dice el diario oficioso de la Santa Sede en su edición italiana de este 7 de marzo-- representan el nuevo instrumento de violencia que profana Tierra Santa, ante la indiferencia de la comunidad internacional».
«Durante dos días consecutivos estudiantes palestinos han sido objeto de asaltos que golpean en su mismo corazón al futuro de un pueblo, sus sueños, la esperanza de un mundo mejor», sigue afirmando.
«La bomba colocada en el patio de un instituto y la ráfaga de proyectiles lanzada por soldados israelíes sobre un grupo de estudiantes a la entrada de una escuela son un acto bárbaro que aumenta la espiral de la violencia», añade el diario.
«L'Osservatore Romano» registra el «clima de indiferencia general» con el que se discute en Washington sobre la propuesta del príncipe heredero saudí, Abdalá ben Abdelaziz, definida por el presidente George Bush y por el presidente de Egipto, Hosni Mubarak, como «muy positiva».
ZS02030702
 

 
FE, VERDAD, TOLERANCIA
 
Entrevista a Joseph Ratzinger, 3.III.02
LUGANO, 3 marzo 2002 (ZENIT.org-Avvenire).- Después del 11 de septiembre, «se está difundiendo cada vez más la convicción de que para obtener una nueva paz mundial la fe cristiana deba renunciar a su pretensión de verdad».
Con esta constatación comenzó el viernes el cardenal Joeph Ratzinger, prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, su intervención en el congreso internacional en memoria de monseñor Eugenio Corecco, recordado obispo de Lugano (Suiza), en la que afrontó el tema «Fe, verdad y tolerancia».
--Eminencia, se ha dicho que después del 11 de septiembre el mundo ya no será como antes. ¿Ha cambiado algo también para la Iglesia?
--Cardenal Ratzinger: Yo no diría que con el 11 de septiembre haya habido una revelación de cosas absolutamente nuevas. La amenaza de la violencia terrorista existía ya antes. Ahora sin embargo estamos más atentos a aquella amenaza. Si algo ha cambiado, es nuestra consciencia occidental de la percepción del peligro. Parafraseando a san Agustín podríamos decir que hoy vemos más claramente el abismo que el hombre tiene ante sí.
--La confrontación con el Islam es un tema candente. En su opinión, ¿se puede hablar de una superioridad de la cultura judeocristiana?
--Cardenal Ratzinger: Es un terreno minado, pero no quiero evitar la pregunta. Cuando se habla de cultura tenemos que distinguir los valores de sus realizaciones históricas. La verdad de la fe cristiana nos aparece en toda su profundidad pero no debemos olvidar que lamentablemente ha sido oscurecida muchas veces por los comportamientos concretos de quien se decía cristiano. También el Islam ha tenido momentos de gran esplendor y de decadencia en el curso de su historia.
--Por tanto, ¿no se puede hablar de superioridad de una cultura sobre otra?
--Cardenal Ratzinger: Naturalmente podemos y debemos decir que, por ejemplo, los valores del matrimonio monógamo, de la dignidad de la mujer, etcétera, demuestran indudablemente una superioridad cultural. Es verdad que el mundo islámico no está del todo equivocado cuando reprocha a Occidente de tradición cristiana la decadencia moral y la manipulación de la vida humana. Se hace fuerte en nuestras debilidades, en nuestro escepticismo. Esto nos impone un serio examen de conciencia. Lo importante es ir a las raíces de los valores anunciados por las diversas religiones. Es aquí donde puede empezar un verdadero diálogo interreligioso.
--¿Es más peligroso el fundamentalismo o la indiferencia religiosa?
--Cardenal Ratzinger: Hay diversas formas de fundamentalismo. Los obispos estadounidenses por ejemplo prefieren no usar el término fundamentalismo para indicar el extremismo violento, porque en Estados Unidos una parte del mundo protestante se define fundamentalista, pero sin caer en la violencia y en el fanatismo.
Y también la indiferencia religiosa tiene formas diversas. Hay quien se dice no creyente pero conserva un impulso ético de fondo y se da también la indiferencia anárquica y arrogante de quienes pretenden desmontar al hombre recomponiendo después sus trozos a su modo y no según la lógica del Creador.
--Usted habla a menudo de un catolicismo de minoría y de una Iglesia que inevitablemente se reducirá en el futuro. ¿Cómo se concilia todo esto con la llamada que ha hecho el Papa a Europa a no olvidar sus propias raíces cristianas?
--Cardenal Ratzinger: La Iglesia de masas puede ser algo hermoso pero no es necesariamente la única modalidad de ser Iglesia. Pero esto no quiere decir que se reduzca a un grupo cerrado en sí mismo. La Iglesia tiene una responsabilidad universal, una responsabilidad misionera para anunciar la nueva evangelización. Forma parte de esta tarea la llamada a las raíces cristianas de Europa. Es más, la Iglesia debe echar mano de todas sus energías creativas para hacer que no disminuya la fuerza viva y atrayente del Evangelio.
 
Tomado de Zenit, ZS02030302
 
 

CORREO DEL LECTOR

 
Comunicado de Prensa del
 
INSTITUTO DE ALTOS ESTUDIOS SOBRE LA MUJER
 
El Instituto de Altos Estudios de la Mujer –IAEM- quiere manifestar su adhesión al Año Internacional de la Mujer.
El IAEM, entiende esta fecha como una invitación a la comunidad nacional e internacional para profundizar la realidad en la que vive la mujer. Esta manifiesta que aún existen situaciones en las que la dignidad de la mujer se encuentra menoscabada o ignorada.
Se ofende la dignidad de la mujer cuando no se reconoce su “gran aporte al bienestar de la familia y al desarrollo de la sociedad”, así cómo “la importancia social de la maternidad y la función de los padres en al familia y en la educación de los hijos”, tal como lo expresa la Convención sobre todas las formas de Discriminación de la Mujer.
Se ofende su especial dignidad cuando un falso igualitarismo indiferenciador es presentado como única expresión y camino para el progreso femenino. Se ofende la dignidad  cuando se anula su vocación maternal y se enfrenta a las responsabilidades laborales.
La mujer está llamada a desempeñar un rol protagónico en la actual sociedad. El debilitamiento de la familia, el abandono de los miembros más débiles de la comunidad, las desigualdades sociales, el abandono del bien común como objetivo básico de la acción política, la desumaninzación y la instrumentalizción de la ciencia y la tecnología, entre otros aspectos, son históricos retos que requieren de la visión feminidad para ser resueltos.
La sociedad espera el renovador liderazgo humanizador de la mujer, como madre y educadora, como esposa y compañera, como trabajadora, como profesional, como dirigente social, política o científica.  El IAEM apoya la efectiva promoción de la dignidad y de la responsabilidad de la mujer a partir de su ser femenino. La restauración de valores centrales para la convivencia como el respeto a la dignidad de la persona humana y su centralidad en el desarrollo social, son tareas que esperan del genuino liderazgo de la mujer.
 
(Enviado por Rita Barros Uriburu de Sverdlik, Bs. As., Argentina)
 

 
8 DE MARZO- DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER
 
Comunicado de Prensa de la Fundación Argentina de la Mujer – FUAM-
 
La Fundación Argentina para la Mujer –FUAM- desea manifestar su adhesión al Día Internacional de la Mujer.
Saludamos especialmente a la mujer-madre y educadora por su importante función para el desarrollo de la familia, sobre la que se funda la sociedad.
La actual crisis moral de nuestras sociedades, se debe a la deserción de las familias en la de transmisión de valores a las nuevas generaciones. En este vital proceso la mujer es su protagonista. Por esta razón, FUAM basa su accionar en el lema que afirma “Una mujer formada es un familia salvada”.
Hacemos votos para que este nuevo aniversario sirva para reivindicar cultural y socialmente  a la mujer en la función mencionada y a la familia, lugar donde se forma al ciudadano del mañana.
 
(Enviado por Rita Barros Uriburu de Sverdlik, Bs. As., Argentina)
 

Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:
  • DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL
  • BRINDAR FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
 

La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica en trámite desde el mes de mayo de 2001.
 
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboran regularmente con la Revista:
Dr. Eduardo Casanova
Dr. Esc. Pedro Montano
Dr. Juan Bonifazio
Dra. Adela González
 

Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envíe un mail a:
 
¡¡¡YA TENEMOS PÁGINA WEB!!!
Las primeras pruebas las pueden encontrar en:
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".

Arriba ] 01/01 ] 02/01 ] 03/01 ] 05/01 ] 06/01 ] 07/01 ] 08/01 ] 09/01 ] 10/01 ] 11/01 ] 14/01 ] 15/01 ] 16/01 ] 17/01 ] 18/01 ] 20/01 ] 01/02 ] Campaña por la Vida ] Edición Especial ] 02/02 ] 03/02 ] 04/02 ] [ 05/02 ] 06/02 ] 07/02 ] 08/02 ] 09/02 ] 10/02 ] 11/02 ] 12/02 ] 13/02 ] 14/02 ] 15/02 ] 17/02 ] 18/02 ] 19/02 ] 20/02 ] 01/03 ] 02/03 ] 03/03 ] 04/03 ] 05/03 ] 06/03 ] 07/03 ] 08/03 ] 09/03 ] 10/03 ] 12/03 ] 13/03 ] 14/03 ] 15/03 ] 16/03 ] 17/03 ] 18/03 ] 19/03 ] 20/03 ] 21/03 ] 22/03 ] 23/03 ] 01/04 ] 02/04 ] Elecciones 2004 ] 15/04 ] 16/04 ] 17/04 ] 18/04 ] 02/05 ] 03/05 ] 04/05 ] 06/05 ] 07/05 ]