Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia

Arazatí 1104, Apto. 102 - Telefax: 709 58 13 - Cel.: 099 161 358 - E-mail:

familias@adinet.com.uy

www.cristiandad.org/vivirenfamilia

 Montevideo - Uruguay 


"Todo lo que una persona puede imaginar,
otras podrán hacerlo realidad."
Julio Verne
"La verdad está en el entendimiento -decía Santo Tomás- en cuanto éste se conforma con el objeto conocido; y se podría añadir que, si el hombre no es humilde, le resultará difícil conocer y aceptar la verdad tal como es, con toda su extensión y sus exigencias."
Beato Josemaría Escrivá de Balaguer

CONTENIDO


Publicación Nº 08/02

EDITORIAL

 
HIPÓCRITA, ¿YO...?
 
Días atrás celebramos junto con la Fiesta de la Anunciación, el Día del Niño por Nacer. Con este motivo, organizamos una Misa que fue presidida por una alta jerarquía de la Iglesia que habló muy claramente sobre el horror del aborto. Entre las personas que asistieron a la Santa Misa, había un periodista del semanario Búsqueda que hace tiempo se dedica a "informar" sobre las actividades de los grupos provida. Y en la portada de la siguiente edición de dicho semanario, se "informó" que "La misa fue organizada por la organización antiabortista católica Asociación Vivir en Familia".
Esta información es errónea por dos motivos. Si bien a nadie le cabe la menor duda de que quienes llevamos adelante esta Asociación somos católicos, nuestra organización no es "católica", porque no depende en absoluto de la jerarquía de la Iglesa, ni la representa en modo alguno. La Asociación Vivir en Familia -para información del periodista que hizo la nota y de todos los que puedan estar interesados-, es una asociación civil no confesional, fundada por católicos, pero abierta a la libre participación y colaboración de judíos, musulmanes, ateos, protestantes y todas aquellas personas de buena voluntad que deseen colaborar con la defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Debe quedar claro de una vez y para siempre que no sólo los católicos defendemos estos principios que -más allá de religiones e ideologías- son de ley natural. Asimismo, debe quedar claro que quienes dirigimos esta Asociación permanecemos fieles al Magisterio de la Iglesia, tenemos total libertad para decidir con quienes trabajar juntos -no entreverados- y que la eventual colaboración de personas ajenas a la religión que profesamos, no cambiará esta posición en modo alguno.
Más grave aún, es la atribución del mote de "antiabortistas". ¡Error, señor periodista! ¡El "anti", déjelo para los que están contra la afirmación de la vida! El "anti" debe aplicarse a los personeros y mercaderes de la muerte, que es un hecho claramente negativo cuando se trata de personas inocentes. Tal vez el vocablo lleve a confusión porque cuando uno recibe un ataque y lo repele, realiza una acción "en contra" ("anti") del ataque recibido. Desde los anticuerpos hasta las baterías antiaéreas parecen dar la razon al periodista. Pero está equivocado; porque nosotros no somos "antiaborto" por definición, sino por defecto: esencialmente somos provida, y si nos oponemos al aborto, es porque hay otros que promueven la muerte; y a quienes por definición, les cabe el mote de "antividas". Si no hubieran "antividas", los "providas" no tendríamos razón de ser. Quienes luchan por la libertad del pueblo cubano son, mucho antes que anticastristas, defensores de un derecho humano fundamental.
Obviamente, no podemos juzgar intenciones; pero intuimos que el "error" no es casual. En primer lugar porque se repite cada vez que el citado periodista se refiere a los grupos provida, aunque alguno de estos grupos haya llevado el significativo nombre de "Esperanza Provida Uruguay"... Pero no hay caso: aunque el movimiento provida esté reconocido como tal a nivel internacional, parece que siempre habrá personas dispuestas a presentarnos de manera negativa -quizá por el éxito algunos tuvieron cuando tildaron a los cristianos medievales de oscurantistas-. Es paradójico, pues poca gente realiza actividades tan positivas como la que llevan a cabo los militantes "provida" alrededor del mundo entero.
Claro que los "provida" no son los únicos que realizan actividades positivas; allí están los sacerdotes, por ejemplo, que se dedican a ayudar a salvar almas. Pero como es sabido, también ellos tienen quienes los acusan de todo tipo de barbaridades: ante la noticia de que un sacerdote hizo algo indigno de su condición y estado, no son pocos los que salen corriendo a hablar, en plural, de "los curas". ¿Para qué molestarse en separar la paja del trigo, si son todos iguales?.
A menos que a uno le toque en carne propia, claro. Por ejemplo, los mismos políticos que ponen el grito en el cielo cuando alguien osa dudar del "sistema" al decubrirse decenas de casos de corrupción, no vacilan en afirmar que hay que terminar con el celibato sacerdotal ante cuatro casos de pedofilia. Aquellos que gritan a voz en cuello que no debemos dudar de las instituciones, que la corrupción no se puede evitar, que sólo se trata de unos pocos -nunca son ellos, por supuesto-, no tienen empacho en casos como el que nos ocupa, de mostrarse partidarios de la ordenación sacerdotal de mujeres, y quien sabe cuantos disparates más. Nadie parece recordar ahora que fue un sacerdote italiano quien destapó la olla de la pedofilia en Internet... 
Sin duda, el escándalo que provocaron estos sacerdotes es gravísimo. Es lamentable y se están tomando medidas para que nunca más vuelva a ocurrir. Y se actúa de frente, como corresponde, diciendo toda la verdad. Ahora bien, mientras la prensa se rasga las vestiduras ante estos hechos, deja pasar como si nada, informándolo como un una curiosidad "de Ripley", el caso indignante -que publicamos en esta revista- de las lesbianas sordas que están empeñadas en tener un hijo sordo. La pedofilia es aberrante, espantosa y cruel; pero esta "fabricación de niños discapacitados" -que parece ser el último grito de la manipulación genética- es además, una salvajada. Y ojo, que aquí no estamos hablando de una persona enferma, pervertida, que se aprovecha de la confianza de un menor a escondidas: aquí estamos hablando de un hecho fríamente calculado por las dos lesbianas, y por el equipo de médicos y enfermeras que las asisten en sus deseos, ante la pasividad de las autoridades del hospital -para empezar-, de los familiares, de las autoridades civiles, etc. ¿Acaso nadie puede frenar esa barbaridad? En eso están los provida, como siempre. 
¿Qué qué pasará si el día de mañana a alguien tan morboso como este par de lesbianas se le ocurre tener un hijo que muera de cáncer a los cinco años? ¿O tener hijos con una sóla pierna o con cualquier otro defecto, para que no abandone a sus padres, para que no se pueda casar, etc.? ¿Que va a pasar si a alguien se le ocurre tener un hijo hermafrodita? ¿Usarán acaso la clonación o alguna otra técnica de manipulación genética?
Estos disparates sí son evitables, porque se hacen a cara descubierta con la complicidad de los que cobran -y muy bien- por satisfacer los caprichos del "consumidor". Y nadie dice nada, pasan inadvertidos; a lo sumo se muestra como algo raro, como a la mujer barbuda del circo. No se tiene en cuenta que se está jugando con la vida de personas que no tienen por qué nacer defectuosas porque a sus padres -a sus "madres" en este caso- se les antoja. Si la providencia y la naturaleza determinan que tengan tal o cual enfermendad o malformación, habrá que acoger a estos niños con cariño y comprensión, habrá que hacer todo lo humanamente posible para -si cabe- devolver la salud o aliviar el problema. Pero jugar caprichosamente con las enfermedades de las personas a ser concebidas, nos parece una locura que en nada, absolutamente en nada, se diferencia de aquellos ficticios pero aterradores "niños del Brasil", supuestamente fabricados por el diabólico Dr. Menguele, "patrono" de los manipuladores genéticos.
En fin, constatamos una vez más que ciertos sectores de la sociedad destapan un "Watergate" pero hablan de "interrupción del embarazo" porque no se atreven a llamarle aborto. Con demasiada frecuencia cuelan un mosquito y se tragan un camello. Eso es falta de sinceridad; alguien dijo que es el tributo que la mentira le rinde a la verdad. Sea como sea, aquí y en Groenlandia, esa actitud tiene un sólo nombre: se llama... ¡HIPOCRESÍA!.  
  
AVE FAMILIA
 

MATRIMONIO Y FAMILIA

 
¿UNA OBSESIÓN INDUCIDA?
 
Alfonso Aguiló
 
La omnipresencia del sexo
 
Es cierto que, desde que el mundo es mundo, el sexo ha tenido siempre una gran presencia en todas las civilizaciones. El instinto de conservación y el instinto sexual (que es como el instinto de conservación de la especie) son los impulsos más fuertes a los que el hombre, desde siempre, ha estado sometido.
Sin embargo, estamos quizá ahora en una época un tanto especial. Como afirma Julián Marías, "el sexo ocupa un espacio absolutamente incomparable con el que le correspondía en cualquier otra época". Es un reclamo comercial que se difunde masivamente, y la presencia de imágenes y estímulos sexuales en la vida del hombre de hoy no tiene comparación con ningún otro tiempo ni cultura.
Un alto porcentaje de los impulsos eróticos del hombre o la mujer de hoy son consecuencia directa de alguna incitación artificial, casi siempre mediante imágenes en los medios de comunicación o de entretenimiento, o bien del recuerdo que de esas imágenes permanece en la memoria y alimenta la imaginación. Y casi todas esas imágenes proceden de televisión, vídeo, cine, internet, videojuegos, ilustraciones de revistas..., que son medios que hace no muchas décadas no existían, o al menos se tenía a ellos un acceso muy limitado. Y son imágenes que se presentan, por lo general, de modo incitante o provocador.
No quiero con esto caer en esa queja un tanto simple, que se ha repetido en todos los tiempos, acerca de la inmoralidad dominante en comparación con épocas anteriores. No estoy a favor de ese tópico que hace a tantos a agrandar los males presentes e idealizar lo pasado, entre otras cosas porque no sería serio pensar que nuestra época es mucho peor que otras en las que se dijo exactamente lo mismo. Pienso que unas cosas habrán mejorado respecto a épocas pasadas, y otras no. Pero es un hecho que en la actualidad el estímulo sexual está hipertrofiado en muchos ambientes y muchas personas, porque ese aluvión de imágenes incitantes conduce con facilidad a una cierta obsesión, en buena parte inducida y, desde luego, poco favorable para el sano desarrollo de la psicología y la moralidad de cualquiera. Cuando se ve que para muchos el sexo se convierte en tema recurrente de sus conversaciones, objeto constante de sus deseos y ansiedad enfermiza de sus logros, no sería muy aventurado decir que la genitalidad ha invadido sus mentes y ha dejado baldías grandes áreas de sus potencialidades humanas.
—Bueno, es que ha habido una etapa de represión sexual, y es lógico que ahora venga un poco de obsesión por el sexo.
Me parece que hay que ser comprensivos con los efectos pendulares, que llevan a veces a extremos erróneos como reacción a otras etapas en el error contrario. Pero no puede decirse que sea conducta propia de mentes esclarecidas.
 
La obsesión sexual no es
el tratamiento más adecuado
para curar a nadie
de unos años de represión.
La sobreexposición a lo erótico supone un perjuicio notable para la afectividad y la moralidad del hombre, y quizá hasta ahora la sociedad no lo ha valorado suficientemente. Por eso es tan grave el daño que producen quienes hacen negocio explotando las pasiones más bajas de los demás, pues se enriquecen a costa de atropellar la moral de las personas y del ambiente social.
 
Un daño para la afectividad
 
Muchas personas se encuentran con que la imagen que en su interior tienen del sexo está distorsionada. Notan que sus ojos se han enturbiado. Que se ha dañado su afectividad, y su imagen del sexo no es precisamente la de un modo de expresar amor tierno y profundo a la persona amada. Que su imaginación y su memoria están artificial y enfermizamente polarizadas hacia el deseo sexual.
—¿Y qué crees que deben hacer?
Para descubrir la riqueza del amor pleno, para llegar a conocer y a enamorarse de verdad, y no simplemente desear a otro para saciar el afán de sexo, necesitarán un notable esfuerzo para que su atención no quede absorbida por los aspectos externos y meramente sexuales de la otra persona.
De entrada, conviene no asombrarse demasiado al ver lo intenso que puede llegar a ser el instinto sexual sobrealimentado por esa omnipresencia de lo erótico. Ese tirón puede ser en efecto muy fuerte, y por momentos presentarse incluso de modo agobiante. Encauzarlo rectamente será indudablemente costoso, pero no un esfuerzo permanente, pues se presenta sólo en algunos momentos puntuales.
 
Para quien aprende a mantenerse
a una prudente distancia
de las ocasiones más claras,
puede decirse que es sólo
un pequeño conjunto de esfuerzos aislados
que no cuestan tanto.
 
Además, abandonarse al mal uso del sexo suele resultar aún más fatigoso, y con facilidad lleva a angustias y conflictos psicológicos que no compensan en absoluto. Basta pensar, por ejemplo, en la ansiedad del chico que, en vez de disfrutar de la amistad o del noviazgo, pasa la noche probando estrategias diversas, con todo su cortejo de tensiones y frustraciones, hasta conseguir seducir a su presa..., para comprobar después que aquel placer tan anhelado... no era para tanto.
En cambio, la lucha por vivir la castidad brinda al hombre una oportunidad de ganar mucho precisamente en su dignidad como persona, pues una de las cosas que nos distinguen de los animales es que somos capaces de educar nuestros impulsos.
 
 
¿Y cómo Dios nos lo ha puesto tan difícil?
 
—¿Y por qué Dios ha puesto en el hombre ese deseo tan intenso, si luego resulta que es malo?
Ya hemos dicho que el deseo sexual no es malo de por sí, ni mucho menos. La lujuria –el mal uso del sexo– es una deformación de la legítima apetencia sexual humana, igual que el cáncer de hígado es una alteración del hígado, órgano que nada tiene de innoble.
 
Confundir el deseo sexual
con la lujuria
sería como confundir un órgano
con el tumor que lo está destruyendo.
 
De la misma manera que un tumor destruye un órgano cuando sus propias células tienen un desarrollo ajeno a su función natural, puede decirse que la búsqueda del placer sexual fuera de sus leyes naturales produce una alteración en la función sexual natural del hombre.
Las grandes energías (como el impulso sexual, sin el que la persona no puede madurar como tal), si se desconectan de su unidad humana originaria, pueden desplegar un gran poder de destrucción. La sexualidad bien vivida en el matrimonio es algo estupendo, pero fuera de sus límites naturales es algo realmente peligroso: igual que es estupendo hacer fuego un día de invierno en la chimenea, pero es peligroso encenderlo encima de la moqueta o del sofá.
Arte y pornografía
 
—¿Y no se exagera un poco a veces con lo que supone el desnudo? No siempre tiene que considerarse pornográfico, puede ser una expresión artística.
En todas las épocas, y sobre todo desde el arte clásico griego, existen obras cuyo tema es el cuerpo humano desnudo. Y si son verdadero arte, esas obras ayudan a comprender el misterio personal del hombre, y no incitan a rebajar al hombre o la mujer a un mero objeto de placer. El arte verdadero ennoblece todo lo que es humano, mientras que la pornografía convierte la intimidad humana en un objeto de deseo público.
Si la cultura ha mostrado a lo largo de la historia una tendencia clara a cubrir la desnudez del cuerpo, no es sólo por exigencias climáticas, sino también como fruto de un proceso de crecimiento de la sensibilidad personal: el hombre no quiere convertirse en objeto para los demás, y la necesidad de velar por la intimidad del propio cuerpo refuerza la profundidad misma del sujeto como persona. Conviene recordar cómo, por ejemplo, en los campos de exterminio la violación del pudor era un método usado conscientemente para destruir la sensibilidad personal y el sentido de la dignidad humana. No es una cuestión de mentalidad puritana ni de moralismo estrecho. Es una cuestión que afecta a la misma dignidad de la persona.
 

 
CONSEJOS PARA PADRES, DE UN EXPERTO EN FAMILIA
 
La FAM (Fundación Argentina del Mañana) entrevistó al Dr. Carlos Abel Ray, ex Jefe del Departamento de Pediatría del Hospital de Clínicas de la Facultad de Medicina (Buenos Aires), ex Profesor Titular de Pediatría de la Universidad de Buenos Aires, y actualmente protitular de Medicina Legal de la Universidad Católica Argentina. Es padre de 6 hijos y abuelo de 21 nietos. En amena charla, este especialista en educación y salud explica cómo los padres pueden lograr un mejor y más extenso diálogo con los hijos sin menguar su legítima autoridad. También nos da un panorama de lo dañinos que son los mensajes de algunos programas televisivos.
 
¿Qué mensaje puede dar a los padres hoy?
 
El mismo que está contenido en mi libro “Para Padres”, que escribí hace varios años, inspirado en mi experiencia de médico pediatra y padre de familia. La obra ha tenido varias ediciones, ha sido muy leído y se sigue leyendo todavía hoy porque su mensaje continúa actual.
A los hijos hay que darles muchísimo amor, mucho tiempo, educarlos con autoridad y darles muy buen ejemplo.
 
¿En qué cree que es más necesario insistir?
 
En el consultorio he insistido mucho, sigo insistiendo e insistiré y no me canso de decir que se dedique mucho tiempo a los chicos. Ocurre que los padres pueden estar durante el fin de semana unas veinticuatro horas con los chicos en casa pero absolutamente sin haber conversado con ellos...
El tiempo... ¿de dónde sacarlo?
Aprovechar la mesa familiar. Para mí es lo más importante. Porque es muy difícil decirle a un hijo “vení, sentáte allí, vamos a conversar”. Pero en la mesa es diferente, se da una ocasión natural. Sé que durante la semana generalmente no se está juntos al mediodía, por razones de trabajo o estudio. Pero ¿por qué no aprovechar los almuerzos o las cenas de los sábados o domingos? La conversación en familia, he ahí una buena alternativa a la atracción que ejerce la televisión.
 
¿Y de qué hablar?
 
De lo que sea, de lo actual, de las noticias del día, de un incendio, de la violencia, de la guerra, de la economía, de la política, de la ley de salud reproductiva, de lo que pasó en el colegio, de la respuesta que se le dio al profesor, de la respuesta que se le dio al chico, de la buena nota, de la mala nota, de la utilidad o inutilidad de la química, de la matemática, de la filosofía, de la literatura, de los libros que les mandan estudiar.
 
Usted habló también de autoridad...
 
Es lo que falta tremendamente en el mundo de hoy: autoridad. Autoridad no es autoritarismo. Tiene que haber reglas, que los chicos tienen que conocer y cumplir.
 
En la visión de un médico pediatra, ¿qué efectos nocivos tiene la programación actual de TV?
 
La explosión mediática de las comunicaciones – televisión, Internet, e-mail – es un progreso tremendo que podría servir para dar más vida, más salud, más felicidad, pero también tiene sus problemas gravísimos que ya los estamos viendo. Ha provocado una gran decadencia de tipo moral en el mundo. Tantos padres y tantos chicos piensan que todo es relativo que “a mí no me hace mal ver esto o ver lo otro”. Y oír las palabrotas, entretenerse con la desintegración de los grupos familiares, son cosas que hacen daño a los grandes y a los chicos.
 
Muchos definirían su pensamiento como fundamentalista y obscurantista...
 
Sí, por supuesto. Los que defienden el erotismo en la TV califican a los que estamos en contra como fundamentalistas, obscurantistas, malintencionados y buscadores de malos pensamientos; e insisten en que es natural lo que ellos muestran. Pero no es natural. Lo natural es que el sexo quede reservado a la intimidad. Hasta dentro del matrimonio se busca un clima de intimidad, de respeto, de profundidad de sentimientos. No se puede olvidar que de los diez Mandamientos de la Ley de Dios, tres se refieren a Dios y siete a los fieles. Y si no consideramos el cuarto – honrar al padre y a la madre, que no tiene límite: cuanto más honremos, mejor – y nos quedamos con los otros seis, el 33% de ellos están referidos a la pureza de las almas. Lo que hoy se dice que es tabú y que no interesa, ocupa el 33% de los seis mandamientos negativos. ¿Cómo puede haber gente que diga que eso es secundario, que no tiene importancia? Es atroz.
 
En circunstancias tan hostiles como las de hoy, ¿cómo animar a reaccionar en defensa de los valores de la familia?
 
A mis alumnos próximos a recibirse de médicos les digo que es importante en el mundo de hoy enseñar a los chicos a estar en minoría. Yo soy optimista y creo que la gente en su mayoría es buena, pero el mundo está armado de manera tal que parecería que esa mayoría es una minoría oscurantista, atrasada, retrógrada. Que se acostumbren los adolescentes a estar en minoría y a expresarse cuando están en desacuerdo. El caso concreto es que pareciera que hay mayoría de travestis por la propaganda que se les hace. Gracias a Dios son una mínima minoría de la población. Pero por la acción de la publicidad y de la televisión pareciera ser un problema nacional.
Hagamos nosotros también – quienes defendemos a la familia – un “problema nacional” de la defensa de los valores. Es lo que ha hecho con mucho acierto la Fundación Argentina del Mañana.
 
Este artículo es un aporte de Fundación Argentina del Mañana, una organización formada por católicos con el propósito de defender los valores familiares frente a la embestida que los mismos sufren en el mundo de hoy.
 

EL COLEGIO LA VALL DESCUBRE "LA FUERZA EDUCATIVA DEL AMOR"
 
"Lo que confiere a cualquier tarea humana su radical dignidad es el amor con que se realiza". Sobre 'La fuerza educativa del amor' se habló en el colegio La Vall (Bellaterra), en un acto organizado por la Asociación de Padres de este centro y de La Farga (Valldoreix).

04 de abril de 2002
 
Tomás Melendo se centró en algunas enseñanzas del beato Josemaría aplicables a la tarea educativa que se desarrolla en el ámbito familiar y explicó varias claves para la consecución de una vida feliz. "El crecimiento amoroso de las virtudes permite llevar una vida plena, "vivir a tope", ser felices –señaló- y las genuinas virtudes nos enseñan a descubrir y gozar de los bienes de más categoría, los únicos capaces de generar en nosotros una dicha definitiva".
Para el catedrático de la Universidad de Málaga, los escritos y la predicación del Fundador del Opus Dei sobre este aspecto fueron "clarividentes" y, para explicarlo, recordó unas palabras publicadas en Forja que resumen este pensamiento: "Cada vez estoy más persuadido: la felicidad del Cielo es para los que saben ser felices en la tierra".
Otra cuestión abordada por Melendo fue la del amor humano. Según explicó, en la vida y en la doctrina del beato Josemaría existe una palabra que se eleva por encima de todas las restantes: "amor". En su opinión, basta echar un vistazo al más conocido de sus libros para advertirlo. "El primer punto de Camino comienza así: "Que tu vida no sea una vida estéril. -Sé útil. -Deja poso. -Ilumina con la luminaria de tu fe y de tu amor". Y el que cierra esta obra, el 999, resume: "¿Que cuál es el secreto de la perseverancia? El Amor. -Enamórate y no «le» dejarás".
Para Tomás Melendo, "lo que confiere a cualquier tarea humana su radical dignidad es el amor con que se realiza", una idea en la que insistía el beato Escrivá de Balaguer y con la que contribuyó decisivamente al engrandecimiento contemporáneo del trabajo.
Melendo recordó algunas palabras de su predicación que han abierto nuevas perspectivas a muchos cristianos: "Conviene no olvidar, por tanto, que esta dignidad del trabajo está fundada en el Amor. El gran privilegio del hombre es poder amar, trascendiendo así lo efímero y lo transitorio. Puede amar a las otras criaturas, decir un tú y un yo llenos de sentido. Y puede amar a Dios, que nos abre las puertas del cielo, que nos constituye miembros de su familia, que nos autoriza a hablarle también de tú a Tú, cara a cara. Por eso el hombre no debe limitarse a hacer cosas, a construir objetos. El trabajo nace del amor, manifiesta el amor, se ordena al amor". (Es Cristo que pasa, n. 48).
 
 

DE LA FAMILIA JUNTA A LA FAMILIA UNIDA
 
Miguel Carmena
 
Aunque la familia unida sea considerada el principal valor en nuestra vida, en la práctica se convierte en una de las responsabilidades menos prioritarias.
 
Hace unos años, en un estudio realizado en México, todas las personas que participaron en grupos de trabajo por todo el país, coincidieron en señalar que para ellos el valor principal que justifica cualquier sacrificio es tener una “familia unida” donde reine el amor. Sin embargo, en el mismo estudio también se constató que la mayoría de las personas vive en un modelo de “familia junta” donde las relaciones se entablan en función de la utilidad y los intereses personales, y no sobre la base del amor. Incluso algunos, no pocos, reconocían que vivían una situación de “familia rota”, donde de hecho ya no había prácticamente ninguna relación. Muchos afirmaban que del amor al rencor, la mayoría de las veces hay un pequeño paso y basta un suceso insignificante para destruir todo lo que parecía haberse construido en mucho tiempo.
Quizás estas observaciones de campo sirven para apoyar una idea que actualmente circula por todas partes: la familia está en crisis. Todo el mundo lo dice, pero ¿en qué consiste la crisis de la familia?
En primer lugar, hay que decir que la crisis de la familia es consecuencia de la crisis que sufre el matrimonio porque, como dice sabiamente la constitución italiana: “La república reconoce los derechos de la familia como sociedad natural fundada en el matrimonio”. La familia se funda en el matrimonio, pero la nueva concepción de la sexualidad que reina en nuestra sociedad parece haber roto el ideal de matrimonio que vivieron nuestros padres y abuelos. Sin embargo, hay algo más.
Se puede decir que la crisis de la familia es, sobre todo, una crisis de las funciones de la familia. La sociología tradicional distingue dos tipos de funciones de la familia. Por una parte, sus funciones institucionales: la función biológica (transmitir y acoger la vida humana), la económica (proveer los bienes materiales necesarios para la subsistencia), la protectora (ofrecer seguridad contra los riesgos de la existencia), la cultural (transmitir los valores y tradiciones ético-sociales), y la función de integración (introducir al individuo en la sociedad y ejercer un control sobre él).
Por otra parte, están las funciones personales de la familia, que consisten en dotar de afectividad e integración a la relación entre marido y mujer (función conyugal), entre padres e hijos (función parental), y entre los hermanos (función fraternal). El buen cumplimiento de estas funciones personales estaría detrás de lo que los mexicanos del estudio llamaban una familia unida, y todos veían en ella el mayor ideal de felicidad que se puede tener en esta vida.
Desgraciadamente, solemos conferir demasiada importancia a las funciones institucionales en perjuicio de las personales, y encontramos fenómenos como el del padre ausente -cuya única función es proporcionar sustento económico a la familia-, o el de la madre excesivamente rígida pero poco afectiva, que producen desequilibrios en las relaciones personales. Otro grave problema es la ruptura de la relación matrimonial, que causa alteraciones de las relaciones paterna y materna con un “efecto dominó”.
En un reciente estudio publicado este verano en Estados Unidos sobre los efecto de las rupturas matrimoniales en los hijos, después de muchos años de investigación, se desprendía una conclusión final: el peor matrimonio es siempre mejor que el mejor divorcio. Detrás de esta afirmación aparecía una amplia muestra de problemas afectivos y psicológicos en los hijos de familias rotas. La conclusión equivocada de este estudio podría ser: entonces, no es tan malo tener una familia junta, al fin y al cabo siempre resulta mejor para los hijos que una familia rota. Pero este conformismo significa dar el primer paso hacia la “familia rota”, porque se deja de poner el esfuerzo real de atención constante que requiere la familia unida. Sí, la familia unida requiere un esfuerzo constante o, mejor dicho, una atención constante por cultivar continuamente las funciones personales de la relación familiar. Esta atención comienza desde antes de elegir a la pareja; de hecho, ahí se juega la mayor baza que después será muy difícil corregir. Siempre es útil un consejo fundamental: a la hora de casarse conviene fijarse más en las funciones personales que en las institucionales.Quizás el problema está en que, lo que en teoría consideramos el principal valor -la familia unida-, en la práctica queda relegado a una de las responsabilidades menos prioritarias de nuestra vida. Ponemos primero la utilidad y luego, el amor. Pero el amor es como los idiomas, que si no lo cultivas cada día, se olvida. El amor requiere una entrega sacrificada cada día, cada minuto, cada segundo; si no, se debilita y muere.
 
De Mujer Nueva (www.mujernueva.org)
 

Las opiniones son muchas; la conclusión única: no hay una receta

ROMA, 13 abril 2002 (
ZENIT.org).- Dos simposios recientes en Roma reafirmaron lo que millones de mujeres del mundo ya sabían por propia experiencia: quienes “lo quieren todo” --matrimonio, hijos y una carrera-- tienen que afrontar decisiones nada de fáciles.
Las mujeres tienen que vérselas con una tensión constante entre su papel de “reina de la casa” y su deseo de realización personal en el mundo laboral, afirmaba la psicóloga Maria Rita Parsi. Sus declaraciones forman parte de los contenidos de una conferencia internacional organizada por el Pontificio Ateneo Regina Apostolorum, que tuvo lugar el 7 de marzo bajo el título: “Mujer entre Familia y Trabajo”.
Parsi, presidenta de la Fondazione Movimento Bambino en Italia, observaba que muchas mujeres sufren un cierto sentido de culpabilidad si descuidan su papel como madres en aras del progreso en su trabajo. Por este motivo, afirmó, la sociedad necesita valorar tanto a las mujeres que optan por la maternidad como a aquellas que eligen dedicarse al trabajo remunerado fuera de casa.
La psicóloga también observaba que algunas mujeres temen la perspectiva de no dar la talla cuando se comparan con modelos poco realistas basados en el consumismo y el egoísmo. Sienten asimismo la presión de imitar los modos masculinos de comportamiento en el lugar de trabajo, especialmente en el estilo de expresión personal y comunicación, afirmaba Parsi.
Para Martha Alicia Alles, consultora en administración de empresas y profesora en la Universidad de Buenos Aires, Argentina, es importante que las mujeres decidan qué tipo de carrera profesional, desean seguir, si lo deciden.
A veces, notaba Alles en el Congreso celebrado en Roma, las mujeres no pueden progresar en su lugar de trabajo, pero no porque tengan que hacer frente a la discriminación, sino porque prefieren dar prioridad a las actividades familiares. Algunas incluso eligen dejar su trabajo totalmente, para dedicarse a su papel doméstico. Y una vez que crecen los hijos, algunas mujeres hacen frente a grandes obstáculos para volver a su puesto de trabajo porque el mercado de trabajo no acepta fácilmente a las personas mayores.
No hay una receta única para ayudar a las mujeres a equilibrar sus papeles en la sociedad, observaba Alles. Sin embargo, aunque las mujeres tienen condiciones más duras que los hombres para lograr este equilibrio, se encuentran en la mejor situación que jamás han disfrutado, afirmaba.
Nunca antes han tenido tantas oportunidades en términos de nivel educativo y libertad de elección de la forma de vida que desean, afirmaba Alles. Por otra parte, el trabajo actual da prioridad a la inteligencia sobre la fuerza física, un cambio destacable en comparación con el pasado.
Para ejercer esta mayor libertad, las mujeres necesitan escuchar a Dios, afirmó en su conferencia Marjorie Dannenfelser, presidenta del Susan B. Anthony List, un comité de acción política dedicado a la elección de mujeres pro-vida para el Congreso de Estados Unidos y para cargos ejecutivos del Estado.
Dannenfelser afirmaba: “Tenemos que pedir constantemente a Dios que nos ayude a valorar de nuevo las antiguas decisiones a la luz de nuestras prioridades. Es algo que difícil y solitario. Pero, gracias a Dios, estamos juntas en la lucha en un mundo que tiene una sed profundo de auténtico liderazgo femenino”.
Para combinar los diversos papeles en sus vidas, las mujeres necesitan “disciplina y organización, perseverancia ante los problemas y, sobre todo, confianza en Dios que hará de nuestras vidas algo hermoso --una obra de arte inefable-- si le dejamos” afirmaba la presidenta del comité.
El segundo encuentro sobre mujeres y trabajo tuvo lugar el 15 de marzo, organizado por el Centro Italiano Femminile. Alba Dini Martino, presidenta del centro, dijo al periódico Avvenire que los datos en este campo parecen en ocasiones contradictorios. En Italia, por ejemplo, la participación de las mujeres en la fuerza de trabajo es del 39,3% --nivel inferior al de muchos otros países--, afirmaba. Sin embargo, el índice de natalidad de Italia está entre los más bajos del mundo. En contraste, Francia tiene un porcentaje más alto de mujeres en el mundo laboral (54,8%), así como un índice de natalidad notablemente más alto.
Para complicar más la vida de las mujeres, afirmaba Dini Martino, está la tendencia de que los hijos vivan en casa hasta una edad mucho más alta. Algunas madres tienen que atender a sus descendientes hasta que éstos alcanzan los treinta años.

Opiniones contrastadas
El conflicto entre familia y trabajo en la vida de las mujeres suscita opiniones diversas. Una respuesta radical --probablemente demasiado radical incluso para muchas feministas-- fue expresada por Rachel Roberts en un artículo de opinión publicado el 3 de enero en el Sydney Morning Herald. Su consejo: Es mejor no tener hijos.
La autora tiene casi 30 años y afirma, “nunca como ahora he estado más segura de no querer tener hijos”. Roberts declara que, a pesar de los muchos años de feminismo, la sociedad todavía espera que las mujeres tengan hijos. Ella defiende, por el contrario, que tener hijos no es más que una pérdida de tiempo y energías, que se podrían dedicar a otras actividades.
Otros afirman que es mejor que las mujeres tengan primero hijos, y que solamente después se preocupen de otros temas, como la carrera profesional. Así lo afirma Sylvia Ann Hewlett en su reciente libro “Baby Hunger”, informaba el 17 de marzo el periódico de Londres Observer.
Hewlett, antigua consejera del que fue líder del Partido Laborista británico, Neil Kinnock, observaba que las mujeres que deciden establecerse profesionalmente antes de tener familia corren el riesgo de no poder tener hijos más adelante. Muchas mujeres no se dan cuenta de cómo cae en picado su fertilidad a partir de los treinta, advertía.
Joe Thompson, coordinador de un grupo dedicado a ayudar a las personas que no pueden tener hijos, dijo al Observer: “Ha habido un aumento definido en el número de mujeres profesionales, con edades entre los 30 y aproximadamente 35 años, que han contactado nuestros servicios pues se han visto profundamente afectadas por el hecho de haber dejado la posibilidad de tener hijos para demasiado tarde”.
El Observer citaba otro estudio, “El Empleo de las Madres y el Uso de Cuidados para los Hijos”, realizado por Gillian Paull. “La mayoría de mujeres jóvenes afronta un duro chock cuando trata de tener un hijo y una carrera”, afirmaba Paull. De hecho, cuanto más éxito (en su carrera) tiene una mujer, menos posibilidades tendrá de encontrar un marido y de cuidar de sus hijos, añadía.
Una respuesta a este problema, escribía Anne Summers en el Sydney Morning Herald del 25 de febrero, consisten en introducir cuidados infantiles asequibles, preferiblemente cercanos al lugar de trabajo. Hablando en la Cumbre Nacional de Población en Melbourne, Australia, Summers afirmaba que las empresas deberían jugar un papel más importante en la ayuda de las mujeres para que puedan armonizar trabajo y cuidado de los hijos. Para las mujeres de carrera, cuyos relojes biológicos no paran, esta ayuda parece imprescindible.
ZSI02041301


DEFENSA DE LA VIDA

 
ONU: LA DIPLOMACIA LATINOAMERICANA ESTÁ VENDIDA A LA MULTINACIONAL DEL ABORTO
 
La ONU no es democrática.
 
La sesión especial de la Asamblea General de la ONU sobre la Infancia, que se suspendió por los atentados del 11 de septiembre en New York, se celebrará del 8 al 10 de mayo de este año. La delegación argentina será encabezada, posiblemente, por Hilda “Chiche” Duhalde, esposa del presidente Eduardo Duhalde.
Transcribimos una entrevista a la Dra. Liliana Trivelli, representante ante Naciones Unidas del Comité de ONG’s de la Familia y del Grupo de Trabajo de Derechos del Niño, publicada en Santiago de Chile, en la que se exponen de primera mano los problemas que surgen del empeño de la ONU por destruir la familia. La Dra. Trivelli es investigadora en embarazo de adolescentes, transmisión de enfermedades sexuales, y Sida, también en los diversos aspectos médicos que afectan a los jóvenes con el uso de anticonceptivos y preservativos. Su especialidad es la abstinencia sexual en los adolescentes, una iniciativa que cada vez tiene más éxito.
Doctora, ¿cómo opera su Ong en las reuniones y Asambleas de Naciones Unidas?
"Las Ong’s como la que represento tienen status consultivo ante la ONU, por lo tanto yo puedo participar de sus reuniones preparatorias, denominadas PrepCom (reuniones preparatorias) y también en los encuentros informales que se efectúen antes de la Cumbre propiamente tal. Todas las Ong’s acreditadas con el status consultivo no votan, pero sí tienen derecho a realizar "statements" (declaraciones) orales o escritos, esto significa escribir y dar mociones sobre algún tema en particular, para que puedan ser incluidas en los documentos de votación. Este es un procedimiento muy engorroso y difícil de lograr, porque estos proyectos son elegidos al azar después de un exhaustivo conducto administrativo. A lo que todas las Ong’s aspiramos es al statement (declaración) oral, lo que significa intervenir verbalmente en las reuniones preparatorias. Asimismo, es dificultoso conseguir el veredicto, pero yo he presenciado intervenciones de esta naturaleza en los grupos progresistas y en los pro-vida. Cabe destacar que en las Naciones Unidas no existe la democracia que se divulga, por lo tanto con la proliferación de los grupos pro-vida han aumentado las dificultades para dejarlos participar activamente". 
¿Qué puede decirnos sobre las reuniones preparatorias a la Cumbre del niño o Child+10? 
"En la PrepCom de junio del 2001, la tercera que se realizaba, quedaron muchos puntos pendientes y en discusión, sobre todo el referente a los derechos reproductivos de los adolescentes, los que tienen distintos matices de nomenclatura, pueden ser llamados también servicios reproductivos y salud sexual.. Este tema de la discordia, fue tratado nuevamente en las reuniones informales de agosto 2001, a las que también asistí, pero no se llegó a acuerdo alguno sobre ellos. En ambos encuentros quedé muy molesta al comprobar que Chile conforma un bloque llamado Grupo de Río, cuya vocera es una chilena, ella interviene a nombre de este Grupo, y unido a la Unión Europea, Canadá y Nueva Zelandia empujan para promover los derechos reproductivos de los adolescentes provistos de confidencialidad, esto es fuera de jurisdicción de sus padres". 
"Algo muy interesante ocurrió en la tercera PrepCom de junio pasado, el Vaticano y EE.UU proponían el término Servicios Básicos de Salud, los que no incluían los servicios reproductivos, el voto mayoritario de los asistentes fue en contra, conjuntamente con el Grupo que lidera Chile. Pero, antes de la votación unánime, la que ellos insistían debía estar ligada a la reproducción, uno de los delegados de EE.UU. pidió que se aclarara el término servicios reproductivos, a lo que el delegado canadiense contestó: “tú sabes, hombre, y todos sabemos que el término incluye el aborto”. En ese momento se produjo un molesto silencio y luego un murmullo, la vocera del Grupo de Río intervino para decir que en esa votación no podría participar porque en su país, Chile, el aborto estaba penalizado, por lo tanto permanecía neutral. 
¿A qué conclusión llega después de estas reuniones preparatorias de Child+10? 
"Concluyo, que luego de las experiencias recibidas los únicos países pro-vida que conforman la Asamblea de Naciones Unidas son: el Vaticano, EE.UU, Polonia, los países árabes y ciertos africanos que conforman el bloque a favor de la vida. Me dió la impresión que Latinoamérica en general, y el Grupo de Río están vendidos a la IPPF, International Planned Parenthood Federation", (nota de la r.: a la IPPF se la llama “la multinacional del aborto”).
¿Qué mensaje enviaría a la ciudadanía? 
"El peligro que yo veo es que Latinoamérica está dando su voto en estas Cumbres a la más plena emancipación sexual de los adolescentes y jóvenes, y esto es abrir un camino para la legalización del aborto en toda la región. Más grave aún, es que la ciudadanía no esté informada que sus representantes en la ONU están votando la independencia de los menores en cuanto a su actividad sexual. Agrego, que si se lee el último documento de compilación de estas reuniones, los EE.UU y los países pro-vida propusieron, en una sección, que se promoviera una vida sexual sana para los adolescentes, en la que se incluyera la abstinencia sexual, a la que los países árabes le adjuntaron el de la fidelidad matrimonial. Esta moción fue rechazada de forma unánime por la Asamblea". 
Y en cuanto a sus programas de Educación Sexual Adolescente ¿qué es lo relevante? 
"Yo soy miembro de un Comité de Educación del Estado de Nueva York, allí aprendí mucho sobre curriculums de educación sexual, y últimamente se ha comprobado que los padres tienen un rol fundamental en las conductas de riesgo de sus hijos ya sea sexuales o adictivas. Si los padres son firmes y se unen con igual firmeza a los directores o representantes de los colegios, donde sus hijos asisten, los riesgos de sexualidad anticipada, drogas y alcohol disminuyen en un 50%. Mi trabajo es conectar redes de trabajo, y lo más positivo es que los padres deben permanecer informados de los peligros a que pueden estar sometidos sus hijos en torno a estos temas." FIN, 13-04-02
 
Fuentes: Boletín ISFEM, nº 43, 04-04-02, Santiago de Chile. Vid. NG 459, entre otros. Por Marcia Araneda  
Noticias Globales 23/02, 13 de abril 2002; Editor: Pbro. Dr. Juan Claudio Sanahuja; E-mail jcs@arnet.com.ar; http://www.puertovida.com/noticiasglobales; Tel/Fax: (54-11)-4813-5320; (54-11)- 811-1678.
 

 
HOLANDA: REPERCUSIONES ÉTICAS Y HUMANAS DE LA LEY DE EUTANASIA
 
Entrevista con el profesor Bernard Crul
 
La eutanasia ha sido despenalizada en algunos casos en Holanda desde el pasado 1 de abril, día en que entró en vigor la nueva ley.
Según la nueva normativa –que no elimina los delitos de eutanasia y suicidio asistido–, los pacientes terminales afectados por «sufrimientos insoportables» podrán ser ayudados, si lo quieren, a morir por sus médicos, que deberán atenerse a medidas concretas.
Quien practique la eutanasia deberá estar persuadido de que el paciente «ha hecho una elección voluntaria y bien meditada». El médico, antes de aceptar la petición, deberá consultar con un colega independiente que podrá dar su consenso por escrito sólo tras haber verificado las condiciones del paciente.
La ley reconoce la validez de una declaración escrita en la que se expresa la intención de recurrir a la eutanasia, incluso en el caso en el que el paciente no sea ya capaz de decidir.
Será posible pedir la eutanasia a partir de los 16 años. De los 12 a los 16 años, es necesaria la aprobación de los padres. El respeto de todas las condiciones necesarias será verificado por comisiones de vigilancia integradas por tres especialistas en materia legal, médica y ética.
El profesor de la Universidad Católica holandesa de Nimega, Bernard Crul, ha explicado a la «Radio Vaticana» su postura ante este grave cambio legal.
—La referencia, en la ley holandesa, a «sufrimientos insoportables» es la justificación fundamental en la que se basan todos los que apoyan la eutanasia...
—Bernard Crul: Es verdad. Algunos médicos, sin embargo, cuando han llegado a conocer las posibilidades que se ofrecen hoy día para el tratamiento del paciente, dicen: «Si hubiera tenido conocimiento de esta posibilidad, no habría aplicado la eutanasia a aquel determinado paciente hace algunos años».
Otra cosa importante es el comportamiento de las personas que están en torno al enfermo. Cuando es tranquilo y de consuelo, el sufrimiento es menor. En mi opinión, muchas peticiones de eutanasia son insinuadas al enfermo por el ambiente que le rodea. Cuando el paciente siente que su presencia como enfermo no es grata, porque es demasiado gravosa, que los amigos y la familia no logran soportar la fatiga que se deriva de su sufrimiento, siente un gran impulso hacia la eutanasia.
—¿En qué punto está la investigación sobre los cuidados paliativos?
—Bernard Crul: En un punto muy avanzado. Pero hay que encontrar siempre el equilibrio entre el nivel de sufrimiento que el paciente es capaz de soportar y el alivio que se puede ofrecer con los cuidados paliativos. Yo tengo pacientes que me dicen: «Doctor, cuando no pueda dejar ya la cama, pediré la eutanasia». Luego, cuando llegan a este punto, cuando ya no pueden abandonar la cama, ya no piden la eutanasia porque han aprendido a aceptar la nueva situación, y en esto les sostiene mucho la postura del personal médico y de sus seres queridos.
—Con esta ley, un chico de 16 años puede elegir libremente recurrir a la eutanasia. ¿No se corre el riesgo de opciones apresuradas?
—Bernard Crul: Sí, ciertamente. Yo soy completamente contrario a una solución como ésta. Una diagnosis muy frecuente es la de la depresión en la adolescencia...
—Como médico, ¿qué implicaciones éticas tiene para usted la eutanasia?
—Bernard Crul: Yo no me cansaré nunca de decir que actualmente hay otras posibilidades. Estoy convencido de que no sólo los médicos deben proporcionar la solución. La comunidad, la sociedad, deben sostener a los enfermos y hacer que la gente pueda morir con dignidad y tranquilidad. No es justo limitar esto a un problema únicamente médico: hay todo un campo muy amplio, que implica a toda la sociedad.
 

 
EL DEFENSOR DEL PUEBLO DEBE IMPEDIR LA VENTA DE TODOS LOS PRODUCTOS ABORTIVOS
 
A los reclamos de varios grupos de padres de familia y del Movimiento Cívico de Mujeres, dirigidos a la Administración Nacional de Medicamentos (ANMAT) para que ordene retirar de la venta todas las marcas comerciales del producto abortivo llamado “píldora del día después”, se le suma la petición de un grupo de estudiantes que demanda al Defensor del Pueblo de la Nación que intervenga para erradicar del mercado todos esos abortivos químicos, y en su caso, que investigue a los funcionarios del ANMAT por ejercicio ilegítimo de sus funciones. 
Un grupo de más de 80 estudiantes universitarios, de las carreras de Derecho y Medicina, la mitad de ellos mujeres, se dirigió al Sr. Defensor del Pueblo de la Nación, Dn. Eduardo Mondino, exigiendo en virtud del reciente fallo de la Corte Suprema de Justicia, que dice todo método que impida el anidamiento debería ser considerado como abortivo,” que la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología médica, ANMAT, prohiba todo fármaco utilizado para la llamada "anticoncepción de emergencia", es decir, fármacos para provocar abortos por medios químicos, antes de la implantación del óvulo fecundado en el útero de la madre. 
Dicen los ciudadanos en la carta: "no cabe ya ninguna duda al respecto sobre la inconstitucionalidad de dichas especies medicinales. Y ante esta prohibición de una marca del fármaco, la ANMAT debe no sólo acatar y dejar sin efecto la autorización para la fabricación y comercialización del fármaco 'Imediat', sino que tendría que, de oficio, prohibir todo otro fármaco que produzca el mismo o similar resultado. El Poder Ejecutivo puede y debe prescindir de la aplicación de normativas cuya inconstitucionalidad surja en forma razonablemente evidente, como son en este caso la autorizaciones de la ANMAT". 
“El deber moral de acatar la doctrina que emana de las decisiones del más alto tribunal, debe extenderse no sólo a los jueces, sino también a los otros poderes del Estado, especialmente a aquel encargado de la administración general de la República”.  
Y sigue diciendo la carta dirigida al Defensor del Pueblo de la Nación, "fármacos del mismo principio activo que el prohibido por la Corte existen y siguen en circulación. Imediat N, del laboratorio Gador y Norgestrel Plus, de Biotenk, son dos ejemplos. Una larga lista de estos fármacos se encuentra publicada en un sitio de Internet, allí figuran: Imediat N, Eugynon 50, Duoluton, Neogynon, Nordiol, Ovral, Nordette, Microgynon, y Microvalar. Todos están compuestos en general por las mismas drogas: levonorgestrel, etinilestradiol o norgestrel. También hay píldoras compuestas de progestágeno (Norgeal y Ovrette) de las que hay que ingerir una cantidad mucho mayor, (conf. www.geocities.com/rima_web)", para que se produzca el aborto.  
En este sentido, afirman los peticionantes: “'Esta situación, en lo que respecta a las dependencias del sector público afectadas, importa una grave violación a la legalidad' (Opinión de Presidente de la AGN). No han sido prohibidos expresamente por la Corte Suprema en el fallo citado, quizás por no resolver extra petito, pero sí implícitamente. De todas maneras no es condición necesaria el pronunciamiento de la Corte para que sean sacados de circulación". 
Por lo tanto, el defensor del pueblo que "tiene la función constitucional de defender y proteger los derechos humanos tutelados por la Constitución y demás instrumentos con la misma jerarquía, ante hechos, actos u omisiones de la Administración; y además controla el ejercicio de todas la funciones administrativas públicas (art. 86 de la Constitución Nacional)", debe, en virtud de la ley que lo faculta, iniciar la investigación de los actos de la "Administración pública nacional que importen el ejercicio ilegítimo, defectuoso, irregular, abusivo, arbitrario, discriminatorio, negligente, gravemente inconveniente o inoportuno de sus funciones (art. 14) como ser el de autorizar, en primer lugar, la fabricación y comercialización de la 'píldora del día después'; y en segundo lugar, el de no quitar de circulación todos estos medicamentos y prohibirlos mediando un pronunciamiento del superior tribunal en su contra". (…) 
"Llegado el caso, que según concluimos en la presente no debe darse, en que la Administración pública continúe manteniendo en pie esas autorizaciones inconstitucionales, al Defensor del Pueblo todavía le queda una facultad reconocida en la Constitución. En defensa de los derechos de incidencia colectiva, en éste caso del grupo de los por nacer, el Defensor tiene legitimación procesal (arts. 86 y 43 de la Constitución Nacional), y puede presentar un amparo iniciando así otro proceso judicial, como el que mencionáramos en nuestra carta". 
"Por todo lo dicho, Sr. Defensor del Pueblo, los suscribientes le rogamos que tome todas las medidas que considere necesarias para que todo fármaco con efectos abortivos sea removido de las farmacias de nuestro país, y no vuelvan a ser aprobados tampoco en lo sucesivo". FIN 
 
Para mayor información: Ignacio de Casas (54-11) 803-6041 
Agradecemos su difusión
Rueda de Enlace de ONG’s
 
NOTIVIDA, Año II, nº 73, Buenos Aires, 10-04-02 - Editor Pbro. Juan C. Sanahuja, (54-11) 4813-5320; 4811-1678
 

 
UNA PAREJA DE LESBIANAS SORDAS BUSCA ENGENDRAR UN NIÑO SORDO
 
Cybercast News Service

Una conocida organización pro familia está cuestionando los esfuerzos de una pareja de lesbianas de Washington para crear voluntariamente hijos sordos.
Candy McCullough y Sharon Duchesneau de North Bethesda, (Maryland) han declarado haber hecho todo lo posible para que su hijo recién nacido fuese sordo, al buscar y obtener un donante de espermatozoides que tuviese un largo historial familiar de sordera.
Family Research Council (FRC) ha hecho público su descontento sobre que se produzcan niños con enfermedades “a la carta”, además del hecho de criarlos en un hogar homosexual.
McCullough y Duchesneau, que salieron en el Washington Post Magazine del 31 de marzo, ya tienen una hija que fue diseñada para nacer sorda, y esperan que su hijo Gauvin lo sea también.
Las mujeres dicen que la sordera no es lo más importante de Gauvin, pero esperan que tenga la misma enfermedad que el resto dela familia, para “que se encuentre cómodo en la cultura de la familia”.
Ken Connor, presidente del FRC se lamenta de este desafío a los valores familiares. “El padre queda reducido a un mero inseminador, aumenta el comercio de donantes y genes, y transforma al bebé en un trofeo”, comenta.
 
www.mujernueva.org
 

 
ARRANCA VÍA INTERNET RED AL SERVICIO DE LA VIDA
 
PRENSALIBRE, BERLIN.- Arranca un nuevo servicio de consulta por Internet destinado a las mujeres embarazadas. Dicho servicio es iniciativa de Cáritas Alemana y su finalidad es captar a las jóvenes que utilizan los medios electrónicos y tienen alguna duda con respecto a su embarazo.
Desde la portada de la página web, se puede acceder a un chat cerrado con una de las seis especialistas que atenderán a las preguntas y dudas de las cibernautas.
Los lunes, de las 10 a las 12, y los miércoles de las 19 a las 21, se podrá mantener un contacto directo con respuestas en tiempo real. En otros momentos, las preguntas podrán enviarse por correo electrónico y se ofrecerá respuesta antes de 24 horas.
Caritas pretende crear en Internet una verdadera red al servicio de la vida y apoyar a las familias, incluso más allá del periodo de embarazo y nacimiento. Así mismo quiere promover en Alemania una conciencia general más intensa de la atención a los niños y a las familias.
 

PARA REFLEXIONAR

EL DESAFÍO CRISTIANO DE HOY: ANUNCIAR A CRISTO EN UN MUNDO PLURALISTA
Debate entre el cardenal Kasper y la teóloga luterana Käßmann

MILAN, 15 abril 2002 (
ZENIT.org).- Nunca como ahora los cristianos tienen un desafío común: aceptar el pluralismo como valor, sin por ello renunciar a proclamar el Evangelio como única verdad.
Esta fue la conclusión a la que llegó el debate entre el cardenal Walter Kasper, presidente del Consejo Pontificio para la Promoción de la Unidad de los Cristianos, y la teóloga y obispo luterana Margot Käßmann, organizado en Milán el pasado 8 de abril.
El pluralismo, según explicó Kasper en su intervención, reportada por el diario
Avvenire, «es un desafío fundamental para el cristianismo hoy».
Tiene lugar en el momento en el que hay quien evoca el peligro de un «choque de civilizaciones», que, según el purpurado, hay que afrontar recorriendo hasta el final la vía del diálogo. Sobre todo entre religiones, subrayó.
Pero, ¿no se corre el riesgo de poner todas las verdades al mismo nivel? «Tenemos que ponernos en la postura indicada por la declaración conciliar "NostraAetate" --respondió a la pregunta el pupurado alemán --, que no rechaza nada de lo que de verdadero y santo se encuentra en las otras religiones».
«Pero al mismo tiempo --aclaró--, señala que la salvación actuada una vez por todas por Cristo se manifiesta en estas semillas de verdad».
Por tanto, explicó el hombre del Papa para el ecumenismo, el cristiano tiene la misión de anunciar esta salvación, «poniendo en el centro un Dios que se ha presentado como amor absoluto».
«Esta verdad no aplasta al otro --aclaró--, sabe hacerle espacio en la medida en que muestra aspectos de un Misterio que ningún concepto humano puede agotar».
Margot Käßmann concordó con el cardenal a la hora de definir el pluralismo como un gran peligro para el cristianismo y no sólo para el cristianismo.
«Si pierde su alma --subrayó la teóloga--, Europa corre el riesgo de renegar de aquellos valores que los cristianos, quizá incluso al precio de dificultades entre ellos, han logrado afirmar. Estamos de acuerdo en decir que la Carta Europea ha descuidado injustamente este aspecto».
«No se hace un buen servicio a las otras religiones --añade Käßmann-- si nos dejamos fascinar por las posiciones de los otros: he visto cristianos que sabían todo sobre las suras del Corán, pero desde hacía años no abrían la Biblia. Así no se camina juntos».
www.zenit.org
 

DIEZ MITOS SOBRE LA PEDOFILIA DE LOS SACERDOTES
 
Deal Hudson

Mito 1. Es más probable que sacerdotes católicos, en comparación con otros grupos de hombres, sean pedófilos.

Esto es simplemente falso. No existe evidencia alguna de los sacerdotes estén más inclinados a abusar de los niños que otros grupos de hombres. El uso y abuso de los niños como objeto de gratificación sexual por parte de los adultos es epidémico en todas las clases sociales, profesiones, religiones y grupos étnicos alrededor del mundo, según lo demuestran claramente las estadísticas acerca de la pornografía, el incesto y la prostitución infantil. La pedofilia (el abuso sexual de niños preadolescentes) entre los sacerdotes es extremamente rara, pues afecta solamente al 0.3% del clero. Esta cifra, citada en el libro Pedophiilia and Piresthood (Pedofilia y Sacerocio) escrito por el estudioso no‑católico Philip Jenkins, está tomada del estudio más amplio que sobre este tema existe hoy día. Concluye que solamente uno de entre 2,252 sacerdotes que formaron parte del estudio a lo largo de un período de más de 30 años, se ha visto afectado por la pedofilia. En los escándalos recientes de Boston, solamente 4 de entre más de los 80 sacerdotes etiquetados por los medios de comunicación como "pedófilos" son en realidad culpables de abusar de niños pequeños.
La pedofilia es un tipo particular de desorden sexual compulsivo en el cual un adulto (hombre o mujer) abusa de niños preadolescentes. La gran mayoría de los escándalos sexuales del clero que están saliendo a la luz ahora no entran propiamente en la categoría de pedofilia. Más bien, se deben calificar como efebofilia Batracción homosexual hacia adolescentes. Aunque el número total de sacerdotes que cometen abuso sexual es mucho más alto que el de los que son culpables de pedofilia, la cifra total queda aún por debajo del 2 % B que es semejante al porcentaje que se da entre hombres casados (Jenkins, Pedophilia and Priests).
Con ocasión de la crisis actual en la Iglesia, otros grupos religiosos e instituciones no religiosas han admitido tener problemas semejantes tanto de pedofilia como de efebofilia entre las filas de su clero o personal. No hay evidencia de que la pedofilia sea más común entre el clero católico, que entre los Ministros protestantes, los líderes Judíos, los médicos, o miembros de cualquier otra institución en la que los adultos ocupen posiciones de autoridad sobre los niños.
 
Mito 2. El estado célibe de los sacerdotes conduce hacia la pedofilia.
El celibato no es causa de ninguna adicción sexual desviada, entre las que se cataloga la pedofilia. De hecho, en comparación con los sacerdotes, es tan probable que los hombres casados abusen sexualmente de los niños (Jenkins, Pedophilia and Priests). Entre la población general, la mayoría de los transgresores son hombres heterosexuales reincidentes que abusan sexualmente de las niñas. También hay mujeres que cometen este tipo de abusos sexuales. Aunque es difícil obtener estadísticas exactas sobre el abuso sexual de los niños, los rasgos característicos de los que repetidamente cometen abuso sexual con niños han sido bien descritos. El perfil de los abusadores sexuales de niños nunca incluye adultos normales que se sienten atraídos eróticamente hacia los niños como resultado de la abstinencia (Fred Berlin, Compulsive Sexual Behaviors, in Addiction and Compulsion Behaviors [Boston: NCBC, 1998]; Patrick J. Carnes, Sexual Compulsion: Challenge for Church Leaders, in Addiction and Compulsion; Dale O'Leary, Homosexuality and Abuse).
 
Mito 3. Si los sacerdotes se casaran, desparecerían la pedofilia y otras formas de conducta sexual desviada.
Algunas personas "incluyendo algunos disidentes católicos que suelen expresar su disconformidad en público" se están aprovechando de esta crisis para promover sus propios intereses. Como respuesta a los escándalos, algunos están exigiendo que el clero sea casado, como si el matrimonio hiciera que [ciertos] hombres dejasen de molestar sexualmente a los niños. Esta afirmación se desmiente con las estadísticas mencionadas antes sobre el hecho de que, comparados con los sacerdotes célibes, es igualmente común que los hombres casados abusen sexualmente de los niños. (Jenkins, Pedophilia and Priests).
Dado que ni el ser católico ni el ser célibe predispone a una persona a caer en la pedofilia, el clero casado no resolvería el problema (Doctors call for pedophilia research, The Hartford Currant, March 23). No hay más que mirar a las crisis en otras religiones, sectas o profesiones para ver este punto con claridad.
El hecho es que hombres heterosexuales sanos no suelen caer en la atracción erótica hacia los niños como resultado de su abstinencia.
 
Mito 4. El celibato sacerdotal fue una invención medieval.
Mentira. En la Iglesia católica de Occidente, el celibato se practicó ya universalmente a partir del siglo IV, comenzando con la adopción que S. Agustín hizo de la disciplina monástica para todos sus sacerdotes. Además de las muchas razones prácticas para adoptar esta disciplina "se suponía que era un buen medio para evitar el nepotismo" el estilo de vida célibe permitía a los sacerdotes ser más independientes y disponibles. Este ideal era también una oportunidad para que los sacerdotes dieran también testimonio del mismo estilo de vida que sus hermanos los monjes. La Iglesia no ha cambiado las normas del celibato, porque con el paso de los siglos se ha dado cuenta del valor práctico y espiritual que posee (Pablo VI, carta encíclica sobre El celibato sacerdotal, 1967). De hecho, incluso en la Iglesia católica del Este "que admite también la posibilidad de tener sacerdotes casados" los obispos son elegidos solamente entre los sacerdotes no casados.
Cristo reveló el verdadero valor y significado del celibato. Los sacerdotes católicos, desde S. Pablo hasta el presente le han imitado en la total donación de si mismos a Dios y a los demás viviendo célibes. Aunque Cristo elevó el matrimonio al nivel de sacramento que revela el amor y vida de la santísima Trinidad, él fue también testigo vivo de la vida futura. Los sacerdotes célibes son para nosotros testigos vivos de esta vida futura en la cual la unidad y el gozo del matrimonio entre un hombre y una mujer son sobrepasados por la perfecta y amorosa comunión con Dios. El celibato entendido y vivido adecuadamente libera a la persona para amar y servir como Cristo lo hizo.
En los últimos cuarenta años, el celibato ha sido un testimonio todavía más poderoso del sacrificio amoroso de hombres y mujeres que se ofrecen a si mismos para servir a sus comunidades.
 
Mito 5. Mujeres sacerdotes ayudarían a solucionar el problema.
No hay en absoluto ninguna conexión lógica entre el comportamiento desviado de una pequeña minoría de sacerdotes varones
y la inclusión en sus filas de las mujeres. Aunque es verdad que según muestran la mayoría de las estadísticas sobre abuso de niños es más común que los hombres abusen de ellos, el hecho es que también hay mujeres que molestan sexualmente a los niños. En 1994, el National Opinion Research Center demostró que la segunda forma más común de abuso sexual de niños era el de mujeres que abusaban de niños varones. Por cada tres varones abusadores sexuales de niños, hay una mujer abusadora. Las estadísticas sobre las mujeres que abusan sexualmente de otros son más difíciles de obtener porque el crimen es más oculto (entrevista con el Dr. Richard Cross, "Una cuestión de carácter", National Opinion Research Center; cf. Carnes). Además, es más imporbable que sus víctimas más frecuentes, los niños, reporten los abusos sexuales, especialmente cuando el abusador es una mujer (O'Leary, Child Sexual Abuse).
Hay razones por las cuales la Iglesia no puede ordenar sacerdotes a las mujeres (como Juan Pablo II ha explicado en numerosas ocasiones). Pero esto nos sacaría ahora del tema. El debate sobre la ordenación de las mujeres  no está para nada relacionado con el problema de la pedofilia ni con otras formas de abuso sexual.
 
Mito 6. La homosexualidad no está conectada con la pedofilia.
Esto es simplemente falso. Es tres veces más probable que los homosexuales sean pedófilos que los hombres heterosexuales.
Aunque  la pedofilia exclusiva (atracción hacia los preadolescentes) es un fenómeno extremo y raro, un tercio de los varones homosexuales sienten atracción por los adolescentes (Jenkins, Priests and Pedophilia). La seducción de adolescentes varones por parte de homosexuales es un fenómeno bien documentado. Esta forma de comportamiento desviado es el tipo más común de abuso obrado por sacerdotes y está directamente relacionado con el comportamiento homosexual.
Como Michael Ross muestra en su libro, Goodbye!, Good Men ((Adiós, hombres buenos!), hay una activa sub‑cultura homosexual dentro de la Iglesia. Esto se debe a varios factores. La confusión que se ha dado en la Iglesia como resultado de la revolución sexual de los años 60, el tumulto posterior al concilio Vaticano II, y una mayor aprobación de la homosexualidad por parte de la cultura. Todo esto hizo que se creara  un ambiente en el cual homosexuales varones activos fueron admitidos y tolerados en el sacerdocio. La Iglesia se ha apoyado también más en la psiquiatría para valorar la idoneidad de a los candidatos al sacerdocio y para tratar a los sacerdotes que tenían problemas. En 1973, the American Psychological Association (Asociación Psicológica Americana) dejó de considerar la homosexualidad como una orientación objetivamente desordenada y la suprimió de su Manual Diagnóstico y Estadístico (Nicolosi, J., Reparative Therapy of Male Homosexuality, 1991; Diamond, E,. Et al. Homosexuality and Hope, documento no publicado de la CMA). Lógicamente, el tratamiento de comportamientos sexuales desviados se vio afectado por este cambio de actitud.
Mientras la actitud de la Iglesia hacia quienes tienen problema de atracción homosexual se ha caracterizado por la compasión, también ha sido firme y constante en sostener el punto de vista de que la homosexualidad es objetivamente desordenada y que el matrimonio entre un hombre y una mujer es el único contexto propio para el ejercicio de la actividad sexual.
 
Mito 7. La Jerarquía católica no ha hecho nada para solucionar la pedofilia.
Aunque todos estamos de acuerdo en que la jerarquía no ha hecho lo suficiente, esta afirmación es, sin embargo, falsa. Cuando el Código de Derecho Canónico fue revisado en 1983, se añadió un pasaje importante: El clérigo que comete cualquier otra ofensa contra el sexto mandamiento del decálogo, si la ofensa fue cometida con violencia o amenazas, o públicamente o con un menor de 16 años (ahora se ha extendido hasta los 18), debe ser castigado justamente, sin excluir la expulsión del estado clerical (CIC c. 1395,2°).
Pero ciertamente, no es lo único que la Iglesia ha hecho. Los obispos, comenzando con el Papa Pablo VI en 1967, publicaron una advertencia dirigida a los fieles sobre las consecuencias negativas de la revolución sexual. La encíclica papal Sacerdotalis Coelibatus (sobre el celibato sacerdotal), trató el tema del celibato sacerdotal en medio de un ambiente cultural que exigía mayor "libertad" sexual. El Papa volvió a reafirmar el celibato al mismo tiempo que apelaba a los obispos para que asumieran responsabilidad por "los hermanos sacerdotes afligidos por dificultades que ponen en peligro el don divino que han recibido". Aconsejaba a los obispos que buscaran ayuda para estos sacerdotes, o, en casos graves, que pidieran la dispensa para los sacerdotes que no podían ser ayudados. Además, les pidió que fuesen más prudentes al juzgar sobre la aptitud de los candidatos al sacerdocio.
En 1975, la Iglesia publicó otro documento llamado Declaración sobre ciertas cuestiones sobre la ética sexual (escrito por el cardenal Josef Raztinger) que trataba explícitamente, entre otros asuntos, el problema de la homosexualidad entre los sacerdotes. Tanto el documento de 1967 como el de 1975 tratan el tema de las desviaciones sexuales, incluso la pedofilia y la efebofilia, que son especialmente frecuentes entre los homosexuales.
En 1994, el Ad hoc Committee on Sexual Abuse (Comité sobre abuso sexual de la Conferencia Episcopal Americana) publicó unas orientaciones dirigidas a las 191 diócesis de Estados Unidos para ayudarles a crear unas líneas de acción para tratar el problema de abuso sexual de menores. Casi todas las diócesis redactaron sus propias directrices (USCCB document: Guideliness for dealing with Child sexual Abuse, 1993‑1994). En estas fechas la pedofilia se reconocía ya como un desorden que no podía ser curado, y como un problema que se estaba agravando debido al aumento de la pornografía. Antes de 1994, los obispos siguieron la opinión de los psiquiatras expertos que creían que la pedofilia podía ser tratada con éxito.
Los sacerdotes convictos de abuso sexual eran enviados a uno de los establecimientos especializados de los Estados Unidos.
Los obispos frecuentemente se basaban en los juicios de los expertos para determinar si los sacerdotes estaban listos para volver al ministerio. Esto no mitiga la negligencia por parte de algunos miembros de la jerarquía, pero por lo menos ayuda a entender mejor la cuestión.
Como respuesta a los escándalos recientes, algunas diócesis están creando comisiones especiales para afrontar los casos de abuso de menores, y también están creando grupos de defensa de las víctimas; y están reconociendo oficialmente que se debe atender inmediatamente cualquier legítima acusación .
 
Mito 8. La enseñanza de la Iglesia sobre moralidad sexual es el verdadero problema, no la pedofilia.
La enseñanza de la Iglesia sobre la moralidad sexual se basa en la dignidad de la persona humana y en la bondad de la sexualidad humana. Esta enseñanza condena el abuso de los niños en todas sus formas, lo mismo que condena otros crímenes sexuales reprensibles como la violación, el incesto, la pornografía infantil y la prostitución infantil. En otras palabras, si estas enseñanzas se vivieran, no existiría el problema de la pedofilia.
La creencia de que esta enseñanza conduce a la pedofilia se basa en un concepción falsa o en una deliberada falsa interpretación de la moral sexual católica. La Iglesia reconoce que la actividad sexual sin el amor y compromiso que se da solamente en el matrimonio, disminuye la dignidad de la persona humana y a fin de cuentas es destructiva. En lo que se refiere al celibato, siglos de experiencia han probado que hombres y mujeres pueden abstenerse de la actividad sexual al mismo tiempo que se realizan plenamente viviendo una vida sana y llena de sentido.
 
Mito 9. Los periodistas católicos han ignorado el problema de la pedofilia.
Como todo lector de CRISIS sabe, esta afirmación es claramente falsa. Nuestro artículo  de portada de octubre de 2001 se titulaba así: The High Price of Priestly Pederasty, (El alto precio de la pederastia de los sacerdotes), una exposición del escándalo que saldría a la superficie en el resto de la prensa tres meses después. Puedes leer nuestro artículo en:
Y nosotros no fuimos los únicos que hemos seguido el problema de pedofilia/pederastia. Charles Sennot, autor de Broken Covenant, Rod Dreher de la National Review, el cofundador de CRISIS, Ralph McIncerny, Maggie Gallagher, Dale O'Leary, The Catholic Medical Association, Michael Novak, Peggy Noona, Bill Donohue, Dr. Richard Cross, Philip Lawler, Alan Keyes, and Msgr. George Kelly han cubierto este tema ampliamente.
El hecho de que el resto de los medios de comunicación haya ignorado nuestro trabajo, no significa que no lo hayamos hecho.
 
Mito 10. El requisito del celibato limita el número de candidatos al sacerdocio, con el resultado de que haya un número alto de sacerdotes sexualmente desequilibrados.
Primero de todo, no existe un Aalto número de sacerdotes sexualmente desequilibrados@. De nuevo afirmamos que la gran mayoría de los sacerdotes son normales, sanos y fieles. Cada día demuestran que son dignos de la confianza de aquellos cuyo cuidado se les ha confiado.
En segundo lugar, quienes no se sienten llamados a una vida de celibato están ipso facto excluidos de poder ser sacerdotes católicos. De hecho, la mayoría de los hombres no está llamada a ser célibe. Sin embargo, algunos están llamados, y de entre ellos algunos están llamados por Dios al sacerdocio.
La vocación sacerdotal, como el matrimonio, requiere el mutuo y libre consentimiento de ambas partes. Por tanto, la Iglesia debe discernir si un candidato es verdaderamente digno y apto mental, física y espiritualmente para comprometerse a una vida de servicio sacerdotal. El deseo que un candidato tenga de ser sacerdote no constituye de por sí una vocación. Los directores espirituales y vocacionales conocen ahora mejor que nunca las deficiencias de carácter que hacen que un candidato, en otros campos cualificado, no sea apto para el sacerdocio.
CRISIS MAGAZINE, 4 de abril, 2002 - Deal Hudson, autor de este artículo, es editor de Crisis Magazine

(Enviado por Rita Barros Uriburu) 


 
MACARTISMO GAY

Ignacio Sánchez Cámara
 
ABC, 8.IV.02.- Hemos asistido a una nueva campaña contra un libro, a un nuevo atentado contra la libertad de expresión y de cátedra. El profesor de Sociología de la Universidad de Valencia, José Pérez Adán, ha sido puesto en el ojo del huracán homosexual por unos párrafos contenidos en un libro de texto en el que afirma que la homosexualidad «es consecuencia en la mayoría de los casos de una mala educación afectiva». El contenido del libro ha sido denunciado por ser «abiertamente homófobo».
La denuncia sólo es legítima si se basa en argumentos y no propugna la rectificación del libro o su retirada como texto universitario. Mas no parece que lo de «abiertamente homófobo» rebase la condición de exabrupto o descalificación. Ni entro ni salgo en si sus afirmaciones son o no correctas. Me limito a defender su derecho a sostener lo que le parezca verdadero u oportuno. Si se trata de afirmaciones científicas o de hecho deben ser combatidas con otras de la misma naturaleza. Si se trata de juicios de valor u opiniones habrá que oponerles otros. Pero no la intolerante terapia del silencio o de la rectificación forzosa. Según estos progresistas cazadores de brujas habría tal vez que destinar a la pira pública todo escrito que no considere la homosexualidad como el resultado de una libre y voluntaria opción sexual.
Son muchas las coartadas para disfrazar de otra cosa lo que no es sino fanatismo, intolerancia y agresión a la libertad de opinión. En este caso, se invocará el respeto a los derechos de los homosexuales. Pero sin éxito. La libre investigación científica y la libertad para expresar valoraciones y opiniones no pueden quedar limitadas por los prejuicios ideológicos, por más que se enmascaren con el ropaje de la dignidad ofendida. Ignoro si el citado profesor tiene o no razón, pero tiene todo el derecho a decir lo que quiera.
Sorprenden, por otra parte, los agravios comparativos. Quienes defienden, por ejemplo, la castidad o la fidelidad conyugal tienen que padecer, en nombre de la tolerancia, todo tipo de ataques o de burlas.
Sólo tienen bula aquellos a quienes el progresismo oficial otorga la condición de agraviados. Es la tolerancia unidireccional. No se puede negar que estemos ante un problema de libertad de expresión, cuando se intenta imponer la rectificación de un escrito o su retirada como libro de texto. Si se trata de un producto de baja calidad intelectual, es a la comunidad científica y académica a la que le incumbe su crítica, mas nunca su censura. Dictaminar las tesis que se pueden o no defender públicamente es siempre un atentado contra la libertad de expresión. La reducción del adversario al silencio es siempre síntoma de debilidad intelectual.
 

ASESINATO DE UN PERIODISTA
 
El día 18 de Abril de 2002, los periodistas del diario local "El Observador", se vieron en la obligación de poner el siguiente titular: 

ALFREDO IRAOLA MURIÓ DE UN TIRO EN LA ESQUINA DEL DIARIO
El redactor responsable de El Observador fue asesinado
Dos individuos lo agredieron para robar su auto; la Policía busca a los responsables

Desde esta Revista, vaya nuestro más sentido pésame para los familiares del Sr. Iraola, así como para los directores del diario y sus compañeros periodistas, que en medio de la natural congoja por la pérdida de un colega y amigo, debieron seguir informando sobre los hechos que día a día se suceden en nuestro país y en el mundo.
Hacemos votos para que la Policía encuentre a los culpables de este crimen tan injusto e inútil, y para que la Justicia actúe firme, rápida y eficazmente.
Álvaro Fernández
Redactor responsable
de Vivir en Familia

CORREO DEL LECTOR
----- Original Message -----
From: Jurado Pastor
To: 'Vivir en Familia'
Sent: Friday, April 12, 2002 9:58 AM
Subject: RE: Pedido
 
Alvaro Fernandez: Muchísimas gracias !!! Recibí la numero 7 , y si no es molestia les pediría que me manden los numeros atrasados, ya que los imprimo y los hago circular.- Felicitaciones por el buen nivel de vuestra revista !!!!!!!!!! 
Con un afectuosos saludo en Xto

----- Original Message -----
From: "Nicole Fontaine"
Sent: Thursday, April 11, 2002 6:43 PM
Subject: suscripción

----- Original Message -----
From: Arzobispado de Valencia
Sent: Thursday, April 18, 2002 3:38 PM
Subject: Página Web católica para jóvenes

Estimados hermanos:
Os invitamos a conocer y a difundir la página web para jóvenes recientemente desarrollada por la Diócesis de Valencia y la CONFER-Coval.
Recibid un cordial saludo
Jorge Miró

----- Original Message -----
From: Guillermo Suarez
Sent: Tuesday, April 16, 2002 3:05 PM
Subject: agradecimiento

Estimados Hermanos:
                               Agradecemos vuestra invitación que oportunamente nos hicieron llegar para la Santa Misa conmemorando el Día del Niño por Nacer, celebración que acompañamos con nuestras oraciones desde este orilla.
                               Gratifica ver como año a año se va consolidando la fecha del 25 de marzo como día del Niño por Nacer, superandose razones no validas de indole politica en nuestro país, y la suma de cada vez más de distintas comunidades en otros paises latinoamericanos.
                               El Señor ha de querer  iluminarnos para continuar en este camino que nos permitirá afinzar una verdadera propuesta de una Cultura de la Vida.
                               Reciban un cordal saludo en Jesús y María Reina de la Familia.
Eleonora y Guillermo Suárez
Secretariado Nacional para la Familia
ARGENTIN

Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:
  • DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL
  • BRINDAR FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica en trámite desde el mes de mayo de 2001.
 
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboran regularmente con la Revista:
 
Dr. Eduardo Casanova
Dr. Esc. Pedro Montano
Dr. Juan Bonifazio
Dra. Adela González
 

Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envíe un mail a:
familias@adinet.com.uy
 
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".

Arriba ] 01/01 ] 02/01 ] 03/01 ] 05/01 ] 06/01 ] 07/01 ] 08/01 ] 09/01 ] 10/01 ] 11/01 ] 14/01 ] 15/01 ] 16/01 ] 17/01 ] 18/01 ] 20/01 ] 01/02 ] Campaña por la Vida ] Edición Especial ] 02/02 ] 03/02 ] 04/02 ] 05/02 ] 06/02 ] 07/02 ] [ 08/02 ] 09/02 ] 10/02 ] 11/02 ] 12/02 ] 13/02 ] 14/02 ] 15/02 ] 17/02 ] 18/02 ] 19/02 ] 20/02 ] 01/03 ] 02/03 ] 03/03 ] 04/03 ] 05/03 ] 06/03 ] 07/03 ] 08/03 ] 09/03 ] 10/03 ] 12/03 ] 13/03 ] 14/03 ] 15/03 ] 16/03 ] 17/03 ] 18/03 ] 19/03 ] 20/03 ] 21/03 ] 22/03 ] 23/03 ] 01/04 ] 02/04 ] Elecciones 2004 ] 15/04 ] 16/04 ] 17/04 ] 18/04 ] 02/05 ] 03/05 ] 04/05 ] 06/05 ] 07/05 ]