Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia

Ferrari  1414 - Cel.: 099 161 358 - Fax: 601 08 67  - E-mail: familias@adinet.com.uy

 Montevideo - Uruguay 


"Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada"
Edmund Burke
 
 
"A nadie le es lícito permanecer ocioso"
Juan Pablo II

CONTENIDO


Publicación Nº 14/01

EDITORIAL

 
MATRIMONIO, EMPLEO Y JERARQUÍA DE VALORES
 
Días atrás estuvo en Montevideo la Sra. Rita Barros Uriburu de Sverdlik, argentina, experta en asuntos de familia. Entre otras actividades, fue entrevistada en "La Palabra y el Poder", programa que se emite por Setiembre FM, donde abordó temas relacionados con la vida humana, el matrimonio y el divorcio.
En deteminado momento, los periodistas le preguntaron si era bueno mantener una familia a cualquier precio, si mantener un matrimonio donde las cosas no iban del todo bien no era hipocresía. Luego, una oyente preguntó si los hijos valían la pena la hipocresía, si por los hijos se puede "bancar" la hipocresía. En todo momento, la Sra. Barros, dejó claro que la hipocresía nunca es buena, que es fundamental la sinceridad en el matrimonio; pero al mismo tiempo, señaló que sí son saludables la lucha y el sacrificio por solucionar los problemas, por sacar el matrimonio adelante, por construir, día a día ese proyecto común que se lleva de a dos, y en el que está en juego la felicidad de los padres y de los hijos
Casi sobre el final del programa, otra oyente, comentó que que el matrimonio es un compromiso, una responsabilidad de vida, y que si bien hay lugar para el placer, no se trata de cambiar de pareja cuando las cosas no van bien. "Por ejemplo -le dijo al periodista-, cuando tu tenés un trabajo, ¿no lo cuidás? ¿No mantenés el trabajo?"
"Sin duda", respondió el periodista.
"¿Y con el matrimonio, por qué no hacemos lo mismo, que es nuestra responsabilidad? Y además los hijos, la sociedad, todo depende de una buena familia."
Es admirable comprobar como en medio del bombardeo mediático, hay quienes mantienen la sensatez. El argumento de la última oyente, es de una claridad incontestable, y se opone en forma rotunda a uno de los argumentos preferidos de los divorcistas: "evitar la  hipocresía".
Si todos rechazáramos la hipocresía en grado superlativo, para ser coherentes con nuestro discurso, deberíamos rechazarla tanto en el matrimonio como en el trabajo y en las relaciones sociales. Tendríamos que estar de acuerdo en que debemos ser cien por ciento sinceros con nuestra pareja y con nuestro jefe, con nuestros compañeros de trabajo y con nuestros clientes. Absolutamente sinceros, y por tanto -siguiendo el razonamiento de los divorcistas-, capaces de renunciar cuando las cosas se ponen mal, o de decirle a un cliente lo que realmente pensamos de él. Claro, que si eso sucediera, el índice de desempleo treparía del 16% al 90% en pocos días...
Cabe preguntarnos por tanto, como anda nuestra jerarquía de valores. ¿Por qué somos capaces de "bancar" a los clientes inportunos y molestos, y no somos capaces de "bancar" al cónyuge? ¿Por qué cuando pasamos por alto lo que nos molesta de un proveedor, lo llamamos "madurez", y cuando tomamos la actitud opuesta con nuestro cónyuge, lo llamamos "sinceridad"? ¿Por qué somos incapaces de reconocer que la falta de efuerzo por superar los problemas matrimoniales implica inmadurez afectiva? ¿Por qué somos capaces de renunciar al proyecto de vida en común con la persona que amamos, padre o madre de nuestros hijos, y no somos capaces de renunciar a un empleo donde muchas veces tenemos un jefe a quien no amamos? ¿Qué vale más, el empleo, el negocio o el matrimonio? Para quien trabaja a disgusto -no son todos, gracias a Dios-, ¿acaso es hipocresía bajar la cabeza muchas veces al día, porque necesita ganar su sustento? ¿O es que a esa actitud en el trabajo se le llama esfuerzo, sacrificio, paciencia, y en el matrimonio se le llama hipocresía, para luego justificar el divorcio? ¿Acaso no es ésta la mayor hipocresía? ¿Por qué no es posible, al menos, llamar esfuerzo, sacrificio y paciencia a la lucha diaria por sacar adelante un matrimonio, que siempre se enfrentará con dificultades? "No nos entendemos -dicen-, yo por mi camino y tu por el tuyo, como buenos amigos". ¿A quien se le ocurre, en estos tiempos de crisis, actuar así con el dueño de la empresa donde trabaja?
El matrimonio, como bien decía la oyente, es un compromiso muy serio, del cual nos hacemos responsables. También es un compromiso el trabajo, y por eso, en ambas ocasiones firmamos un contrato. Pero el matrimonio, es un compromiso superior al contrato laboral. No en vano se lleva a cabo en un Registro Civil, se celebra delante de un juez, y se establecen responsabilidades muy importantes con respecto a la crianza de los hijos que puedan venir. Y para los cristianos, es un Sacramento.
Hace unas décadas, cuando la mayoría de las personas se casaban para toda la vida, era común que uno abrazara un trabajo, también para toda la vida. Cuando uno se iniciaba en una empresa o en un organismo público, pensaba en ir ascendiendo, y si uno se casaba, pensaba ir superando los obstáculos que se presentaban, porque tenía claro que problemas iban a surgir siempre, y que el matrimonio debía madurar. Hoy en día, la inestabilidad se ha vuelto moneda corriente tanto en el trabajo como en la familia. Y el desempleo, no provoca menores males que los que provoca el divorcio. Verse de un día para otro sin trabajo, no es peor que verse sin familia. Por eso, muchos reinciden. Sin embargo, hay una diferencia: las soluciones que las personas particulares pueden dar a la crisis económica, son limitadas; pero es ilimitado el esfuerzo de que son capaces quienes -por amor- se empeñan tenazmente en superar las crisis matrimoniales. Porque en el matrimonio, siempre habrá problemas; encontrar las soluciones, siempre y en última instancia, es responsabilidad de los cónyuges.
Es necesario por tanto, revisar nuestra jerarquía de valores, para no caer en la torpeza de endiosar el empleo -sin lugar a dudas necesario para mantener a la familia- y paralelamente, banalizar el matrimonio -imprescibdible para el pleno desarrollo de todos los miembros de la familia, padre, madre e hijos-. Es una gran hipocresía menospreciar el esfuerzo por solucionar los problemas familiares, y valorar al mismo tiempo, el sacrificio necesario para mantener un trabajo o un cargo, cuando en muchas ocasiones, ello implica pasar por alto mil detalles para no chocar con el jefe, con los clientes o incluso con los votantes, en el caso de los políticos. Cada cosa en su lugar. No obstante, aún para quienes ven todo en términos económicos, resulta claro que en tiempos de crisis, divorciarse es el peor negocio porque luego, hay que mantener dos o tres familias al mismo tiempo.  
En nuestra humilde opinión, tanto para el matrimonio como para el trabajo, vale el dicho popular: "Andando el carro, se acomodan los zapallos". En el trabajo, el carro a veces lo tira otro; pero en el matrimonio, si la consigna es la sinceridad, tendremos que reconocer cuando los zapallos no se acomodan, es porque los esposos no tiramos -como debiéramos- del carro...
 
AVE FAMILIA

MATRIMONIO Y FAMILIA
LA FAMILIA: UN BIEN POLÍTICO Y ECONÓMICO
 
Michel Schooyans
¿Pertenece la familia al ámbito exclusivamente privado, o es un interés público que debe ser defendido por toda la sociedad? ¿Por qué se considera también un valor económico?
 
Junto al tema del valor del hombre, la reflexión sobre su sociabilidad ha sido extensamente desarrollada por la filosofía contemporánea. Lo que constituye la comunidad humana es el hecho de que todos tenemos la asombrosa capacidad de ser autores unos de los otros. Ser autor significa que tenemos algo que aportar a los demás, algo que les enriquecerá y les hará crecer como personas –y al mismo tiempo, que todos tenemos una parte de nuestro ser que debe ser recibida de otros-.
Fijemos de nuevo nuestra atención sobre un caso concreto: la familia. Se trata de un valor específico en el que la sociabilidad humana se realiza de modo ejemplar. En efecto, es en la sociedad civil, y primordialmente en la familia, donde se forman las virtudes cívicas, las “costumbres” (moeurs según Tocqueville).
En una de sus obras más conocidas [1], el economista Gary Becker muestra que la familia es el lugar primordial donde se forma el capital humano. Este tema ha sido objeto de un conjunto de estudios económicos que le valieron el Premio Nobel de Economía en 1992. También puso de relieve el papel fundamental de la madre en la formación de la personalidad del niño. Es, en efecto, en la familia donde el niño adquiere los conocimientos y virtudes que serán altamente apreciados en la sociedad: sentido del servicio, solidaridad, puntualidad, iniciativa, etc. Evidentemente, no se trataría de ver la familia como un simple medio para la prosperidad económica. Debe rechazarse toda visión del capital humano que sea puramente utilitarista o reductora de la familia, para separarla claramente de lo que en realidad le otorga un valor incomparable.
Las conclusiones de Becker han sido confirmadas de modo completamente inesperado por una encuesta llevada a cabo por otro investigador francés. En un estudio sobre “lo adquirido y lo innato”, Michel Duyme mostró que la influencia de la familia de acogida, es determinante para el coeficiente intelectual de los niños adoptados [2].
Paradójicamente, es estudiando la crisis actual de la familia cuando nos damos cuenta de su valor. Otro autor francés, Claude Martin, ha analizado recientemente lo que llama el “post-divorcio” (“l’après-divorce”) y el papel de la familia ante el riesgo de exclusión [3]. Martin constata que la familia se percibe como una riqueza, un “capital social”, una protección cercana, un lugar de solidaridad, e incluso un “lugar de supervivencia” –ante las carencias del Estado del Bienestar-. Precisamente, por un efecto boomerang, el Estado, queriendo ensalzar al individuo, fracasa en su acción contra la marginación, incluso incrementando él mismo los riesgos, al minar la institución familiar. La familia es capaz de enfrentarse a problemas sociales que el Estado resuelve cada vez menos: rechazo, falta de inserción, exclusión, etc. A fuerza de reclamar al Derecho positivo que exalte los “nuevos derechos” individuales en detrimento de la institución familiar, es inevitable caer en una sociedad insolidaria, donde reine la anarquía, ganen los más fuertes, y se dé la exclusión de los más débiles.
De ello se deduce una conclusión incontestable: la familia es la célula de base de toda sociedad democrática en la medida en que en ella se conjugan la igualdad y la solidaridad. De ahí que los poderes públicos deban promover el valor de la familia, no sólo porque es un bien para los miembros que la componen, sino porque es un bien para la comunidad política y económica.
..................................................
NOTAS
Este texto ha sido extraído del artículo Democratie et Valeurs. Quelle stratégie dans une société pluraliste ?, publicado en la página http://perso.infonie.fr/le.feu/
Michel Schooyans es Profesor Emérito de la Universidad de Lovaina, Bélgica, y autor de numerosos libros sobre temas de familia, organismos internacionales y demografía. Mujer Nueva agradece sinceramente su amable colaboración, permitiéndonos la divulgación de este texto.
..................................................
[1]. A Treatise on the Family, Cambridge MA, Harvard University Press, 1993 (1ª ed. 1981).
[2]. Le Monde del 1 de agosto de 1999.
[3]. Cf. Claude MARTIN, L'après divorce. Lien familial et vulnérabilité, Presses Universitaires de Rennes, 1997
 
Fuente: http://perso.infonie.fr/le.feu
Fecha: Enero 09 de 2001
 
www.mujernueva.org
 

¿CONVIENE EDUCAR AL NIÑO EN ALGUNA RELIGIÓN?

G. K. Chesterton - En Charlas, II, Acerca de las nuevas ideas, Obras completas I, Ed. Plaza Janés, p. 1099-1100.

He aquí una frase que oí el otro día a una persona muy agradable e inteligente, y que cientos de veces he oído a cientos de personas. Una joven madre me dijo: «No quiero enseñarle ninguna religión a mi hijo. No quiero influir sobre él; quiero que la elija por sí mismo cuando sea mayor.» Ése es un ejemplo muy común de un argumento corriente, que frecuentemente se repite, y que, sin embargo, nunca se aplica verdaderamente. Por supuesto que la madre siempre estará influyendo sobre su hijo. De la misma manera, la madre podría haber dicho : «Espero que escogerá sus propios amigos cuando crezca; por eso no quiero presentarle ni a primas ni a primos.»
Pero la persona adulta en ningún caso puede escaparse a la responsabilidad de influir sobre el niño; ni siquiera cuando se impone la enorme responsabilidad de no hacerlo. La madre puede educar al hijo sin elegirle una religión; pero no sin elegirle un medio ambiente. Si ella opta por dejar a un lado la religión, está escogiendo ya el medio ambiente; y además, un medio ambiente funesto y contranatural. La madre, para que su hijo no sufra la influencia de supersticiones y tradiciones sociales, tendrá que aislar a su hijo en una isla desierta y allí educarlo. Pero la madre está escogiendo la isla, el lago y la soledad; y, es tan responsable por obrar así como si hubiera escogido la secta de los mennonitas o la teología de los mormones. Es completamente evidente, dicen, para quien piense durante dos minutos, que la responsabilidad de encauzar la infancia pertenece al adulto, por la relación existente entre éste y el niño, completamente aparte de las relaciones de religión e irreligión. Pero la gente que repite esta fraseología no la piensa dos minutos. No intentan unir sus palabras con una razón, con una filosofía. Han oído ese argumento aplicado a la religión, y nunca piensan en aplicarlo a otra cosa fuera de la religión. Nunca piensan en extraer esas diez o doce palabras de su contexto convencional y tratar de aplicarlas a cualquier otro contexto. Han oído que hay personas que se resisten a educar a los hijos aun en su propia religión. Igualmente podría haber personas que se resistieran a educar a los hijos en su propia civilización. Si el niño cuando sea mayor, puede preferir otro credo, es igualmente cierto que puede preferir otra cultura. Puede molestarse por no haber sido educado como un buen sueco burgués; puede lamentar profundamente no haber sido educado como un Sandzmanian. De la misma manera puede lamentar haber sido educado como un caballero inglés y no como un árabe salvaje del desierto. Puede (con la ayuda de una buena educación geográfica), mientras examina el mundo desde China al Perú, sentirse envidioso por la dignidad del código de Confucio o llorar sobre las ruinas de la gran civilización incaica. Pero, evidentemente, alguien ha tenido que educarlo para llegar a ese estado de lamentar tal o cual cosa; y la responsabilidad más grave de todas es tal vez la de no guiar al niño hacia ningún fin.

www.arvo.com


 
TOLERANCIA Y AMBIENTE MORAL
 
Alfonso Aguiló
El descrédito de la seriedad
 
Vivimos quizá una época histórica en la que hemos visto cómo grandes utopías han quebrado. Ahora, se mantiene vigente más bien –como señala José Antonio Marina– una utopía sin pretensiones, que había permanecido latente, oscurecida por la prepotencia de las demás.
El hombre de hoy se siente cómodo en un ambiente poco agresivo, tolerante, en el que los individuos, más liberados de la influencia de los demás, se disponen a probarlo todo. Se ha abolido lo trágico y se navega con soltura en una mentalidad divertida, no comprometida, devaluadora de lo real.
El siglo XX, que ha sido, posiblemente, el más sangriento y trágico de la historia, justifica el descrédito de la seriedad, porque en el origen de esas grandes tragedias aparece siempre alguien que se tomó algo demasiado en serio, fuese la raza, la nación, el partido o el sistema.
La sociedad desconfía, con razón, de todo fanatismo. Hay un valor máximo, que es la libertad, y el resto son procedimientos para conseguirla. Le cuesta admitir cualquier afirmación sostenida con vigor. Cualquier norma excesivamente definida le asusta. Prefiere el vagabundeo incierto, el buen humor. Y odia los tonos regañones o gruñones. Es como si una consigna tácita nos ordenara no tomar nada demasiado en serio, ni siquiera a nosotros mismos.
Es cierto que hay que reconocer grandes conquistas a esta mentalidad que acabamos de describir. Entre otras cosas, haber barrido a toda una fauna de personajes autoritarios, todos bastante ridículos y prepotentes.
Ahora puede decirse que, por fortuna, el autoritarismo ha quedado muy devaluado. Es preciso reconocerlo y celebrarlo.
Sin embargo, la actitud de levedad con que algunos han reaccionado frente al antiguo autoritarismo, trae consigo frutos muy diversos: pretende fortalecer la personalidad, pero acaba, sin embargo, propugnando una personalidad débil y diluida; en vez de exaltar la creatividad, que es lo que pretendía, engendra un sujeto errático y pasivo. No puede olvidarse que la huida de la realidad convierte al hombre en simple espectador de su vida.
Y cuando se pretende eludir el compromiso, se elude la realidad, porque la vida está llena de compromisos: compromisos en el plano familiar, en el profesional, en el social, en el afectivo, en el jurídico y en muchos más. La vida es optar y adquirir vínculos. Quien pretenda almacenar intacta su capacidad de optar, no es libre: es un prisionero de su indecisión.
Saint-Exupéry decía que la valía de una persona puede medirse por el número y calidad de sus vínculos. Por eso, aunque todo compromiso en algún momento de la vida resulta costoso y difícil de llevar, perder el miedo al compromiso es el único modo de evitar que sea la indecisión quien acabe por comprometernos. Quien jamás ha sentido el tirón que supone la libertad de atarse, no intuye siquiera la profunda naturaleza de la libertad.
Marco Aurelio –que además de un gran emperador fue un gran escritor y gran maestro– decía que la persona está constituida por los valores en los que cree, que imprimen en su rostro la huella de su nobleza o de su vulgaridad. Aseguraba que el alma se tiñe de las imágenes que en ella se forman, y que por ello el valor de cada cual está en estrecha relación con el valor de las cosas a las que ha dado importancia.
Es tal vez la intuición más fulminante de la esencia de un hombre, la clave para leer su historia y su naturaleza. Somos lo que creemos. Lo que albergamos en nuestra mente nos marca de manera indeleble. Se imprime en nuestras facciones y en nuestros gestos. Se convierte en nuestra manera de ser.
 
Exaltación de la espontaneidad
 
Sin duda, la espontaneidad es un valor emergente en la sociedad de nuestros días. Ser espontáneo y natural es algo que hoy, afortunadamente, se valora mucho. Hay una gran pasión por todo lo que significa apertura y claridad, un elogio constante de las conductas que revelan autenticidad.
La gente joven tributa un apasionado culto a la sinceridad de vida, quizá como respuesta al rechazo producido por algunos rasgos bastante frecuentes en generaciones anteriores.
Todo eso, no cabe duda, esconde un avance innegablemente positivo. Y en el ámbito de la educación, se trata de una conquista de la sensibilidad contemporánea que ha supuesto aportaciones especialmente valiosas. Moverse en un clima de confianza se considera hoy un principio educativo fundamental, decisivo también para la formación del carácter.
Sin embargo, es necesario un sensato equilibrio en todo lo relacionado con la espontaneidad: un equilibrio entre la hipocresía y lo que podríamos llamar exceso de espontaneidad.
El equilibrio del carácter y la personalidad exige una cuidadosa compensación entre un extremo y otro. Y así como hace treinta años podía ser mayor el peligro del envaramiento o la desconfianza, quizá ahora sea más bien el de la excesiva desinhibición o desenfado.
La exaltación de la espontaneidad y la devaluación de la seriedad producen también frutos diversos y ambivalentes. Pretenden fortalecer la personalidad, y en gran parte lo logran, pero también traen el riesgo de producir personas con una espontaneidad aleatoria, gracias a la cual son lo que les viene en gana en cada momento, lo que a cada paso se les ocurre. Lo malo es que las ocurrencias, las ganas, suelen ser imprevisibles, y esa no es la mejor forma de guiar una vida.
 
Quejarse de la juventud
 
Quejarse de la juventud es una tendencia recurrente de todas las épocas (se encuentra ya en los griegos, y en Cicerón, por ejemplo), quizá olvidando un poco que cada generación es, en buena medida, lo que de ella ha hecho la anterior.
Es cierto que la juventud va un poco contra lo que hay establecido, pero así es como cada generación hace que la historia avance. Y es probable –como apunta Jiménez Lozano– que detrás de muchas de esas quejas de los mayores contra la juventud haya un poco de envidia, de recuerdo nostálgico, y se afirma que se vivía mejor en épocas pasadas cuando lo que ocurre es que antes se era más joven.
Esas quejas no son nada nuevo. Sin embargo, sí hay ahora algunas cosas nuevas que nunca ha habido en la historia.
Por ejemplo, unos omnipresentes medios de comunicación. Todos estamos hoy extraordinariamente influidos por los medios de comunicación. Y si las nuevas generaciones se tragan sin sentido crítico todo lo que les cuentan, se exponen a una seria manipulación, les pueden hacer creer lo que quieran, y eso es peligroso para el sentido de la realidad.
Es verdad que esos medios de comunicación suelen recoger opiniones de gentes muy diversas, pero también en eso hay muchas veces manipulación, porque primero se nos dice una temporada cómo debemos pensar y luego nos lo preguntan.
Es preciso suscitar un sano sentido crítico ante los medios de comunicación, procurarse otras fuentes de información y de formación, leer, pensar, hablar, procurar dar profundidad a la vida.
Otro ejemplo de novedad de nuestra época es el importante aumento de la desintegración familiar, caldo de cultivo de multitud de tendencias antisociales. Quizá no valoramos suficientemente el hecho de que todo lo que fortalece la familia previene la delincuencia, porque será difícil que en la calle impere la ley y el orden si en casa no se aprende un orden de valores.
Un tercer ejemplo podría ser la nueva dimensión que ha adquirido el problema de la droga.
—¿Y no crees que es problema sobre todo de dar una mejor información?
En casi todos los países se han realizado grandes campañas informativas relacionadas con los efectos negativos de las drogas (dependencia, autodestrucción física y psíquica, inducción a la delincuencia y a la búsqueda de nuevos consumidores, etc.). Esas campañas son necesarias, pero –como señala Gerardo Castillo– tampoco han servido, por sí mismas, para disminuir el consumo. Con ellas se ha logrado impresionar a los padres y a los profesores, pero a quienes no han logrado impresionar es a la mayoría de los adolescentes y jóvenes.
La drogadicción no es solamente un problema de ignorancia, de falta de información. Esto último los adultos quizá no acabamos de comprenderlo: ¿cómo es posible que se droguen –decimos– sabiendo que la droga los va a destruir?
Es necesario conocer cuáles son los factores que empujan a esos jóvenes a la toxicomanía, porque las drogas no son propiamente un problema, sino una mala solución a un problema. Hay que comprender mejor por qué algunos de ellos recurren a la droga. La droga es para ellos un paraíso artificial. ¿Por qué se drogan? "No nos interesa nada –dicen–, todo nos deja indiferentes. En mi estado normal veo las cosas tal y como son; una vez drogado, las veo como quisiera que fuesen".
Hay factores de siempre, relacionados con la crisis propia de la edad, pero los principales son de tipo social o ambiental, y están relacionados con el estilo de sociedad en que viven esos jóvenes.
Es preciso analizarlos y buscar soluciones. Si la sociedad responde con indiferencia al derecho a la diferencia, los valores se acaban ahogando en un clima de permisivismo y relativismo moral.
Es fundamental que haya –en la familia, en la enseñanza, en los medios de comunicación, en la calle– un ambiente que estimule, que prestigie los valores, que ayude a la gente joven a enfrentarse a la realidad, a tomar las riendas de su propia vida, a encontrarle un sentido.
Una salida en falso
 
—¿Y no crees que pueden tener parte de razón quienes defienden que sería mejor legalizar la droga?
Es un debate que surge periódicamente en los medios de comunicación. Se aduce que son muy escasos los frutos de la represión del narcotráfico y que, por el contrario, su legalización –con el correspondiente control gubernamental– haría caer los lucrativos negocios que florecen clandestinamente en su entorno y, como consecuencia de ello, disminuiría también la delincuencia que la droga produce. Algunos añaden, además, que el Estado no es quién para dictar a la gente lo que debe o no consumir.
Sin embargo, los diversos ensayos realizados en esta línea en diversos países occidentales han ido fracasando uno tras otro. Si se administra metadona al adicto, no se logra rehabilitación, pues la metadona también crea dependencia. Si se legalizan solo unas pocas drogas, sigue manteniéndose el mercado negro de las no legales, con la desventaja de que las legales sirven de iniciación al consumo de las otras. Si se despenaliza solo el consumo, tiene efectos deseducativos y no elimina los inconvenientes de la represión del tráfico.
Si se piensa en la legalización completa mediante un régimen de distribución pública, parece inevitable pensar en medidas restrictivas: control de calidad, prohibición de publicidad y de venta a menores, restricción de su consumo a conductores u otros profesionales de especial riesgo, etc. Al final, se vuelve a lo de siempre: cada restricción daría lugar a un mercado negro para quienes no tienen acceso totalmente libre a esa droga.
Además, los grandes traficantes saldrían beneficiados con la legalización. Empezarían por inundar el mercado con droga muy barata: pueden hacerlo, ya que funcionan con márgenes gigantescos. De ese modo conseguirían millones de nuevos adictos, y con esa expansión del mercado se resarcirían con creces de la reducción de precios. Los gobiernos tendrían que reaccionar con controles más severos, lo que llevaría a la subida de precios y a un nuevo aumento del negocio ilegal.
Quizá disminuyeran los delitos motivados por la necesidad de obtener droga cara, pero aumentarían los cometidos bajo sus efectos –habría muchos más drogadictos–, y crecerían por tanto los costes sociales: las drogas –sean legales o no– son adictivas, producen intoxicaciones, provocan enfermedades o malformaciones congénitas a los hijos, suelen acarrear desintegración familiar, etc.
En suma, parece demostrado que la legalización de la droga estimula su consumo. Son sustancias peligrosas, y por tolerante que se quiera ser, legalizar la droga no es quitar el negocio a los criminales, sino poner al Estado a competir con ellos. Y en esta competencia, la salud pública tiene todas las de perder.
La droga tiene unas gravísimas consecuencias sociales. Aunque la represión no solucione por sí sola el problema, parece imprescindible. Sin ella, las medidas educativas –que son las más básicas– perderían gran parte de su eficacia.
 
Fenómenos de inflación moral
 
Como señala Innerarity, igual que los recursos naturales no son inagotables, existe también algo así como una economía de los recursos morales, una ecología de la moral social, pues también en el ámbito de la moral existen fenómenos de inflación.
En este sentido, los propietarios y profesionales de los medios de comunicación deben tener en cuenta las grandes repercusiones éticas que tienen los mensajes y modelos de vida que divulgan.
Han de ser conscientes de la responsabilidad moral que tienen en lo que podría llamarse la ecología humana, pues tales medios pueden provocar una contaminación de los espíritus no menos preocupante que la contaminación del medio ambiente.
Es preciso que haya una legislación seria en este sentido, y que luego se aplique seriamente. Por otro lado, los agentes sociales pueden y deben ejercer una legítima presión sobre los grandes centros de producción, no solo con el fin de evitar influjos negativos en la sociedad, sino también de persuadirles de que los buenos contenidos ofrecidos de modo adecuado pueden recibir una amplia acogida y un éxito incluso mayor, pues el bien también "vende".
 
Autoridad y persuasión
 
Ante el declive del autoritarismo, nos encontramos quizá hoy ante una ocasión inmejorable de devolver a la autoridad su auténtico sentido, despojándola de las muy diversas formas falseadas que han deformado su rostro amable, convirtiéndola en origen de automatismos, de rechazo o de sumisión. La autoridad ha de estar, quizá hoy más que nunca, avalada por el prestigio.
Además, la afirmación desnuda e impositiva, propia del talante autoritario, no es otra cosa, en muchos casos, que simple pereza intelectual. La verdadera autoridad acostumbra a dejar en sus juicios, cuando conviene, la huella del movimiento que le condujo hasta ellos, y siempre procura:
  • guardarse de querer juzgarlo todo, como si se contemplara la realidad desde una atalaya privilegiada (además, quienes se lanzan a juzgarlo todo y precipitadamente, se arriesgan mucho a no comprender bien lo que pasa, pues esa actitud disminuye enormemente su capacidad de atención); hacer un esfuerzo para no caer en el simplismo, no etiquetar los problemas para eludir su complejidad, ni dar respuestas triviales a problemas insuficientemente planteados;
  • adoptar una actitud positiva y abierta ante los nuevos modos de entender las cosas, los nuevos estilos de vida, y ante la evolución de la sociedad;
  • huir de los tonos catastrofistas o apocalípticos, del talante de queja habitual, de la negación de los valores positivos que siempre surgen en los cambios históricos;
  • no hacer juicios ni condenas precipitadas de mentalidades, actitudes o sistemas de pensamiento.
El error del autoritarismo, como el del permisivismo, tienen nefastas consecuencias en la educación y en la organización social: Ni la libertad exige el permisivismo, ni la autoridad ha de suponer autoritarismo.
Por una publicidad del bien
 
Una de las claves más importantes para entender nuestra cultura –vuelvo a glosar ideas de Daniel Innerarity– es la progresiva sustitución de la imposición por la seducción, de la propaganda por la publicidad.
La legalidad se puede exigir; la moralidad, no siempre. Hay muchas inmoralidades que no son perseguibles por los jueces. La seducción publicitaria tiene un aspecto positivo: lo que podríamos llamar una generalización de la amabilidad y del ofrecimiento, que no gusta del tono autoritario.
¿Por qué no plantear muchas veces la enseñanza moral como una publicidad del bien? Lo bueno, lo justo y lo bello no están condenados a perder en el mercado de la seducción, más bien al contrario. Pero se trata de un escenario que exige mucho a quien arriesga a invertir en él: no basta con decir la verdad; hay que decirla sin aburrimiento, con imaginación, con elegancia y buen humor.
El miedo a entrar en el juego de la libre concurrencia de las ideas y los valores morales (que se decide más allá de los refugios de la decencia moral, es decir, en el mundo de la comunicación, la moda, los negocios, la política), esconde una desconfianza respecto a la fuerza atractiva de lo que se tiene por bueno.
Es verdad que el éxito y la vigencia de esos valores son muchas veces azarosos, pero esto no puede servir como disculpa para la vagancia imaginativa o para la comodidad dogmática. Tampoco es válida la coartada conspirativa, consistente en pensar que todo mal es el resultado de alguna confabulación o ineptitud ajena, olvidando las torpezas propias.
Nadie puede olvidar que, en principio, lo verdadero es razonable e interesante; lo bueno, amable; lo bello, seductor. Este nuevo registro comunicativo tiene una gran eficacia: es incompatible con la histeria agresiva y el lenguaje belicoso, favorece la autodisciplina en el discurso y la suavización de los conflictos, y evita el espíritu de cruzada y el autoritarismo.
Las dificultades de muchos discursos moralizantes provienen quizá de que muchas veces no deja ver con claridad que la ética es una facilitación de la vida y no su constante entorpecimiento.
Ruina para padres desprevenidos
 
Cuenta Victor Frankl cómo en California se ensayó hace unos años la inserción de electrodos en el hipotálamo de cerebros de ratas vivas. En cuanto se apretaba una tecla para cerrar un circuito eléctrico, las ratas recibían una pequeña descarga y experimentaban ya sea un orgasmo o bien una satisfacción de su necesidad de alimentarse. Luego, las ratas aprendieron a apretar la tecla por su cuenta.
Al poco tiempo, se volvieron tan adictas a este sistema que se satisfacían hasta 50.000 veces por día de esta manera. Lo interesante del ensayo es que las ratas dejaban de lado la comida real y a sus parejas sexuales verdaderas.
No me resisto, aunque parezca un poco fuerte, a hacer una comparación entre ese experimento con el fenómeno de los servicios eróticos a través de líneas telefónicas, de internet o de algunos canales de televisión. Es un hecho que muchos chicos y chicas pasan desde muy temprana edad muchas horas dedicados a esos entretenimientos, con la consiguiente tendencia a la adicción y a la obsesión, y con consecuencias nada desdeñables en su educación afectiva y sexual.
¿Qué debe hacer la sociedad ante esto? Porque la libertad es un elemento claro, pero también lo es el duro acoso que ese mercado supone para tantos menores de edad. Y de la misma manera que se regula el derecho a fumar en las aulas o en los aviones, o que se limita el consumo de alcohol por parte de menores en locales públicos, debería regularse el acceso público a semejantes instrumentos de deseducación juvenil.
Conviene, por el bien de la sociedad, denunciar el atropello de quienes con estos servicios se entrometen con engaño en la educación de los hijos de los demás, muchas veces en su propio domicilio y sin conocimiento de sus padres.
El sexo, la violencia descarnada y el sensacionalismo parecen haberse convertido en los pilares de esa gran industria, que no duda en revolver en los más bajos sentimientos de las personas con tal de incrementar su tráfico mercantil o sus índices de audiencia, sin respeto del tipo de destinatario ni de las franjas horarias juveniles. No hay que negarles que todo eso encierre algunos valores artísticos o de información: raro será que no proporcionen alguna observación ingeniosa o dato de interés; pero también podrían encontrarse elementos nutritivos –proteínas, hidratos de carbono, etc.– en un cubo de basura.
Es preciso demandar en los responsables de los medios de comunicación un poco de ingenio para que encuentren el modo de salvar la competitividad sin que se produzca una carrera comercial a costa de la moralidad pública. No se trata de que los medios de comunicación se transformen en medios dedicados exclusivamente a la educación, pero sí han de ser conscientes de su responsabilidad en ese sentido, y las leyes deben regularlo en la medida que sea posible. El valor de una sociedad se muestra en los valores que considera dignos de protección.


DEFENSA DE LA VIDA

¿ESTÁ LA ONU CONTRA LA RELIGIÓN EN EL MUNDO?

WASHINGTON DC, 22/08/01- ACI: A casi un mes de la clausura de la 72º sesión del Comité para los Derechos Humanos  de las Naciones Unidas, Joe Woodard, de The Calgary Herald, realizó un extenso análisis sobre la verdadera postura de la  ONU frente a la religión -especialmente el catolicismo-, que según los expertos, tendría un solo objetivo: eliminar toda "moral  absoluta" por "no ser compatible con el nuevo orden mundial".
El artículo cita a diversas personalidades y expertos como la presidenta de la Federación de Mujeres Unidas por la Familia en  Alberta, Hermina Dykxhoorn, quien ha integrado un grupo de presión pro-familia en la conferencias anuales de la ONU en  Beijing, Estambul, Roma y otros países.
Dykxhoorn explica que "en la conferencia de Estambul en 1996, el director general de la Organización Mundial de la Salud - entonces Dr. Hiroshi Nakajima- afirmó en una conferencia de prensa que 'las religiones monoteístas no son compatibles con el  Nuevo Orden Mundial'". "Yo lo escuché, y cuando eres miembro de una de esas religiones monoteístas es escalofriante",  agregó.
La líder pro-familia afirma que "ellos están en contra de las religiones monoteístas -en particular el cristianismo- pues éstas  resaltan la santidad de vida y la santidad de la familia". Sin embargo -continúa-, "ellos no luchan contra el hinduismo y el  budismo, por ejemplo, porque tienen códigos morales más flexibles".
 
Aborto y control poblacional
 
Woodard afirma que el control de la población y el aborto (http://www.aciprensa.com/aborto.htm) son dos puntos en los que  los líderes de las Naciones Unidas "se enfrentan a las religiones de sus países miembros, donde la política global choca con las  conciencias nacionales y la burocracia se opone a la fe de la personas".
Como un primer ejemplo, el autor explica que entre las principales conclusiones de la sesión está la demanda al gobierno de  Guatemala para legalizar el aborto, pues aunque su Constitución asegura "la vida humana desde el momento de la concepción  así como la integridad y la seguridad de la persona", el gobierno canadiense está contribuyendo con dos millones de dólares  para una campaña abortista, impulsada por el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA).
Mercedes Wilson, una ex delegada de la ONU en Guatemala, afirmó en declaraciones a LifeSite News que "el Occidente se ha  llevado todo de los países pobres. Lo último que nos queda son nuestros niños y nuestra fe". "Es horrible que los canadienses  paguen con sus impuestos algo que hará mucho daño a nuestro país", indicó.
Asimismo, Italia fue condenada por permitir a los doctores realizar objeciones de conciencia en contra de los abortos, pues  para las Naciones Unidas eso es considerado como un "serio impedimento" para "relacionar las esferas secular y religiosa".
Austin Ruse, director del Instituto de la Familia Católica y Derechos Humanos en Nueva York, explicó que los comités del  secretariado permanente -como la UNICEF, UNFPA y el Programa de Desarrollo- "trabajan como si fueran ya un gobierno  mundial e interpretan los acuerdos de la ONU en las formas más radicales".
"No hay un acuerdo de la asamblea general sobre un derecho universal del aborto, pero la UNICEF, UNEP, UNFPA y UNDP  actúan como si lo hubiera. El aborto es un sacramento para ellos y está incluido en cualquiera de los  temas", agregó.
Por su parte, el profesor Richard G. Wilkins, director del Centro Mundial para la Familia en la Universidad de Brigham, afirmó  que "la gran paradoja del Secretariado es su obsesión con el control poblacional".
"El índice de población propio de la ONU muestra que el gran problema que enfrenta el mundo para los siguientes 50 años no  es una explosión de la población, sino una reducción de la población. Esas son sus propias proyecciones, pero los hechos no  corresponden", explicó el experto.
"Su pensamiento parece ser el siguiente: debemos eliminar a las religiones tradicionales para lograr descomponer a la familia. 
Debemos descomponer a  las familias para implementar nuestros radicales programas de población y desarrollo. Y para esos  programas necesitamos a los gobiernos del mundo", agregó Wilkins y aseguró que sólo el fervor religioso explica su terca "insistencia en el aborto".
 
Derechos de la Mujer
 
En el campo de los derechos de la mujer -explica Woodard-, el catolicismo ha sido atacado por la ONU por "reforzar actitudes  y valores que hacen a la mujer subordinada al hombre y la discrimina".
A fines de julio, el Comité para la Eliminación de la Discriminación de la Mujer de la ONU (CEDAW) atacó al gobierno de  Andorra -con una población de 70 mil habitantes y ubicado en las alturas de las montañas entre España y Francia-, porque la  mayoría de las escuelas nacionales son católicas y sus estudiantes no reciben la educación sexual requerida por la organización.
Asimismo, CEDAW también ordenó al gobierno de Libia reinterpretar el Corán según sus propias indicaciones sobre los  derechos de la mujer y ordenó al gobierno de Kyrgyzstan legalizar el lesbianismo.
Por otro lado, la República Checa ha sido criticada también por "actitudes de sobreprotección a favor del embarazo y la  maternidad", y Armenia ha sido obligada a usar sus escuelas y medios de comunicación para combatir "el estereotipo  tradicional de la mujer como el 'noble papel de madre'".
 
Estrategia
Los comités de las Naciones Unidas están formados por funcionarios civiles de Japón, la Unión Europea, Estados Unidos,  Australia y Nueva Zelandia, afirmó Gwen Landolt, vicepresidente de la REAL de Mujeres de Canadá y quien ha formado parte  de grupos de presión en las conferencias de la ONU. "De donde sea que vengan, los miembros del secretariado rápidamente  forman parte de la cultura de la organización", afirmó. El artículo concluye citando algunos casos particulares:
  • En noviembre pasado, la UNFPA ofreció al gobierno de Pakistán invertir unos 250 millones de dólares en programas de  salud, siempre y cuando aceptaran también unos 35 millones destinados a la "salud reproductiva", que incluye el control de la  natalidad y el aborto. Después de varios años de resistencia, Pakistán finalmente aceptó. 
  • En setiembre pasado, Nigeria aceptó 29 millones de dólares para luchar contra la malaria, polio y el SIDA, con la condición de usar otros 35 millones en control poblacional. El demógrafo francés Pierre Channu  denunció a la UNFPA por inflar las figuras de población en dicho país. 
  • En Sri Lanka, desde que aceptó los programas de la UNFPA hace 20 años, su índice de fertilidad disminuyó a 1.4 per  capita desde un 2.1 anterior. En junio pasado, el primer ministro Ratnasiri Wickremanayake lamentó que su población  sea ahora muy pequeña para proveer los necesarios 12 mil personas en el servicio militar. Actualmente trabajan para  que el país aumente su índice de nacimiento anual.
(Enviado por Maribel Germán)
 

 
EE. UU. LUCHARÁ PARA QUE LA CUMBRE ONU DE LA INFANCIA NO APRUEBE EL ABORTO

WASHINGTON, 29 agosto 2001 (ZENIT.org).-
La administración del presidente George W. Bush enviará una delegación de alto nivel a la sesión especial de la Asamblea de las Naciones Unidos sobre los niños, pues tiene miedo de que la declaración final contenga expresiones que sirvan para apoyar el aborto, afirmó un oficial de la Secretaría de Estado el pasado lunes.
Representantes de la administración Bush, al participar en las negociaciones preparatorias esta semana, están tratando de eliminar estas referencias. También los representantes de la Santa Sede han trabajado en este sentido.
Charles Hunter, portavoz del Departamento de Estado, afirmó que «El documento final (de la Asamblea) no debería apoyar o respaldar el asesoramiento sobre el aborto».
Aunque la decisión final se tomará en vísperas de la cumbre, el ministro de Salud o el de Educación se perfilan como candidatos para presidir la delegación estadounidense. La cumbre de la infancia, apadrinada por UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), se celebrará entre el 19 y el 21 de septiembre en el marco de la Asamblea General de la ONU.
El presidente Bush, en sus primeros días de presidencia, dejó muy claro que Estados Unidos no financiará el aborto en el extranjero, como sucedía durante la presidencia de Bill Clinton, por lo que retiró la ayuda federal a las organizaciones de control de población que promueven la eliminación de no nacidos.
ZS01082908
 
 

 
PATERNIDAD PLANIFICADA:  SUS ATAQUES A LOS VALORES HISPÁNICOS
 
Magaly Llaguno
 
Nota del editor: Llamamos Paternidad Planificada a la asociación miembro en EE.UU. de la IPPF\ Región del Hemisferio Occidental, cuyo nombre en inglés es Planned Parenthood Federation of America ("Federación de Paternidad Planificada de EE.UU.") y cuyas siglas (en inglés) son PPFA.
"¿Qué es Paternidad Planificada?", se preguntan muchos. Veamos lo que esta organización aparenta y dice ser, y lo que en realidad es.
Faye Wattleton, ex presidenta de Paternidad Planificada, dijo una vez sobre esta organización: "Es la más antigua de EE.UU. y la mas respetada organización de planificación familiar" (eufemismo que significa dañinos anticonceptivos, incluyendo los que son abortivos, la esterilización y el aborto). Paternidad Planificada alega que la mayoría del pueblo de EE.UU. está a favor de "preservar el derecho a la libertad reproductiva" (es decir a la "planificación familiar), y en ese derecho incluye el aborto provocado legalizado, sin límite de tiempo o circunstancias, mientras el niño por nacer no pueda sobrevivir por sí solo. Paternidad Planificada ha lanzado una inmensa campaña para "mantener el aborto seguro y legal", así como para fortalecer sus "programas de planificación familiar y otros esfuerzos nacionales por proteger el derecho a escoger" o decidir en esta área.
Para Paternidad Planificada no existe diferencia alguna entre anticoncepción y aborto, uno va acompañado del otro. Los que conocemos a fondo esta cuestión sabemos que en verdad el aborto es una consecuencia de la mentalidad anticonceptiva, y que la práctica generalizada de la anticoncepción lleva al aborto inexorablemente. La propia Paternidad Planificada admite en su literatura que puesto que no existe el anticonceptivo perfecto que no falla jamás, "el aborto seguirá siendo necesario bajo ciertas circunstancias y deberá continuar siendo legal, seguro y fácil de obtener".
Paternidad Planificada por lo general se anuncia como una organización establecida para "servir" el interés público, sin embargo, una ojeada a su historia, a la vida y las metas de su fundadora así como a las actividades actuales de esta organización, mostrará lo que realmente es: uno de los mayores enemigos de la vida humana y la familia. Estudiemos los comienzos de esta institución y comprenderemos el porqué de su ideología.
La fundadora de Paternidad Planificada fue Margaret Sanger, nacida en Nueva York en 1879 de una familia numerosa y pobre. Asistió a la escuela Francisco Ferrer, donde comenzó a leer los escritos de Ellen Key, una feminista sueca autora de The Women's Movement ("El Movimiento de la Mujer"). El libro presenta una moralidad subjetiva: la "ética de situación" de hoy en día, es decir, que no hay normas morales absolutas, sino que toda decisión depende de las circunstancias y puede ser justificada según ellas. Fue de este libro feminista que Margaret Sanger adoptó sus ideas acerca de la femineidad y el matrimonio, desarrollando la ideología de que "al yo interno debería serle permitida una plena libertad de expresión y desarrollo", y que sólo la satisfacción sexual individual, no la ley o la tradición, podía hacer santo el matrimonio, ya que "el amor físico" es "un imperativo más elevado que la mera ley". Opinaba Sanger, que "el lecho conyugal es la influencia más degenerante en el orden social, y comenzó a abogar por "una asociación voluntaria" entre las parejas sexuales. Reemplazó con éxito el común denominador de la sociedad: la unidad familiar, por la satisfacción sexual individual.
Este fue el primer golpe que dio Paternidad Planificada a la estructura tradicional moral y familiar. Sanger veía el control de la natalidad como un instrumento en la lucha de clases y en este punto se suponía que estaba al lado de los pobres. Sin embargo, se volvió contra ellos, cuando su movimiento ganó impulso. Los pobres le disgustaban y veía el control de la natalidad como un medio de limitar la "maleza humana" que tanto detestaba. Quería preservar la libertad de la "estirpe superior", guardándola contra reformas que estaban basadas en una filosofía política de la "mera cantidad" y de la "calidad".
Detestaba el sistema de "un hombre equivale a un voto en la democracia", y escribió en su Birth Control Review ("Revista del Control de la Natalidad"): "Todos podemos votar, incluso los retardados mentales... el panorama no es alentador".
Según Elasha Drogin, autora del libro biográfico Margaret Sanger: Father of Modern Society ("Margaret Sanger: Padre de la sociedad moderna"), la visión de la Sra. Sanger acerca del gobierno ideal para EE.UU. era una en que la élite anglosajona imperaba por medio de una forma aristocrática de gobierno, en lugar de dejarlo a la superioridad numérica de una multitud de "personas inferiores" que tenían "una educación indiscriminada". El pensamiento de Sanger, según Elasha Drogin, autora de su biografía, era idéntico en teoría al de Hitler, quien examinaba personalmente el linaje de todos los posibles candidatos para los puestos públicos, tales como los SS y los guardias selectos.
Durante la década de 1920, Sanger comenzó a presentar su ideología en un libro titulado The Pivot of Civilization ("El giro de la civilización") en el cual escribió: "Los filántropos que proporcionan cuidados gratis de maternidad estimulan a los segmentos más sanos y normales del mundo a soportar la carga de la fecundidad irreflexiva e indiscriminada de los demás: lo que trae consigo... un peso muerto de desperdicio humano; en lugar de disminuir y dedicarse a eliminar las estirpes que más perjudican el futuro de la raza y del mundo, tienden a volverlas dominantes en un grado amenazador". Sanger veía a los pobres como una verdadera amenaza al poder político y económico de los protestantes anglosajones y blancos, por virtud de la superioridad numérica de los "inmigrantes eslavos, latinos y hebreos". Obteniendo un tremendo apoyo financiero de los grupos más intolerantes de EE.UU., Sanger estableció su primera clínica para el control de la natalidad en la ciudad de Nueva York, en un área densamente poblada de inmigrantes eslavos, latinos y judíos recientemente llegados de sus países. Procedió después a reclutar "dos o tres ministros negros", quienes apelarían a los negros del sur en favor de la aceptación del control de la natalidad. "No queremos que se corra la voz de que queremos exterminar a la población negra", dijo Sanger, quien opinaba que el ministro protestante era el hombre que podía impedir que prosperara esta idea, "si alguna vez se le ocurriera a algunos de los más rebeldes". Faye Wattleton ex presidenta de Paternidad Planificada es de la raza negra, quizás para lograr el mismo objetivo de tener una buena imagen, a pesar de la filosofía racista de esta organización. El lema de Margaret Sanger era "más niños de los capacitados, menos de los incapacitados", y en la lista Sanger no incluía a los latinos y negros entre los "capacitados".
Sanger conoció al Dr. Havellock Ellis en Inglaterra, quien la introdujo a su propia rama de ideología eugenésica, la cual éste había explicado en su libro The Problems of Race Regeneration ("Los problemas de la regeneración de raza"). En éste libro Ellis decía que sólo debía ayudarse a aquellas personas pobres que se sometieran voluntariamente a la esterilización quirúrgica. Abogada por el "matrimonio complejo" que, bajo estrictas regulaciones, seleccionaba los padres considerados capaces de producir hijos genéticamente superiores. Su proposición era la misma de las casas de crianza Lebensborn del régimen Nazi. Los nazis también promovían la idea de que todo comportamiento sexual es normal mientras no resulte en un daño físico, idea que Paternidad Planificada todavía expone y escribe en un folleto que dice: "el sexo es divertido... viene en todo tipo de estilo, haz lo que te de placer, y pide lo que te de placer." Ellis, que usaba la droga mescalina, se convirtió en el primer amante de Sanger, quien poco tiempo después le pidió a su esposo el divorcio. Más tarde se casó con un millonario, porque según le escribió a otro amante, éste "podía con su riqueza hacerle la vida muy confortable" y "asegurar el éxito financiero" de su causa.
Sanger y su esposo vivían en casas separadas y sólo se comunicaban a través de secretarios personales, pero él se convirtió en la fuente principal de fondos para el movimiento del control natal, que hacia 1930 estaba compuesto de norteamericanos nativos, protestantes y blancos, con una educación y unos ingresos "mejores que el promedio". Para ese entonces ya Sanger tenía el poder y el dinero para presentar sus planes del "control social a través del control de la natalidad" al público norteamericano.
Sanger viajó entonces a la India para tratar de convencer a Mahatma Ghandi de que debía darle su apoyo, pero éste le contestó que "las ayudas artificiales (anticonceptivos) conducen a la satisfacción inmoderada de los deseos y son por tanto desmoralizantes y debilitantes". La filosofía de auto-control de Ghandi no se ajustaba a la ideología de Sanger de "libertad" sexual ilimitada. A continuación Sanger se reunió con Hitler, a quien le gustó inmediatamente la idea de establecer un sistema de recompensas a la "estirpe superior" por la producción de hijos. Sin embargo, Sanger se dio cuenta de que el público estadounidense no aceptaría un castigo para "las estirpes inferiores" que no usaran anticonceptivos, por lo que habló con varios legisladores de EE.UU. y les propuso que el gobierno diera donativos o dinero a los pobres que se sometieran a la esterilización. Éstos por supuesto rechazaron la idea. Sin embargo, dicha idea de cierto modo ha sido adoptada, ya que la Agencia para el Desarrollo Internacional de EE.UU. (USAID) ofrece incentivos económicos para la ayuda (préstamos y ayuda monetaria) a los gobiernos del Tercer Mundo que aceptan los programas de control natal y "educación" sexual de Paternidad Planificada y otras organizaciones de similar ideología. En la gran mayoría de los casos, la ayuda económica está condicionada a dichos programas, como denunció el Papa Juan Pablo II en su Exhortación Pastoral Familiaris consortio, número 30. (Véase La enseñanza de la Iglesia Católica sobre el control demográfico.)
La metodología de Sanger para motivar a los pobres a no tener hijos consistía en enumerarles las cosas que podrían hacer o comprar "con sólo no tener hijos", enfatizarles lo difícil que es la vida de una mujer a causa de los hijos, señalarles que el parto es un riesgo para la salud y que el control de la natalidad es lo mejor. Esta es exactamente la misma metodología actual de Paternidad Planificada en EE.UU. y de la IPPF (la federación a la cual ésta dio origen) a través del mundo entero. Sanger alegaba que la oposición de la Iglesia Católica al control natal era "un sentimentalismo tonto que causaba mezcla de razas y de clases, lo que sólo terminaría por hacer de la raza humana, una especie de individuos genéticamente retrasados". Dijo que la razón católica se había "degenerado terriblemente debido al celibato de sacerdotes y monjas", que "eran los más inteligentes y espléndidos", dejando la "raza católica racialmente inferior".
Por supuesto, la ideología racista de Paternidad Planificada tenía que llegar hasta su más lógica conclusión. Estadística tras estadística muestra el número desproporcionado de abortos y esterilizaciones realizados actualmente en hispanos y negros pobres, en relación con los norteamericanos de raza blanca y/o ricos. La proporción de mujeres negras que abortan es cerca de tres veces mayor que la de blancas, la tasa de esterilización también es mucho más elevada. El 35% de las mujeres puertorriqueñas ha sido esterilizado, cifra a la cual comienzan a aproximarse ya las de otros países hispanos. La propia Paternidad Planificada admite que las mujeres que dependen del bienestar social tienen más probabilidades de ser esterilizados que las otras, y se han reportado incontables casos de esterilizaciones involuntaria, no sólo en países del Tercer Mundo donde opera la IPPF, sino también en los EE.UU. Esto se denunció ante un juez federal del Distrito de Colombia, en 1974.
Aunque durante mucho tiempo Paternidad Planificada dijo en su literatura que el aborto mata a un ser humano, la propia Sanger opinaba que "a veces lo más misericordioso que una familia grande puede hacerle a uno de sus miembros es matarlo". Fue Havellock Ellis, aliado y amante de Sanger, quien determinó que los EE.UU. de los años 20 y 30 no estaba listo para justificar la matanza de un bebé por nacer, y le aconsejó a Margaret que se limitara a promover el control de la natalidad, es decir, los anticonceptivos, lo cual ella hizo. Fueron las Fundaciones Ford y Rockefeller las que financiaron las investigaciones que eventualmente llevaron a la fabricación de la píldora anticonceptiva, y todavía actualmente dichas fundaciones dan grandes cantidades de dinero para el control natal.
Con el dinero de la Fundación Brush, Sanger fundió la Federación Internacional de Planificación de la Familia o IPPF (International Planned Parenthood Federation) en 1952, y estableció su sede central en Londres, en oficinas suministradas gratuitamente por la Sociedad Inglesa de Eugenesia. Más adelante hablaremos también de la IPPF.
Paternidad Planificada utilizó un argumento para promover el control de la natalidad y obtener la legalización de los anticonceptivos hasta para menores de edad sin consentimiento o conocimiento paterno, que después utilizó también para promover la legalización del aborto "el derecho a la privacidad"..
Al principio, antes de lograr la legalización del aborto en EE.UU., Paternidad Planificada alegaba en su literatura que se dedicaba a "lograr que la educación y los servicios de planificación familiar estuvieron disponibles universalmente, para que cesara la necesidad del aborto." Sin embargo, cuando la organización creció y cobró más fuerza, comenzó a promover el aborto como alternativa indispensable cuando fallan los anticonceptivos. A través de sus filiales en los países donde el aborto todavía es ilegal, como los de América Latina, la IPPF utiliza el mismo argumento de que sólo está tratando de impedir los abortos para así promover anticonceptivos y abortivos como la píldora, el dispositivo intrauterino, el Norplant y la Depo-Provera, logrando así la respetabilidad y la cooperación de incontables gobiernos. De esta manera quedan establecidas las bases para la futura legalización del aborto en esos países, el verdadero objetivo de Paternidad Planificada y de la IPPF.
En EE.UU., Paternidad Planificada emplea sus recursos para mantener la actual situación de aborto a petición a través de todo el embarazo. Lanzó una campaña en la cual prometió gastar un mínimo de 2 millones de dólares, más los recursos de sus 178 miembros asociados a través del país. Paternidad Planificada está en el negocio de los abortos. Fondos de impuestos obtenidos por Paternidad Planificada promueven y hacen posible la matanza de millones de niños no nacidos. El tamaño y la complejidad de las organizaciones afiliadas a Paternidad Planificada no impiden determinar a ciencia cierta cuánto dinero de impuestos reciben. En 1987, Paternidad Planificada reportó haber recibido 111 millones de dólares, el 40% de sus ingresos, del gobierno. Sin embargo, Paternidad Planificada de Nueva York reportó que el 60% de sus ingresos provino del gobierno.
Paternidad Planificada obtuvo en 1987 una ganancia de 4.6 millones para su oficina nacional y de 12.9 millones para sus afiliados, según Jo Ann Gasper, Asistente del Secretario para Asuntos de la Población, Departamento de Salud y Servicios Sociales. De la manera que Paternidad Planificada logra que el gobierno indirectamente contribuya a proveer servicios de abortos es uniendo los servicios de anticonceptivos y abortos en la misma clínica. Paternidad Planificada solicita fondos federales para operar un programa de planificación familiar, y recibe hasta el 60% del costo total de instalar la clínica, donde después, utilizando el mismo personal, muchas veces se llevan a cabo abortos, inclusive en menores de edad sin consentimiento o conocimiento paterno. Sólo en 1984, Paternidad Planificada llevó a cabo 88,824 abortos en sus clínicas y refirió casi cien mil mujeres a otras clínicas de aborto. En 1986, sólo en practicar abortos, Paternidad Planificada obtuvo $21 millones. En 1988, llevo a cabo 104,000 abortos. Paternidad Planificada tiene 850 clínicas a través de los EE.UU. y un presupuesto de 300 millones de dólares anuales. Según su ex presidenta Faye Wattleton, los derechos "relacionados con la reproducción -- entre los cuales incluye el aborto -- no son menos fundamentales que los derechos civiles".
Alfred Moran, quien en 1983 era director ejecutivo de Paternidad Planificada en la ciudad de Nueva York, declaró al New York Times las verdaderas intenciones de Paternidad Planificada con respecto al aborto: "Hasta que lleguemos a tener un contraceptivo perfecto, hasta que todo embarazo sea planeado y todos los niños que nazcan sean deseados o amados, Paternidad Planificada continuará proporcionando no sólo educación sexual y contraceptivos sino también abortos". En su Fact Sheet, (hoja de datos) Paternidad Planificada del condado Miami-Dade, en Miami, Estado de Florida dice: "El aborto es necesario para una planificación familiar efectiva, ninguna sociedad ha logrado un control de la fertilidad efectivo sin el aborto".
Los doctores James Ford y Michael Schwartz de la Free Congress Foundation analizaron en su libro Birth Control for Teenagers: Diagram for Disaster ("El control natal para los jóvenes: diagrama para el desastre") los desastrosos resultados de los programas de "educación" sexual para jóvenes de Paternidad Planificada. Estos progamas incluyen instrucciones específicas sobre el uso de anticonceptivos y no proporcionan guía moral, por lo que han aumentado la proporción de enfermedades venéreas, embarazos y abortos de adolescentes. Los doctores concluyeron que "el punto está claro: el apoyo gubernamental es un factor importante para ayudar a la gente a creer que actúa de acuerdo a la moral, ya que si el gobierno apoya la distribución de anticonceptivos a los niños y la instrucción en su uso, aún sin consentimiento o conocimiento paterno, entonces los programas y por ende la actividad sexual premarital, serán aceptados por la población adolescente y las agencias tendrán asegurada una buena clientela". La fuerte campaña de Paternidad Planificada, la cual ha convencido a muchos padres de que es imposible exigirle a la juventud la práctica de la castidad, ha logrado que éstos acepten y hasta ayuden a promover con sus dólares de impuestos hasta incluso las clínicas en las escuelas donde se distribuyen peligrosos anticonceptivos y abortivos. Durante un Desayuno de Paternidad Planificada en Miami, el 4 de mayo 4 de 1990, en el Joseph Caleb Center, la presidenta en aquel entonces de esta organización, Faye Wattleton, dijo: "Decirle a un adolescente que diga no [a las relaciones sexuales fuera del matrimonio] es como decirle a una persona crónicamente deprimida que tenga un buen día como cura para su enfermedad mental". Y añadió: "Debemos darles a los muchachos la oportunidad de ser responsables y hacer sus propias decisiones". Cuando se les hace creer a los padres que no pueden esperar que sus hijos permanezcan castos hasta que se casen y que los valores morales de los padres "simplemente no aplican a la juventud de hoy", la tarea de Paternidad Planificada se hace mucho más fácil. Por supuesto, la culpa no recae solamente en aquellos padres que se dejaron engañar, porque ellos fueron socavados en la formación moral de sus hijos por las escuelas públicas, el gobierno, la profesión médica y los medios de comunicación.
De otra manera no podría haber ninguna posibilidad de que Paternidad Planificada estuviera dando a menores una píldora cuyos efectos colaterales potenciales incluyen ataques cardíacos, apoplejías, flebitis, tumores en el hígado y los huesos, hemorragias cerebrales, etc., sin el conocimiento o consentimiento de sus padres. No habría posibilidad alguna de que esta organización hubiera colocado un dispositivo intrauterino (DIU), tan peligroso que muchos de ellos fueron prohibidos por la Agencia de Fármacos y Alimentos de EE.UU., en el vientre de jovencitas menores de edad sin que sus padres siquiera lo supieran. Y por supuesto, no habría posibilidad alguna de que esta organización pudiera matar a los bebés de jovencitas menores de edad ni de que ellas pudieran contraer herpes genital, SIDA y otras enfermedades sexualmente transmitidas. De hecho, si los padres tuvieran idea de lo que es capaz Paternidad Planificada, es posible que esta organización hace mucho tiempo no existiera.
Paternidad Planificada, luego de pasar por alto los derechos a los padres, logró también socavar la autoridad paterna. Paternidad Planificada fue al los tribunales para privar a los padres del derecho a participar en la decisión de su hija menor de abortar o no y ganó. En el caso Paternidad Planificada v. Danforth (1976), el Tribunal Supremo falló que una jovencita menor de edad, aunque necesita consentimiento para cualquier cirugía menor o para un tratamiento médico, no lo necesita para practicarse un aborto. El padre del bebé por nacer tampoco puede impedir que éste sea abortado, aunque la madre sea su esposa, como consecuencia de esta "victoria" lograda por Paternidad Planificada. En el caso Paternidad Planificada v. Belotti (1980), a los padres se les privó del derecho a ser informados de la decisión de su hija menor de abortar, aunque un juez lo permitiera. Actualmente los padres tienen que hacerle frente a las consecuencias físicas y emocionales que pueda tener el aborto en sus hijas menores, inclusive costear el tratamiento médico, pero no se les permite tomar parte en la decisión de ellas de abortar, por lo que tienen las obligaciones pero no los derechos paternos.
¿Cuál es la ideología de Paternidad Planificada en lo que concierne las relaciones sexuales entre adolescentes? Paternidad Planificada dice que hay que ayudarlos a sentirse "cómodos con su sexualidad", no a reprimirla, por lo que promueve la "educación" sexual libre de valores morales a través del mundo entero, cuyo objetivo primordial es la promoción del uso de anticonceptivos, a lo cual Paternidad Planificada llama "relaciones sexuales responsables". Una de las prioridades de Paternidad Planificada es la apertura de clínicas en todos los colegios públicos donde se distribuyen anticonceptivos y se refiere a las jóvenes al abortero. Durante la Conferencia de Prensa del 4 de mayo de 1990 en Miami, la presidenta de Paternidad Planificada dijo que la nueva clínica que planeaba abrir dicha organización en un colegio público incluiría consejería para dar información sobre dónde obtener un aborto, y que aunque por el momento no había planes de llevarlos a cabo en dicha clínica, esa opción permanecería abierta.
Paternidad Planificada oculta la verdad a las jóvenes sobre los efectos de la píldora. En su revista Family Planning Perspectives (vol. 21, no. 2) declara que ésta no presenta riesgo alguno. El volante que distribuye Paternidad Planificada del Estado de la Florida afirma que es un mito que la contracepción es peligrosa, que los contraceptivos orales como "la píldora", "representan un riesgo muy mínimo para jóvenes menores de 18 años y que "el riesgo mayor es no impedir el embarazo".
Paternidad Planificada, fiel a su fundadora Margaret Sanger, continúa enseñando su misma ideología. A los niños les enseña que no hay "ni bien ni mal" en asuntos de sexualidad, sino que simplemente tienen que explorar todos los aspectos y tomar su propia decisión, aunque esta difiera de los principios morales que sus padres les enseñaron. Paternidad Planificada ha definido a la familia como la relación que existe entre personas que viven juntas, lo cual iguala a las relaciones homosexuales con el matrimonio. En una guía para la "educación" sexual, Paternidad Planificada dice que los valores son principios y creencias que desarrollamos pero que cambian con el tiempo, y que es importante que cada persona decida por sí misma cuáles son sus valores, sin importar lo que digan los demás. El mensaje que Paternidad Planificada transmite a los estudiantes en sus cursos de "educación" sexual, es que cada persona tiene el "derecho" a tener relaciones sexuales con cualquiera, y que el compañero depende sólo de la "preferencia sexual" de la persona. Paternidad Planificada les enseña a menores de edad en sus cursos de "educación" sexual, que los juicios y normas de moral tienen poco o nada que ver con la sexualidad.
Paternidad Planificada le hace perder el pudor a la juventud, no solo hablándole de relaciones sexuales y anticonceptivos, además de despreciar la moral, sino también a través de sus actividades. La filial de Paternidad Planificada de Washington dio un "baile al preservativo". La pista de baile fue decorada con preservativos inflados de diferentes colores y las "festividades" concluyeron con un concurso de inflar preservativos. En Miami, Estado de la Florida, la oficina de Paternidad Planificada también dio una fiesta donde distribuyó preservativos a los jóvenes asistentes y rifó discos y entradas a un concierto del grupo Menudo. (Paternidad Planificada utilizó a este grupo musical de jóvenes para producir comerciales del servicio público para radio y televisión.) En un periódico de una escuela secundaria, Paternidad Planificada anunció sus "servicios" de "consejos", dirigidos a jóvenes menores de edad, informándoles que pueden recibirlos sin que sus padres lo sepan. Paternidad Planificada utiliza la música para llegar con su mensaje hedonista. Los cantantes Tatiana y Johnny (quien formaba parte del grupo Menudo), grabaron una canción para Paternidad Planificada llamada "Cuando estemos juntos", que ha recorrido EE.UU. y Latinoamérica. Este proyecto para "comunicar la planificación familiar" a los jóvenes fue costeado por los servicios de población de la Universidad John Hopkins y la canción se transmite en un número de países hispanos, acompañada de un mensaje de la filial local de la IPPF. Tatiana Palacios también dio una charla en el último congreso de Paternidad Planificada en Brasil, sobre cómo comunicar la "planificación familiar" a través de la música.
Como dijimos anteriormente, Paternidad Planificada socava la autoridad paterna, un libro de Paternidad Planificada, que se utiliza en las escuela públicas de EE.UU. y que se titula The Perils of Puberty, dice: "Hay ciertas cosas sobre las cuales tú no deseas hablar con tus padres". Un anuncio de Paternidad Planificada en Dallas, Téxas decía :"Si tus padres son tan estúpidos que no te dejan obtener anticonceptivos, llama a Paternidad Planificada". Por supuesto, Paternidad Planificada no se preocupa de informar a los jóvenes respecto a los beneficios emocionales y morales de la castidad (la cual no le produce dinero a Paternidad Planificada), sino que les proporciona píldoras y otras drogas y artefactos anticonceptivos y abortivos, y les sugiere que tengan relaciones sexuales "responsables", es decir, sin hijos por medio del uso de anticonceptivos.
Paternidad Planificada es la asociación miembro en EE.UU. de la Federación Internacional de Planificación de la Familia (IPPF), que se describe a sí misma, irónicamente, como una institución dedicada a los derechos humanos que "comenzó con un movimiento para liberar a las mujeres de tener demasiados hijos". La IPPF se fundó para proporcionar un vínculo internacional a las actividades de Paternidad Planificada.
Al igual que Paternidad Planificada de EE.UU., la IPPFF presenta una falsa imagen al público. Las ramas de la IPPFF, especialmente en los países hispanos, quieren dar la apariencia de ser benefactores de la familia, por lo que han adoptado nombres como "Asociación Pro Bienestar de la Familia Ecuatoriana", "Asociación Argentina de Protección Familiar", "Sociedad Civil de Bienestar Familiar en Brazil", etc. Todas estas asociaciones tienen los mismos objetivos de la IPPF y trabajan para lograr políticas demográficas y servicios de "planificación familiar" gubernamentales. Para obtener más información sobre la IPPF visite Informe sobre la IPPF en www.vidahumana.org.
Los valores de la familia hispana constituyen un gran reto para Paternidad Planificada y la IPPF. Es necesario que los hispanos de EE.UU. y Latinoamérica despierten ante la amenaza tan grande que se cierne sobre ellos. ¿Que podemos hacer?
1. Informar a otras personas, especialmente a funcionarios públicos, sobre qué son Paternidad Planificada y la IPPF y cuáles son sus actividades. Obtenga más información de Vida Humana Internacional.
2. Participar en demostraciones de protesta contra Paternidad Planificada y las demás filiales de la IPPF y denunciar públicamente los objetivos de estas organizaciones.
3. Contribuir económicamente con Vida Humana Internacional para extender nuestros servicios de información que alertan al público sobre Paternidad Planificada y la IPPF.
4. Ponerse en contacto en su país con el grupo pro vida que está asociado con Vida Humana Internacional. Póngase en contacto con nuestras oficinas para darle la información. Diríjase a Vida Humana Internacional, 4345 SW 72 Avenue, Suite E, Miami, FL 33155, U.S.A. Tel.: (305) 662-1497. Fax: (305) 662-1499. Email: vhi@shadow.net. Página Web: www.vidahumana.org
5. Orar mucho para que Dios nos ayude a deshacer todo el daño ya hecho e impedir otros infligidos por organizaciones como Paternidad Planificada y la IPPF, cuyos agentes están activos en casi todos los países del mundo.
Nota: Magaly Llaguno es la coordinadora para Latinoamérica de Vida Humana Internacional.
 

CINE

 
LA CASA DE LA ALEGRÍA (The House of Mirth)


Título Original: The House of Mirth
Director: Terence Davies
Intérpretes: Guillian Anderson, Eric Stoltz, Laura Linney, Anthony LaPaglia, Dan
Aykroyd
Año: 2001, Sony Classics
Género: Drama
Contenidos Específicos: Insinuación sexual y un acto suicida
Clasificación MPAA*: PG (Se aconseja la guía de los padres. Contiene material
que puede no ser apto para menores).

Reseña:

Una hermosa mujer cae de la gracia de la alta sociedad del siglo XIX en esta delicada y dramática cinta.

El director Davies, ha adaptado inteligentemente la novela de Edith Wharton con la estrella de Los Expedientes Secretos X ("X-Files") Gillian Anderson, quien encarna a Lily Bart, el personaje principal, con una actuación desafiante y expresiones faciales que hablan de sus conflictos interiores. Lily es una chica terriblemente ingenua y moralmente íntegra que vive la rigidez social de la época y es víctima de los convencionalismos burgueses. Es el año de 1905 en Nueva York y Lily necesita casarse bien, pues no tiene un centavo y está a mercerd de una desdeñosa tía rica. Pero Lily es obstinada y lucha entre su corazón y su cabeza cuando tiene que escoger entre múltiples varones que la asedian. Hay una gran atracción hacia el modestamente próspero abogado Lawrence Seldon (Eric Stoltz), pero no se quiere comprometer y con miras más altas coquetea con un rico caballero que no le atrae. Luego rechaza al Sr. Rosedale (Anthony LaPaglia), un nuevo rico cuyo pragmatismo le repele. Los problemas empiezan cuando inocentemente permite que el esposo de una amiga suya invierta los pocos ahorros que posee, sin sospechar que se trata de un canalla que pretende cobrarse con "favores" de la joven. Pronto la reputación de Lily se ve manchada y empeora cuando una amiga traicionera (Laura Linney) la utiliza astutamente para disimular su propio adulterio. Bella y seductora pero con principios muy sólidos, a la heroína le falta astucia para manejarse en una sociedad hipócrita donde las apariencias lo son todo. 
El título original está tomado del Antiguo Testamento donde hay un versículo que dice: "El corazón de los tontos está en la casa de los mirtos".

Filmada en Glasgow, Escocia, para dar la apariencia de Nueva York a principios del siglo pasado y con un modesto presupuesto, la producción esta bien montada. Sobresalen las actuaciones -entre las que cabe mencionar a La Paglia, como el astuto pretendiente- que contribuyen a revelar los vicios en los que puede caer
cualquier sociedad supuestamente civilizada.

* MPAA: The Motion Picture Association of America

PARA REFLEXIONAR

VALENTÍA
La valentía es un valor universal que nos enseña a defender aquello que vale la pena, a dominar nuestros miedos y a sobreponernos en la adversidad. Sin la valentía, en los momentos difíciles nuestras vidas podrían irse a la deriva, sin embargo la fortaleza interior conducida por una conciencia recta, pueden llevarnos más lejos de lo que podríamos imaginar.
Ser valiente no es sencillo. En ocasiones, la valentía significa afrontar las consecuencias de nuestros actos, los productos de nuestros errores. El niño que admite ante sus padres que fue él quien rompió la ventana del vecino, el empleado que reconoce el no haber hecho su trabajo como era debido, el padre de familia que acepta ante sus hijos que debería haber pasado más tiempo con ellos son ejemplos que, por desgracia, a veces no son tan comunes: son ejemplos de personas que han tenido la fuerza de aceptar su error y de afrontar sus consecuencias.
La vida misma no es sencilla y puede ser, en ocasiones, sorprendentemente dura: La muerte de un ser querido, una enfermedad, la ruina de un negocio son ejemplos de momentos tremendamente difíciles. La valentía es la diferencia entre hundirse o seguir nadando.
Por otra parte, la valentía también tiene que ver directamente con defender lo que sabemos que es correcto. La conciencia con frecuencia nos indica que se está cometiendo una injusticia, o que se está violentando algún derecho. En esos momentos, es necesaria una posición concreta para actuar como es debido y para defender lo que está bien.
La valentía nos hace personas ordinarias que pueden obtener resultados extraordinarios. Una persona que defiende al débil, que admite sus errores, que afronta las consecuencias de sus actos, que no calla cuando sabe que algo está mal, puede estar asumiendo riesgos, pero también está creando una diferencia real en su vida y en el mundo que le rodea.
Los seres humanos solemos dejarnos llevar por la comodidad y, desgraciadamente, por los miedos. Con gran frecuencia generamos nuestros propios fantasmas y temores inexistentes; nos planteamos consecuencias que aún no existen pero que vemos como algo muy real. ¡Qué triste es el papel de un muchacho que no se atreve a decirle a una chica cuánto le gusta por miedo a que ella le rechace! No es raro que nuestra imaginación nos traicione planteándonos escenarios y panoramas desoladores, y nos inmovilizamos simplemente porque creemos que algo puede salir mal.
La valentía es afrontar riesgos, vencer miedos. A veces las consecuencias de algo pueden ser duras. En ocasiones nuestra valentía no cambia el mundo. El niño que admite haber roto la ventana del vecino puede ser de cualquier forma castigado, quizá el padre que confiesa no haber pasado suficiente tiempo con sus hijos no puede cambiar el alejamiento con su familia, también a veces el muchacho que le abre su corazón a la chica que le gusta es rechazado. La valentía no asegura el éxito inmediato, eso es cierto. Sin embargo hay una gran diferencia entre ser un cobarde y ser un valiente: la posibilidad de lograr algo. La diferencia es Esperanza. Quien es cobarde tiene un futuro cierto: la mediocridad. Quien es valiente tiene un futuro inmediato incierto, pero siempre encontrará al final del camino la corona de la victoria.
El niño que rompió la ventana podrá ser castigado, pero a la larga sus padres le tendrán confianza. El padre que no pudo cambiar el alejamiento con sus hijos a la larga ganará el respeto que se merece por haber hecho lo correcto. El muchacho que fue rechazado tal vez un día encuentre a una chica que le valore más y que le quiera sinceramente. Una cosa es un hecho: si ninguno de estos tres casos 4contaran con el valor de la valentía, el niño que rompe ventanas y esconde la mano será siempre indigno de confianza, el padre que no admite sus errores será visto siempre como un egoísta y un cobarde, el chico que no se atreve a decir sus sentimientos se quedará solo.
La valentía ha forjado patrias, empresas, comunidades, familias. La cobardía nunca ha hecho algo que valga la pena. La valentía a veces falla en lo inmediato, pero siempre a la larga genera un resultado positivo.
La valentía es un valor que se vive día a día, en las pequeñas cosas. No es necesario esperar grandes afrentas, tremendos errores o increíbles batallas. La cobardía diaria sumerge a las personas, a las familias, a las sociedades y a las naciones en un pantano cómodo, suave, pero que acaba ahogándoles. La valentía en las cosas pequeñas va construyendo una obra sólida que tal vez en el momento inmediato no sea tan grande o tan bella, pero que tarde o temprano se convertirá en un magnífico edificio. La valentía construye personas dignas de respeto y de confianza, familias unidas, sociedades pujantes y naciones sólidas.

www.encuentra.com


 
QUIERO SER COMO LA TELE...
Un niño meditando en su oración, concluyó:
Señor esta noche te pido algo especial. Convertirme en un televisor, quisiera ocupar su lugar. Quisiera vivir lo que vive la tele de mi casa. Es decir, tener un cuarto especial para mi y reunir a todos los miembros de mi familia a mi alrededor. Ser tomado en serio cuando hablo. Convertirme en el centro de atención al que todos quisieran escuchar sin interrumpir ni cuestionarle. Quisiera sentir el cuidado especial que recibe la tele cuando algo no funciona. Y tener la compañía de mi papá cuando llega a casa, aunque esté cansado del trabajo. Y que mi mamá me busque cuando esté sola y aburrida, en lugar de ignorarme. Y que mis hermanos se peleen por estar conmigo. Y que pueda divertirlos a todos aunque a veces no les diga nada. Quisiera vivir la sensación de que lo dejen todo por pasar unos momentos a mi lado.
Señor, no te pido mucho. Sólo vivir lo que vive cualquier televisor.
 
(Enviado por la Dra. Adela González)

  
¡GRACIAS, MAMA QUERIDA!
 
¡Gracias, mama querida,
porque me diste la vida!
No te sobraba comida,
pero igual te la jugaste,
¡hasta el cuello te empeñaste!,
y ganaste la partida...
 
Porque ahura soy hombrecito,
y te puedo mantener.
Te puedo dar de comer,
y acompañarte, viejita.
¡Qué la Virgen sea bendita
por poderte agradecer!
 
Si no me hubieras querido,
hoy no estaría a tu lao.
¡Como me habrías llorao,
sin poderte contener!
Pero tu instinto e´mujer,
no nos quiso separaos.
 
Dende gurí me contabas,
que sos madre e´nacimiento,
¡Siempre sentiste el contento,
de poder engendrar vida!,
Y aunque es dura la subida,
¡bien que vale el sufrimiento!
 
Yo también sigo tu ejemplo:
no me asusto e´ los gurises.
Pa´ mi no tiene matices,
la defensa de la vida,
y no juego a la escondida,
con palabras infelices.
 
Que “interrumpo el embarazo”...,
que “pastilla de emergencia”...,
¡Qué fingida esa inocencia!:
¡el aborto es siembre aborto!
Y yo me pregunto absorto:
¿dónde a quedao la conciencia?
 
Porque hay en el mundo, mama,
hombres que sin ser malvaos,
dende chicos no han mamao,
en la fuente verdadera,
y pasan la vida entera,
temerosos y alunaos.
 
No les gustan los gurises,
porque no son generosos,
Piensan que son peligrosos,
los bebitos por nacer:
no quieren reconocer,
¡que la vida es don grandioso!
 
¡Qué alegre es la gurisada!
¡Cómo difrutan sus juegos!
¡Cómo vibran con sus ruegos,
a Nuestra Madre, la Hermosa,
y al Creador de las cosas,
a Quien tienen tanto apego!
 
Si educamos los gurises,
como cristianos de bien,
ya dispués no haberá quién
les trastorne la cabeza:
a un gurí que juega y reza,
¡no hay quien le pudra la sien!
 
Nuestro Tata nos creó,
con la mesma dignidá.
Y aunque con gran libertá,
hizo al hombre y la mujer,
quién no escucha su Querer,
se aparta de su Bondá.
 
Por eso nosotros, mama,
amamos esas pancitas,
fuentes de vida benditas,
que de sueños van preñadas:
tienen el alma cuajada,
de amor y... de pataditas.
 
¡Ojalá tuitos pensaran,
invitar a mucha gente;
a los pobres y pudientes,
al banquete de la Vida!
¡Que tuitos tienen cabida,
si aman... y son valientes!
 
Gaucho Terruñero
 

CORREO DEL LECTOR

----- Original Message -----
From: Boletín Salesiano
Sent: Wednesday, August 22, 2001 12:55 AM

Para suscribir
boletin salesiano

----- Original Message -----
From: Rosina Cristiani
Sent: Monday, August 27, 2001 4:45 PM
Subject: Vivir en familia

Quería saber como hacer para que me manden la revista de vivir en familia
Atentamente
Rosina Cristiani

----- Original Message -----
From: Roberta
Sent: Tuesday, August 21, 2001 4:08 PM
Subject: Palabras difíciles

Estimados redactores y todo el equipo de Vivir en Familia:
Agradezco la oportunidad que me dan de abrir los ojos y el corazón a la Verdad, la que viene de Dios Padre. Pienso que su publicación es un alerta e indicativo que nos da la pista de ese "Norte" que a veces perdemos en la vorágine de lo cotidiano.
Porque a veces de tanto escuchar y ver lo mismo, lo tomamos como "natural y normal" cuando no lo es. Simplemente quiero agradecerles por su trabajo, tiempo y dedicación, que no es nada poco (caramba). También les envío un crítica (constructiva por supuesto).
Al leer y devorar todos y cada uno de los artículos de la revista, tuve que recurrir al diccionario unas cuantas veces (6 para ser más ilustrativa), lo cual me hace pensar que tal vez sería bueno que sigan usando el mismo lenguaje que es muy enriquecedor (a mí me sirvió para "des-asnarme"), pero al lado de palabras que no son comunes en el lenguaje cotidiano poner un sinónimo o pequeña explicación, no vaya a ser que gente sencilla como yo, se aburra y deje de prestar atención a la revista. En definitiva lo que importa es el contenido.
Tengo algo (muy poco) de estudio, no soy erudita en ninguna materia pero  no me considero tonta (modestia aparte) y  tuve que ver que significaba: calcañar, concupiscible, entelequias, inmanencia, ripios, y estuco, esto me hizo perder un poco el hilo del tema.
En fin Uds. verán la mejor solución.
Afectuosamente,
Dios los bendiga, ROBERTA.

----- Original Message -----
From: Comité Independiente Antisida
To: AA Asociación Vivir en Familia (Uruguay)
Sent: Tuesday, August 21, 2001 12:42 PM
Subject: Presentación

Saludos desde España:
Hemos conocido el numero 12 de su revista virtual, y les felicitamos, pues estamos de acuerdo con sus contenidos. Somos un Comite que trabaja en España, en Castilla, en la lucha contra el sida, pero al contrario que otras asociaciones, promovemos los valores familiares y la dignidad humana en la lucha contra el SIDA. Quizá haya oido hablar de nosotros, pues una de nuestras publicaciones (El sida sin engaños, ha sido publicitada por la agencia ACI, que tiene mucha difusión en Hispanoamerica. En nuestra publicación, se pone en evidencia con multitud de estudios toda la falsedad de las "campañas contra el sida".
Les ofrecemos de ahora en adelante nuestra colaboración, y les deseamos exitos en toda su labor. Pueden, si lo desean reenviarnos consultas que les hagan a ustedes en referencia al sida, o poner de link en su web, nuestra dirección para quien desee consultarnos. Nuestros datos son:
http://entidades.lesein.es/cias
cias@lacaja.net
Agradecidos.
Pedro Pérez Cárdenas

 
Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:
  • DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL
  • BRINDAR FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica en trámite desde el mes de mayo de 2001.
 
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboran regularmente con la Revista:
Dr. Eduardo Casanova
Dr. Pedro Montano
Dra. Liliana Matozzo de Romualdi
Dra. Adela González
 
En este número:
 
 
 

Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envie un mail a:
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".