Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia

Soca 1213 ap. 202 - Cel.: 099 161 358 - E-mail: familias@adinet.com.uy

 Montevideo - Uruguay 


"Para que triunfe el mal, sólo es necesario que los buenos no hagan nada"
Edmund Burke
 
 
"A nadie le es lícito permanecer ocioso"
Juan Pablo II

CONTENIDO


Publicación Nº 15/01

EDITORIAL

 
REALITY SHOWS
 
El fenómeno de los "reality shows" ha acaparado la atención de un importante número de televidentes, mientras tanto, los segmentos de audiencia con mayor sentido crítico, no quieren ni oír hablar de ellos. Incluso el mundo del espectáculo se queja de estos "shows", ya que no pocos actores ven resentida su fuente laboral a causa de la competencia desleal de los "integrantes de la casa". Finalmente, algunos han encontrado la "veta" en la parodia de estos programas: sin lugar a dudas, son mucho mejores y divertidos que los programas originales.
 
El "Gran Hermano que siempre está mirando", es en realidad, una invención del novelista George Orwell (1903-1950). En la novela "1984", el "Gran Hermano" es el misterioso, omnipresente y totalitario gobernante de "Oceanía" -un pueblo orpimido por la intromisión de un estado burocrático que se entromete en la intimidad de sus habitantes-.   
Claro, que aquel "Gran Hermano" -cuyos anhelos de control totalitario sólo son comparables hoy por hoy a los de la ONU-, se entrometía en la vida corriente de la gente, y observaba cada movimiento de sus "súbditos", en la vida corriente.
La gran diferencia de la invención de Orwell con el "Gran Hermano" actual, es que el "ojo" no se mete en la vida corriente personas corrientes, sino que vigila la vida en cautiverio de seres humanos no tan corrientes, seleccionados por los productores de esta verdadera multinacional. En efecto, el "Gran Hermano" y sus parientes se emiten en los siguientes países, bajo nombres iguales o parecidos: Argentina: Gran Hermano y El Bar; Australia: BigBrother; Bélgica: Gran Hermano; Dinamarca: BigBrother; Francia: LoftStory; Alemania: BigBrother; Holanda: BigBrother; Holanda: Expedición Robinson; Noruega: Gran Hermano; Italia: Grande Fratello; Polonia: BigBrother; Portugal: BigBrother; Sudáfrica: Gran Hermano; España: Gran Hermano; Suecia: BigBrother; Suiza: BigBrother; Reino Unido: BigBrother; EE.UU.: BigBrother; EE.UU.: Survivor.
¿Cuál es el origen del éxito de estos programas? Podemos sugerir algunas pistas: hace algunos años, se hizo famoso en Estados Unidos, un locutor de radio sumamente excéntrico. Cuando la radio que lo contrató lo quiso despedir por ser excesivamente grosero, terminó deshechando la idea al ver que los índices de audiencia crecían permanentemente. Hizo una encuesta preguntando al público por qué lo escuchaban, durante cuánto tiempo lo hacían, etc., y se constató que:
- lo escuchaban dos tipos de público: aquellos a los que les divertían sus ocurrencias, y aquellos que las desaprobaban en absoluto.
- los primeros, lo escuchaban durante más tiempo que los primeros. Y todos, en realidad, lo escuchaban para ver qué iba a decir al minuto siguiente, para ver cual era la próxima barbaridad que se le iba a ocurrir.  
Es lo mismo que existe en Uruguay con el "Licenciado" Petinatti y su audiencia. Aunque sus productores, no parecen haberse cuestionado nunca la posibilidad de echar a quien da tan buenos dividendos. 
Desde nuestro punto de vista, la causa de que todos estos programas conciten la atención del público, es la CURIOSIDAD. Aquella que una vez mató al gato, hoy mata las conciencias de las personas... 
Entre uno y cuatro meses, permanecen los participants en "la casa", en "la isla", o donde sea. La selección parece ser muy rigurosa; pero nunca se sabe cuales son los criterios. Alguien ha sugerido, a la vista de los resultados, que un criterio puede ser la capacidad lacrimógena de los participantes; mientras tanto, otros opinan que es crucial que hayan representantes de las más diversas "orientaciones sexuales". Eso sí, a nadie se le escapa que ser pagano, es condición fundamental. No hay lugar para gente con firmes convicciones relgiosas: porque un judío no puede escaparse el sábado para ir a la Sinagoga, ni un cristiano puede salir un domingo para ir a Misa.
Si los seleccionados fueran gente muy trabajadora, no estarían dispuestos a participar en programas donde no hacer nada es la consigna. Si estuvieran muy preocupados por sus hijos, esposos y familia en general, tampoco podrían acudir a la cita, ya que antepondrían esas preocupaciones a las indiscretas cámaras, omnipresentes en toda el área de reclusión. Por lo general, tampoco aparece gente madura. Y en cada nueva versión los participantes tienen un aspecto más fotogénico.
En fin, estos "shows" están bastante alejados de la "reality". La realidad de todos los días, es generalmente más alegre que la de estos programas, a pesar de que la vida fuera de "la casa" suele ser más dura. Incluso más dura que la vida en una isla, donde a lo sumo se pasará un poco más de necesidad que en los programas urbanos. Uno se termina preguntando si en estos programas, las peleas, discordias, ansiedades y supuestas necesidades, no serán fraguadas como las peleas de Titantes en el Ring. Por cierto, al ver la triste actuación de los conductores de estos programas, uno termina añorando a Martín Karadagián...
Nos cuesta comprender como hay quienes se prestan a trabajar gratis de "conejillos de indias" en un ambiente artificial, mientras el público observa su comportamiento en cautiverio. Para hacer más "ecológica" la cárcel de lujo, en el patio de la casa suele haber un poco de pasto, una vaca y/o unas gallinas. También, a mediados del programa, los productores suelen regalar un perro a los habitantes de "la casa". Pero nunca se sabe con qué participante se quedará el pobre animalito, una vez que termia el programa. 
El sistema de "nominación", se parece un poco a la tarea de los soplones que señalan con el dedo quién o quiénes dentro de su organización, deben ser fusilados. Si esto se diera entre pocas personas, no sería grave; este tipo de personas siempre existió. Pero que haya gente dispuesta a participar y a "fusilar" a los participantes nominados por los soplones, es lamentable.
A pesar de todo, quienes venden curiosidad del mismo modo que MacDonald´s vende hamburguesas, nunca habían llegado al límite que transgredió "Confianza Ciega". Este programa -que aparentemente no es pariente de Gran Hermano-, comenzó a transmitirse en Uruguay por Canal 10 el 2 de octubre. Aquí ya no se trata de convivencia, sino de imitar la antigua novela del Curioso Impertinente, que aparece en El Quijote, donde un hombre muy tonto propone a un amigo que intente seducir a su mujer, para comprobar cuan buena es y cuánta fidelidad le guarda. Es cierto que el Manco de Lepanto dejó escrito al final de la novela: "Si este caso se pusiera entre un galán y su dama, pudiérase llevar; pero entre marido y mujer, algo tiene de imposible." Es cierto que las parejas del programa, son parejas de "novios". Pero mientras la clásica obra de Cervantes se transmite una moraleja clara sobre los terribles efectos de este "juego", al final de cuentas, no es más ficción. Pero en "Confianza Ciega" se "juega" con seres humanos. ¿Es lícito experimentar con los sentimientos de las personas o bien inducir a que esto se haga por dinero?
Como sucede habitualmente, "Gran Hermano" y sus primos derribaron una barrera. Abrieron una brecha que se sigue agrandando cada vez más. Y por ella pasa de todo. Lo malo y lo peor. Cuando no hay imaginación para hacer buenos espectáculos, cuando se quiere ahorrar además en la contratación de artistas, parece que lo único que queda a los productores es el recurso a la curiosidad y al morbo del público.
De todos modos, no se puede negar que algo bueno salió de todo esto: porque quienes sí tienen imaginación y pagan a los actores, han inventado divertidas parodias a costillas del "Gran Hermano", como sucedió con el "Gran Cuñado" de Tinelli. Sólo falta que las pasen en los mismos horarios y con la misma frecuencia que los originales: apostamos a que tendrán mucho más audiencia, porque entre otras cosas, son mucho más simpáticas y entretenidas.
 
AVE FAMILIA.


MATRIMONIO Y FAMILIA
Una estrategia planeada desde fuera de los medios audiovisuales

POR QUÉ HOLLYWOOD PROMUEVE LA CAUSA "GAY"
Michael Medved
Es fácil notar que en los medios de comunicación, en especial la televisión y el cine, últimamente abundan los personajes y argumentos homosexuales. No es necesario suponer una especie de conspiración. Simplemente, el movimiento gay está librando enérgicamente una batalla de opinión pública. El crítico de cine y televisión Michael Medved explica cómo es la estrategia gay.

Quisiera abordar tres cuestiones fundamentales con respecto a los medios de comunicación, en especial el cine y la televisión, y su modo de tratar el tema de los homosexuales y la homosexualidad.
La primera cuestión es si los mensajes negativos contra la familia que muchos observadores detectan en los medios se deben sobre todo o en gran medida a la desproporcionada presencia de homosexuales en puestos de influencia en los mismos medios.
Tras la publicación de recientes biografías, resulta bastante claro que el gran actor, cómico y cantante Danny Kaye era bisexual. Tuvo diversas relaciones y murió de SIDA, enfermedad que contrajo, al parecer, a causa de una transfusión sanguínea. El hecho de que Danny Kaye fuese bisexual no constituye para mí, de ninguna manera, un motivo para privar a mis hijos de que disfruten con sus estupendas películas. Lo mismo ocurre en el caso de Howard Ashman, que también murió de SIDA y que era un homosexual declarado: fue uno de los creadores más destacados de La Bella y la Bestia (Beauty and the Beast), en mi opinión una de las mejores películas infantiles de los últimos tiempos.
Sería injusto, impropio y engañoso culpar a los gays de las películas repugnantes que produce Hollywood. Los que las hacen son, en su gran mayoría, heterosexuales acérrimos.
Presión más que presencia
El problema en Hollywood no es la presencia gay, sino la presión gay. Y esa presión es ejercida, en buena medida, por gente ajena a la industria cinematográfica.
Yo mismo experimenté esa presión social en abril de 1992, cuando me tocó cubrir la entrega de los Oscars. Era el año de mayor saturación del omnipresente lazo rojo del SIDA, que todo el mundo estaba obligado a llevar.
Un productor me puso el lazo del SIDA en la solapa. Le dije: "No voy a llevar el lazo del SIDA". Él contestó: "¿Es que eres un intolerante que odias a los gays y quieres que se mueran todos?". Le repliqué: "De ninguna manera. Sin embargo, recientemente mi abuela ha fallecido de alzheimer, y tengo muy presente que las víctimas del alzheimer son muchas más. Si existiese un lazo del alzheimer, yo lo llevaría; pero me opongo a que me obliguen a llevar este".
Después, fue una satisfacción para mí ver que hubo otra persona, Clint Eastwood, que esa noche subió al estrado sin el lazo del SIDA. De todos modos, al final tuve que oír la histérica reprimenda de "Usted no volverá a trabajar en esta ciudad". Y ese fue, de hecho, el último año que cubrí la entrega de los Oscars en directo; pero, pese a las amenazas e imprecaciones, aparecí ante las cámaras sin llevar el lazo del SIDA.
Aquella misma noche, mientras llegaban los invitados a la ceremonia, a las puertas se manifestaba un grupo muy numeroso de indignados gays. Uno de los blancos de su protesta era Jonathan Demme, que ganó la estatuilla al mejor director por El silencio de los corderos (The Silence of the Lambs). Portaban pancartas y coreaban lemas contra Demme por su falta de sensibilidad y su odio hacia los gays. La consecuencia de esa repulsa fue una película llamada Philadelphia. Este film sirvió para congraciar por completo a Jonathan Demme con la comunidad gay.
Ahora bien, ¿por qué hizo esa película? ¿Creyó acaso que la comunidad gay del país, verdaderamente minúscula, podía acabar con su carrera? No: acababa de ganar un Oscar. Pero se convenció de que tenía que ofrecer un sincero gesto de arrepentimiento, una sincera demostración de que no era un intolerante. Por eso hizo Philadelphia. Todo esa compleja combinación de expectativas, críticas y manifestaciones provocó que un cineasta heterosexual hiciera Philadelphia, e hizo que unos productores heterosexuales se avinieran a promover algunas de las demandas y objetivos fundamentales del programa gay. No fue por la orientación sexual, sino por la presión social.
No es por motivos comerciales
Esto nos lleva a la segunda cuestión que quiero examinar. ¿Se puede explicar la actual plétora de mensajes gays en los medios como una simple respuesta a la demanda del mercado? Una buena manera de comenzar la reflexión es considerar el caso de Philadelphia, pues, para muchos, se trataba de un proyecto muy difícil de vender, pero resultó ser un notable éxito de taquilla. Creo que, en parte, el éxito se debió a que muchos americanos pensaron que ir a ver Philadelphia era algo así como una buena acción. Como si yendo a ver la película y pagando la entrada, uno estuviera haciendo algo para afrontar la crisis del SIDA, que todos consideramos como un lamentable y doloroso problema de Estados Unidos.
Pero Philadelphia no es la única película reciente de tema gay que ha obtenido gran éxito de taquilla. Al menos, el éxito de Philadelphia se puede explicar porque es un film bastante bueno. Sin embargo, hay una película totalmente penosa titulada A Wong Foo, ¡gracias por todo!, Julie Newmar (To Wong Foo, Thanks for Everything, Julie Newmar), que es de verdad una de las peores películas que he visto en los últimos años, y he visto muchas. Para mayor sorpresa, el film titulado Una jaula de grillos (The Birdcage), protagonizado por Robin Williams y basado en el viejo musical francés La cage aux folles, llegó a convertirse en un gran éxito de taquilla.
Así que la gente de Hollywood podría alegar: "Un momento; lo que estamos haciendo no es de ningún modo plegarnos a un determinado grupo o a unos intereses concretos. Simplemente es una respuesta inteligente a lo que pide el mercado. Existe un público para este material, de modo que lo producimos: ¿no es así?".
No, no es así. Porque las películas que he citado son excepciones bastante raras entre las producciones de tema gay. La mayor parte de ellas reciben un contundente rechazo por parte del público, que parece no tener el menor interés por tales películas.
Fracasos de taquilla
Las películas que he mencionado pueden abonar la tesis de que "lo gay es rentable". Pero están otras como ¡Con plumas y a lo loco! (Love, Valor, Compassion), que trata de ocho gays que un verano pasan juntos tres fines de semana en un bosque, junto a un lago. Comparan sus dolencias y, sobre todo, hablan en tono mordaz pero bastante deprimente de sus problemas y dificultades, y de su medicación contra el SIDA.
Cuando se estrenó la película, obtuvo magníficas críticas en toda la prensa, excepto en el New York Post, donde la reseñé yo. Me pareció realmente aburrida, pretenciosa y casi insoportable. Es la adaptación de una obra de teatro galardonada con el premio Tony. En cualquier caso: la película se estrenó y hubo poco menos que obligar a la gente para que fuera a verla. No tuvo apenas ingresos de taquilla.
Lo mismo se puede decir de Priest, película sobre un sacerdote católico británico, derechista, que lleva una doble vida. Los viernes por la noche se viste de cuero negro y va a bares gays y alterna con jovencitos, lo que da pie a escenas de sexo muy explícitas. La película se estrenó con mucho bombo, porque es profundamente anticatólica: no sólo por mostrar a un sacerdote gay, sino también por el modo de presentar la Iglesia y sus enseñanzas, en general. Pude hablar con propietarios de cines, que tenían que exhibir la película porque así lo exigían sus contratos con la distribuidora, y puedo asegurar que en varios lugares del país hubo sesiones sin otro espectador que el proyeccionista, y eso porque él estaba contratado, y tenía que pasar la película aunque no hubiese un alma en la sala. Ese film no fue un gran éxito de taquilla.
Quien diga que tales producciones responden a la realidad social o a un fenómeno de taquilla, simplemente no se entera. Porque, francamente, si uno quiere ante todo ganar dinero, hay maneras mejores que tratar temas gays. Para los anunciantes, es un asunto delicado. La serie Ellen, en que la protagonista revela que es homosexual, perdió cientos de miles de dólares en publicidad de la Chrysler, J.C. Penney, Wrigley y de otras empresas patrocinadoras, que prefirieron no mezclarse con el programa. La propia cadena emisora [ABC] reconoció que con Thirty-something (tal vez recuerden que tenía una breve escena de cama con dos gays) había perdido más de un millón de dólares en publicidad sólo en esa noche. Sería muy equivocado decir que la abundancia de personajes y temas gays en los medios norteamericanos responde a la demanda del público.
Insensibilizar al público
Llegamos así a la última pregunta. Si no se debe a la orientación homosexual de la gente de Hollywood, ni al simple deseo de ganar dinero, ¿por qué este repentino y tremendo auge de temas y personajes gays, casi siempre, por cierto, presentados de modo muy positivo? ¿Existen, de hecho, algunos mensajes y valores sistemáticamente transmitidos por los medios de comunicación en este país, y que están influyendo en el público en general?
A propósito de esto, me parece muy significativo un artículo que apareció en una revista gay llamada Christopher Street en diciembre de 1984. Refleja con gran exactitud lo que ha ocurrido en los medios norteamericanos. El artículo se titula "Waging Peace: A Gay Battle Plan to Persuade Straight America". Los autores son dos dirigentes del movimiento gay, Marshall K. Kirk y Erastes Pill.
En una parte del artículo, los autores dan seis principios para persuadir a los heterosexuales. Podemos reducirlos a tres objetivos básicos. Primero, insensibilizar y normalizar. Segundo, insistir en que los gays son víctimas. Y tercero, satanizar a los defensores de la familia. He aquí, en concreto, lo que proponen:
«Creemos que lo primero es insensibilizar al público con respecto a los gays y sus derechos. Insensibilizar al público es ayudarle a ver la homosexualidad con indiferencia, y no ya con apasionamiento. Casi cualquier comportamiento empieza a parecer normal si se satura al público. El modo de entumecer la sensibilidad espontánea hacia la homosexualidad es que haya mucha gente que hable mucho sobre el tema en términos neutrales o favorables. Que se hable del tema continuamente da la impresión de que la opinión pública, al menos, está dividida, y de que un sector considerable admite o aun practica la homosexualidad. Incluso los enconados debates entre detractores y defensores sirven para insensibilizar, siempre que salgan a la palestra gays "respetables" que hablen a favor. Lo principal es hablar de lo gay hasta que el tema llegue a resultar tremendamente aburrido».
Presentar a los "gays" como víctimas
Respecto a este primer punto, yo diría: "misión cumplida". La premonición y exactitud de esta descripción del programa gay es absolutamente extraordinaria. Los autores prosiguen:
«Dónde hablamos tiene su importancia. Los medios audiovisuales, el cine y la televisión, son claramente los más poderosos creadores de imagen en la civilización occidental. El hogar medio norteamericano consume siete horas diarias de televisión. Esto abre un portillo en el mundo privado de los heterosexuales, por el que se puede introducir un caballo de Troya. En lo que toca a quitar sensibilidad, el medio es el mensaje de la normalidad. Hasta ahora, el Hollywood gay ha resultado ser nuestra mejor arma secreta en la batalla por insensibilizar a la mayoría. Poco a poco, en los diez últimos años, se han ido introduciendo personajes y temas gays en los programas de televisión y en las películas. Ha sido, en conjunto, un proceso alentador».
Recordemos que esto se escribió en 1984. A continuación, los autores hablan sobre sus oponentes:
«Podemos minar la autoridad moral de las Iglesias homófobas presentándolas como retrógadas y anticuadas, desfasadas con los tiempos y los últimos descubrimientos de la psicología. Frente al enorme empuje de la religión institucional, hay que oponer el poder de atracción, aun mayor, de la ciencia y la opinión pública. Semejante no-santa alianza ha demostrado ser una buena arma contra las Iglesias en temas como el divorcio o el aborto. Si se habla abiertamente y en dosis suficientes de la prevalencia y respetabilidad de la homosexualidad, esa alianza puede volver a funcionar».
Después, los autores nos llevan al segundo punto:
«Hay que presentar a los gays como víctimas y no como revolucionarios agresivos. En toda campaña para ganarse al público, los gays deben aparecer como víctimas necesitadas de amparo, para que los heterosexuales se sientan espontáneamente inclinados a adoptar el papel de protectores. Si, por el contrario, se presenta a los gays como un grupo fuerte y orgulloso que promueve un estilo de vida rígidamente inconformista y desviado, entonces será más fácil que sean vistos como una amenaza pública, a la que estaría justificado resistir y reprimir. Por eso debemos vencer la tentación de hacer alarde público de nuestro "orgullo gay" cuando esto entre en conflicto con la imagen del gay como víctima».
Satanizar al oponente
Entonces los autores abordan el último punto. Han hablado de entumecer la sensibilidad y de normalizar; luego, de presentar a los gays como víctimas; finalmente, hablan de cómo satanizar a sus oponentes.
«En una fase posterior de la campaña por los derechos de los gays, habrá que arremeter contra los que todavía se opongan. Hablando claro: hay que vilipendiarlos. Aquí nuestro objetivo es doble. Primero, hemos de procurar cambiar su arrogancia en sentimiento de vergüenza y de culpa por ser homófobos. Segundo, hay que mostrar al público imágenes de homófobos acérrimos que tengan otros rasgos y creencias desagradables para el americano medio. Entre tales imágenes podrían estar: el Klu Klux Klan pidiendo que se queme vivos a los gays o se los castre; pastores fanáticos del sur que babean de odio histérico hasta el punto de que parezcan cómicos y trastornados; punkies, matones y criminales que hablen en tono amenazador y descarado de los "maricas" que han matado o les gustaría matar; un recorrido por los campos nazis donde se torturaba y gaseaba a homosexuales».
Yo diría que los efectos han sido devastadores. Al ver el plan de batalla tan brillantemente trazado en este artículo, ¿quién pondría en duda que parte del problema, en esta que algunos han llamado guerra cultural, consiste en que un bando está preparado, organizado y firmemente decidido, mientras que el otro bando no está más que empezando a despabilarse poco a poco?
A favor de la familia
¿Qué hemos de hacer? Hemos de responder con el mismo esfuerzo coordinado y deliberada que han empleado los radicales del movimiento gay. Ellos han insistido en insensibilizar y normalizar, en presentar a los gays como víctimas y en satanizar a los oponentes. Lo que debemos hacer es renormalizar la vida familiar. La lección más importante -de una importancia crucial- es que no llegaremos a ninguna parte si este conflicto se plantea entre defensores de la homosexualidad y contrarios a la homosexualidad. Porque, en ese caso, resulta muy difícil convencer de que no somos simplemente gente hostil, intolerante y antipática.
Nosotros no debemos definirnos como anti-gays; debemos definirnos como pro-matrimonio, y esta es una diferencia esencial. Porque yo soy una de esas personas que creen que la homosexualidad es una amenaza contra la familia, contra el matrimonio y contra nuestro concepto de la eminente santidad de la unión monógama, perpetua y sagrada entre un hombre y una mujer. Este es un criterio primordial que hemos de sostener.
Pero seamos claros: la mayor amenaza contra la familia no viene de la comunidad gay. Viene de la infidelidad, del divorcio, de todas las tentaciones que temen y padecen los heterosexuales en una cultura hedonista. Nuestra respuesta no debería ir específicamente dirigida a los homosexuales o a las cuestiones homosexuales, sino a la necesidad de dignificar, santificar y defender la familia y la institución del matrimonio.
En el segundo aspecto, el de la victimización, tenemos que mostrar cómo se victimiza a la familia. Tenemos que hacer ver cómo se ataca a los padres que intentan defender la inocencia de sus hijos: no sólo en los medios de comunicación, sino también en los colegios, por parte de un Estado cada vez más hostil, y por grupos que promueven todo tipo de libertad de expresión, excepto la de afirmar que el matrimonio heterosexual y monógamo es, sin comparación, algo valioso e importante, por lo que merece la pena luchar.
Destacar lo positivo
La tercera parte de la estrategia gay, la de satanizar, es la única que no debemos adoptar. No necesitamos satanizar a nadie. Nuestra táctica no debe basarse en la satanización, sino en el amor y la compasión, y ha de destacar lo positivo, en vez de arremeter contra lo negativo de aquellos con quienes estamos en desacuerdo o caricaturizarlos grotescamente. Es una tentación que especialmente las personas de conciencia y de fe deben rechazar de plano.
¿Podemos ganar en esta controversia? Podemos; más aún: debemos. Por el bien de nuestra fe, por el bien de nuestras familias y por el bien de nuestra civilización. Y, sobre todo, por nuestros hijos y nietos, y por su futuro.

Michael Medved, estadounidense, judío, es crítico de cine y televisión, autor del libro Hollywood versus America (ver servicio 167/92) y, junto con su esposa, Diane, del más reciente Saving Childhood (HarperCollins, Nueva York, 1998). Este artículo es una versión adaptada de su intervención en el simposio "Homosexuality and American Public Life", organizado por el American Public Philosophy Institute en 1997. 

Aceprensa, Servicio 56/99
www.aceprensa.com

SALUD REPRODUCTIVA: HACEN LUGAR A UN AMPARO PRESENTADO POR CUATRO FAMILIAS

Todas las acciones que quiera emprender el Estado en relación a la llamada salud reproductiva de los hijos menores de 18 años sin el expreso consentimiento paterno devienen ilegítimas.
 
Vicente López, Buenos Aires. El Tribunal de Familia nº 2 de San Isidro, que integran los jueces María Julia Abad, Gustavo Halbide y Carlos A. Ruiz, hizo lugar a la acción de amparo solicitada por cuatro familias, contra la Municipalidad de Vicente López y dispuso la suspensión respecto de sus hijos menores de edad, del cumplimiento de la Ordenanza Municipal 14.843, que crea el programa municipal de salud sexual y reproductiva.
Con la sentencia, que lleva fecha del 27 de septiembre pasado, las familias consiguieron que a sus hijos menores de edad no puedan aplicárseles los distintos métodos de anticoncepción artificial que la ordenanza establece. Además, los menores quedan preservados de la instrucción sexual dispuesta por la misma norma.
Al fundamentar su voto y tras mencionar la Convención de los Derechos del Niño y la ley 23.849, la jueza Abad considera necesario interpretar "cuál es la decisión que ha adoptado, primero el legislador y luego el Constituyente de 1994, en relación al alcance del derecho de los padres respecto de la problemática de 'la educación y servicios de planificación familiar' de sus hijos. Al respecto concluye "se advierte que el Constituyente ha determinado que es competencia indelegable de los padres el intervenir en los asuntos relativos a la educación y prestación de servicios médicos relacionados con los niños, es decir, las personas humanas desde su concepción hasta los 18 años (ley 23.849). Dicha norma establece que la participación de los padres en esta materia es siempre necesaria y la acción del Estado es subsidiaria, es decir, de apoyo y orientación a la tarea que deben realizar los padres de familia. Esta norma constitucional reconoce, por tanto, un derecho de los padres a tener una participación necesaria en todas las acciones que quiera emprender el Estado en relación a la llamada salud reproductiva de los hijos menores de 18 años, que sin el expreso consentimiento paterno devienen ilegítimas."
"Dada la dignidad de la sexualidad humana y la fuerte incidencia que su adecuado ejercicio tiene en el desarrollo de la personalidad humana y en su educación, -dice la jueza- fundados motivos de conveniencia aconsejan unir la formación e información sexual que se brinda a los menores y que la misma se lleve a cabo en el ámbito familiar y bajo la orientación de los padres, con quienes pueden y deben colaborar las instituciones educativas y la autoridad pública."
Afirma además que "los ámbitos de autonomía de las personas y organizaciones menores deben ser cuidadosamente resguardados de la intromisión indebida y abusiva por parte de la autoridad estatal. Es precisamente este desconocimiento y avasallamiento de los ámbitos propios de las personas y de las instituciones sociales lo que caracteriza, por contraposición, a una sociedad totalitaria."
"Frente a la claridad de la definición constitucional no es adecuado invocar, como hace la Municipalidad en su informe, -destaca la jueza- planes genéricos de acción elaborados como conclusiones de Conferencias Internacionales, cuya naturaleza y alcance normativo no es claro ni determinado y debe estar siempre subordinado a la axiología y normativa constitucional."
El juez Carlos Ruiz, adhirió al voto de la Dra. Abad y a sus fundamentos, a los que agregó los propios.
Después de analizar normas nacionales y provinciales vulneradas, el magistrado resuelve: "Que los derechos y garantías amenazados, lesionados, alterados o restringidos serían entre otros la protección constitucional al derecho a la patria potestad, la garantía constitucional de la protección a la familia, tanto en la Constitución Nacional como en la de la Provincia, que la tutela Estado Provincial es supletoria y sólo respecto de niños en situación de desamparo, el derecho a la intimidad de la familia, y el reconocimiento constitucional del derecho a la privacidad del Pacto de San José de Costa Rica (art. 11, incs. 2 y 3). Tales preceptos se conculcan mediante la Ordenanza nº 14.843, promulgada por decreto 3999 del 27/12/2000, del Municipio de Vicente López."
Votó en disidencia el Dr. Gustavo Halbide, quien no tiene en cuenta las reservas argentinas a las convenciones internacionales incluidas en la Constitución Nacional y, otorga carácter normativo a documentos de las Naciones Unidas que conculcan el derecho a la vida del niño por nacer y desconocen el papel educador de la familia. Afirma el juez Halbide que "deben considerarse los avances de la comunidad internacional en materia de compromiso con la defensa de los derechos reproductivos. (....) Existen otros instrumentos internacionales que tienen el valor de ir sentando precedentes, construyendo 'costumbre internacional'". También en este caso el juez ignora las reservas y declaraciones interpretativas de la Nación Argentina, como por ejemplo las que se incluyeron en el Programa de Acción de la Conferencia de El Cairo. FIN
 
(NOTIVIDA - Enviado por Carlos Bini Olazábal y otros)

DEFENSA DE LA VIDA


HACE DOS MIL AÑOS, DIOS TAMBIÉN FUE UN EMBRIÓN

El Cardenal Darío Castrillón, el pasado 16 de noviembre, al intervenir en la Conferencia Internacional, sobre “Sanidad y Salud” celebrada en Roma dijo textualmente: «Hace dos mil años, un óvulo fue fecundado prodigiosamente por la acción sobrenatural de Dios. (..) Así, de esa maravillosa unión, resultó un zigoto con una dotación cromosómica propia. Pero en ese zigoto estaba el Verbo de Dios. En ese zigoto se encontraba la salvación de los hombres».

CONVERSACIÓN CON EL PROFESOR GONZALO HERRANZ,
Catedrático de Medicina y Miembro del Consejo Directivo de la Academia Pontificia para la Vida
.

José Antonio García-Prieto Segura

En el Aula Cultural y de Humanidades, de la ciudad de Logroño, tuvo lugar una conferencia a cargo del profesor Gonzalo Herranz -Catedrático de Medicina y, actualmente, Profesor ordinario de Ética Médica en la Facultad de Medicina de la Universidad de Navarra-, que versó sobre  "La dignidad de la vida humana ante los desafíos de nuestro tiempo: la cultura de la vida frente a la cultura de la muerte". Hemos aprovechado su estancia entre nosotros para hacerle esta entrevista.
- J. A. G-P.-: El Papa Juan Pablo II, en la última Navidad del siglo XX,  afirmaba que " las sombras de la muerte amenazan la vida del hombre en cada una de sus fases e insidian especialmente sus primeros momentos y su ocaso natural"; y, en su Mensaje para la Jornada Mundial de la Paz, del 1º de enero, añadía que "la vida humana no puede considerarse como un objeto del que disponer arbitrariamente, sino como la realidad más sagrada e intangible". ¿Qué razones aporta la investigación médica, en el campo genético, para fundamentar científicamente, esas palabras del Papa? En otros términos: ¿puede hablarse de vida humana, desde el primer momento de la concepción y, en tal supuesto, cómo valorar éticamente la experimentación
con embriones?
- G:H.- Las amenazas contra los débiles no vienen de la ciencia en sí misma. La Genética trata de desvelar cómo funciona la transmisión de los caracteres hereditarios; de comprender cómo se copian, se transmiten y se expresan los genes; de determinar cómo pueden diagnosticarse y tratarse muchas enfermedades; y de otras cosas por el estilo.  Pero utilizar el diagnóstico genético para decidir qué seres humanos son aceptables y cuáles otros pueden ser destruidos no es algo científico en sí mismo. Es una decisión política, de política eugenista, que depende del concepto que se tenga de la sociedad y dela familia, de si hay en ellas lugar sólo para los sanos y fuertes o también para los enfermos y enclenques.
La investigación científica aporta datos. Cuando esos datos se aplican al hombre sano o enfermo cobran una dimensión nueva, que es necesariamente ética, Entonces hay que someterlos a un proceso complejo: hay que seleccionarlos, interpretarlos, situarlos en un orden de relevancia y darles significado moral. En ese proceso, los datos científicos pueden ser manipulados: se los puede ocultar o hacerles decir más de la cuenta. Cuando el Papa dice “la vida humana no puede considerarse como un objeto del que disponer arbitrariamente, sino como la realidad más sagrada e intangible", no está haciendo un juicio científico, sino estableciendo una maravillosa norma moral. El genoma del hombre es muy poco diferente del genoma de las otras especies. Pero el hombre difiere radicalmente de los animales no humanos. Y difiere de cabo a rabo: desde el primer momento de su existencia. Ahí está la respuesta a su pregunta sobre el apoyo de la ciencia a lo que dice el Papa: que el ser humano es humano desde el principio, desde el primer momento de la concepción. Todos hemos empezado por ser un humilde embrión unicelular, incluido el Hijo de Dios hecho hombre. Ningún científico ha negado que el zigoto humano sea un ser humano.
El problema no está ahí, en el dato científico. Está en el rango ético que uno le asigne, de la política moral que uno le aplique. Según una política de respeto, todo ser humano ha de ser reconocido y tratado como tal, por su dignidad humana intrínseca, que lo hace intangible aunque sea muy pequeño y débil. Según una política de poder y utilidad, siempre el ser humano tiene la dignidad que otros le conceden y nada más: son los parlamentos, los padres, los médicos, los filósofos quienes conceden o no dignidad y derechos humanos, quienes determinan desde cuando y hasta cuando se disfruta de esa dignidad. En este contexto de dignidad concedida por otros, se negocia, se hacen negocios, con esa dignidad. Lo estamos viendo: si lo que interesa es obtener células madres embrionarias, nada es más fácil que crear un comité o presentar un proyecto de ley que digan que el embrión carece de dignidad humana hasta tal momento de su desarrollo y que, dentro del plazo señalado, no pasa nada por destruirlo.
Me pregunta cómo valorar éticamente la experimentación con embriones. La ética de la investigación en seres humanos es una ética de profundo respeto a los sujetos que se someten a ella. El ensayo clínico de un medicamento no se puede hacer a costa de sacrificar a unos cuantos seres humanos para beneficio de otros. Eso es lo que hicieron los médicos nazis en sus experimentos de los campos de concentración. Pero eso no puede hacerse con los embriones humanos, sacrificándolos para ventaja de otros. La experimentación con embriones es aceptable si los respeta, si nos ayuda a conocerlos mejor para cuidar mejor de ellos y curar las enfermedades que puedan afligirlos. Si ha de haber una medicina embrio-fetal tiene que haber investigación embrionaria. Pero la experimentación con embriones es inaceptable si no los respeta, si para obtener datos los destruye. La cosa es así de sencilla
- J. A. G-P.-: ¿Por qué entonces, hace unos años, comenzó a hablarse de "pre-embrión", como si en los primeros 14 días a partir de la concepción no hubiera vida humana? ¿Fue más bien un subterfugio para aquietar la conciencia ética con vistas a la libre experimentación con embriones?
- G. H.-: La expresión pre-embrión ha sido ya abandonada. Queda en textos legales ya anticuados, en artículos científicos ya superados. No es moneda de uso ni en ciencia ni en ética. Fue una palabra amañada para indicar que hay una fase del desarrollo en que el embrión humano no ha llegado a ser un embrión. La palabra ayudó a romper el respeto debido a los embriones más jóvenes, de muy pocos días. Una vez que las leyes de unos pocos países autorizaron, entre otras cosas, la investigación destructiva de embriones humanos, la palabra dejó de tener utilidad y se abandonó. Cuando se trató de dar fundamento científico a la noción de pre-embrión hubo que sacar las cosas de quicio y torturar la realidad observada. La noción de pre-embrión es una invención seudo-filosófica, de esas se tragan los miembros de los parlamentos y que, votada la ley, se olvidan.
- J. A. G-P.-: Si los datos científicos hablan con esa claridad y no se manipulan, es evidente que todo intento de impedir el desarrollo del embrión –por escasas que sean sus horas o días de vida-, habría que calificarlo como aborto, aunque esta afirmación hoy día no resulte, como suele decirse "políticamente correcta". En tal caso, la píldora RU-486 ¿no es, por sus efectos, una modalidad más de aborto, con la agravante ética de trivializar este grave problema humano y social?
- G. H.-: La RU-486 se conoce como píldora abortiva, porque se emplea para provocar el aborto, de ordinario de menos de 9 semanas. No creo que nadie haya dicho que no sea abortiva, aunque su creador, el Prof. Baulieu ha querido llamarla contragestativa. Hay procedimientos a los que se llama contraceptivos (los dispositivos intrauterinos, las llamadas píldoras
del día siguiente, algunos compuestos hormonales de diferente tipo) que incluyen en su complejo mecanismo de acción, un efecto antinidatorio, es decir, impiden que el embrión que llega al útero pueda implantarse. Sería un poco larga de explicar la historia de como se ha manipulado el lenguaje para no llamar abortivos a esos procedimientos. Para no perder el tiempo en batallas sobre el significado de las palabras, podríamos hablar en esos casos de procedimientos embriocidas, que matan al embrión, pues así
actúan. Lo mismo que es embriocidio lo que se llama reducción embrionaria (matar algunos embriones ya implantados para evitar la gestación de un número elevado de gemelos), y es embriocidio dejar morir a los embriones sobrantes, y es embriocidio destruir embriones en estudios experimentales del tipo que sean. Me parece que la píldora RU-486 no está triunfando. Está resultando más complicada que el aborto quirúrgico, y más cara, y más pesada psicológicamente. La han abandonado en Alemania. En el Reino Unido la usa un porcentaje bajísimo de mujeres. No me parece que esté contribuyendo, como se temía, a trivializar el aborto. Sin embargo, hay laboratorios que siguen trabajando en ese campo, en busca de una píldora abortiva sin las limitaciones de la RU-486

- J. A. G-P.-: Cabría deducir, por lo que Vd. dice, que, además de las razones éticas para rechazar la RU-486, también un feminismo bien entendido, debería "apuntarse" sin paliativos a ese rechazo de la RU-486. ¿Está de acuerdo con esta conclusión?
- G. H.-:El feminismo es un asunto enormemente complejo. Simplificando las cosas, se puede decir que en el campo del feminismo se encuentran las más rabiosas partidarias de la RU-486 y sus más encarnizadas enemigas. Estas últimas consideran que el uso de la RU-486 constituye el ataque químico más sofisticado hecho al cuerpo de la madre, que perpetúa la victimación de la mujer.
- J. A. G-P.-: Si, como afirmaba Vd. antes, hay razones científicas que fundamentan hablar de vida humana desde el primer momento de la fecundación, ¿porqué piensan muchos que esa defensa de la vida en sus primeros instantes sería algo propio de la doctrina de la Iglesia?; ¿no debería defenderse también, por lo que Vd. dice, desde otros ámbitos puramente científicos, y desde otras instancias "no confesionales", por así decir?
- G. H.-:No creo que nadie niegue, en el fondo de su corazón, que el embrión es un ser humano que debe ser respetado. Eso lo sabe toda la gente que acude a la contracepción o al aborto: no quieren tener hijos o quieren deshacerse del que ya viene en camino. Y lo saben quienes practican fecundación in vitro o acuden a ella para tener hijos. La gente sabe que el aborto elimina a un hijo real que resulta un problema. Y la gente sabe que la reproducción asistida está para tener hijos, aunque no siempre se tenga éxito. Lo que ocurre es que la gente se ha puesto de acuerdo en hacer la vista gorda y no decir que no pasa nada. La permisividad moral y legal de la sociedad contemporánea no da importancia a destruir esos seres humanos. Para quitar hierro a la cosa, han decidido ignorar deliberadamente la realidad, y hablar no de aborto o de eliminar un hijo, sino de microaspiración, de regulación menstrual, de interrupción. O de pre-embrión, de embrión sobrante, y convertirlos en material para la experimentación.
- J. A. G-P.-: A propósito del ejercicio de la sexualidad en el matrimonio, la doctrina de la Iglesia se insiste en que no deben separarse esas dos dimensiones del acto conyugal: su sentido unitivo y su sentido procreador. ¿Hay, en el ámbito científico, razones biológicas que avalen este principio doctrinal?
Y, en caso afirmativo, ¿no supone humanamente "tirar piedras contra el propio tejado", un comportamiento contrario a lo que dice la biología?
- G. H.-: En ninguna Facultad de Medicina del mundo se dejará de hablar de aparato reproductor, de fisiología o patología de la reproducción. El acto sexual es un acto que mira a la reproducción. Esa no es doctrina de la Iglesia, es mera biología. La contracepción ha conseguido separar esas dos dimensiones.
Lo que eso significa en su dimensión humana, antropológica, y en su dimensión moral está maravillosamente explicado en Humanae vitae. ¡Cuánto ha sido atacada y qué poco se ha leído! Me da mucha pena ver que su mensaje, tan afirmativo de la dignidad de la sexualidad humana, tan lleno de comprensión, ha sido ignorado y despreciado, también dentro de la Iglesia.
Algún día entenderemos la estrecha relación entre la crisis moral de nuestro tiempo y el desprecio de la doctrina de Humanae vitae.
- J. A. G-P.-: La doctrina de la Iglesia, por otro lado, considera moralmente lícito, cuando hay razones serias para ello, el recurso a los llamados métodos naturales, para el control de la natalidad. Por su parte, la investigación médica en este campo, ha dejado claro la seguridad y eficacia de los "métodos naturales", en lo que se refiere a ese control. ¿Por qué entonces el rechazo bastante generalizado de esos métodos? ¿Qué razones considera Vd. que llevan a esa marginación del método natural?
- G. H.-: El rechazo de los métodos naturales tiene muchas raíces. Se basan en una comprensión de la biología de la mujer, muy fácil de entender, pero sobre todo en el autodominio, más difícil de practicar. Exige la renuncia en el hombre de su dominadora actitud “machista”. Por eso requiere crecer en respeto del hombre por la mujer, que abarca también lo biológico de ella.
Los métodos naturales imponen límites naturales al ejercicio de la sexualidad: no permiten convertir a la mujer en un objeto sexual, disponible a capricho, como lo hacen los procedimientos contraceptivos. Ocurre también que a los médicos generales y ginecólogos, siempre escasos de tiempo y dominados por el espíritu tecnológico de la medicina contemporánea, les es mucho más fácil y “profesional” prescribir un contraceptivo hormonal o colocar un diu, que explicar y hacer comprender las bases biológicas y antropológicas de los métodos naturales.
- J. A. G-P.-: Serían muchas las preguntas que nos gustaría hacerle pero es evidente que, por razones de espacio, debemos concluir ya esta entrevista. Me gustaría hacerlo con una última pregunta, a propósito de la eutanasia. Juan Pablo II, en su Mensaje de Navidad del Año 2000, se ha referido, con palabras graves, a este hecho: "Se hace cada vez más fuerte la tentación de apoderarse de la muerte procurándola anticipadamente, casi como si se fuera árbitro de vida propia o ajena. Estamos ante síntomas alarmantes de la "cultura de la muerte", que son una seria amenaza para el futuro".
En su opinión, ¿qué causas llevan a caer en esa tentación, y qué razones médicas cabe aportar en defensa de lo que siempre ha sido el comportamiento médico: el restablecimiento de la salud y el respeto a la vida del paciente, hasta su natural conclusión?
- G. H.-: La medicina es hoy muy eficaz, vive un poco embriagada en sus triunfos reales y por las promesas futuras, de las que hablan casi todos los días los medios de comunicación. Se ha creado un ethos de eficacia. Atraen los problemas a los que se les puede dar solución brillante y avanzada, fascinan los casos especiales. En un ambiente así, se considera que el enfermo terminal es un fracaso, que no es rentable atender a pacientes ante los que ya nada cabe hacer, abocados como están a una muerte cercana y sin remedio.
Más aún, algunos médicos sospechan que cuidar moribundos es un despilfarro, de dinero y de tiempo, pues en fin de cuentas esos pacientes se van a morir irremediablemente, y ya no es posible poner un mínimo de calidad en sus vidas precarias. Aparece entonces la tentación de “no perder con ellos el tiempo”, de abandonarlos, de ofrecerles o aplicarles la muerte dulce. Hay médicos obsesionados por la eficiencia, que no han descubierto el inconmensurable valor humano y profesional de la medicina paliativa.
Los médicos tenemos delante de nosotros una doble tarea: la de seguir al día la marcha acelerada de la investigación, de sus triunfos y sus aplicaciones; y la de mantener intacta nuestra vocación de servicio a los enfermos, a todos ellos, por  precarias que sean sus vidas. No podemos fallar a ninguna de las dos, so pena de arruinar nuestra profesión. Por eso, hay dos maneras típicas de autodestruirse el médico: una, perdiendo la vocación científica dejándose llevar de la pereza intelectual; la otra, perdiendo el respeto profesional por cada ser humano, por su vida y su dignidad. Eso es lo que hace la eutanasia. El médico que ha perdido el sentido del valor intangible de la vida humana, viene a decir al paciente terminal: tu vida ya no vale, tú ya no mereces que pierda el tiempo contigo. La eutanasia acaba, así,  con el ser auténtico de la medicina.
 

 
INICIAN CAMPAÑA PARA EXCOMULGAR A "CATOLICOS" QUE APOYAN EL ABORTO

Washington, 17 de Septiembre (AJMIC).- 
Un importante grupo de organizaciones pro-vida en EE.UU. ha iniciado una campaña formal para solicitarle al Santo Padre y a los obispos locales la excomunión de importantes políticos "católicos" que apoyan el aborto. La campaña -que se realiza a través de la página en Internet:
http://www.yankeesamizdat.org/ACBigots/Excom.html y por correos electrónicos-, tiene como título "Petición Canónica para excomulgar 'católicos' de la Cultura de Muerte", y presenta las firmas de diversas personalidades como Stephen G. Brady, Presidente del Roman Catholic Faithful, Judie Brown, Presidenta del American Life League y Richard L. Bucci, Presidente de la Catholic Radio, NY. Asimismo, se encuentran los nombres de Michael Cain, editor de The Daily Catholic, William Cotter, Presidente del Operation Rescue-Boston, Christopher A. Ferrara, Presidente del American Catholic Lawyers Association, Chris Kahlenborn, autor del libro "Cáncer de seno: relación con el aborto y la píldora de control natal" y Phillip F. Lawler, editor de Catholic World News.
 
AJMIC011001 de ACI
 

 
ABORTOS GRATIS ES EL "APORTE" DE PLANNED PARENTHOOD A VÍCTIMAS DE TRAGEDIA EN EE.UU.

WASHINGTON DC, 21 Set. 01 (ACI).- Son numerosas las organizaciones que han salido al encuentro de los neoyorquinos que sufren las consecuencias de los ataques terroristas. Sin embargo, el gesto de "ayuda" de la Planned Parenthood ha suscitado amplio rechazo: ha ofrecido abortos gratis por tiempo limitado.
La Planned Parenthood de New York City (PPNYC) anunció con un comunicado de prensa que regalará abortos en esa ciudad como su "contribución" ante los ataques terroristas, es decir que a las más de cinco mil víctimas mortales de la tragedia, ahora habrá que sumar una cifra no estimada de bebés muertos en su cadena de clínicas abortistas.
Según la denuncia de la agencia LifeSite, la PPNYC "sigue el ejemplo del Fondo de las Naciones Unidas para la Población (UNFPA) que en años pasados usó eventos trágicos para atacar a comunidades enteras con 'kits de salud reproductiva', que incluyen fármacos y dispositivos abortivos.
En efecto, la PPNYC está ofreciendo "servicios completos gratuitos de salud reproductiva entre el 18 y 22 setiembre". El comunicado de prensa de la PPNYC anuncia entre los servicios: "control natal, contracepción de emergencia, anticoncepción de emergencia, aborto médico y quirúrgico".
Hace un mes, LifeSite reportó que grupos pro-vida en El Salvador acusaron a la UNFPA por usar la tragedia causada por los terremotos que asolaron el país para promover el aborto. El Fondo envió kits de salud reproductiva que incluyeron píldoras del día siguiente y aspiradores manuales empleados para abortos en las
primeras etapas del embarazo.
Julia Cardenal, presidenta de la organización "Sí a la Vida", declaró a la Cybercast News Service que después "de los dos terremotos que tuvimos en El Salvador en enero y febrero de este año, en vez de enviarnos alimentos o medicina o algo para enfrentar nuestras necesidades, nos enviaron una amplia gama de dispositivos anticonceptivos".
 

CINE

 
EL CISNE TROMPETISTA

Título Original: The Trumpet of the Swan
Director: Richard Rich
Año: 2001, TriStar
Género: Cuento musical animado
Contenidos Específicos: Lecciones sobre amistad, familia y honestidad que levantan el espíritu
Clasificación MPAA: G (Público General)

Reseña:

Un cisne mudo encuentra su voz con la ayuda de su padre.
Mamá y papá cisne están exultando de felicidad porque sus polluelos rompieron los cascarones y ahora tienen dos hijas y un hijo a quien ponen por nombre Louie. Papá cisne alardea que su hijo es su viva imagen, pero su actitud cambia cuando descubre que Louie no emite sonidos y entonces lo llama "defectuoso". El pequeño cisne, en un esfuerzo por comunicarse con los demás asiste a una escuela para aprender a leer y escribir, pero luego descubre la manera de comunicarse mediante una trompeta y se apodera de ésta. Avergonzado por ello, se va a ganar fama y fortuna para poder pagar el costo del instrumento y salvar así el honor de su padre.
Película basada en el clásico cuento infantil "E.B. White" cuya adaptación, aunque es agradable, no llega a ser excepcional a pesar de la música al estilo jazz donde Little Richard interpreta una de las canciones. Tiene buenos mensajes, pero como sucede en la gran mayoría de las películas basadas en obras clásicas, no hay como leer el libro.

* MPAA: The Motion Picture Association of America
 

 
COCODRILO DUNDEE EN HOLLYWOOD

Título Original: Crocodile Dundee in Los Ángeles
Director: Simon Wincer
Intérpretes: Paul Hogan, Linda Kozlowski, Serge Cockburn
Año: 2001, Paramount
Género: Comedia
Contenidos Específicos: Violencia ligera y algo de lenguaje vulgar
Clasificación MPAA: PG (Se aconseja la guía de los padres. Contiene material que puede no ser apto para menores)

Reseña:

Hogan regresa después de 13 años de ausencia, esta vez en la soleada California, interpretando el papel que lo hizo famoso en 1986 y luego en 1988.
Como en las anteriores comedias, el choque de culturas y el encanto peculiar de Dundee, son el tema principal, aunque se arrastra lentamente en su ritmo tomando mucho tiempo para llegar a la historia que se siente floja. Dundee todavía disfruta la captura de lagartos en Australia cuando su novia de toda la vida, la periodista Sue (Linda Kozlowski, que en la vida real es su esposa), recibe una oferta para trabajar temporalmente en el periódico de su padre en la ciudad de Los Ángeles, en los E.U. La pareja ve conveniente el traslado de toda la familia para que su hijo Mikey tenga contacto con el mundo exterior. Sue debe continuar el trabajo de quien ocupaba su puesto, aparentemente asesinado por investigar a un estudio de cine que contrabandea pinturas de Europa del Este, pero con Dundee en el caso, no hay salida para los chicos malos. El filme está salpicado con escenas familiares de Dundee tratando de dominar los aparatos del siglo XXI.
Es una pena que esta comedia no haya sido mejor realizada, pues son pocas las cintas familiares que se producen actualmente

* MPAA: The Motion Picture Association of America



CORAZÓN DE CABALLERO
 
Título Original: A Knight's Tale
Director: Brian Helgeland
Intérpretes: Heath Ledger, Paul Bettany, Rufus Sewell, Shannyn Sossamon
Año: 2001, Columbia
Género: Acción/Aventura
Contenidos Específicos: Acción violenta intermitente, desnudez trasera fugaz y poco lenguaje vulgar
Clasificación MPAA: PG-13 (Los padres son fuertemente prevenidos de dar una guía especial y atender a niños menores de 13 años; algún material puede ser inapropiado para ellos.)

Reseña:

Un plebeyo se convierte en una celebridad en este cuento de aventuras.
Película orientada a los jóvenes, pero también los adultos se divertirán. Inspirada en los cuentos de Canterbury, el director mezcla hábilmente la conducta, actitudes y diálogos contemporáneos, en una obra donde equipara los torneos medievales a los encuentros de basketball estudiantil. El plebeyo William Thatcher se pone la armadura de su maestro, que ha muerto, para competir en un deporte reservado a los nobles. El giro moderno se nota más en los números musicales con temas de rock ("The Boys Are Back in Town", "We Will Rock You", etc.) y se entremezcla una dulce historia de amor. Aunque la película es predecible, el escritor-director la maneja de tal forma que mantiene la atención y hay un buen balance entre los elementos de conflicto.
Escenas bien realizadas con secuencias de cámara lenta, personajes coloridos y buenas actuaciones permiten que el filme sea vivaz aunque no llega a ser una gran producción.

* MPAA: The Motion Picture Association of America

 
 

PARA REFLEXIONAR

 
¿ESTAS OCUPADO?
 
Te levantabas esta mañana, te observaba y esperaba que me hablaras aunque fueran unas pocas palabras preguntando mi opinión o agradeciéndome por algo bueno que haya sucedido ayer. Pero noté que estabas muy ocupado buscando la ropa adecuada para ponerte e ir al trabajo. 
Seguía esperando de nuevo, mientras corrías por la casa arreglándote; supe que habría unos cuantos minutos para que te detuvieras y me dijeras "HOLA". 
Pero estabas demasiado ocupado. 
Por eso encendí el cielo para tí, lo llené de colores y dulces cantos de pájaros para ver si así me oías, pero ni siquiera te diste cuenta de ésto. Te observé mientras ibas rumbo al trabajo y esperé paciente todo el día. Con todas tus actividades, supongo que estabas demasiado ocupado para decirme algo. 
De regreso vi tu cansancio, y quise rociarte un poco para que el agua se llevara tu estrés Pensé agradarte para que así pensaras en mí, pero enfurecido ofendiste mi nombre; deseaba tanto que me hablaras, aún quedaba mucho tiempo. Después encendiste el televisor, esperé pacientemente mientras veías tu programa favorito y cenabas; pero nuevamente te olvidaste de hablar conmigo, y no me hablaste. 
Te noté cansado y entendí tu silencio, así que opaqué el esplendor del cielo pero no te dejé a oscuras; lo cambié por un lucero. En verdad fue hermoso, pero no estuviste interesado en verlo. A la hora de dormir, creo que ya estabas agotado. 
Después de decirle buenas noches a tu familia, caíste en la cama y casi de inmediato te dormiste. Acompañé con música tu sueño, mis animales nocturnos se lucieron; no hay problema, porque quizás no te das cuenta que siempre estoy ahí para ti.
Tengo más paciencia de la que imaginas; también quisiera enseñarte cómo tener paciencia para con otros. 
TE AMO tanto que espero todos los días por una oración. El paisaje que hago, es solo para ti. Bueno te estás levantando de nuevo, y otra vez esperar sin nada más que mi amor por ti, esperando que el día de hoy me dediques un poco de tiempo. Que tengas un buen día...
Tu papá, DIOS
 
 P.D.: Tendrás tiempo para enviar ésto a otra persona, o ... ¿estás muy ocupado?
(Enviado por Fernando Grignola)
 

 
EL PROFESOR DE RELIGIÓN
 
Antonio Cañizares
 
El profesor de Religión del tercer milenio, como siempre ha sido o debiera haber sido, ha de ser alguien que hable de Dios con palabras fuertes y verdaderas, no de oídas, no con un discurso abstracto, no con un sistema abstracto de valores y verdades. Se trata del testimonio de algo que a uno le ha sucedido en la vida, del testimonio de la redención de Jesucristo, de la que brota una vida nueva, una mirada nueva sobre la realidad. Ha de hablar de Dios viviendo, obrando y hablando de cualquier cosa, porque o Dios tiene que ver con todo o no tiene que ver con nada. Pero si no tiene que ver con nada, entonces, tampoco tiene ningún interés para el hombre
El primer lenguaje del hombre es su propia vida. El testimonio del profesor de Religión católica, testimonio cristiano, sólo puede evitar ser un discurso vacío si se da en la vida, y al hilo de la vida; si se habla con todo lo que uno es y hace, con toda la espesura de su humanidad, que es la de los demás hombres, sus contemporáneos, y, más en concreto, la de sus alumnos. Por su fidelidad a su tarea específicamente escolar, ha de poder ofrecer a los niños y adolescentes los elementos del suelo nutricio de su cultura, profundamente conformada por creencias, costumbres, valores, ritos y modelos de vida cristianos; y ha de poder ofrecerlos, en toda su verdad y realidad, es decir, mediante una presentación creyente de los mismos. El profesor de Religión católica está obligado a una presentación objetiva y verdadera de lo que constituye la fe católica, el mensaje y acontecimiento cristiano en toda su verdad e integridad, la vida y enseñanza de la Iglesia tal como ella cree, vive y celebra. No sólo ha de hacer una presentación íntegra y fiel, sino que, para que sea en toda su verdad, ha de hacerla desde la fe y mostrando, como testigo de esa fe, la verdad de la salvación que esa fe entraña y comporta para el hombre. Sólo podrá presentar en su verdad la religión católica, por fidelidad a la escuela y a su misión, si habla desde la comunión con la Iglesia.
 
Extractado de: El profesor de Religión Católica en el tercer milenio, en: La enseñanza de la Religión, una propuesta de vida (PPC)
 
 

CORREO DEL LECTOR

----- Original Message -----
From: Oscar Tuninetti
Sent: Tuesday, October 02, 2001 2:01 PM
Subject: suscribirme

REVISTA VIVIR EN FAMILIA:
DESEARIA RECIBIR LA PUBLICACION CADA VEZ QUE SE EDITE. SIN MAS, ESPERANDO SURESPUESTA.
BETO TUNINETTI.

----- Original Message -----
From: Gisela Bidegain
Sent: Monday, October 01, 2001 11:47 PM
Subject: SUSCRIPCION

Les envío mi e-mail para poder recibir la revista virtual, la última que me llegó fue la nº 13/1
Gracias
Gisela

----- Original Message -----
From: Raúl Martínez
Sent: Wednesday, September 26, 2001 1:25 PM
Subject: Sobre la Revista

Señores:
de la Revista Asociación Vivir en Familia
Hemos recibido la Revista, la que nos pareció muy interesante, querriamos suscribirnos a ella teniendo en cuenta el apoyo que representaría para nosotros pues trabajamos en el ámbito de la Familia y en particular de la Pareja.
Gracias, Raúl y Fátima Martínez

 
Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:

La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica en trámite desde el mes de mayo de 2001.
 
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboran regularmente con la Revista:
Dr. Eduardo Casanova
Dr. Pedro Montano
Dra. Liliana Matozzo de Romualdi
Dra. Adela González
 
En este número:
Dr. Ing. Fernando Grignola
Carlos Bini Olazabal
Jovenes del Mercosur
http://www.vidahumana.org/news/informes.html
 

Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envie un mail a:
familias@adinet.com.uy
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".