Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia

Arazatí 1104, Apto. 102 - Telefax: 709 58 13 - Cel.: 099 636 988 - E-mail:

familias@adinet.com.uy

Montevideo - Uruguay 


¡SÚMATE A NUESTRA CAMPAÑA POR LA VIDA! VISITÁ NUESTRO SITIO WEB: www.vivirenfamilia.com
Agradecemos y saludamos especialmente, a todos aquellos que hasta el momento han apoyado y difundido esta campaña; a nivel local, desde Montevideo, San José, Florida, Salto y Treinta y Tres; y a nivel internacional, desde Argentina, Brasil, Perú, Colombia, Nicaragua, Costa Rica, Puerto Rico, México, España e Italia.
En especial, queremos agradecer a los Diputados Jorge Barrera (Partido Colorado), Sebastián Da Silva (Partido Nacional), y Gabriel Pais (Partido Colorado) por responder a quienes se sumaron a esta campaña, su intención de votar en contra del Proyecto de Ley que pretende despenalizar el aborto en Uruguay. 

"No venderemos el rico patrimonio de los orientales, al bajo precio de la necesidad"
José Artigas, Jefe de los Orientales
 
"Lo esencial es invisible a los ojos"
 Antoine de Saint Exupery

CONTENIDO


Publicación N° 18/02

EDITORIAL

 
LA MAYORÍA SILENCIOSA
 
En un sitio web más o menos conocido por quienes navegamos en Internet, hay una campaña "pro ley de aborto" donde distintas personas pueden suscribir una CARTA ABIERTA A LA OPINIÓN PUBLICA - ABORTO: NO MAS SILENCIOS PÚBLICOS!! Hasta las 22:00 PM del miércoles 20 de noviembre, llevaban juntadas más de 400 firmas, en su mayoría de intelectuales (con el Rector de la Universidad de la República a la cabeza).
No les estamos haciendo propaganda. Simplemente, queremos hacer notar una diferencia que -sin necesidad de un análisis estadístico- es significativa: mientras ciertos intelectuales suman en su campaña 414 firmas, el pueblo -de la mano del Pastor Jorge Márquez de la Iglesia Misión Vida para las Naciones-, le entregó hace pocos días al Sr. Presidente de la Cámara de Diputados, nada menos que 145.282 firmas. Las mismas fueron estampadas por ciudadanos de todos los niveles socioculturales, de todas las razas, de todas las creencias religiosas, de todos los partidos políticos, por personas plenamente conscientes de que matar una vida humana -cualquiera sea su estado de desarrollo- es homicidio.
En síntesis, el partido que se juega fuera de las Cámaras viene así:
 
CAMPAÑA PROABORTO DE ALGUNOS INTELECTUALES: 414 firmas
CAMPAÑA PROVIDA DEL PUEBLO: 145.282 firmas
 
Dilema para los políticos: ¿qué piensa realmente el pueblo?
Los señores legisladores verán a quien hacer caso, si a los intelectuales o a la mayoría silenciosa que no tiene acceso, en muchas ocasiones, a una computadora; pero que está muy bien dispuesta a firmar por una causa que entiende justa. ¿Donde hay más votos? ¿Del lado de los intelectuales o del lado del pueblo? Tengamos en cuenta, por otra parte, que la campaña provida en la que firmaron decenas de miles de ciudadanos, fue realizada en sólo dos semanas, hace ya varios meses, cuando el tema no era, como hoy, de candente actualidad. Es difícil saber qué piensa verdaderamente el pueblo, cuando las encuestas de que se dispone, no son representativas de la realidad.
Lo curioso del caso, es que probablemente algunos de estos intelectuales (dirigentes sindicales incluidos, que no por ser de origen obrero son menos intelectuales), piensan que representan al pueblo. Pero ese pueblo no vive, lucha y vibra en Internet, sino en la calle, donde se juntaron las 145.000 firmas. En el puerta a puerta, en pequeños puestos, en las ferias o en las plazas; por todos lados estuvieron juntando firmas durante dos semanas estos aguerridos combatienetes por la vida . En esta campaña auténticamente popular, se juntaron las voluntades del hombre y la mujer común que, en su sencillo razonamiento, lejos de las alambicadas disquisiciones sobre el electroencefalograma plano, la singamia de los pronúcleos o el art. 7° de la Constitución de la República, reconocen con absoluto realismo que en el seno materno, desde el momento de la concepción, hay un ser humano, una vida humana que si no se aborta, podrá nacer, podrá ser amamantada por su madre, y podrá jugar a las muñecas o al fútbol con las amigas y amigos que vaya haciendo a lo largo de su vida.
Ese razonamiento -tal vez demasiado simple para ciertos intelectuales- es correcto. Aquí no se trata de buscar justificaciones. Hay una verdad objetiva: la vida comienza en el momento de la concepción. La propia Diputada Rondán -promotora de esta ley-, acaba de reconocer en un programa radial que desde la concepción hay vida humana. Y si hay vida humana, hay ser humano. Y si hay ser humano, hay derechos humanos que hay que respetar. Y si hay derechos humanos que hay que respetar, no se puede abortar. Y si no se puede abortar -porque ello significa un atropello a los derechos humanos-, no se puede abortar por ninguna causa. Y entonces -concluimos con el pueblo simple y llano- no se pueden hacer leyes que promuevan el aborto, sino que lo natural, es hacer leyes que tutelen la vida humana desde la concepción. Así de simple.  
Pensemos: ¿cuál es la primera reacción de un matrimonio cuando descubre que la esposa está embarazada? Por lo general es de alegría; y se sueña durante largos meses con el hijo que va a nacer. Otras veces, cuando la mujer es soltera o cuando en el matrimonio reina el egoísmo en lugar del amor, la primera reacción es de tristeza o de preocupación. Pero nunca hay festejos o preocupación a las 12 semanas de gestación. Los festejos -tomemos el caso positivo- se dan inmediatamente de conocido el resultado del test de embarazo, porque todo el mundo sabe que hay vida desde la concepción. Cuando se va al médico, este calcula, tabla mediante, cuando fue concebido el niño a partir de la fecha de la última menstruación de la mujer. Y de acuerdo con ello, calcula el momento del nacimiento del niño. Si se pueden calcular tentativamente la fecha de la concepción y la fecha del nacimiento, es porque se está hablando de una vida humana, no de una "cosa" o de un "tumor" (que dicho sea de paso, no tiene derechos humanos, como el embrión). Eso es lo que piensa el pueblo, eso es lo que sabe el pueblo; algunos podrán estar a favor o en contra del aborto por pensar que la mujer tiene más derechos que el hijo, etc. Pero el pueblo, el verdadero y auténtico pueblo, sabe que abortar, es matar a un niño inocente. Y sabe que eso está mal, que es un delito.
Ese pueblo -vale la pena tenerlo en cuenta-, está dispuesto a juntar firmas para un eventual referéndum, con el fin de abolir la ley, si esta fuera aprobada. Si unos pocos pudieron juntar en 15 días 145.282 firmas, ¿cuántas se podrán juntar en dos o tres meses en todo el país? ¿Acaso hay alguien tan ingenuo como para no saber que tanto en Montevideo como en el noble interior de nuestro querido Uruguay, la mayoría de las personas estamos decididamente a favor de la vida?
 
¿Liberalismo o... totalitarismo?
Como se sabe, este proyecto de ley se enmarca en las políticas de "género" que desde el exterior -la ONU y la IPPF-, nos pretenden imponer. Como se sabe, estas políticas son de origen marxista y como tales, van en contra de la libertad individual, no sólo de los embriones, sino también, y principalmente de los médicos. Y esto es tan inadmisible como el propio aborto. La libertad de los orientales no se toca. Los intelectuales que han juntado firmas a favor de este proyecto de ley denominado "de Defensa de la Salud Reproductiva" -y que a nuestro juicio, debería llamarse "de Fomento del Homicidio Antirreproductivo"-, no pueden disponer ni de la vida ni de la libertad de nuestros médicos. De aprobarse esta ley, los profesionales de la salud quedarán atrapados en un sistema que en casos extremos -cuando se considera que el aborto es "urgente" y "necesario"-, exige la renuncia a la objeción de conciencia. Con lo cual, aquellos que se ufanan de su liberalismo absoluto, estarían inmponiendo a los médicos que por vocación, han decidido defender la vida de madres e hijos por igual, la renuncia a sus principios y a sus ideas. No son raros los diputados proabortistas que hacen gala de su respeto a las ideas ajenas -en el supuesto de que todo es opinable-; son frecuentes las declaraciones públicas de estas pseudovíctimas de un fundamentalismo que sólo existe en su imaginación. Porque sólo de la imaginación de este tipo de legisladores, puede surgir un proyecto de ley que impone a los médicos, realizar actos que contradicen objetivamente las normas éticas que guían su actuación profesional
Pongamos un ejemplo real: una mujer embarazada llega al Sanatorio del Círculo Católico con un grave problema de salud. Se enfrenta una situación en la cual el aborto del hijo, parecería ser la única solución -al menos para quienes no trabajan en ese centro de salud-. Pero el médico se afana en salvar a los dos; lucha desesperadamente poniendo todo de sí para salvar a la madre y al hijo. Finalmente, el hijo se salva y vive. La madre muere. No se hizo el aborto, tal como dice la ley, porque el médico quiso salvar a los dos, porque no pudo -en conciencia- matar una vida humana de la que no es dueño. Luego, los familiares de la mujer inician un juicio y lo ganan. El hijo de la mujer vive; su mamá murió al darlo a luz, pero vive. Se salvó la vida de un inocente, pero el que lo hizo, va preso por omisión de asistencia, por no haber hecho un aborto, por actuar de acuerdo con sus principios éticos, con sus ideas.
¿Dónde está la libertad de conciencia? ¿Dónde el respeto a las ideas ajenas, cuando se obliga a matar a los médicos que plantearon la objeción de conciencia? ¿Por qué son tan pocos los que hablan? ¿Acaso le tienen miedo a algun gremio profesional? ¿Qué opinarían las decenas de ingenieros y arquitectos que hay en la lista de los intelectuales a favor del aborto, si el Estado les obligara, para ahorrar dinero, a poner menos cal, arena y/o pedregullo en los cimientos de un puente o de un edificio? ¿No tendrían la obligación de desobedecer la ley, porque si no, puede morir gente? ¿No es lo mismo que hacen los buenos médicos al luchar por ambas vidas? ¿Es lógico que el Estado obligue por ley a un profesional de la salud a optar por una vida en lugar de optar por las dos? ¿Qué compromisos están obligadas a cumplir ciertas sociedades médicas para lograr los fondos frescos provenientes del exterior?
Una vez más, repetimos, que esta ley es injusta no sólo para los miles de niños que eventualmente serían abortados, sino también para la libertad de conciencia de cientos de ginecotocólogos que no desean matar, sino servir a la vida. De esto se trata, de trabajar profesionalmente con la intención de salvar a todas las vidas sin discriminación de ningún tipo. El pueblo lo sabe. Y esta sabiduría popular, no la pueden cambiar ni 400, ni mil intelectuales.
 
AVE FAMILIA   
 

MATRIMONIO Y FAMILIA

 
LOS OBISPOS FRANCESES INVITAN A LOS JÓVENES A NO TENER MIEDO AL MATRIMONIO
 
El mensaje responde a la crisis de uniones en la Iglesia

PARÍS, 7 noviembre 2002 (
ZENIT.org).- Los obispos católicos de Francia, reunidos en asamblea plenaria, lanzaron este jueves un llamamiento a los jóvenes para que superen el miedo al matrimonio.
En un mensaje que lleva por título «El matrimonio, acto de esperanza», los prelados unen su voz para exhortar: «Jóvenes, no tengáis miedo al matrimonio. ¡La verdadera libertad no está en el temor o el rechazo a comprometerse!».
«¡Al contrario!», exclaman en un mensaje de un tono espontáneo, poco común en un comunicado de este tipo. «Aprended a descubrir la alegría y el enriquecimiento del don ofrecido sin retorno. En el matrimonio, Dios se compromete con vosotros y la Iglesia os acompaña».
El mensaje de los obispos responde a la realidad juvenil y familiar francesa. Cada vez hay menos parejas que deciden casarse, optando más bien por la cohabitación.
Según datos de la Conferencia Episcopal Francesa, en el año 2000 se celebraron 122.580 matrimonios católicos; en 1990, fueron 147.146.
Aumentan ligeramente los matrimonios civiles (en 1990, 287.000; en 2000, 305.500), así como los matrimonios mixtos en los que uno sólo de los cónyuges es católico (en 1990, 10.190; en 2000, 14.351).
La cuestión del matrimonio se ha convertido por este motivo en uno de los principales argumentos de la asamblea de la Conferencia Episcopal, reunida en Lourdes hasta el próximo sábado.
En su mensaje, los obispos recuerdan que el matrimonio es «el único marco sobre el que se puede fundar una familia», pues «el compromiso libre y definitivo» de los cónyuges constituye «el mejor camino» para «educar a los hijos en la estabilidad».
«Fundada de este modo --añaden los prelados--, la familia es el primer lugar de la construcción social para el niño. Todos debemos, en la medida en que sea posible, apoyar y alentar a aquellos que se asumen este compromiso».
El llamamiento se dirige también a las autoridades políticas para que ayuden a la familia con servicios de carácter «legal, económico, administrativo, cultural y educativo».
«Jóvenes, futuros esposos, os lo decimos una vez más --concluyen los prelados--: ¡Tened confianza! ¡Con Jesús, construid vuestra vida en la esperanza!»
El mensaje puede leerse en la página web de la Conferencia Episcopal Francesa:
(http://www.cef.fr/catho/actus/txtoffic/2002/20021107mariage.php).
ZS02110707
 
www.zenit.com
 

¿QUIERE USTED SALVAR SU MATRIMONIO?
 
Manuel Villar Raso
 
A menudo salimos a cenar un grupo de amigos, siempre los mismos y con las mismas mujeres, ninguno de ellos divorciados, yo tampoco, y no por falta de oportunidades, lo que no deja de extrañarnos en el mundo en que vivimos. Lo normal es que a los hombres les entre el morbo de unas nalgas más invitadoras que las de su mujer y se divorcien. Lo normal es que todos intentemos dar sentido a nuestras vidas, especialmente a cierta edad madura, cuando el declive te obliga a pensar que los sueños, sueños son; y ello acontece por igual a hombres y a mujeres, con hijos o sin ellos. En la facultad en la que trabajo, el número de profesores divorciados, o a punto, crece como los hongos en el otoño y el espectáculo es casi siempre patético. Llevan una vida tan arrastrada y miserable, a causa de tener que compartir el sueldo con sus mujeres e hijos: ¡qué ganas dan de darles un euro! Por algún tiempo dejan de salir a cenar por las noches y pierden el sano hábito del café a media mañana, siempre visten el mismo traje sin planchar y los mismos zapatos e imagino que los mismos calzoncillos o bragas, no sé si lavados o no.
En el mundo de los escritores, incluso con el rigor mortis ya acechándolos, la nómina de los que pasan por la vicaría o el ayuntamiento, desde Borges a Ayala, no respeta ni nombre ni fama. Me encontré este verano en una fiesta en Sotogrande con Marina, la mujer de Cela, y me sorprendió por lo alegre y vivaracha, por lo bien que cuarteaba y movía las caderas. Llevaba un traje de modistilla de barrio y, supongo, que no por falta de dinero. Las mujeres de mis amigos y la mía ya no se mueven como ella, pero visten mejor y son más juiciosas. Yo, al igual que ellas, sigo el consejo de un amigo, gran mujeriego él y que llamaba santa a su mujer. Jamás la traicionó con otra y si lo hizo, ella nunca lo descubrió, o si lo pilló in fraganti en la cama estoy seguro de que lo negó vigorosamente. Mi amigo era un sabio y su Santa es hoy la viuda más feliz del mundo. Nunca dejaron de quererse. Dejar de querer a la mujer que te ha dado la vida es como dejar de regar ese arbolito tierno que has plantado y ves crecer y darte una sombra cada día más tupida y fresca.
¿Qué ha hecho usted para salvar su matrimonio tantos años? Le preguntó una joven periodista a Paul Newman, casado desde su juventud con la actriz Joan W., y el guapísimo y tentador actor le respondió (la anécdota es de mi querido amigo Juan Carlos Rodríguez): “pues bien sencillo, Miss. En mi casa las decisiones importantes las tomo yo. Si mi mujer dice que un guión es malo, no lo hago. Si mi mujer dice que tenemos que cambiarnos de casa, nos cambiamos de casa. Si mi mujer dice que al niño hay que llevarlo a tal o cual colegio, lo llevamos a dicho colegio. Ahora bien, de la política de los Estados Unidos con Irak o con China me ocupo yo”.
La fórmula es sencilla y si no funciona es porque el hombre es un ser de pocas luces, según el famoso actor. ¿Cambiar? Para qué? Al poco tiempo, la nueva mujer se comporta como la anterior y las noches son igual de sonsas y aburridas. Le preguntaron en cierta ocasión a Cela que por qué se había divorciado y el lenguaraz autor contestó: porque no soy maricón. A Terenci Moix le preguntaron por qué iba con tanta frecuencia a Egipto y no contestó, obviamente, que porque no era maricón, sino porque le gustaba la vida cultural y lasa de los países árabes, la vida alegre quiso decir y no dijo, una vida alegre que ni a mis amigos ni a mí nos parece tan alegre, sobre todo cuando la madurez y el declive te obligan pensar que estás viviendo de prestado.   

CALIDAD DE VIDA NO DEPENDE DE LA CANTIDAD DE HIJOS, ACLARA OBISPO MEXICANO
MÉXICO DF, 12 Nov. 02 (ACI).- El Obispo de León, Mons. José Guadalupe Martín Rábago, denunció la política pública de control natal del gobierno de Guanajuato, que pretende multiplicar el uso de anticonceptivos para disminuir a dos el promedio de hijos por pareja en el año 2006.
"Es una falacia creer que con menos hijos se tiene una calidad de vida mejor", afirmó el Prelado y agregó que "ni el Estado ni la Iglesia deben intervenir en decisiones que sólo les corresponde tomar a las parejas".
"En este sentido –continuó el Obispo–, la doctrina de la Iglesia es clara, nadie puede establecer o imponer la decisión sobre el número de hijos que se deben tener y el tiempo en que –las parejas– deben tenerlos, ni la Iglesia, ni el Estado, ni una autoridad tiene derecho a poder intervenir en este campo personal de la conciencia".
El Prelado añadió que "lo mejor es educación y orientación, porque son ellos quienes deciden el número de hijos que quieren tener".
"La Iglesia señala la inmoralidad de los métodos artificiales, porque hay métodos naturales que usados con eficacia permiten a la pareja decidir la cantidad de hijos que puede tener", afirmó el Prelado y puso como ejemplo el método Billings, que tiene una eficacia del 95 por ciento.
Finalmente, el Prelado explicó que los métodos naturales tienen como finalidad integrar a la pareja y ayudarla a tener madurez en sus relaciones matrimoniales. "No basta con controlar la natalidad de los seres humanos", concluyó.
 

¿HIJOS O "MASCOTAS"?
 
Jesús Sanz Rioja
 
Hay un artículo de Vicente Verdú, en “El País” del viernes día 15, que roza una verdad escasamente reconocida hoy: que la maternidad (o paternidad) corre el riesgo de banalizarse al quedar convertida en un acto de posesión, en el capricho de quien “adquiere” un niño como quien comprase una mascota: ¿Un hijo o una mascota? ¿Una mascota, un hijo o un robot. Todo es celebrar las múltiples opciones de concepción de la mujer actual: con y sin sexo, con o sin óvulo propio, con o sin pareja, con o sin edad fértil. Pero, entre tanto, ¿qué dice el niño?
Eso, qué dice el niño, es lo esencial. Porque “la ventaja de la mascota sobre el niño es que se adapta con mayor facilidad, se somete con menor resistencia y, en general, es incomparablemente agradecida”. Un animal doméstico es así aunque se haga adulto y se caiga de viejo. Por eso no es sujeto de derechos ni de deberes. Por eso se puede ser titular de su propiedad hasta que se muera. Una criatura humana es otra cosa: un ser inteligente y libre, con unos derechos inherentes a esa condición. Ser padre, ser madre, no es una decisión equiparable a la de irse a vivir a un adosado o cambiar de empleo. Hace poco, alguien expresó una idea temible en su aparente inocencia progresista: “ser madre ha pasado de ser una misión a ser una opción”. Lo de misión, claro, está dicho en sentido peyorativo. Pero el concepto de opción parece ligado, en este contexto, a una soberana disposición del que opta sobre el objeto de su acto libre. La contrapartida de la opción libre, sin embargo, no es la posesión, o el completo dominio sobre el objeto, en este caso el hijo. La contrapartida es la responsabilidad. Y aquí es donde entra lo de la misión. Que yo llamaría, con término más exacto, vocación, pues es lo que requiere la responsabilidad sobre seres humanos. Vocación sugiere entrega, decisión irrevocable, frente a la mayor revocabilidad de la simple “opción”.
Una maternidad concebida como posesión lleva, sí, al tratamiento del niño como mascota, a la que se acaricia, se mima, se colma de caprichos, pues existe para su placer y el mío, sin más quebraderos de cabeza. El resultado, en los seres humanos, se llama malcrianza. O sea, todas esas “opciones” que corretean por ahí dando tormento a vecinos, profesores y a los propios padres. Aunque sea la obra, llamémosle más “panfletaria” de Miguel Delibes, debería ser obligatorio leer “Mi idolatrado hijo Sisí” para todos los que, tarde o temprano, hayan de realizar una opción. Allí está la clave del asunto, mejor expuesta de lo que yo lo pueda hacer aquí y ahora.  
 

DEFENSA DE LA VIDA 

 
"SOY UN ASESINO DE MASAS, RESPONSABLE DE LA MUERTE DE 75.000 NIÑOS INOCENTES"
 
Nathanson, el "rey del aborto", habla en exclusiva para LA RAZÓN (España)
 
Bernard Nathanson, el "rey del aborto", es ya un hombre mayor y de salud quebrantada. Con gestos lentos y frágiles, dio su testimonio en el congreso de conversos "Camino a Roma" que se celebró en Ávila el fin de semana auspiciado por el movimiento Miles Iesu. Su exposición serena, sencilla, desnuda en los hechos, estremece cuando uno intenta visualizar las escenas, las personas, las cifras. Habla despacio. Da tiempo para imaginar.
 
Bernard Nathanson, un médico abortista arrepentido de su pasado y converso al catolicismo, se presenta a sí mismo como "un asesino de masas". "Soy el responsable de la muerte de 75.000 niños inocentes", asegura. Nathanson, que fue conocido como "el rey del aborto", explica que dirigía la "mayor clínica abortista de Occidente, en Nueva York. Tenía 35 médicos a mi cargo, con 85 enfermeras. Hacíamos 120 abortos cada día en 10 quirófanos. Durante los 10 años que fui director realizamos 60.000 abortos. Además, yo supervisé 10.000 y personalmente realicé 5.000. Tengo 75.000 muertes inocentes en mi haber". "Yo tenía barcos, avionetas, fincas, mujeres... pero era todo en base a una gran mentira, la mentira de que la persona en el vientre materno no vale nada", prosigue. 
 
Abortismo y conversión
 
Nathanson, hijo de un prestigioso médico judío especializado en ginecología que había abdicado de su fe, narra el camino que recorrió hasta llegar a esa situación: "me crié judío, 3 veces a la semana iba a la escuela judía. Mi padre, educado como judío pero alejado de la fe, me preguntaba por lo que yo aprendía y se reía de mí y ridiculizaba lo que me enseñaban. A los 13 años, tras la ceremonia de entrada en la vida adulta judía, dejé de acudir a la sinagoga. Era un judío ateo", comenta el médico. "Tuve mi primera experiencia con el aborto en la Facultad. Mi novia quedó embarazada, y nos parecía imposible casarnos. Mi padre me pasó dinero para pagar el aborto, ilegal, que se complicó. Ella casi murió. Yo la cuidaba, y me llenaba de indignación social contra el aborto ilegal. Años después otra novia mía quedó embarazada. Ella no quería abortar pero yo la persuadí. Quería el mejor abortista, y ése era yo: lo hice y así ejecuté a mi propio hijo, fríamente, sin sentimiento, otro procedimiento quirúrgico más para mí", prosigue.
El médico explica además que fue fundador de una asociación abortista: "Junto a otro hombre creé la Liga de Acción Nacional por el Derecho al Aborto. Tuvimos éxito: en dos años conseguimos destruir la ley de Nueva York que penalizaba el aborto desde 1829. Pero el aborto legal no bastaba: debía ser "barato, seguro y humanitario"", comenta el ahora anciano médico.
"En esa época no sabíamos nada del feto, no teníamos forma de medirlo, ni verlo, ni confirmar su humanidad. Nuestro interés se centraba en la mujer, no en el bebé, pero cuando dejé la clínica y fui director de obstetricia en el Saint Luke Hospital de Nueva York, algo cambió", comenta. "Allí empezábamos a tener la tecnología con la que hoy contamos. Por primera vez pudimos estudiar al ser humano en el vientre y descubrimos que no era distinto de nosotros: comía, dormía, bebía líquidos, soñaba, se chupaba el dedo, igual que un niño recién nacido. La verdad era que esto era un ser humano con dignidad, dada por Dios, que no debía ser destruido o dañado", afirma Nathanson.
"Tras 3 ó 4 años de estudiar al feto me hice provida; cuestioné el aborto con conferencias e hice dos películas. En una se veía un aborto real, un niño de 12 semanas aspirado hasta la muerte. Se veía cómo le succionaban brazos y piernas, se rompía el torax, etc, era muy fuerte. Los proabortistas dijeron que era un montaje. Yo les he animado siempre a que, si piensan así, que hagan ellos su propia película de un aborto real, con sus propias imágenes. Nunca lo han hecho, porque saben muy bien lo que se vería".
Pero al cambio de Nathanson le faltaba todavía algo, según él mismo narra: "A principios de los 80 yo tenía dinero, propiedades, bodegas, tres matrimonios fracasados, un hijo trastornado y 75.000 víctimas. Negaba que hubiese otra vida, pero sabía que la había. Deprimido, pensaba en el suicidio. Conocí entonces a un sacerdote "provida" y empezó un diálogo de 7 años. Él fue mi guía, mi Virgilio en el infierno. Me convencí de la verdad, de que la gran mentira ya no dominaba mi vida. Ahora mi trabajo "provida" salía del corazón y del alma, no sólo del cerebro".
"A menudo se plantea el tema del aborto como libertad de elección de la mujer. Pero una persona no puede elegir el quitar la vida a otra. No es posible hablar de derecho a elegir, porque se trata del mandamiento "no matarás", concluye.
 

 
MENSAJE DE LOS OBISPOS EN DEFENSA DE LA VIDA HUMANA 
 
1. En los próximos días la Cámara de Representantes tratará un proyecto de Ley de “despenalización del  aborto” durante las 12 primeras semanas de gestación.
2. Los Obispos del Uruguay reunidos en Asamblea, suman sus voces a la de tantos uruguayos que piden a sus representantes, que nuestras leyes respeten y tutelen el valor supremo de la vida de todos los seres humanos, en todas sus etapas. Sobre este fundamento ético se construye la dignidad y la esperanza de cada familia y de nuestra sociedad.
3. Este valor, que no es sólo un imperativo de la moral religiosa, nos ha llevado en múltiples ocasiones a elevar nuestra voz de Pastores en defensa de la vida,  en particular cuando se ve amenazada por ideologías contrarias, como el caso del aborto, al que el Papa Juan Pablo II llama “homicidio” y “delito abominable” [Evangelio de la Vida, 57-58].
Reafirmamos hoy: “Es inadmisible pretender que el fruto de la gestación pasa por dos etapas durante el embarazo: la primera de ellas, vida sin dignidad ni libertad propias, simple prolongación del organismo materno, y una segunda etapa en que la vida se humaniza”  [Declaración de la CEU, 18/1/1978].
4. El bien de la vida de todo ser humano, es un valor constitutivo del orden social; de ahí que la legalización del aborto hay que ubicarla, en primer lugar, en el terreno de la ética de la conducta humana, que nos permite distinguir lo bueno y lo malo, motivando y educando hacia estos valores.    El orden jurídico, basado en la naturaleza humana, no es arbitrario y antojadizo, ni puede quedar sujeto a mayorías circunstanciales.
5. Las situaciones originadas por embarazos no deseados no se pueden solucionar eliminando vidas humanas,  especialmente, la de los seres más indefensos.
6. Apelamos a la sensatez de los que asumen la responsabilidad de legislar sobre derechos humanos, que son el fundamento de una sociedad justa y solidaria.
Hoy, en el Santuario de la Virgen de los Treinta y Tres, madre de la vida y de la esperanza, nos encomendamos a Ella, para que nos ayude a defender la vida de todos los hijos e hijas de este pueblo oriental. 
 
Florida, 10 de noviembre de 2002
 
(Enviado por la Secrtetaría de la Conferencia Episcopal del Uruguay)
 

 
NUEVA AVALANCHA ANTIVIDA CONTRA AMÉRICA LATINA
 
Adolfo J. Castañeda (*)
 
América Latina está siendo objeto de varias iniciativas antivida. A continuación presentamos en dos puntos un vistazo general de las estrategias antivida que son comunes a estos esfuerzos.
1. Protección de la vida con carácter general, no universal. A comienzos de este año la Corte Suprema de México emitió un fallo en el que reconoció, por primera vez en ese país, que existe una persona humana, sujeto de derechos, desde el instante de la concepción. Sin embargo, a continuación la Corte se contradijo diciendo que el aborto puede ser despenalizado en los casos de violación y deformación congénita.
Esta misma esquizofrenia jurídica y moral fue repetida el 3 de octubre pasado en el Perú. En el pleno del Senado de ese país fue debatido un texto del Artículo Segundo de la Constitución Nacional que expresa que "Está prohibido el aborto, salvo la excepción permitida por la ley".
En ambos casos se trata de cambios a la Constitución del país que evidentemente hacen que el código penal le abra la puerta de forma ilimitada al aborto. El aborto directo siempre está mal, porque destruye la vida de un ser inocente. Pero es obvio que el aborto a petición, es decir, por cualquier motivo, es aún peor. ¿Por qué decimos que le abre la puerta al aborto a petición? El siguiente punto nos lo aclarará.
2. El aborto encubierto de "salud reproductiva". Esta estrategia antivida se está presentando en los parlamentos de al menos cuatro países de la región: Argentina, Colombia, Nicaragua y Uruguay. Lo que es común a todos estos proyectos de ley es que disfrazan el aborto de "salud reproductiva". Sin entrar en un análisis de la trayectoria de este eufemismo, señalamos brevemente dos de sus aspectos más peligrosos.
El primero es que la influencia para despenalizar el aborto arropado como "salud reproductiva" viene del exterior y concretamente de la ONU y de la IPPF, entidades que han acuñado este término y lo han vinculado al aborto. Evidentemente estamos aquí frente una intromisión ideológica en la soberanía de estos países.
El segundo aspecto es que al tratar el aborto como un tema de "salud" se coloca a este crimen en la posición perfecta para ser despenalizado en todos los casos. La Organización Mundial de la Salud (que pertenece a la ONU) ha definido la salud en términos muy amplios, incluyendo los factores sociales, económicos y familiares. Como estos proyectos de ley abortistas tienen la influencia de la ONU y de la IPPF, entidades que reinterpretan los derechos humanos en clave de "salud reproductiva", se sigue entonces que el aborto se percibe como un "derecho humano" de "salud", entendida ésta de la forma amplia que hemos señalado. La terrible conclusión es evidente: cualquier factor (económico, social, etc.) que constituya para la gestante un "peligro" para su "salud", se convierte en legitimación del aborto. He ahí el aborto a petición.
América Latina necesita despertar ante este criminal engaño.
 
(*) Adolfo J. Castañeda es Director de Programas Educativos de Vida Humana Internacional.
 
(BOLETÍN ELECTRÓNICO DE VHI, 12 DE NOVIEMBRE DEL 2002 - VOL. 6. NO. 14.)
 
 

 
CUANDO EL ESTADO SE HACE EL DESENTENDIDO FRENTE AL ABORTO
 
Heraclio Labandera
 
Un caso que conocí de primera mano, me hizo advertir como funciona el perverso mecanismo que permite que el aborto sea en Montevideo una práctica criminal que se persigue poco o nada.
 
Este fue un caso que conocí de primera mano, de modo accidental, en el que fui involucrado debido a mi condición de periodista.
El episodio ocurrió durante el gobierno del doctor Luis Alberto Lacalle, y seré lo suficientemente inespecífico como para no infringir la ley al relatar un caso en el que la ley no se cumplió.
Estaba en el diario, trabajando, y cerca de las 20 horas un amigo llamó por teléfono para comentarme que sabía de una denuncia que estaba “fondeada” en un Juzgado y que me consultaba por si yo “podía hacer algo”.
El caso en realidad parecía sencillo.
Había en Pocitos un médico de nacionalidad colombiana, que se dedicaba a hacer abortos en una clínica muy coqueta ubicada sobre calle Libertad.
Eso además de ser “vox populi”, había sido denunciado directamente en un Juzgado por la mujer del abortero, pero al parecer nadie quería tomar cartas en el asunto.
La mujer denunciante había sufrido una brutal golpiza.
Ocurre que el colombiano, además de practicar abortos, era un golpeador empedernido de mujeres, y a su pobre compañera la tenía cansada de tanta violencia doméstica.
Luego de la última paliza, la mujer urdió su venganza y decidió ir a un Juzgado a denunciarlo por abortero, munida con la libreta de la clínica en la que figuraban dirección, día y hora de las mujeres que esperaban practicarse un aborto en los siguientes 15 días.
De modo que actuar se hacía perentorio.
Por otra parte, la mujer había realizado su denuncia directamente en un Juzgado, porque sostenía que el principal de la Comisaría que tenía jurisdicción sobre la clínica no actuaría, ya que regularmente recibía un sobre con dinero del abortero.
Por esa razón la mujer fue directamente al Juzgado y entregó su denuncia, en la esperanza de que la Justicia actuaría de manera diligente contra aquellas acciones.
Ella nunca lo supo, pero en el Juzgado se resolvió “cajonear” el caso, como se dice cuando alguien de manera deliberada pierde un expediente de su trámite normal.
Aquí no tengo demasiado claro si la persona del Juzgado que recibió la denuncia se enfrentó a un superior que le dio una negativa para que el trámite continuara, o si por el contrario fue ese funcionario que recibió la denuncia el responsable de “cajonear” el expediente y un colega suyo se enteró del caso.
En definitiva, el caso había sido cerrado sin que se le tramitara.
El hecho era que el amigo que me llamaba, me pasó los nombres y las direcciones de seis mujeres anotadas en la agenda para –supuestamente- practicarse un aborto durante la semana siguiente.
Tomé los datos y resolví cotejarlos para ver si eran ciertos y de ellos salía alguna historia.
Llamé al ministro del Interior de la época y le pregunté por el caso, explicándole que la denunciante afirmaba que el comisario de la Seccional de su zona recibía sobornos periódicos del abortero.
Entre tanto, mi jefe me hizo saber que el diario no iba a publicar esa historia porque los dueños no tenían una postura común sobre el aborto y entonces prefería no irritar a nadie dejando el tema en la oscuridad.
Me ordenaron que dejara la historia.
Entonces, convencido de que se iba a cometer un delito que permanecería impune, llamé nuevamente al ministro –aunque esta vez como mero ciudadano- y le di algunos datos de esa historia que nunca se publicaría, para que él corroborara si era verdadera o falsa.
El ministro del Interior me dijo que él mismo se ocuparía del caso, pidiéndole personalmente al entonces Jefe de Policía de Montevideo que dirigiera un procedimiento sobre aquella impune clínica abortiva.
Perdí contacto con el caso, hasta que semanas más tarde, en un acto oficial al que había ido a cubrir la información por el diario, el ministro del Interior me comentó que la historia terminó sin consecuencias legales para nadie.
-Es una vergüenza lo que ha ocurrido, me dijo, prometiéndome algunos datos ampliatorios sobre el caso.
Tiempo después, tuve acceso a las actas policiales del interrogatorio de las mujeres.
Eran documentos de apenas dos líneas.
Todas las interrogadas eran mujeres en edad fértil, con amenorrea (no tenían menstruación, lo que es presunción de embarazo) de algún tiempo.
El interrogatorio consistía en preguntarles si estaban en amenorrea y si pensaban practicarse un aborto; las que respondieran si y no, respectivamente, de inmediato quedaban libres de cualquier compromiso legal.
El abortero nunca fue al Juzgado, porque no se le practicó interrogatorio alguno.
Ni siquiera purgó pena por las golpizas propinadas a su pobre concubina, la que al final terminó por abandonarlo.
La única consecuencia de este caso fue que algunos meses después,  el colombiano vendió la coqueta clínica de calle Libertad a un médico uruguayo que siguió practicando abortos con total tranquilidad.
 
Increíble derivación
 
El médico que compró la clínica de calle Libertad hoy está preso en Cárcel Central por un caso de aborto criminal.
Ese profesional estuvo involucrado en la muerte de una mujer argentina que viajó a Montevideo a practicarse un aborto, e infelizmente falleció a consecuencia de la malpraxis.
Es importante aclarar que ese aborto se practicó en condiciones similares a las que tendría el aborto legal, e igual la mujer murió.
A raiz de la intervención de Interpol para indagar sobre el paradero de esa mujer que misteriosamente había desaparecido en Uruguay, se descubrió una red de corrupción que involucró a varios policías, entre los cuáles había altos jerarcas.
La indagatoria llevada adelante por un juez que tomó con brío el cumplimiento de la ley, terminó con la detención de varios policías, el suicidio de al menos un alto jerarca policial, y la detención del dueño de la clínica de calle Libertad.
Este abortero estaba de mala suerte.
Al final cayó preso, porque en realidad meses antes había caído en desgracia al no pagar publicidad en un diario de la capital, que cada tanto denuncia con gran estrépito la existencia de clínicas abortivas...que no avisen en sus páginas
 
(Semanario Patria, Viernes 13 de noviembre de 2002)
 

 
REFUTACIÓN DE CUATRO OBJECIONES CONTRA LA ILEGALIDAD DEL ABORTO
 
Daniel Iglesias (*)
 
Nos enfrentamos hoy a un nuevo intento de legalización del aborto en el Uruguay. El proyecto de ley denominado eufemísticamente de "Defensa de la Salud Reproductiva", que está siendo estudiado actualmente por el Parlamento, establecería una completa libertad de abortar dentro de las primeras doce semanas de embarazo, prácticamente por la sola voluntad de la madre. Dejando de lado por esta vez algunos aspectos importantes y nefastos de este proyecto de ley (como por ejemplo la absoluta desestimación del rol del padre y la profunda falta de respeto a la objeción de conciencia individual o institucional), nos concentraremos en el núcleo del asunto, refutando cuatro de los argumentos favoritos de los partidarios de la legalización del aborto (en adelante, "proabortistas").
 
I. Presentación de las objeciones.
 
1. Acerca de la libertad de elección de la mujer.
  • Todo ser humano tiene derecho a disponer con absoluta libertad de su propio cuerpo.
  • El embrión y el feto hasta las doce semanas de embarazo son parte del cuerpo de la mujer embarazada.
  • La mujer embarazada tiene derecho a disponer con absoluta libertad del embrión y del feto hasta las doce semanas de embarazo.
2. Acerca de las condiciones de riesgo sanitario.
  • La ley debe minimizar a toda costa los riesgos sanitarios que correrán las mujeres que decidan someterse a abortos.
  • La ilegalidad del aborto impulsa a las mujeres a someterse a abortos clandestinos en condiciones de riesgo, provocando muchas muertes entre ellas.
  • Se debe legalizar el aborto para evitar las muertes de mujeres que se someten a abortos clandestinos.
3. Acerca de las prácticas socialmente aceptadas.
  • No se debe considerar ilegal ninguna práctica socialmente generalizada y aceptada.
  • El aborto es una práctica socialmente generalizada y aceptada.
  • Se debe legalizar el aborto.
4. Acerca de la laicidad del Estado.   
  • En un estado laico no hay lugar para las leyes fundadas en dogmas religiosos.
  • La ley que prohíbe y penaliza el aborto está fundada en los dogmas de la fe católica.
  • En un estado laico se debe despenalizar y legalizar el aborto.
II. Refutación de las objeciones.
 
1.         Acerca de la libertad de elección de la mujer.
 
Las dos premisas de este silogismo son falsas, por lo cual el razonamiento carece de validez.
  • El ser humano no siempre tiene derecho a disponer libremente de su propio cuerpo: Por ejemplo, tiene derecho a hacerse extirpar el apéndice en caso de apendicitis, pero no tiene derecho a amputarse una oreja por puro capricho.
  • Es una verdad científicamente demostrada que el embrión (o el feto) no es nunca una parte del cuerpo de la mujer embarazada, sino que desde el mismo momento de su concepción es un ser humano distinto del padre y de la madre. El embrión no es un ser humano en potencia sino un ser humano embrionario en acto y adulto en potencia. Si alguien todavía dudase de esta obvia verdad biológica, le recomendamos que piense en la (inmoral pero real) fecundación in vitro: Si el embrión concebido naturalmente es parte del cuerpo de la madre, el embrión concebido in vitro, ¿de quién es parte? ¿De la probeta o del freezer? Y si el embrión (luego feto) es un ser humano, necesariamente es también una persona humana y tiene toda la dignidad y los derechos que le corresponden a cualquier persona humana.
2. Acerca de las condiciones de riesgo sanitario.
 
Las dos premisas de este silogismo son falsas, por lo cual el razonamiento carece de validez.
  • El fin supremo perseguido por la ley es el establecimiento de un orden social justo, no la minimización a cualquier precio de los riesgos sanitarios que correrán las personas que decidan llevar a cabo actos homicidas, aun con peligro de su propia vida. Si bien el aborto clandestino puede ser un poco peligroso para la "madre" (si es que podemos llamarla así), el aborto legal es más que peligroso para su hijo. Recordemos siempre que éste es inocente y que no cabe tratarlo como un injusto agresor.
  • Por otra parte es evidente que la legalización del aborto implicaría un aumento importante de la cantidad de abortos, y que por lo tanto se producirían miles de homicidios más por año. Además aumentaría mucho la cantidad de mujeres víctimas de la depresión post-aborto, con el consiguiente aumento de suicidios.
  • Lo que determina a algunas mujeres a someterse al riesgo de los abortos clandestinos no es la ley que prohíbe el aborto sino su libre decisión de matar a los hijos que llevan en su seno. Por lo demás la cantidad de mujeres que mueren como consecuencia de abortos clandestinos, si bien es algo muy lamentable, es sumamente baja en términos cuantitativos (varía entre 0 y 10 por año en el Uruguay).
  • Por otra parte no es seguro que la legalización del aborto produzca una disminución del número de abortos clandestinos: Hay muchas clases de mujeres que podrían seguir recurriendo a abortos clandestinos: Extranjeras, menores que no logren la aprobación de sus padres, mujeres que no quieran dejar un registro de su aborto, mujeres con más de doce semanas de embarazo, etc.
3. Acerca de las prácticas socialmente aceptadas.
 
Las dos premisas de este silogismo son falsas, por lo cual el razonamiento carece de validez.
  • El hecho de que una práctica delictiva esté muy extendida en una sociedad o incluso de que sea aceptada por la mayoría de la población no implica necesariamente que el Estado deba despenalizarla ni mucho menos que deba dejar de considerarla un delito. Piénsese por ejemplo en el contrabando en pequeña escala, en los sobornos en determinados ámbitos o en los robos de pequeña magnitud; si en estos casos no se puede aplicar la premisa mayor de este argumento, mucho menos es posible hacerlo en el caso del aborto, que implica un delito mucho más grave, que atenta contra el primero de los derechos humanos, el derecho a la vida. En una sociedad democrática los derechos humanos no nacen ni mueren por el voto de la mayoría sino que son inherentes a la naturaleza humana. La tarea del Estado democrático no es crearlos sino simplemente reconocerlos, defenderlos y promoverlos. Una ley positiva que violara estos derechos sería inconstitucional e inválida. 
  • El aborto no es en el Uruguay una práctica socialmente generalizada y aceptada. Dado que a veces los antiabortistas han caído en el error de aceptar acríticamente la validez de las estadísticas "prefabricadas" acerca del aborto, es necesario subrayar con fuerza que en todo el mundo los proabortistas manejan habitualmente estadísticas de abortos muy exageradas, fraguadas para crear la falsa impresión de que la gran mayoría de las mujeres recurre al aborto en algún momento de sus vidas y de que la legalización del aborto no aumentaría la ya altísima cantidad de abortos. En el Uruguay los proabortistas suelen mencionar, sin ningún fundamento serio,  que hay 50.000 o hasta 100.000 abortos anuales, cantidades que son simplemente absurdas (Uruguay es un país de 3,3 millones de habitantes con una población bastante envejecida).
  • Otra estrategia habitual de los proabortistas en todo el mundo es recurrir a estadísticas sesgadas que pretenden hacer creer que la gran mayoría de la población está de acuerdo con una legalización total del aborto, cuando en realidad la mayoría se opone totalmente al aborto o bien lo acepta sólo en determinados casos relativamente poco frecuentes (riesgo de muerte de la madre, malformación del feto, violación, etc.).
  • A partir de estas falsas estadísticas y encuestas los proabortistas pretenden concluir que reprimir el aborto es una tarea imposible y una hipocresía, porque quienes lo condenan en público supuestamente lo practican en privado. Esto es radicalmente falso: El aborto puede ser combatido eficazmente combinando la educación (sobre todo "del lado de la demanda") y la represión (sobre todo "del lado de la oferta"). Los padres y madres que consienten en provocar un aborto son culpables, pero a veces tienen atenuantes (por ejemplo la ignorancia sobre la naturaleza homicida del aborto); pero mucho más culpables que ellos son los médicos que lucran con un negocio infame, pervirtiendo su noble profesión. También tienen su parte de responsabilidad los poderes del Estado, que por omisión dejan impunes la mayoría de esos crímenes. 
4. Acerca de la laicidad del Estado.
 
La premisa mayor de este silogismo debe ser matizada y la premisa menor es falsa, por lo cual el razonamiento carece de validez.   
  • Habría mucho para decir acerca de esta premisa mayor, pero aquí no podemos detenernos en ella. Bástenos decir que la Constitución de la República Oriental del Uruguay establece que el Estado no profesa religión alguna y comentar que no es lícito identificar la no confesionalidad del Estado (compatible con una alta valoración del fenómeno religioso en cuanto tal y de las raíces católicas de nuestra Patria en particular) con un laicismo militante, que procura suprimir toda influencia de la religión en los asuntos públicos y reducirla a una esfera puramente privada. El dualismo esquizofrénico público-privado de un cierto liberalismo secularista proviene de una falsa antropología que no toma suficientemente en cuenta la unidad radical del ser humano ni su índole social: El hombre es siempre ineludiblemente individuo y miembro de la sociedad y se manifiesta siempre como lo que es. Con esta importante salvedad y con un poco de buena voluntad para "salvar la proposición del prójimo" podemos dejar pasar provisionalmente esta premisa mayor y concentrarnos en la menor, lo cual será suficiente a los efectos de este artículo.
  • La ley que prohíbe y penaliza el aborto no está fundada en los dogmas de la fe católica, sino en el orden moral objetivo, que todo ser humano (cualquiera que sea su religión) puede conocer por medio de la recta razón.
  • Otra de las estrategias favoritas de los proabortistas es la de "confesionalizar" el debate sobre el aborto, catalogando a los antiabortistas como católicos intolerantes, que pretenden imponer sus creencias religiosas a todo el resto de la sociedad. Esta forma de presentación del presente debate es una profunda falsificación del mismo. La oposición católica a la legalización del aborto no brota originariamente de dogmas religiosos sino de una afirmación científica (el embrión humano es un ser humano desde su concepción) y de una afirmación moral (no se debe matar a ningún ser humano inocente), ambas compartibles por personas no católicas o no cristianas y de hecho compartidas por muchas de ellas.
  • Para reconocer la inmoralidad del aborto no es necesario profesar la fe cristiana, sino que basta con conocer la ley moral natural inscrita en la conciencia de cada hombre. Uno de los preceptos fundamentales de dicha ley es amar y respetar la vida humana. El recto uso de la razón se ve favorecido por la buena voluntad (es decir, por la búsqueda sincera de la verdad y el bien).
  • Los católicos tienen tanto derecho y tanto deber como cualquier otro ciudadano de combatir la gravísima injusticia del aborto por razones puramente racionales. El hecho de que además su propia fe cristiana los impulse a reconocer a los niños no nacidos no sólo como animales racionales, sino también como seres creados a imagen y semejanza de Dios y llamados a ser hijos de Dios, no invalida en modo alguno los demás argumentos por los cuales se oponen al aborto, sino que los complementa y refuerza. Pensar lo contrario equivaldría a sostener que un católico, por el mismo hecho de ser católico, quedaría incapacitado para intervenir en los debates políticos acerca de asuntos con profundas implicancias éticas. Si alguien cree eso, que se anime a decirlo explícitamente.
(El Ing. Daniel Iglesias Grèzes es co-editor del sitio web www.feyrazon.org)
 

EL ABORTO
 
Ricardo Pou (*)
 
He consagrado más de la mitad de mi vida a la ginecología. Por  esa razón he tenido la oportunidad de recoger experiencia personal y ajena, así como conocimientos acerca del tema del aborto, actualmente objeto de discusión parlamentaria con motivo de la ley de despenalización. Aspiro a compartir con todos mi visión del tema. Quiero prescindir en este momento de toda consideración confesional y ceñirme a ideas éticas, biológicas y antropológicas generales.
En el momento en que el óvulo y el espermatozoide se fusionan a nivel de la trompa de Falopio (fecundación), se unifican sus respectivas cargas genéticas, con la formación de un huevo o zigote.
De acuerdo con los conceptos actuales de definición de la vida, una estructura se considera viva cuando es capaz de repararse a sí misma (autopoyesis) y está circundada por un límite completo que separa un medio exterior de uno interior, ambos con caracteres diferentes (Francisco Varela). Generalmente, además, es capaz de reproducirse.
En función a lo antes expuesto, el huevo o zigote tiene, sin lugar a dudas, vida.
La fecundación da comienzo a un proceso irreversible de desarrollo o puesta en acción de las informaciones (positivas y negativas) contenidas en ambos (que en su conjunto son diferentes de cada una por separado). Este complejo mecanismo se inicia ya cuando el huevo o zigote está libre en la luz del aparato genital (ocurre incluso, hasta cierto momento evolutivo, hallándose fuera del organismo femenino, en una placa en el laboratorio). El proceso prosigue una vez que el huevo toma contacto y se “engarza” en la pared del útero y culmina sólo con la muerte del individuo, pasando a través de las peripecias de la vida, entre las cuales el nacimiento es un acontecimiento más. Entre ambos extremos, ocurre de una sucesión de fenómenos de integración de estructuras y funciones, mediados por los mecanismos de multiplicación, diferenciación y muerte celular.
La primera consideración que surge de las observaciones previas es que con la fecundación surge una estructura viva nueva, una célula diferente de los dos gametos que la formaron; es más que la simple suma de ellos. Se trata de una realidad única e irrepetible.
A diferencia de todas las demás células del organismo, ésta tiene por lo menos dos peculiaridades: A) posee una información genética en parte ajena a cada uno de los progenitores y B) tiene la propiedad de iniciar una serie de cambios en cascada, que llevan a la formación de un ser similar a los de la especie a la que pertenecen sus progenitores. Puede, en consecuencia, hablarse de individualidad, de individuo vivo.
Tiene además atributos de persona, si se entiende por tal un individuo con autonomía para llegar a ser libre y capaz de decidir sobre su destino (autonomía o autodeterminación).
El planteo filosófico moderno lo ha puesto en tela de juicio el dualismo cartesiano, aduciendo que ambos aspectos de la realidad humana constituyen una unidad indisociable.
Si se contempla la sucesión de acontecimientos que conlleva la antropogénesis, resulta indiscutible aceptar que las células iniciales tienen escasas propiedades sensibles y una mayoría de propiedades virtuales y potenciales. Sólo se requiere que la estructura —en especial el sistema nervioso— se vuelva lo suficientemente compleja, que la interacción entre las partes constitutivas alcance un grado suficiente de estructuración, para que las propiedades virtuales se conviertan en sensibles o actuales.
De ahí que, siguiendo el concepto de Xubiri, pueda admitirse sin dificultad que la célula inicial, zigote o huevo, tiene las propiedades necesarias y suficientes como para reconocer en ella, no ya una individualidad viva, sino una persona, que por pertenecer a la especie humana, es persona humana, a la que no puede negarse realidad por ser, en principio, casi totalmente virtual.
El estructuralismo ha puesto en evidencia que el conjunto es más que la simple suma de las partes y que la modificación de cualquiera de éstas, por sus vinculaciones con cada una de las otras y con el todo, involucra un cambio del sistema en su totalidad. La biología también lo demuestra en infinidad de ejemplos. Una de los adelantos éticos de nuestra época es la adquisición del criterio ecológico, que, teniendo en cuenta la interdependencia de todos los componentes del cosmos, defiende, con razón, el máximo respeto posible de todo sus elementos constitutivos, por más pequeños, inaparentes y fútiles que parezcan. Aplicado este criterio general a la situación del embrión, resulta obvio que su supresión provocada no puede ser considerada como banal. La misma tiene consecuencias, evidentes e inmediatas unas, sutiles y alejadas otra.
La mujer embarazada, por incipiente que sea la gravidez, constituye una estructura, sistema o realidad diferente, aunque transitoria.
Nuevamente estamos tentados de caer en el dualismo engañoso madre/embrión. No hay, hasta dónde se sabe, ejemplo más perfecto de comunidad y altruismo que el embarazo. La rotura precoz, súbita y violenta, de esta comunidad psico-biológica no puede dejar de tener importantes consecuencias, obvias para el embrión, puesto que implican su muerte; no tan evidentes para la madre, aunque seguramente de gran trascendencia.
El ser humano nace con una gran inmadurez, lo que lo hace vulnerable al medio ambiente y por eso altamente dependiente de los cuidados y nutrición que reciba. Hoy se conocen bien las consecuencias alejadas e insospechadas, sobre la evolución psicológica y conductual del individuo, que tienen la lactancia y los cuidados maternos (“maternaje”).
Estos conceptos llevan a enfatizar el hecho de que la condición de ser dependiente e inmaduro no hacen a un individuo menos digno de respeto. Las etapas desde la fecundación en adelante, sin importar que ocurran dentro o fuera del organismo materno, son escalones que llevan a la consumación del ser humano, proceso que no culmina sino con su muerte. Todas deben ser consideradas significativas por igual, en función del objetivo final.
Muy ilustrativa en este sentido es la evolución ocurrida en los últimos decenios en el concepto de viabilidad fetal, o sea en la posibilidad de sobrevivencia de un ser concebido y nacido antes del término del embarazo. A medida que progresan los medios de diagnóstico y tratamiento, se ha logrado la vida normal de niños de muy bajo peso, que antes estaban irremediablemente destinados a morir. En función de estas posibilidades se establecen las definiciones de aborto precoz y tardío, parto prematuro y de término. Y consiguientemente se pautan las conductas a seguir, no solamente desde el punto de vista médico sino también ético y legal, puesto que, aunque no resulte explícito, de la probabilidad de sobrevida se deriva el “valor” de ese feto como ser humano digno de cuidado. Esto es un ejemplo evidente de la relatividad de los conceptos que maneja la cultura y de la gradación sin límites netos entre las distintas etapas de un mismo proceso.
Las observaciones previas destacan, además, que cuanto más inmaduro y dependiente es el individuo, tanto más digno de consideración y respeto. Tanto nos habremos de preocupar por la atención del niño, del minusválido, del anciano, como del embrión. Es llamativa la paradójica diferencia entre la atención que la sociedad otorga justificadamente a los primeros y el notorio desprecio por el segundo...
Queda por considerar todavía el tema de la libertad de la mujer para disponer de su propio cuerpo.
La primera consideración es que, como ya fue señalado, no existe el cuerpo como entidad aislada, si no es aprehendido en su vinculación indisoluble con el espíritu, y por consiguiente el problema es más complejo de lo que parece.
La segunda es hasta qué punto la mujer embarazada puede considerar como propio también al embrión, que, según fue analizado, tiene una individualidad y potencialidad que le son propias, aunque por su inmadurez necesite de la madre por un tiempo para manifestar sus potencialidades de autonomía.
La tercera es que la libertad de alguien termina donde comienza la de los demás. Si este precepto es la base de la convivencia humana, resulta impensable que no se aplique en estas circunstancias, sólo porque la condición de individuo libre no puede ponerse de manifesto.
La cuarta es que la diferencia entre la libertad y el libertinaje radica en la responsabilidad. La verdadera libertad se vive en la medida en que se tienen en cuenta los condicionamientos o limitaciones que conlleva. Se es más libre cuanto más consciente se sea de las consecuencias que tengan, directa o indirectamente, los actos personales sobre los demás.
* Creo que el aborto es un tema digno de la mayor atención, muy complejo y que requiere acciones múltiples, la mayoría positivas y de prevención, que no son fáciles ni de efecto inmediato.
* El huevo tiene desde el momento de la fecundación todas las potencialidades de autonomía, propias de la persona humana.
* El embrión es un individuo con los mismos derechos que cualquiera, pese a que momentáneamente su existencia dependa de la madre. Forma con ella una unidad indisoluble, aunque transitoria. No se puede atentar contra una parte sin hacerlo contra el conjunto.
* Por tratar de “resolver” una realidad dramática como es la muerte de mujeres a consecuencia de maniobras abortivas, no debe
justificarse otra, por lo menos tan dramática como la anterior, que es la supresión de la vida de seres totalmente indefensos y con todos los derechos de cualquier ser humano.
* La libertad de las mujeres a vivir su sexualidad, no le otorga el derecho a abortar; más bien a ejercerla adecuadamente.
* El legislador debe preocuparse, no por despenalizar el aborto, sino por mejorar el acceso de todos a la educación y a los medios para prevenir el embarazo indeseado.
* Las condiciones económicas desfavorables no deberían ser argumento para justificar la legalización del aborto, más bien habría que atender a las condiciones que las ocasionan.
* Los médicos deberíamos recordar que una de las premisas del juramento hipocrático, que ha marcado rumbos éticos desde que la medicina apareció como actividad independiente de la magia y la religión en el Siglo V A.C., es precisamente la de no provocar el aborto”.
 
(*) El Dr. Ricardo Pou Ferrari es uno de los Médico- Ginecotocólogos más prestigiosos de nuestro país.
 
(Publicado en ECOS - Diario EL PAÍS - Uruguay - Lunes 11 de noviembre de 2002 - Año 85 - N° 29189 - Montevideo - Uruguay)
 

 
ARGENTINA: IMPULSAN UN PROYECTO A FAVOR DE ABORTO

Rosario, Santa Fe, 7 de noviembre de 2002 (AJMIC).-
Los enemigos de la vida humana por nacer se lanzan nuevamente a la lucha en una carrera desesperada por legalizar el aborto en la Argentina, aunque aclaran, por si queda lugar a duda, que sólo pretenden "despenalizarlo".
El diputado socialista Rubén Giustiniani es el impulsor de este proyecto. El artículo primero contempla que "el aborto practicado por un médico diplomado, en establecimientos sanitarios públicos o privados, con consentimiento de la mujer embarazada, no es punible cuando existe un riesgo grave de salud física o psíquica -lo que no se tiene en cuenta es que ambas, de por sí, se deterioran mucho en las mujeres que deciden abortar-, si el embarazo proviene de una violación o estrupo, o cuando el diagnóstico médico certifique la inviabilidad de vida extrauterina del feto, y en segundo lugar, deroga el artículo 88 del Código Penal que sanciona a las mujeres que se someten a estas prácticas. La norma exime de castigo al médico.
Entre los fundamentos principales de este proyecto, se encuentran: estadísticas de abortos que se realizan en el país y consecuencias que tiene la penalización , especialmente para las mujeres más pobres.
Con la despenalización del aborto, se pretende que el Estado sea cómplice de la eliminación sistemática de muchísimas vidas humanas, y se exhibe al aborto como una solución a los problemas de las mujeres más pobres, en lugar de hacer campañas para concienciar a la población de los riesgos que conlleva una operación tan antinatural como ésta, tanto a nivel físico como psíquico, sin contar -por supuesto- si incluso se realiza sin las normas de higiene elementales.(AJMIC121102, del diario La Capital)
 
(AJMIC - Agencia de Jóvenes del Mercosur para Información y Comunicación)
 

 
EXPERTOS DE AMÉRICA SE REÚNEN EN CITA PARA DEFENDER LA VIDA EN PERÚ
 
LIMA, 10 Nov. 02 (ACI).- Expertos, parlamentarios y líderes pro-vida de América se reunirán del 22 al 24 de noviembre en Lima para participar en el IV Congreso Nacional de Planificación Familiar Natural sobre "El Valor de la Vida Humana".
En medio de la tensión suscitada en el país por la aprobación de una reforma constitucional que introduciría la legalización del aborto, la cita será un espacio de diálogo reflexivo sobre el valor de la vida desde la concepción hasta su término natural.
El evento, organizado por el Centro de Promoción Familiar y Regulación Natural de la Natalidad (CEPROFARENA) contará con la presencia del Padre Thomas Euteneuer, Presidente de Vida Humana Internacional, una de las organizaciones pro-vida más grandes del mundo.
Entre los temas que se tratarán durante los tres días del evento, figuran la ideología de género, el verdadero sentido de la sexualidad, las perspectivas políticas en planificación familiar natural, y medios de comunicación y familia.
Además de la conferencia magistral "El Valor de la Vida Humana", que estará a cargo del Padre Euteneuer, se ha confirmado la participación de ponentes como el mexicano Jorge Serrano Limón, del Comité Nacional Pro-Vida de México; Pilar Vigil, catedrática de la Universidad Católica de Chile; Héctor Chávez Chuchón, congresista de Perú; Marcos Arévalo, director de investigación biomédica del Instituto para la Salud Reproductiva de la Universidad de Georgetown, Washington DC; y Alejandro Bermúdez, director de ACI Prensa.
Para solicitar informes o inscripciones, se puede enviar un mensaje a ceprofarena@amauta.rcp.net.pe

 
PRO VIDA: UNA NUEVA ESPERANZA PARA LAS MADRES

En estos 20 años, 19.000 madres españolas han desistido al aborto, gracias a este apoyo, y aseguran que ninguna madre se ha arrepentido.

A pesar de las corrientes abortistas, los Centros y Servicios de Acogida y Ayuda a la Vida de la Federación Española de Asociaciones Pro Vida, han logrado brindar el apoyo a mujeres en situaciones difíciles, logrando salvar 18,822 niños del aborto, asegurando que ninguna madre se ha arrepentido detener a su hijo. Asimismo, han atendido a 66.138 madres, niños y familiares.
Un gran número de profesionales y voluntarios se entregan a esta causa, para ofrecer a las mujeres soluciones positivas y no simples. La progresión de estas ayudas han ido en aumento (desde 1981). Actualmente existen en 20 ciudades españolas; impulsados por la fundación, pero con gestación y financiación autónoma.
Este trabajo ha sido posible gracias a las cuotas de los socios y a las sublevaciones que reciben del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, provenientes de la ONG del IRPF. Hacen uso de los excedentes de la UE gestionados por la Cruz Roja y bancos de alimentos.
Esta ayuda es gratuita, y consiste en asistencia personalizada a la mujer sola, marginada, pobre, insegura o con hijos menores a cargo, y atención médica, psicológica y de acogida ante situaciones de maternidad difícil; ofreciendo alojamiento, alimentación, educación sobre salud, cuidado de hijos, e inserción social y laboral. Desean hacer ver a las jóvenes que tener a su hijos no es un estorbo para sus planes futuros.
Generalmente van madres solteras, entre 20 y 30 años, extranjeras, y con nivel de estudios bajo. Permanecen entre 6 y 24 meses, dependiendo la situación.
Esto es una gran ayuda para las mujeres, ya que ahora las dificultades en su mayoría son de tipo económico y de ubicación
.
 
Fuente: La Razón, España
www.mujernueva.org
 

PARA REFLEXIONAR

 
BOLSA DE AGUA CALIENTE
 
Una noche yo había trabajado mucho ayudando a una madre en su parto; pero a  pesar de todo lo que hicimos, murió dejándonos un bebé prematuro y una hija de  dos años.
Nos iba a resultar difícil mantener el bebé con vida porque no teníamos  incubadora (¡no había electricidad para hacerla funcionar!), ni facilidades  especiales para alimentarlo.
Aunque vivíamos en el ecuador africano, las noches frecuentemente eran frías y  con vientos traicioneros. Una estudiante de partera fue a buscar una cuna que  teníamos para tales bebés, y la manta de lana con la que lo arroparíamos.
Otra fue a llenar la bolsa de agua caliente. Volvió enseguida diciéndome  irritada que al llenar la bolsa, había reventado. La goma se deteriora  fácilmente en el clima tropical. "¡Y era la última bolsa que nos quedaba!",  exclamó, y no hay farmacias en los senderos del bosque".
"Muy bien", dije, "pongan al bebé lo más cerca posible del fuego y duerman  entre él y el viento para protegerlo de éste. Su trabajo es mantener al bebé  abrigado".
Al mediodía siguiente, como hago muchas veces, fui a orar con los niños del  orfanato que se querían reunir conmigo. Les hice a los niños varias  sugerencias de motivos para orar y les conté del bebé prematuro.
Les dije el problema que teníamos para mantenerlo abrigado y les mencioné que se había roto la bolsa de agua caliente y el bebé se podía morir fácilmente si tomaba frío. También les dije que su hermanita de dos años estaba llorando porque su mamá había muerto.
Durante el tiempo de oración, Ruth, una niña de 10 años oró con la acostumbrada seguridad consciente de los niños africanos:
"Por favor Dios", oró, "mándanos una bolsa de agua caliente. Mañana no servirá porque el bebé ya estará muerto. Por eso, Dios, mándala esta tarde".
Mientras yo contenía el aliento por la audacia de su oración la niña agregó:
"Y mientras te encargas de ello, ¿podrías mandar una muñeca para la pequeña, y así pueda ver que tu le amas realmente?"
Frecuentemente las oraciones de los chicos me ponen en evidencia. ¿Podría decir honestamente "Amén" a esa oración? No creía que Dios pudiese hacerlo.
Sí, claro, sé que El puede hacer cualquier cosa. Pero hay límites, ¿no? Y yo tenía algunos grandes "peros".
La única forma en la que Dios podía contestar esta oración en particular, era enviándome un paquete de mi tierra natal. Había ya estado en África casi cuatro años y nunca jamás recibí un paquete de mi casa.
De todas maneras, si alguien llegara a mandar alguno, ¿quién iba a poner una bolsa de agua caliente?
A media tarde cuando estaba enseñando en la escuela de enfermeras, me avisaron que había llegado un auto en la puerta de mi casa. Cuando llegué el auto ya se había ido, pero en la puerta había un enorme paquete de once kilos. Se me llenaron los ojos de lágrimas.
Por supuesto no iba abrir el paquete yo sola, así que invité a los chicos del orfanato a que juntos lo abriéramos.
La emoción iba en aumento. Treinta o cuarenta pares de ojos estaban enfocados en la gran caja.
Había vendas para los pacientes del leprosario y los chicos pues un poco aburridos. Luego saqué una caja con pasas de uvas variadas, lo que serviría para hacer una buena tanda de panecitos el fin de semana.
Volví a meter la mano y sentí... ¿sería posible? La agarré y la saqué... ¡Sí, era una bolsa de agua caliente nueva!
Lloré... Yo no le había pedido a Dios que mandase una bolsa de agua caliente, ni siquiera creía que El podía hacerlo. Ruth estaba sentada en la primera fila, y se abalanzó gritando:
"¡Si Dios mandó la bolsa, también tuvo que mandar la muñeca!"
Escarbé el fondo de la caja y saqué una hermosa muñequita. A Ruth le brillaban los ojos.
Ella nunca había dudado. Me miró y dijo: "¿Puedo ir contigo a entregarle la muñeca a la niñita para que sepa que Dios la ama en verdad?
Ese paquete había estado en camino por cinco meses. La había preparado mi antigua profesora de religión, quien había escuchado y obedecido la voz de Dios que la impulsó a mandarme la bolsa de agua caliente, a pesar de estar en el ecuador africano.
Y una de las niñas había puesto una muñequita para alguna niñita africana cinco meses antes en respuesta a la oración de fe de una niña de diez años que la había pedido para esa misma tarde.
Esto nos habla de la fuerza que tiene la oración que se hace con fe y confianza.
Y tú, ¿tienes esa confianza?... ¿Tienes esa actitud cuando oras?
 
(Enviado por Eduardo Cattáneo, Escuela Virtual para Padres, N° 365, hbo@datamarkets.com.ar)
 

 
A LA CAÍDA DEL SOL
 
Eduardo Casanova
 
A la caída del sol, sobre la superficie espejada de la laguna, aquí y allá,
Se formaban pequeños círculos, de ondas concéntricas.
El niño coligó que allí había vida, y llamó la atención de su padre.
¡Papá, allí hay peces!
 
Pensé en los movimientos fetales en el vientre materno.
Pensé en sus latidos cardíacos, presentes en los primeros dos meses.
Sólo se perciben bajo determinadas circunstancias.
Como ahora, sobre la superficie tranquila del agua, en el ocaso de luz.
 
Pensé en los legisladores, en el Parlamento, que condenan esa vida.
¿No habrán tenido la percepción, propia de un niño, para percibir la vida?
Si en el agua hay peces,
¿Qué vida piensan condenar, en el vientre de una mujer?
 

PARA SONREIR
 
NO CONFÍES EN LAS MUJERES
 
Una mujer estaba jugando golf un dia cuando su pelota fue a parar en el bosque. Fue a buscarla y encontró a una rana en una trampa. La rana le dijo: "- Si me liberas de esta trampa, te concederé tres deseos"
La mujer libero a la Rana y esta le dijo: "-Gracias, pero no te mencione que había una condición a tus deseos, cualquier cosa que tu desees, a tu marido se le dará 10 veces más o mejor que a ti."
La mujer contesto: "-Eso esta bien, no hay problema" Como primer deseo, ella quiso ser la mujer más bella en el mundo.
La Rana le advirtió: "- Te das cuenta que ese deseo también hará que tu marido sea el hombre más guapo y deseable del mundo? Un Adonis a quien todas las mujeres adorarán?"
La mujer contesto: " -Eso no tiene importancia, porque yo seré la mujer más hermosa y el sólo tendrá ojos para mí" Así que, ¡¡¡¡¡KAZAM!!! --- La mujer más bella en el mundo!
Como segundo deseo, quiso ser la mujer más rica en el mundo. La Rana le dijo: "Eso hará que tu esposo sea el hombre más rico en el mundo y será diez veces más rico que tu".
La mujer dijo: -"Eso esta bien, porque lo que es mío es suyo, y lo suyo es mío" Así que, KAZAM!!! La mujer más rica en el mundo!. La Rana le pregunto por su tercer deseo y ella contesto: "Quisiera un leve ataque cardiaco".
Moraleja: ¡No confies en las mujeres!
 
(Enviado por Ignacio Álvarez Islas)
 

SOLICITUD DE COLABORACIÓN

 
Estimados amigos:
Nos sumamos a la solicitud de colaboración para con la nieta de nuestros queridos amigos y co-fundadores de la Asociación Vivir en Familia, Alfredo Vaeza y Marta Grego de Vaeza,
 
MANUELA RODRÍGUEZ VAEZA
 
De 5 años de edad, deberá ser trasladada a EEUU para ser intervenida de urgencia en el Massachussets General Hospital en Boston de una uveítis ideopática, que le afectó gravemente un ojo comprometiéndole su visión. Para esto se han abierto las siguientes líneas telefónicas:
 
0900 9511......para colaborar con......$30
0900 9512......para colaborar con......$50
0900 9513......Para colaborar con....$100
 
y las siguientes cuentas en el
BANCO DE BOSTON:
 
N° 8115377.......Caja de Ahorros Dólares
N° 9936564......Caja de Ahorros Moneda Nacional 
 
Desde ya ¡MUCHAS GRACIAS!
 

CORREO DEL LECTOR

Montevideo, 24 de noviembre de 2002
Sr. Director de Vivir en Familia.
Ing. Ag. Álvaro Fernández
Presente.-
 
El pasado 23 de noviembre, en Radio Carve, escuchamos al Sr. Pablo Fontaina que se refirió a un Foro recientemente realizado, bajo los auspicios de la Fundación Fontaina Minelli,  que había tratado entre otros temas, el de la Salud y la Comunicación.
En las expresiones del Sr. Pablo Fontaina, quedaba claro, un alto grado de efecto insalubre, de muchas comunicaciones masivas que llegan a la población para alterar el ordenamiento ético apropiado a la convivencia social, y para promover diferentes desequilibrios psicológicos, fundamentalmente en los jóvenes.
Celebramos escuchar estas manifestaciones, por cuanto consideramos un tema imprescindible, el abordar dentro de la libertad de expresión, la temática que de modo subliminal atenta contra todo tipo de libertad, ya que no hay mejor modo de ejercer la libertad, que la de no atentar contra la propia vida, y la propia salud ..., ni contra la de terceros.
Esta reflexión, nos hizo recordar, que en Radio Carve existe un programa, que en honor a su conductor se llama "Abriendo Caminos", y que no se encuadra precisamente, en la defensa de esa libertad, porque atenta precisamente, en reiteradas expresiones de su conductor, contra la vida humana, a la que no abre, sino le cierra todo tipo de caminos, al segarle la vida.
Si hablamos de Vida y de Salud, y de Comunicación, vamos a caminar muy unidos; pero hagámoslo de verdad, con coherencia, sin discriminaciones: sin dejar de lado a los más débiles e inocentes, procurando justificar su muerte en el aborto.
Quiero invitar por este medio al Sr. Pablo Fontaina, y al Sr. Alejandro Camino, a abrir nuevas y anchas sendas de libertad, apoyada en el conocimiento, ya que sin conocimiento, no se puede elegir, y no hay libertad. Para promover la Salud, hemos de promover el conocimiento; pero no promovemos nada, si condenamos a muerte a los que vienen a este mundo: no sólo bloqueamos su vida, sino nuestra propia libertad. La libertad de los que vienen, y la libertad de los que aquí estamos; pues la libertad, sólo está hecha para servir a la vida; pero se corrompe con el desconocimiento de la persona, y con el abuso de la muerte homicida.
Quiero recordar una frase de José Pedro Varela, que decía que el conocimiento es un derecho, pero la ignorancia es un abuso. ¿Podemos legítimamente, pretender hacer compatible la Salud con la Comunicación, si utilizamos la Comunicación en contra del Conocimiento, en contra de la Vida, y de la Libertad de Vivir? Si es ésta una manera de "abrir caminos", cabría preguntarse a dónde llevan dichos caminos. Seguramente, no llevan a la Salud, ni a la Vida: es el abuso, consecuencia de la ignorancia, de la que hablaba Varela.
Le saludo cordialmente, y le agradezco la publicación,
Dr. Eduardo Casanova
----- Original Message -----
From: Daniela 
To: familias@adinet.com.uy
Sent: Friday, November 22, 2002 4:12 PM
Subject: RV: RV: Vivir en Familia - N° 17/02

A quien corresponda:
Quería compartir con ustedes esta carta recibida de una amiga a quien envié el email recibido de ustedes "vivir en familia 17/02".
Muchas gracias por regalar su tiempo a tan noble causa.
Daniela
 
----- Original Message -----
From: Verónica
To: Daniela
Sent: Sunday, November 17, 2002 7:27 PM
Subject: Re: RV: Vivir en Familia - N° 17/02
 
Quiero agradecerte esta publicación que me mandaste, la cuál no conocía y que me parece buenísima. Te cuento que estoy super emocionada ya que una compñera de trabajo está pasando por un momento realmente difícil en su matrimonio. Hace un tiempo que se enteró de algunas cosas duras de su esposo y sus 3 niños son la fuerza que la sostiene. Como no puedo hablar desde la experiencia, me siento medio inútil para aconsejar, es por eso que en cuánto vi el artículo sobre "un matrimonio difícil" se lo imprimí de inmediato. No para de agradecerme, porque parece ser que resultó la muleta que estaba precisando en estos momentos y la palabra que necesitaba escuchar.
Cariños muchos......
Vero

----- Original Message -----
From: Ulrike Baader
To: familias@adinet.com.uy
Sent: Wednesday, November 20, 2002 10:42 AM
Subject: Revista Vivir en Familia

Estimados señores: Con mucho agradecimiento recibo periódicamente vuestra revista virtual.Excelente los temas y me han servido mucho en más de una ocasión para mi trabajo y también como fundamento.Soy Orientadora familiar y trabajo en el Proyecto Esperanza. Este proyecto es similar al Proyecto Raquel. Acoge a personas que han abortado a sus hijos. Hemos realizado un trabajo maravilloso y con muy buenos resultados. Seguramente habrán sabido de nosotros en vuestro país en el último seminario que hubo allá sobre el tema del aborto. También estuvimos presentes!
Además de desearles lo mejor también quiero informarles sobre el cambio de mi correo electrónico.
Ruego enviarme toda correspondencia a mi nueva dirección.
Con mucho cariño y en la esperanza de seguir en contacto, les saluda,
Ulrike Baader M.

----- Original Message -----
From: Marta Pirotto
Sent: Tuesday, November 12, 2002 6:33 PM
Subject: felicitaciones

Ciertamente me agradó recibir esta "revista virtual"; no sé cómo podría ayudarlos, salvo reenviando a mucha gente lo que reciba, pero desde ya si se les ocurre algo más, me lo hacen saber.
Por cierto, ya había enviado un mail a cada diputado y senador, pero no puse la cédula. ¿?
Gracias por su esfuerzo.
Martha Pirotto de Álvarez
----- Original Message -----
From: Jaime Silva Mac Iver 
Sent: Monday, November 11, 2002 3:17 PM
Subject: Cambio de dirección
Santiago de Chile, 11 de noviembre de 2002
 
Señores
Asociación
Vivir en Familia
Montevideo-URUGUAY
 
De mi consideración:
Les estoy muy agradecido por el envío de vuestra revista, que a mi juicio cumple un papel insustituible. Solamente les escribo en esta oportunidad para indicarles que he cambiado mi dirección, con el objeto de que me la sigan mandando.
Los saluda muy atentamente,
Jaime Silva Mac Iver

----- Original Message -----
From: Conrado Buquet
To: familias@adinet.com.uy
Sent: Wednesday, November 06, 2002 6:05 PM
Subject: Felicitaciones

Muy agradecida por poder acceder a un material tan valioso y bien fundamentado . ¡A seguir remando mar adentro! Un saludo cordial a cada uno de quienes integran el equipo de esta página web .
Marie Laure Segarra de Buquet

----- Original Message -----
From: CONFERENCIA EPISCOPAL DEL URUGUAY
To: Sent: Monday, November 11, 2002 11:47 PM
Subject: Mensaje de la Conferencia Episcopal Uruguaya

El domingo 10 de noviembre se realizó la Peregrinación anual al Santuario Nacional de la Virgen de los Treinta y Tres. Al finalizar la Solemne Misa que fue presidida por el Emmo. Sr. Cardenal Jorge Mejía y concelebrada por todos los Srs. Obispos del Uruguay, el Presidente de la Conferencia Episcopal, Mons. Carlos Collazzi, leyó el Mensaje que se adjunta.
Fraternamente
María Luisa La Porta
Secretaria de la CEU

----- Original Message -----
From: Carlos Salvadori
Sent: Monday, November 11, 2002 10:54 AM
Subject: Confirmación.

Estimados Sres.:
Les agradecería me incluyan en los destinatarios de vuestra publicación. 
Además me interesaría poder colaborar mediante el aporte de material al enriquecimiento de vuestra iniciativa.
Muchas gracias.
Carlos M. Salvadori

----- Original Message -----
From: "Secretariado Nacional para la Familia - Dirección de Comunicación"
Sent: Sunday, November 10, 2002 3:05 PM
Subject: incluirlos

Muy queridos amigos, como podrán ver en Internet, hemos incluido vuestro último mail sobre el aborto en nuestra página. Pensamos que podríamos incluir todos los números de vuestra revista virtual como archivos de consulta, pero para hacerlo queríamos contar con vuestra aprobación.
Esperamos respuesta.
Con todo afecto
Carlos Camean Ariza
Área de Comunicación
Secretariado Nacional para la Familia

----- Original Message -----
From: "Ignacio Rico Martínez"
Sent: Friday, November 08, 2002 9:09 PM
Subject: A favor de la vida

Estimados Señores:
Tengo una suscripción a la agencia de noticias Zenit en Internet en donde sale la noticia de la campaña por la vida que están emprendiendo en Uruguay.
Los felicito y sigan a delante en esta noble tarea con sus legisladores.
Sinceramente,
Ignacio Rico Martínez
San Luis Potosí, S.L.P., México

FE DE ERRATAS

Un amigo lector nos hizo notar que entre las causas que contribuyeron a que algunos cambiaran de opinión respecto a la denominada "Ley de Defensa de la Salud Reproductiva" -y que nosotros enumeramos en la Campaña por la Vida III-, faltaban mencionar las declaraciones contrarias al proyecto realizadas por el Dr. Tabaré Vázquez, líder del Frente Amplio - Encuentro Progresista, sector político que -salvo honrosas excepciones-, es favorable a la despenalización del aborto. El Dr. Vázquez es también una excepción dentro de la fuerza que lidera.

 
Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:

        • DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL
        • BRINDAR FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA

La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica en trámite. 
 
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboran regularmente con la Revista:
Arq. José Luis Barrabino
Dra. Carmen Barrera
Lic. Florencia Beltrán
Dr. Juan Bonifazio
Dr. Eduardo Casanova
Dra. Adela González
Ing. Daniel Iglesias
Lic. Néstor Martínez 
Dr. Esc. Pedro Montano
Sra. Magdalena Olaso
Dr. Gustavo Ordoqui

Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envíe un mail a:
 
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".


Arriba ] 01/01 ] 02/01 ] 03/01 ] 05/01 ] 06/01 ] 07/01 ] 08/01 ] 09/01 ] 10/01 ] 11/01 ] 14/01 ] 15/01 ] 16/01 ] 17/01 ] 18/01 ] 20/01 ] 01/02 ] Campaña por la Vida ] Edición Especial ] 02/02 ] 03/02 ] 04/02 ] 05/02 ] 06/02 ] 07/02 ] 08/02 ] 09/02 ] 10/02 ] 11/02 ] 12/02 ] 13/02 ] 14/02 ] 15/02 ] 17/02 ] [ 18/02 ] 19/02 ] 20/02 ] 01/03 ] 02/03 ] 03/03 ] 04/03 ] 05/03 ] 06/03 ] 07/03 ] 08/03 ] 09/03 ] 10/03 ] 12/03 ] 13/03 ] 14/03 ] 15/03 ] 16/03 ] 17/03 ] 18/03 ] 19/03 ] 20/03 ] 21/03 ] 22/03 ] 23/03 ] 01/04 ] 02/04 ] Elecciones 2004 ] 15/04 ] 16/04 ] 17/04 ] 18/04 ] 02/05 ] 03/05 ] 04/05 ] 06/05 ] 07/05 ]