Revista Virtual de la
Asociación
Vivir en Familia
 
Arazatí 1104, Apto. 102 - Telefax: 709 58 13 - Cel.: 099 636 988 - E-mail:
 
 
Montevideo - Uruguay 
 

"Es urgente una unidad sin fisuras en torno a la doctrina, ahora con la fuerza y claridad del Catecismo de la Iglesia católica, y de la teología del matrimonio y la familia, que sirva de testimonio ante el mundo, ilumine y fortalezca la conciencia y tutele una "cultura" cimentada en los valores morales. Hay muchos a la espera de esta fisura o ambigüedad, para esgrimirla contra la Iglesia en campos tan decisivos como el que nos ocupa"
Cardenal Alfonso López Trujillo

CONTENIDO

Publicación N° 20/02
 
EDITORIAL
 
NUEVOS HERODES, NUEVOS PILATOS Y... ¡NUEVOS QUIJOTES!
Los “nuevos Herodes”
 
Mons. Nicolás Cotugno señaló con acierto, al finalizar la Procesión de Corpus Christi, que quienes promueven la legalización del aborto, son los “nuevos Herodes”. Los conocemos, siempre supimos quienes eran, y no nos extraña en la mayoría de los casos, que piensen de la manera que piensan. Son partidarios de la matanza de niños inocentes en el vientre de sus madres, y no tienen el menor empacho en decir que esto está bien si el fin que se persigue –a juicio de ellos- es bueno. Y tienen una enorme lista de “fines buenos” que justificarían, desde su punto de vista, el asesinato de niños inocentes.
 
Los “nuevos Pilatos”
 
Por otra parte, están los “nuevos Pilatos”. A diferencia de los “nuevos Herodes”, éstos no dan la cara, se lavan s manos, se ausentan y rehuyen su obligación de defender la vida inocente. Dicen a quien los quiera oír –y parece mentira que algunos medios supuestamente “buenos” difundan estas ideas- que esta ley hay que plebiscitarla, que es el pueblo quien debe decidir... No dicen que los derechos humanos no se plebiscitan, ni confiesan que no quieren “ensuciarse las manos” con un tema espinoso que les provoca “escozor”. Es por eso que lo quieren dejar en manos del pueblo: para no perder votos, para que nadie pueda decir que ellos votaron por no; y para que nadie pueda decir que ellos votaron por sí. Ellos, simplemente, no votaron. Ellos no se comprometieron. Así van estos Pilatos, navegando entre dos aguas al mejor estilo del Príncipe Maquiavelo. Aguas que usan con demasiada frecuencia para lavarse las manos... Desde nuestro punto de vista, son peores que los "nuevos Herodes": ni siquiera tienen ideas por las que luchar... 
Alguno se ha quejado de haber sido comparado con Pilatos, argumentando que estaba a favor del aborto pero contra el presente proyecto de ley, y que por eso se retiró de sala. Cabe recordar que lo que estaba en juego, no era la bondad o maldad del aborto, sino la bondad o maldad de determinando proyecto de ley que legaliza el aborto.
 
Los “nuevos Quijotes”
 
Finalmente, están los “nuevos Quijotes”. En el Parlamento, son aquellos que contra viento y marea, en el Frente Amplio, en el Partido Nacional y en el Partido Independiente, no sólo dijeron NO a la ley de aborto, sino que además, hicieron todo lo que estaba en sus manos para que esta ley inicua no fuera aprobada. No les importaron los costos políticos, ni las miradas furiosas de sus compañeros de bancada -miradas de la cual fue objeto la Diputada Daniela Paysée, única mujer del Frente Amplio que votó contra el aborto-, ni las presiones internas. Sólo les importó defender la vida, sólo les movió la lucha por la verdad.
Pero también hubo “nuevos Quijotes” fuera del Parlamento, que pusieron su prestigio, su sabiduría, su trabajo y el tiempo que normalmente dedican a sus familias, al servicio de la vida. Se les vio dando conferencias allí donde les llamaron; se les vio comentando las barbaridades del proyecto de ley; se les vio repartiendo volantes y aplaudiendo en las barras de la Cámara cuando se defendió la vida. Se les vio visitando parlamentarios y editando videos a favor de la vida, y se les vio –o no se les vio- rezando al único Dios por la vida y la familia. Tuvimos el honor de acompañar a estos “nuevos Quijotes” como fieles escuderos. Allí estuvimos como el buen Sancho, a veces torpes, pero siempre compañeros; en las buenas y en las malas.     
 
Las “nuevas quijotadas”
 
Los “nuevos Quijotes”, lejos de babear sangre o de querer lavarse las manos, pretenden dedicar sus vidas -como el viejo hidalgo manchego- a “desfacer entuertos”, a “ayudar doncellas” y a “socorrer viudas”... o madres solteras, que es lo mismo. Sin confundir ventas con castillos, y sin necesidad de otras armas que la ciencia, el sentido común y el coraje para poner en práctica ideas revolucionarias, estos caballeros cristianos se plantean hoy “nuevas quijotadas”.
Pese a quien pese y duela a quien duela, han puesto sobre la mesa de ministros y legisladores soluciones nobles y valientes que tienden tanto a reducir el número de abortos, como a aumentar el número de nacimientos. Uno de estos proyectos tiene como objetivo tutelar la vida humana desde la concepción; otro se propone promover y proteger la vida y la familia, con especial atención a la situación de las madres y familias carenciadas. Otra iniciativa en curso, tiende a dar refugio y trabajo a madres solteras e indigentes... 
Estas alternativas surgen en medio de una sociedad quizá demasiado preocupada por la brutal crisis económica que golpea al país. Naturalmente, la situación que atraviesa el Uruguay y toda la región, hace que éste sea un momento propicio para introducir en el debate parlamentario un problema crucial como el del aborto, de manera que pase mucho más desapercibido que en otras circunstancias.
Pero para llevar a cabo estas “nuevas quijotadas” en favor de la Cultura de la Vida, hacen falta muchos más “Quijotes”. Y más “Sanchos”. No alcanza con los que tenemos. La lucha recién comienza y se necesitan caballeros... Quizá a algunos les pueda sonar anticuado este llamado al ejercicio de las “armas” –que hoy lo es también de las “letras”, puesto que nuestras “armas” son teclados, folletos e informes técnicos-; pero como veremos, los clásicos no pasan de moda.
 
Homicidio y cobardía: modas que pasan
 
Aún quienes consideran vetusta y obsoleta la estampa del loco caballero de la Mancha que “vivió” en el Siglo XV, deberán reconocer que más anacrónico aún parece ser aquel funesto personaje que en el Siglo I se dedicaba a matar niños; y sin embargo muchos siguen sus huellas. No menos antiguo es aquel gobernador –repugnante y pusilánime-, que treinta años más tarde cedía ante los gritos de la masa enardecida, a sabiendas de que estaba condenando a muerte a un inocente. Hoy son multitud los que siguen su ejemplo; pero en lugar de “lavarse las manos”, “se retiran de sala”. Por eso nos parece sumamente digno poner como modelo la figura –mucho menos triste de lo que la pintan- de aquel loco que en las páginas de la más hermosa novela de la Historia, peleó por sus ideales con nobleza y energía, con el único fin de servir a su dama, a su Patria y a su Dios.
Hoy como ayer –quizá estemos tan locos como el viejo hidalgo-, seguimos pensando que ciertos principios son imperecederos; que ciertos crímenes siguen siendo tan horrendos como hace dos mil años; y que ciertas actitudes siguen siendo tan deplorables e indignas como en los inicios de la era cristiana. Y es que los clásicos no son anacrónicos; los clásicos están siempre vigentes. No sucede lo mismo con el error y la mentira, que ni aún siendo legales adquieren carta de ciudadanía: el infanticidio puede estar de moda hoy, como ayer lo estuvo la esclavitud. Y es sólo eso, una "moda", aunque muchos sufran sus consecuencias. No es un principio universal. La cobardía, por su parte, puede ganar espacio en algunas conciencias, como en tiempos del sanguinario Enrique VIII. Pero siempre habrá héroes que como Tomás Moro, recuerden al mundo que el heroísmo -y no la flaqueza-, es el valor imperecedero.
 
Esperanza navideña
 
A pesar de la derrota que sufrió la vida, la familia y el pueblo uruguayo en la Cámara de Diputados, nadie tiene ni tendrá nunca -Dios mediante- la capacidad de quitarnos el espíritu navideño. No queremos despedirnos de nuestros lectores hasta el próximo año, sin hacer referencia a esta fecha tan significativa, al cumpleaños de Nuestro Señor Jesucristo, del Dios que bajó a la tierra para darnos la vida eterna. Después de su nacimiento, ya no hay angustia ni tristeza posible, aunque nos duela profundamente el homicidio que mediante el aborto, atenta anualmente contra millones de vidas humanas en todo el mundo. 
La familia de Nazaret seguirá siendo ejemplo para todas las generaciones hasta el fin de los tiempos. Y si Herodes no logró matar al Cristo que vino para que tengamos vida y la tengamos en abundancia, tampoco parece probable la "victoria" a largo plazo de quienes promueven el homicidio. La guerra, compañeros, está ganada: la ganó Jesucristo hace 2000 años. A nosotros nos toca ganar las batallas de cada día.
 
A TODOS NUESTROS LECTORES, Y A PESAR DE LOS PESARES...
 
¡¡¡MUY FELIZ NAVIDAD!!!
 
AVE FAMILIA      


MATRIMONIO Y FAMILIA

ENCUENTRO “SITUACIÓN Y PERSPECTIVAS DE LA FAMILIA Y LA VIDA EN AMÉRICA"
 
Santo Domingo, 1 – 5 de septiembre de 2002
 
Conclusiones: La pastoral de la familia en América
 
Los Presidentes o Delegados de las Conferencias Episcopales de todo el Continente de América nos hemos reunido en la ciudad de Santo Domingo del 1 al 5 de septiembre de 2002. Una vez escuchadas las ponencias de Su Eminencia el Cardenal Giovanni Battista Re, Prefecto de la Congregación para los Obispos, del Señor Cardenal Alfonso López Trujillo, Presidente del Pontificio Consejo para la Familia, del Presidente del CELAM, Mons. Jorge Enrique Jiménez y teniendo en cuenta los informes de las Conferencias Episcopales de América y un detallado estudio sobre las legislaciones en los diversos Parlamentos, ofrecemos las presentes conclusiones para orientar y fortalecer la Pastoral Familiar de nuestros países. Estas conclusiones suponen el texto de la Declaración de Santo Domingo, que será entregada a los Jefes de Estado, Parlamentos, etc.
Al iniciar el tercer Milenio, las crisis económicas, sociales y políticas que afectan a nuestros países ocupan las primeras páginas de los  medios de comunicación social y expresan angustias e incertidumbre de millones de familias. Esta dolorosa situación puede conducir al olvido de otra crisis más grave que en silencio penetra las mentes e incide en la misma esencia de matrimonio y de la familia, creando una perniciosa pseudo-cultura. Nos referimos a una crisis moral que compromete esa célula básica de la sociedad que es la familia.
Los gobiernos y los organismos financieros internacionales buscan fórmulas para superar la crisis económica. Con mayor razón la Iglesia tiene el hermoso y difícil desafío de inspirar una cultura de la vida y de la familia trabajando así por la regeneración moral de la sociedad. El camino es muy difícil, pero la Iglesia cuenta con la riqueza del Evangelio y con la fuerza del Espíritu presente como alma de la Iglesia y que actúa en el interior de cada persona y de cada nación en la variedad de las culturas de nuestros pueblos.
 
I. Una realidad que interpela a los pastores
 
1.1. No hay valor más querido de nuestros pueblos que la familia. La gran mayoría de los jóvenes y de los adultos, lo muestran diferentes indagaciones, quieren gozar de una familia estable y rica en valores, de un hogar colmado de confianza, de comprensión y de apoyo mutuo: de una familia bendecida por Dios.
1.2. Sin embargo es muy grande el número de niños que nacen fuera del matrimonio, las uniones que nunca se afianzan, los novios que no contraen el sacramento, muy frecuentes las tensiones en los hogares; los niños son víctimas del abandono o de maltratos, con olvido de sus derechos, de diversos modos conculcados. Cada vez se vuelven más frecuentes las rupturas conyugales. El término “pareja”, que asume una significación ambigua, tiende a sustituir al “matrimonio”. La donación humana, total, fiel, exclusiva y fecunda (Enc. Humanae vitae, n. 9), se sustituye por un compromiso  ad tempus  caprichoso, en donde el compromiso serio, permanente, se vuelve relativo, marginal y cambiante. El egoísmo reemplaza al amor y el individualismo a la solidaridad.
1.3. Las situaciones de extrema pobreza, las migraciones del campo a las grandes ciudades y la de nuestros países al extranjero, agudizan los problemas, ya que conducen a un aumento de las familias incompletas y agravan la situación de pobreza.
1.4. Antes las crisis eran intrafamiliares. Hoy comprobamos una fría concertación anti-vida y anti-familia, que pretende desmontar la institución estable del matrimonio como si fuera algo perjudicial a la realización personal y a la libertad. Así se perturba la comprensión que tiene el hombre de sí mismo, de su modo de ser, de amar y de relacionarse con los demás. Los seres humanos que carecen de una adecuada experiencia familiar sufren a menudo de una razón no lúcida, sino invadida de confusión, una voluntad debilitada y una afectividad capturada por nuevos ídolos. No es, pues, extraña una aguda confusión moral que se manifiesta en el relativismo y la ambigüedad del lenguaje.
1.5. En esta nueva coyuntura, los Parlamentos de varios países pretenden olvidar y cambiar la naturaleza del matrimonio y legislar sobre la familia, poniendo en juego la misma identidad de la institución natural familiar en el recurso a un plural “las familias”, en donde cabe todo y se pierde la comprensión, la identidad y la existencia del modelo de familia querido por Dios (Gen 1, 27; 2, 24; Mt 19, 4-9). Sin medir las consecuencias se vuelven frecuentes las “Recomendaciones” del Parlamento Europeo contra la familia y la vida que pueden tener también impacto en nuestros Parlamentos. Hay interpretaciones que, en algunos organismos de Naciones Unidas relativizan y dificultan la misión integral de la familia. Colaboran en esta hostilidad no pocos medios de comunicación. Aumentan las causales de divorcio, quitándole toda estabilidad y espesor al contrato conyugal. Equiparan las uniones de hecho al matrimonio pues, al menos implícitamente, lo presentan como alternativa. Y en lo que se refiere a la vida, legislan con una mentalidad positivista y pragmática, recurren a despenalizar el aborto como primera etapa que, después, buscará abrir nuevas puertas, aumentando las causales, los tiempos, etc. Numerosos gobiernos propagan ampliamente las esterilizaciones masivas no terapéuticas y, en algunos casos, también a la eutanasia.
1.6. En las últimas décadas se ha acuñado términos ambiguos, hoy muy abundantes, tales como “genero”, “derechos sexuales”, “derechos reproductivos”, derecho al “niño deseado”, etc que se usan para defender y legalizar lo indefinible.
1.7. El secularismo, el alejamiento y el olvido de Dios, así como el “derecho a decidir” (“pro-choice”), proclaman la exclusividad de las realidades terrenas, negando toda trascendencia y toda realidad sobrenatural en una aproximación superficial desacralizando la totalidad de la vida humana. A este respecto, afirma Juan Pablo II: “El hombre de hoy vive como si Dios no existiese y por ellos se coloca a sí mismo en el puesto de Dios, se apodera del derechs del Creador de interferir en el misterio de la vida humana y esto quiere decir que aspira a decidir mediante  manipulación genética en la vida del hombre y a determinar los límites de la muerte. Rechazando las leyes divinas y los principios morales atenta abiertamente contra la familia. Intenta de muchas maneras hacer callar la vos de Dios en el corazón de los hombres; quiere hacer de Dios el gran ausente de la cultura y de la conciencia de los pueblos. El misterio de la iniquidad continúa marcando la realidad de este mundo.” (Juan Pablo II, Homilía en Cracovia, 18-8-2002).
1.8. Es justo destacar que surgen cada vez más movimientos pro-vida y pro-familia más fuertes y organizados. Se forman cada vez más matrimonios y familias comprometidas con Cristo y su Evangelio en parroquias, movimientos y en escuelas católicas. Aumenta el número de jóvenes y de familias que desean vivir los principios de la fe y la moral que inspiran y animan a vivir en su plenitud el sacramento del matrimonio y la institución familiar. Esta esperanzadora realidad está iluminada por el claro Magisterio del Papa y de los Obispos, así como por las orientaciones pastorales de las Conferencias Episcopales y la permanente actividad del Pontifico Consejo para la Familia y del CELAM. La nueva evangelización del Continente es una gracia del Señor de la Vida que anima nuestra esperanza.
 
II. Amenazas contra la vida
 
2.1. No asistimos tan sólo a una lucha por la existencia de la familia: enfrentamos también graves amenazas contra la vida. Precisamente en la  familia, la vida es recibida con gozo como un don de Dios, es amada, respetada, protegida y despierta la generosa solidaridad de los padres y los hermanos. No es de extrañar entonces, que las fuerzas que van destruyéndola como santuario de la vida y que arrebatan su valor sagrado a la maternidad, se vuelquen también contra la vida indefensa y con el uso arbitrario de la “calidad de vida”, en una interpretación reductora, la vida se vuelve “enemiga”, “inservible”, la vida que se extingue, y también contra toda vida que exija renunciar al egoísmo y al afán desmedido de bienestar, placer y poder.
2.2. Con razón se ha descrito el siglo XX como aquel en que se logró formular la Declaración de Derechos Humanos, paso decisivo para asegurar la paz mundial y que ha permitido defender con pasión la dignidad humana y el derecho universal y fundamental a la vida (art. 3). Sin embargo no hay otro siglo que haya desencadenado tantas guerras, ni desarrollado peores armas y fármacos de exterminio, ni recurrido de modo generalizado a la violencia, ni dado muerte a tal número de seres humanos como en la masacre del aborto, como nunca antes había ocurrido en una tal magnitud, en la  historia de la humanidad.
2.3. En el siglo del secularismo se ha prescindido del valor sagrado de la vida y el hombre se ha declarado dueño absoluto de la existencia. Se ha querido eclipsar la paternidad de Dios sobre la vida humana y, con ello, las leyes y los caminos dados por El, que conducen a la vida y a la felicidad. El misterio de la iniquidad ha marcado la vida de los pueblos, revirtiendo el anhelo de la humanidad de tener una cultura favorable a la vida, en pro de una civilización donde crece la violencia y la muerte en las diversas formas de atentados, las guerras, el aborto y la eutanasia.
2.4. Compartimos las esperanzas de millones de jóvenes y adultos que anhelan una sociedad respetuosa de la familia y la vida, justa y solidaria, que tienda su mano hacia el prójimo, no para perjudicarle o aún darle muerte, sino para ayudarlo, sobre todo cuando es indefenso, débil, anciano o  enfermo.
2.5. Por eso nunca podremos estar de acuerdo con ninguna forma de aborto, ni con las maneras inicuas, sutiles y perversas de globalizar  su práctica, que destruye vidas y degrada los espíritus. Hay que detener la mundialización de la droga y de otras adicciones, que son otras tantas maneras de muerte lenta. Tenemos que llamar a la solidaridad a quienes crean o permiten condiciones de vida que precipitan en la desesperación y la angustia, así como promueven estilos inhumanos de vida. Denunciamos enérgicamente el tráfico de personas y de órganos, que causa víctimas inocentes. Rechazamos completamente la indigna imposición de fronteras e ideologías mediante el terrorismo y la guerra.
 
III. Reflexión
 
3.1. Los tiempos son especialmente propicios para la proclamación del Evangelio de la Vida y de la Familia, del que el mundo tiene hoy tanta necesidad. Nuestras sociedades son cada vez más complejas y conflictivas, con una creciente crisis de los valores de la familia y de la vida. En esta difícil situación, la Palabra de Dios nos ilumina y nos invita a la solidaridad, dándonos certeza y esperanza.
3.2. Dios creó al hombre a su imagen y semejanza, pero no quiso que estuviera solo. Él le dio por compañera a la mujer en todo semejante a él. Así constituyó la familia a imagen del Dios que es amor, Uno y Trino. Llegada la plenitud de los tiempos, Jesús elevó a la dignidad de sacramento la unión del varón y la mujer con todas sus propiedades, entre las cuales la indisolubilidad (Mt 19, 8). "Lo que Dios ha unido" (Mt 19, 6) no puede ser separado por poder humano alguno, ya que la unión conyugal hace presente en la sociedad el amor fiel de Cristo a la Iglesia.
3.3. Hay en la Biblia diversos signos del lugar de la familia en el designio amoroso de Dios por los hombres. Así, tras el diluvio, viendo Dios que la maldad cundía en el mundo, la esperanza de la humanidad y el amor de Dios se concentran de nuevo en una familia, la de Noé.
3.4. En la etapa actual de la historia, el materialismo y el hedonismo, a manera de nuevo diluvio, se propagan por la tierra amenazando con arrasar los valores del espíritu y pretendiendo sofocar la esperanza de salvación que se expresa de modo singular, en los valores y la santidad de la familia.
3.5. De la misma manera que hace un siglo la Iglesia defendió con valentía los derechos de los trabajadores oprimidos, tenemos ahora el deber de proclamar con la misma energía el Evangelio de la Vida y de la Familia, defendiendo estos derechos fundamentales, según el plan de Dios: "Si quieres entrar en la vida, guarda los mandamientos" (Mt 19, 17).
 
IV Recomendaciones
 
4.1. La familia y la vida humana, sobre todo cuando es más débil e indefensa, interpelan a la Iglesia a prestar su voz a los que no la tienen. En esto los Obispos debemos estar en primera línea, y con nosotros nuestros colaboradores más cercanos, sobre todo los sacerdotes y las mismas familias.
4.2. El servicio a la familia y a la vida pertenece a las tareas esenciales del Obispo. La pastoral familiar y  la defensa de la vida constituyen un centro de la pastoral, como dimensión transversal que está presente en una pastoral orgánica de toda la pastoral diocesana y nacional. Esto exige una formación adecuada al servicio de la familia y de la vida en los seminarios y en las jornadas de agentes pastorales. La adecuada preparación de los agentes de la pastoral es una exigencia prioritaria. También requiere una especial dedicación e interés, atención, tiempo, personas y recursos. A todo esto los pastores y agentes de pastoral hemos de dar prioridad por el bien de nuestras comunidades eclesiales, de modo que la pastoral de la familia y la vida se haga palpable y real en las estructuras diocesanas. "El primer responsable de la pastoral familiar en la diócesis es el obispo. Como Padre y Pastor debe prestar particular solicitud a este sector, sin duda prioritario, de la pastoral. A él debe dedicar interés, atención, tiempo, personas, recursos; y sobre todo apoyo personal a las familias y a cuantos, en las diversas estructuras diocesanas, le ayudan en la pastoral de la familia. Procurará particularmente que la propia diócesis sea cada vez más una verdadera 'familia diocesana', modelo y fuente de esperanza para tantas familias que a ella pertenecen" (Familiaris consortio, n. 73).
4.3. Es necesario que las Conferencias Episcopales cuenten con estructuras que permitan velar y seguir estas realidades de nuestros pueblos, en el campo cultural, comunicacional, político y legislativo, contando con personas competentes que conformen un equipo asesor multidisciplinar con ascendiente en la Iglesia y en la sociedad. Además tenemos el deber de ofrecer a los constructores de la sociedad el apoyo doctrinal y humano que necesitan para su abnegado servicio al bien integral de las familias.
4.4. En esta importante tarea, el Obispo deber ser maestro y custodio de la Fe, ha de intervenir oportunamente y con autoridad frente a los errores y las concepciones contrarias a la ley de Dios o que desvían del Divino Plan sobre el matrimonio y la vida humana. Esta tarea de vigilancia le compete a él personalmente, porque dichos extravíos amenazan la verdad, ponen en riesgo la libertad y cuanto es "humano", es decir, el mismo presente y el futuro del hombre y de la mujer. De lo contrario, el rostro de la sociedad, sedienta de dignidad y humanidad, será profundamente herido y desfigurado.
4.5. Es tarea profética del Obispo buscar una convergencia entre lo que atañe a la dignidad de la persona y el bien de la familia. Así debe invitar a las familias y a la juventud a no plegarse al conformismo cultural dominante, a no dejarse vencer por una mentalidad divorcista, por una actitud egoísta y prepotente, tampoco por la indiferencia ante los más pobres, indefensos y afligidos. Con los jóvenes y las familias que viven su alianza con el Señor, hemos de ser "centinelas de la mañana", dando valientemente testimonio del amor de Dios contra corriente, anunciando en forma incansable el Evangelio de la Vida, esperanza y norma de nuestra existencia.
4.6. Es preciso alentar a nuestros organismos de educación para que ofrezcan jornadas que preparen a vivir el amor esponsal y paternal, proponiendo modelos de santidad conyugal. Hay una cadena formidable de testimonios de esposos fieles, santos. Varios son con gozo reconocidos por la Iglesia, tales como el matrimonio italiano Beltrame Quatrocchio. Será un estímulo y fuerte atractivo ver como matrimonios santos reciben el honor de los altares. Asimismo las escuelas católicas deben educar jóvenes para el verdadero sentido de la alianza matrimonial, y para la fidelidad en ella.
4.7. Es de desear que el Pontificio Consejo para la Familia pueda contar con una comisión jurídica capaz de asesorar adecuadamente en materia de políticas familiares, proyectos legislativos familiares, y en legislación sobre la vida (como en este Encuentro) de manera que se facilite el servicio de las Conferencias Episcopales a la misión de los legisladores en los respectivos países. Pedimos también al CELAM que pueda contar con un Equipo capaz de brindar servicios análogos. Es algo que deben tener también las Conferencias Episcopales, y más en este tiempo tan decisivo.
4.8. Debemos implorar intensamente al Señor para que Él construya la casa familiar en nuestros países. Para ello proponemos que las parroquias promuevan campañas de oración, particularmente el rosario en familia, de modo que la Santísima Virgen inspire nuestro amor humano y este sea conforme al plan original del Creador.
4.9. Es necesario intensificar las estrategias e iniciativas pastorales sin desalentarnos por nuestra pobreza de medios, pues más eficaz es la confianza en Dios, en la fuerza del Espíritu y en el poder de la oración. Según San Juan "lo que ha conseguido la victoria sobre el mundo es nuestra fe" (1 Jn 5,4).
En resumen, exhortamos a todos los cristianos a nivel personal, familiar, social y eclesial a coger la invitación evangélica que nos hace el Papa de "remar mar adentro" al encuentro con Jesucristo vivo, y echar las redes en la pastoral  familiar para "DEJAR A DIOS SER DIOS EN NUESTRAS VIDAS".
 

 
LANZAN MONUMENTAL BASE DE DATOS CON RECURSOS SOBRE LA FAMILIA
 
WASHINGTON DC, 13 Dic. 02 (ACI).- Con notables investigaciones en diversos campos de las ciencias sociales, se ha lanzado en Internet la base de datos "Familia y Sociedad" –www.familydatabase.org– que ofrece a los usuarios numerosos recursos sobre temas relacionados con este binomio.
El sitio web contiene actualmente más de 1,200 investigaciones y conclusiones empíricas sobre la familia desde los campos de la sociología, economía, antropología y medicina, entre otros.
Según los responsables de la base de datos, "la clave usada es la investigación empírica, no un resumen ni un extracto de algún artículo. Las fuentes principales serán libros académicos, así como publicaciones de investigación".
Asimismo, los encargados presentaron un "ejemplo de búsqueda" como aparece en la base de datos:
Descubrimiento: "El divorcio de los padres tiene un impacto directo en los comportamientos interpersonales de los niños, y hace al matrimonio menos atractivo aumentando el riesgo de divorcio en los hijos. Comparado con parejas de familias intactas, los niños de padres divorciados tienen más tendencia a tener un estilo interpersonal marcado por el comportamiento problemático –problemas de ira, celos, sentimientos de daño, comunicación e infidelidad–, y estos problemas interpersonales aumentan en su momento el riesgo posterior de divorcio".
Descripción de la Muestra: 1,118 adultos casados en 1980.
Fuentes: Paul R. Amato, "Explicación de la Transmisión Intergeneracional de Divorcio". Diario de Matrimonio y la Familia. Vol. 58, Número. Agosto, 1996. Páginas 628-640.
Por otro lado, los impulsores de la página explicaron que "el público primario de los trabajos son congresistas, asesores y periodistas. Sin embargo, esta base de datos también será dirigida a estudiantes para ponerle fin al hecho de algunos profesores que son tan ideológicos que no exponen a sus estudiantes la literatura sobre la familia y la religión".
"Habrá también otro tipo de público: clero, profesores, padres de familia, estudiantes de institutos y equipos de debate. Y cuando la base de datos crezca más en tamaño se podrán incluir a estudiantes graduados y académicos", agregaron.
Según los encargados del proyecto, "Familia y Sociedad" tiene la intención de "cooperar con otras instituciones y eruditos especialistas que pueden contribuir desde muchas partes del mundo".
Finalmente, explicaron que "la forma más simple de colaboración es por Internet. Esto implica entradas ocasionales pero significativas de búsqueda. Otra colaboración más intensa sería una revisión de la literatura particular para hacer la base de datos más robusta en aquella área".
Los que deseen colaborar pueden escribir un correo electrónico a Pat Fagan en Pat.Fagan@heritage.org
 
www.aciprensa.com
 

 
BUENOS AIRES: LOS ORGANISMOS DE CRÉDITO QUIEREN DESTRUIR LA FAMILIA
 
El arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, denunció que “las organizaciones mundiales de crédito están promoviendo leyes inicuas de destrucción de la familia, de banalización de la sexualidad, que ponen en peligro la salud moral de la población”. Así se refirió al reparto indiscriminado de preservativos que se propone el Ministerio de Salud de la Nación, para “cambiar los hábitos culturales”. Ello se hará “con un gran soporte propagandístico y se admite también que será necesario un acuerdo con el Banco Mundial”.
 
 

 
Auténtico «caballo de Troya» en «salud reproductiva», denuncian abogados católicos

BUENOS AIRES, 17 diciembre 2002 (
ZENIT.org).- Según la Corporación de Abogados Católicos, un proyecto de ley que estudia el Congreso de Argentina no sólo es «contraproducente» y «anticonstitucional», sino que arroja «mayor confusión en cuanto al contenido y límites de los derechos que proclama proteger».
En un informe remitido al titular de la Cámara Alta, Juan Carlos Maqueda, la agrupación que preside Eduardo Quintana señaló que algunas de las normas previstas en el «Régimen Integral de los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes» son «sumamente criticables, especialmente en materia de educación sexual y salud reproductiva», recoge la Agencia católica AICA .
El proyecto permite «una indebida intervención del Estado en desmedro del derecho-deber de los padres de educar a sus hijos y de éstos a ser educados por sus padres, lo que constituye una violación de los principios de subsidiariedad y de bien común», advierten los colegiados.
«El objetivo evidente de esta norma --subrayó el presidente de la agrupación de abogados-- es darle un marco y cobertura legal a políticas, programas y acciones del Estado en materia de salud reproductiva, que se orientan principalmente a la anticoncepción que en muchos casos tiene efectos abortivos violatorios del derecho básico a la vida de los niños por nacer protegido por nuestro ordenamiento jurídico».
«Así, la maraña de artículos inocuos, hacen las veces de un caballo de Troya --manifestó la Corporación-- que oculta las normas que realmente son eficaces respecto al objetivo denunciado».
Por este motivo, recordó que «la función del Estado respecto a la protección de la niñez no debe basarse en la creación indiscriminada y superpuesta de organismos burocráticos a través de los cuales muchas veces se implementan políticas activas que pasan por encima de la potestad de los padres».
Al contrario, el papel del Estado «debe ser siempre subsidiario de la principal acción y responsabilidad de los padres».
ZS02121709
 


EMBESTIDA BAGUALA CONTRALA FAMILIA: BANCO INTERAMERICANO DE DESARROLLO PRESTA AL URUGUAY U$S 45.000.000 PARA "PREVENIR EL EMBARAZO ADOLESCENTE" Y... "PROMOVER LA SALUD REPRODUCTIVA"
 
Álvaro Fernández
 
La noticia
 
Antes de que transcurriera una semana desde la aprobación de la ley de aborto en la Cámara de Diputados, el pasado lunes 16 de diciembre el Secretario de la Presidencia, Raúl Lago y el Ministro de Salud Pública, Alfonso Varela suscribieron un acuerdo en la Sala de Conferencias del Edificio Libertad, con el objetivo "coordinar y fortalecer las acciones que se vienen cumpliendo a ambos niveles para la prevención del embarazo precoz y la promoción de la salud reproductiva" (1). Este acuerdo se inscribe en el marco del Programa Integral de Infancia, Adolescencia y Familia en Riesgo, que se complementa con el Programa "Setiembre" del Ministerio de Salus Pública (MSP), desde el cual se realiza un seguimiento de las madres adolescentes con el objeto de prevenir subsiguientes embarazos no deseados. 
El Programa Integral de Infancia, Adolescencia y Familia en Riesgo, recibirá del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) U$S 45 millones de dólares, que se ejecutarán en 4 años (2).
Para preparar el terreno, la Secretaría de la Presidencia entregará al MSP 14 PC y 4 impresoras, que servirán de soporte informático al Programa "Setiembre", además de 1.000 afiches que tienen como objetivo difundir la disponibilidad gratuita de los métodos anticonceptivos.
Con los fondos del BID, se formarán promotores adolescentes en "salud sexual y reproductiva", se capacitarán técnicos del MSP en todo el país en "salud sexual y reproductiva" de adolescentes; se "mejorarán" los espacios de atención diferenciada para los adolescentes en los centros de salud y policlínicas de todo el país; y se asistirán y seguirán con el objetivo de prevenir un próximo embarazo, a unas 2.000 madres y padres adolescentes de todo el país.
Según otras fuentes (2), las madres que contactarán el MSP y el Programa de Infancia, Adolescencia y Familia en Riesgo, serán alrededor de 6.000. De acuerdo con LA REPÚBLICA, en el año 2001 nacieron unos 8.500 niños de madres cuya edad promedio es de unos 18 años; el 70% de los niños nacidos son hijos de beneficiarias del sistema público de la salud. 
Esta tarea de "prevención", se lleva a cabo según afirmara el Ministro de Salud PúblicaAlfonso Varela"en todos los centros de salud", donde "existen distintos métodos anticonceptivos gratuitos, a disposición de la población usuaria de los hospitales". Entre estos métodos, el DIU es el más "popular" (70%)
Según voceros del Programa de Infancia, Adolescenencia y Familia en Riesgo, se pretende sensibilizar a diversos organismos estatales con el fin de ir incorporando poco a poco, la "salud reproductiva" en los programas oficiales de enseñanza. En el 2003, se estima que la "salud reproductiva" se incorporará a los programas de estudio de unas 200 escuelas. También en el próximo año funcionarios del Estado irán casa por casa de las madres adolescentes que tuvieron su primer hijo en el Pereira Rossell, con el fin de ofrecerles anticonceptivos para "ayudarlas" a prevenir futuros embarazos.
Según ciertas encuestas, son las madres con menos "instrucción" las que tienen más hijos, mientras que las más "cultas" tienen menos hijos. De acuerdo con Beatriz Olivera (4), asistente social del Plenario de Mujeres del Uruguay, estas mujeres repiten a menudo la experiencia de sus antecesoras: "en varias ocasiones las madres y las abuelas de las adolescentes también tuvieron hijos durante esa etapa de la vida. Muchas veces el único proyecto de vida que tienen esas adolescentes es convertirse en madres, cuidar a su hijo y ser "alguien" en el barrio, pasando a tener otro rol".
 
Nuestra opinión
 
Sin duda compartimos la idea de que es necesario prevenir el embarazo adolescente. Los hijos, tienen derecho a ser concebidos, a nacer y a criarse dentro del matrimonio formalmente constituido por un padre y una madre capaces de crear un ambiente adecuado para su desarrollo.
Pero hay formas y formas de prevenir el embarazo. No creemos que el reparto de anticonceptivos sea lo más adecuado, por las siguientes razones:
1) El fomento de una mentalidad anticonceptiva, no reduce, sino que aumenta el número de embarazos adolescentes y de abortos en cualquier sociedad.
2) Los programas que promueven la anticoncepción han fracasado rotundamente en todos los países del mundo -ver el artículo siguiente-, incluso en los Estados Unidos, donde tiene su sede el BID.
3) No es el Estado, sino los padres, quienes deben encargarse de la educación de sus hijos en materia de sexualidad y afectividad. Si los padres no tienen la formación suficiente para ello, el Estado deberá facilitar los recursos para que las organizaciones de la sociedad civil los ayuden a formarse para desempeñar mejor su indelegable tarea educativa; pero siempre teniendo en cuenta que el rol del Estado es subsidiario respecto al rol de la familia y al de los cuerpos intermedios. 
4) El Estado no puede imponer cierto modelo de educación sexual o de prevenención del embarazo en forma masiva, sin considerar en absoluto otras formas de prevención gratuitas e inofensivas como la abstinencia hasta el matrimonio. Es la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) la que en el caso de la prevención del SIDA, promueve además del uso del preservativo, la pareja estable y la abstinencia
5) Es importante tener en cuenta que el préstamo del BID no tiene como único fin "prevenir el embarazo precoz", sino también "promover la salud reproductiva": en buen romance, promover la anticoncepción a todos los niveles
6) El voluminoso préstamo del BID no parece considerar que Uruguay es un país subpoblado, donde lejos de ser necesarios programas de control poblacional, son necesarios programas de desarrollo -como el que el propio BID está financiando para productores agropecuarios del sector ganadero-. 
7) Es mentira que los DIUs sean meros anticonceptivos: son lisa y llanamente ABORTIVOS.
8) Este tipo de préstamo, recuerda en cierto modo a aquellos productos farmacéuticos y/o plaguicidas agrícolas que luego de haber fracasado en el primer mundo, siguen siendo vendidos a los países pobres del Tercer Mundo.
9) Identificar a las "madres prolíficas" con "ignorancia" y/o "falta de instrucción", al tiempo que se identifica a las madres que tienen pocos hijos con un mayor nivel de intelectual, lleva a degradar la maternidad, como si esta fuera propia de personas incultas, poco instruidas y mediocres, incapaces de alcanzar ciertas cotas de "éxito" en sus vidas, aparte de ser madres. ¿Quiénes son los asistentes sociales para decidir cuáles son los proyectos que deben guiar la vida de las mujeres, o los roles que ellas deben asumir
10) Se habla de "prevención del embarazo" como si se tratara de una enfermedad, de una epidemia -alguna legisladora de la Comisión de Equidad y Género ha hablado hasta de "pandemia"-... Y esto es un gravísimo error, desde que el embarazo -que insistimos, debe tener lugar dentro del matrimonio- es un hecho natural que se produce cuando dos personas mantienen una relación sexual. Cuando el espermatozoide del varón y el óvulo de la mujer se juntan, no se produce un tumor, sino que se concibe un hijo. 
11) Finalmente, debemos destacar que el Ministro Varela no aclara -y esto es de capital importancia- si los anticonceptivos que tiene el MSP disponibles para prevenir el embarazo son entregados directamente a los menores, o si es necesario el consentimiento de sus padres. Sería una barbaridad que un programa promovido por el Estado y por un organismo internacional como el BID, atentaran contra la patriapotestad. Lo mínimo que se le puede pedir a un programa de estas características, es que los padres de las adolescentes sean informados y tenidos en cuenta a la hora de autorizar el suministro de anticonceptivos a sus hijas.
12) También sería razonable que un programa de prevención del embarazo adolescente, diera espacios para promover la abstinencia como método alternativo. El suministro indiscriminado de anticonceptivos, debería ser -por lo menos- controlado o testeado contra una muestra piloto de personas a las cuales se les proponga vivir la abstinencia hasta el matrimonio. Si una parte de los U$S 45.000.000 de dólares se destinara a esta forma de prevención, al menos no se podría decir que hay intereses creados por parte de quienes venden anticonceptivos y preservativos. Existen distintas instituciones en nuestro país que podrían actuar como formadores y/o multiplicadores en ésta área
 
Ser madre adolescente no es lo ideal; pero tampoco es un delito
 
Algunos asistentes sociales se han quejado de que las direcciones que les daban en el hospital las madres adolescentes, eran con frecuencia erradas. Seguramente, no quieren que ciertas personas alteren su proyecto vital, que consiste principalmente en ser madres. Porque ser madre adolescente puede ser un problema social que afecta el derecho de los hijos a nacer en una familia bien constituida; pero no es ni un pecado, ni un delito asumir la responsabilidad por el error cometido y llevar el embarazo a término. Mejor que nosotros lo ha dicho Serafín J. García:
 
No l'importe, m'hija, qu'el pago mermure
y ensucén su nombre los que la crén mala.
¡Más piores son esas que matan sus crías
pa´ poder ansina seguir siendo honradas!

Cuando nasca su hijo, ¡que lo sepan tuitos!:
¡mamará en sus pechos, dormirá en su falda;
será su cachorro nomás, ande quiera,
pues ser madre, m'hija, no es nunca una falta!
 
(1) Diario El País, 16 de Diciembre de 2002.
(2) Para tener una idea de la magnitud de este apoyo, hay que tener en cuenta que el Programa Nacional de Apoyo al Pequeño Productor Agropecuario (PRONAPPA) que apoyó con Crédito, Asistencia Técnica y Capacitación a unos 14.000 productores carenciados del medio rural, recibió del Fondo Internacioal de Desarrollo Agrícola tan sólo 11 millones de dólares -los otros U$S 9 millones los aportó el gobierno nacional-. El programa se ejecutó en 7 años. 
(3) Diario La República, 17 de Diciembre de 2002
(4) Diario La República, 17 de Diciembre de 2002

LA EDUCACIÓN SEXUAL DE LOS ÚLTIMOS TREINTA AÑOS NO PREVIENE EL EMBARAZO DE LOS ADOLESCENTES

Un macroestudio revisa la incidencia de los programas preventivos en el mundo desarrollado

Aceprensa - Servicio 162/02, 4/12/2002.- El British Medical Journal (324: 1426; 2002) ha publicado un estudio sobre la incidencia de las campañas y programas escolares impartidos en los últimos treinta años con vistas a lograr el retraso de la actividad sexual, el aumento del uso de anticonceptivos y la reducción de embarazos en adolescentes. Ha sido realizado por cuatro profesores del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística de la Universidad McMaster (Ontario). Los autores concluyen que la educación sexual que se ha impartido desde 1970 no ha conseguido ninguno de esos tres objetivos.
El trabajo ha revisado decenas de estudios, publicados o no (conferencias, informes técnicos, etc.), sobre la eficacia de las clases de educación sexual en colegios y de los programas para jóvenes promovidos por ONG, centros de planificación familiar, campañas gubernamentales, etc., en la prevención de embarazos en jóvenes de 11 a 18 años. Se han utilizado estudios de América del Norte, Australia, Nueva Zelanda y Europa (salvo los países del Este), desde 1970 hasta diciembre de 2000.
Se han excluido los estudios de incidencia de los programas en universidades; los que evalúan solamente conocimientos y actitudes; los que miden el uso de preservativos –los participantes podrían estar utilizando otros métodos anticonceptivos–; y los que solo controlan el número de nacimientos, ya que excluyen los abortos.
Tras el meta-análisis, 30 estudios en 9.642 chicas adolescentes demuestran que los programas no logran que las jóvenes retrasen las relaciones sexuales. Otros 11 estudios en 7.418 jóvenes llegaron a la misma conclusión, en este caso para los varones. Los autores tampoco han descubierto aumentos significativos en el uso de anticonceptivos por parte de los adolescentes después de participar en algún programa de prevención de embarazos. En este punto, 12 estudios en 8.019 jóvenes concluyen que los programas no han reducido el índice de embarazos; además, cinco estudios señalan un aumento del número de embarazos después de participar en los programas de prevención.
El número de embarazos en adolescentes preocupa mucho, sobre todo en los países con los índices más elevados, como Estados Unidos y Gran Bretaña. Según el Instituto Alan Guttmacher, en 1997 hubo 93 embarazos por cada 1.000 adolescentes en Estados Unidos; 62,6 en Inglaterra y Gales; y 42,7 en Canadá. Esta medida incluye nacimientos y abortos espontáneos y provocados. Según datos de UNICEF, en 2002, 52 adolescentes de cada 1.000 de entre 15 y 19 años tuvieron un hijo en Estados Unidos (primer puesto de los países ricos) y 30 de cada 1.000 en Gran Bretaña (segundo puesto del mundo y primero de Europa). Japón, Suiza, Holanda y Suecia tiene menos de 7.
El estudio publicado en el BMJ es muy técnico y apenas da razón de las diferencias entre países, errores de las campañas, causas, etc., ya que la prioridad era medir la eficacia de los programas de prevención. Sin embargo, aporta algunas claves al respecto. Por ejemplo, se dan menos embarazos cuando las chicas participan en programas “multifaceta”, menos superficiales que las clases de anatomía o el reparto de preservativos. El estudio afirma que los jóvenes tienen información, pero que la prevención mejora mucho cuando los programas incluyen además seguimiento de los participantes; sesiones individuales; actividades alternativas; lecciones de autoestima y de relaciones con los padres; información sobre enfermedades de transmisión sexual; insistencia en la responsabilidad sexual, etc. Estos programas, al ser más profundos, suelen hablar de la abstinencia, una estrategia que se ha demostrado mucho más eficaz (ver servicio 20/01).
Otro aspecto destacable es que los embarazos son más frecuentes cuando la adolescente es hija de familia monoparental y cuando los ingresos familiares son bajos. Un editorial del mismo BMJ (324: 51; 2002) recordaba que los jóvenes de 14 a 17 años que viven con sus padres retrasan más tiempo las relaciones sexuales que quienes viven en otra situación familiar, con independencia de otros factores como la procedencia social, la edad o la situación económica. Y concluía que “sin una educación sexual impartida por padres y madres, la tasa de embarazos en adolescentes británicas seguirá siendo alta aunque mejore el acceso a los anticonceptivos”.
España, según datos de UNICEF, tiene una tasa de 9 embarazos por cada 1.000 adolescentes, y está entre los seis países desarrollados con la tasa más baja. Pero a la vista de la eficacia de los programas de prevención de los últimos treinta años, sorprende que el Ministerio de Sanidad destine un millón de euros en una repetitiva campaña de promoción de preservativos: Protégete, como medio para evitar los embarazos de jóvenes, las enfermedades de transmisión sexual y el SIDA.

DEFENSA DE LA VIDA 

 
CORREO FEMINISTA DESENMASCARA FEROCIDAD ANTICATÓLICA DE ABORTISTAS
 
MONTEVIDEO, 12 Dic. 02 (ACI).- Una defensora de la mujer envió a la redacción de ACI Prensa un mensaje de correo electrónico firmado por la diputada Margarita Percovich poco después de la aprobación parcial de la legalización del aborto en Uruguay, que confirma los vínculos abortismo-movimiento feminista y la ferocidad anticatólica de esta alianza.
El mensaje dice textualmente lo siguiente:
 
"Queridísimas amigas todas:
 
¡Anoche a las 24 horas del Uruguay (hora de las brujas) logramos aprobar en la Cámara de Diputados (y gloriosas diputadas) la legalización del aborto!!!!
 
Nos queda el dificilísimo trámite de la Cámara de los "padres de la patria " (los señores senadores), pero hoy estamos felices de haber logrado en este tramo del sistema político (47 a favor y 40 en contra) dar un debate que nos dejó en claro que, a pesar de Bush, de JPII y del Opus, la sociedad uruguaya y la mayoría de sus representantes dieron un salto importante en desenmascarar una cultura de la hipocresía.
 
Y reconocieron que las mujeres ¡tenemos derechos sexuales y reproductivos!!!
 
Besos a todas,
 
Margarita Percovich
Diputada feminista del Frente Amplio"
 
En efecto, el martes 10 a la medianoche las feministas uruguayas presentes en la Cámara Baja lograron la aprobación del polémico proyecto de ley de "defensa de la salud reproductiva", que incluye la liberalización total del aborto, por una diferencia de siete votos y la ausencia de doce parlamentarios.
Percovich es una de las funcionarias más representativas del feminismo en el gobierno y una de las más "comprometidas" con la legalización del aborto. Como se observa en el mensaje, la aprobación parcial de la ley ha resultado una "gran victoria" para su movimiento.
Sin embargo, para que entre en vigor, el proyecto -presentado por la parlamentaria del Partido Colorado Glenda Rondán- deberá ser votado en el Senado, donde hasta el momento no cuenta con el apoyo necesario, y luego requeriría la sanción del Presidente Jorge Batlle, quien se ha comprometido a vetarlo.
 
Compromiso feminista
 
Uruguay tiene una de las legislaciones más favorables al aborto en América del Sur y permite el procedimiento en caso de violación, riesgo de vida de la madre o problemas congénitos graves.
La intención de las feministas es modificar la norma vigente -que rige desde hace 64 años- y permitir abortos por cualquier motivo. Según su proyecto legal, para que una mujer se someta a un aborto bastará que "alegue ante el médico circunstancias derivadas de las condiciones en que ha sobrevenido la concepción: situaciones de penuria económica; sociales; familiares o etáreas, que a su criterio le impidan continuar con el embarazo en curso".
Como en otras latitudes, el compromiso de las feministas es la liberalización total del aborto. Donde éste no es legal, comienzan por introducir "excepciones" y donde ya hay excepciones, buscan "ampliaciones".
En este camino, las feministas han señalado a la Iglesia Católica como su principal obstáculo, por la enérgica defensa que hace de los no nacidos, y no han dudado en descargar insultos y falsas acusaciones contra obispos, sacerdotes y laicos uruguayos.
 
Reacción de la Iglesia
 
A pesar de la campaña anticatólica de varios diputados que alegaron haber "recibido presiones de la Iglesia", el Obispo de San José, Mons. Pablo Galimberti aseguró que con la medida "olímpicamente se barren, de pisotean derechos fundamentales".
"A esos que se sienten presionados, habría que preguntarles si esa acusación que dirigen a la Iglesia no debieran buscarla en ellos mismos. Están proyectando en el otro una presión de la cual ellos quieren liberarse. ¿Cómo un diputado va a decir: 'Yo no estoy de acuerdo con el aborto en mi casa, con mi familia, pero si es para la sociedad yo apoyo la ley'? Eso no resiste un razonamiento sereno", señaló el Obispo.
Asimismo, precisó que los parlamentarios sí ceden a presiones externas. "Las Naciones Unidas presionan. Por ejemplo, los países que se van a integrar ahora a la Unión Europea, tienen que votar algunas leyes, son presionados. Al igual se da en la ONU, para imponer determinadas visiones de la vida y de la familia. Me extraña que haya tan poca crítica frente a eso, y estén tan preocupados porque alguna expresión de la Iglesia les haya caído mal. Hay una irritabilidad muy curiosa, que me llama la atención", comentó.
 
Derechos reproductivos = aborto
 
Para el Obispo, hablar de "derechos reproductivos" para justificar el aborto es una manipulación difundida que requiere aclaración. "Los derechos humanos son frutos de un mismo árbol, que es la dignidad humana", y por lo tanto decir que se defiende "a la mujer del trance de un 'embarazo no deseado' y no defender al mismo tiempo la vida humana que tiene adentro, es justamente una visión dualista de la ética social".
"Esa no concordancia de derechos fundamentales puede llevar progresivamente a un resquebrajamiento del sistema democrático, donde los derechos humanos y las democracias cada vez son más formalismos vacíos, palabreríos, inflación verbal, pero sin contenidos reales", advirtió y expresó su confianza en que los senadores "reaccionen" al momento de evaluar el proyecto.
 
www.aciprensa.com
 

 
QUIÉN ES QUIÉN: SOBRE LA VOTACIÓN DE LA LEY DE ABORTO EN URUGUAY
 
Hemos perdido una batalla. Importante, pero batalla al fin. No es la guerra. El partido es a diez mil tantos. Y aunque sorprendidos por el resultado –hace una semana estábamos mucho más cerca de la victoria- no debemos olvidar que el trabajo y las firmas de todos los que participaron en esta campaña, ayudó sin duda a revertir el resultado de una votación que al principio, era sumamente desfavorable debido a la mayoría parlamentaria con que cuenta el Encuentro Progresista - Frente Amplio. Salvo raras y honrosas excepciones, esta fuerza política votó a favor del aborto. Por eso, a todos los que colaboraron, muchas, muchas gracias.
Ahora tenemos por delante la etapa del Senado. Necesitaremos de todos y cada uno para que lograr que se respete al más fundamental derecho humano: el derecho a la vida. Contamos con el apoyo real, moral y espiritual de nuestros amigos para encarar el futuro.
Queremos destacar especialmente, lo positivo de esta campaña, y aún de esta derrota:
Finalmente, queremos recordar a todos quienes votaron a favor de la ley, quienes en contra, y quienes se abstuvieron. Es bueno tener presentes sus nombres. Ahora, y en el momento de votar una lista en las próximas elecciones.
 
VOTARON A FAVOR DE LA LEY DE ABORTO:
 
POR EL FRENTE AMPLIO – ENCUENTRO PROGRESISTA:
 
Guillermo Álvarez – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo.
Guillermo Chifflet – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo. 
Carlos Riberós – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo (Suplente del Diputado Artigas Melgarejo).
José Luis Blasina – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo.
Daisy Tourné – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo. Integra el Grupo Parlamentario Interamericano sobre Población y Desarrollo de la IPPF (International Planned Parenthood Federation), la multinacional del aborto; participó en la última reunión del grupo, que se llevó a cabo en Quito entre el 16 y el 18 de octubre de 2002.
Carlos Pita – Corriente Popular (CP) – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo.
Silvana Charlone – Espacio 90 – Lista 90 – Montevideo.
Nora Castro – Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros (MLN) – Movimiento de Participación Popular (MPP) – Lista 609. Montevideo.
Juan Domínguez - Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros (MLN) – Movimiento de Participación Popular (MPP) – Lista 609. Montevideo.
Lucía Topolanski – Movimiento de Liberación Nacional – Tupamaros (MLN) – Movimiento de Participación Popular (MPP) – Lista 609. Montevideo. Es la mujer de José Mujica, Senador por el MPP.
Raúl Sendic (hijo) – Movimiento 26 de Marzo (“A. T”) – Lista 609 – Montevideo.
Jorge Orrico – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Montevideo.
Enrique Pintado – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Montevideo.
Raquel Barreiro – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Montevideo.
Brum Canet – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Montevideo.
José Bayardi – Vertiente Artiguista – Lista 77 – Montevideo. 
Margarita Percovich – Vertiente Artiguista – Lista 77– Montevideo.
Martín Ponce de León – Vertiente Artiguista – Lista 77 – Montevideo.  
Juan José Bentancor – Vertiente Artiguista – Lista 77 – Montevideo. 
Doreen Javier Ibarra – Frente Izquierda de Libertación (FIDEL) – Lista 1001 – Montevideo.
Ramón Legnani – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Canelones.
José Carlos Mahía – Partido Socialista – Espacio 90 – Lista 90 – Canelones.
Luis Gallo (hijo) – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Canelones (Suplente del Diputado Luis Gallo Imperiale, uno de los autores del Proyecto de Ley).
María de los Ángeles Balparda – Movimiento 26 de Marzo (“A. T”) – Lista 609 – Canelones. (Suplente del Diputado Ernesto Agazzi).
Edgar Bellomo – Confluencia Frenteamplista. Alianza Progresista (AP) – Lista 738 – Canelones.
José Homero Mello – Partido Socialista (PS) – Espacio 90. Lista 90 – Paysandú.
Ruben Obispo – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Paysandú.
Darío Pérez – Cabildo 2000 – Maldonado.
Enrique Pérez Morad – Cabildo 2000 - Maldonado
Roque Arregui  - Partido Socialista – Espacio 90 – Soriano.
Artigas Barrios – Partido Socialista – Espacio 90 – Rocha.
Ricardo Castromán – Partido Socialista – Espacio 90 – Río Negro.
Roberto Conde – Partido Socialista – Espacio 90 – Florida.
Gustavo GuarinoConfluencia Frenteamplista – Alianza Progresista – Cerro Largo
Humberto Ruocco – Partido Socialista – Espacio 90 – Tacuarembó.
 
POR EL PARTIDO COLORADO:
 
Gustavo Silveira – Lista 15 – Cerro Largo. Manifestó en reiteradas ocasiones y a distintas personas, estar profundamente conmovido luego de ver el video sobre aborto “Salvemos a los dos”, así como su intención de votar contra la ley. Inexplicablemente, cambió su voto a último momento. 
Gustavo Amén – Foro Batllista – Lavalleja.
Yeanneth Puñales – Foro Batllista – Rocha.
Ruben Bertín – Batllismo Lista 15 (Suplente del Diputado Daniel Bianchi, uno de los promotores de la ley).
Juan Máspoli – Batllismo Lista 15 – Flores. 
Wilmer Trivel – Batllismo Lista 15 – Artigas.
Pedro Sande – Batllismo Lista 15.
Glenda Rondán – Batllismo Lista 15 – Montevideo.
 
POR EL PARTIDO NACIONAL:
 
Roberto Arrarte – Nueva Fuerza Nacional – Rocha. El Diputado Arrarte hizo caso omiso con su voto afirmativo, de la Carta Orgánica del Partido Nacional -al que representa-, en la cual se reconoce el derecho a la vida desde el momento de la concepción
 
POR EL PARTIDO NUEVO ESPACIO:
 
Felipe Michelini – Lista 99 000 – Montevideo.
 
POR EL PARTIDO INDEPENDIENTE:
 
Ricardo Falero – Canelones.
 
VOTARON EN CONTRA DE LA LEY DE ABORTO:
 
POR EL PARTIDO ENCUENTRO PROGRESISTA- FRENTE AMPLIO:
 
Daniela Paysée – Asamblea Uruguay – Lista 2121 – Montevideo. (Suplente del Diputado José Baraibar)
José Luis Veiga – Alianza Progresista (AP) Lista 738 – Montevideo.
Orlando Gil Solares – Alianza Progresista (AP Lista 738) – Colonia.
Ramón Fonticiella – Partido Demócrata Cristiano – Salto.
 
POR EL PARTIDO COLORADO
 
Rubén Diaz – Foro Batlllista Lista 2000 – Montevideo.
Oscar Magurno – Foro Batllista – Lista 2000 – Montevideo.
Tabaré Hackembruch (hijo) – Foro Batllista – Canelones.
José Orihuela – Foro Batllista – Canelones. ( Suplente del Diputado Ricardo Molinelli)
Walter Vener – Foro Batllista – Soriano.
Alejo Fernández Cháves – Foro Batllista – Maldonado.
Guido Machado – Foro Batllista – Rivera.
Diana Saravia – Foro Batllista – Treinta y Tres.
José Amorin – Batllismo Lista 15 – Montevideo.
Jorge Barrera – Batllismo Lista 15 – Montevideo.
Felix Laviña – Batllismo Lista 15 – Montevideo.
Gabriel Pais – Batllismo Lista 15 – Montevideo.
Raymond Guynot de Boismenú – Batllismo Lista 15 - Río Negro. (Suplente del Diputado Ruben Carminatti)
Daniel Garcia Pintos – Batllismo Lista 15, Nueva Fuerza Colorada – Montevideo.
Eduardo Chiesa – Batllismo Lista 15 – Canelones.
Juan Justo Amaro – Batllismo Lista 15 – Florida.
 
POR EL PARTIDO NACIONAL
 
Gustavo Penadés – Herrerismo – Lista 71 – Montevideo.
Jaime Trobo – Herrerismo – Lista 71 – Montevideo.
Gustavo Borsari – Herrerismo – Lista 71 – Montevideo.
Beatriz Argimón – Correntada Wilsonista – Montevideo.
Sebastián Da Silva – Desafío Nacional – Lista 903 – Montevideo. (Suplente del Diputado Alvaro Alonso)
Julio Cardozo – Alianza Nacional – Tacuarembó.
Luis Alberto Lacalle (Hijo) – Acción Comunitaria – Lista 400 – Canelones.
Fernando Araujo – Lista 15 – Rivera.
Nelson Bosch – Herrerismo – Durazno.
Luis Leglise – Herrerismo – Salto.
Francisco Ortiz – Herrerismo – Treinta y Tres.
Ricardo Berois – Herrerismo – Flores.
Julio Silveira – Herrerismo – Artigas.
Mario Amestoy – Herrerismo – Maldonado. (Suplente del Diputado Ambrosio Rodríguez)
Carlos González Álvarez – Correntada Wilsonista – Colonia.
Raul Argenzio – Lavalleja.
Arturo Heber – Línea Nacional de Florida – Florida.
Alejandra Rivero – Cerro Largo.
 
POR EL PARTIDO INDEPENDIENTE
 
Pablo Mieres – Montevideo.
Iván Posada – Ex Lista 1999 – Montevideo.
 
SE AUSENTARON DE SALA EN EL MOMENTO DE LA VOTAR LA LEY DE ABORTO:
 
POR EL PARTIDO COLORADO
 
Washigton Abdala – Foro Batllista – Lista 2000 – Montevideo.
Nahum Bergstein – Foro Batllista – Lista 2000 – Montevideo.
Miguel Dicancro – Foro Batllista – Lista 2000 – Montevideo. (Ingreso por licencia del Diputado Ronald Pais)
Alberto Scavarelli – Foro Batllista – Lista 2000 – Montevideo.
Guzmán Acosta y Lara – Foro Batllista – Durazno.
Martha Montaner – Foro Batllista – Tacuarembo.
Pedro Señorale – Foro Batllista.
Alejandro Falco – Batllismo – Lista 15 – Montevideo.
 
AUSENTE CON LICENCIA, SIN SUPLENTE CONVOCADO AL MOMENTO DE VOTAR LA LEY DE ABORTO:
 
Julio Luis Sanguinetti – Foro Batllista – Lista 2000 – Montevideo. (Hijo del Dr. Julio María Sanguinetti, ex – Presidente de la República y actual líder del Foro Batllista)
 
POR EL PARTIDO NACIONAL
 
Julio Lara – Nueva Fuerza Nacional – Canelones.
Alberto Perdomo – Nueva Fuerza Nacional – Canelones.
Jorge Chapper – Herrerismo – San José. (Integra el Grupo Parlamentario Interamericano sobre Población y Desarrollo de la IPPF (International Planned Parenthood Federation), la multinacional del aborto; participó en la última reunión del grupo, que se llevó a cabo en Quito entre el 16 y el 18 de octubre.
 
(Nótese que 8 de los 12 legisladores ausentes (75%), pertenecen al Foro Batllista, sector del Partido Colorado liderado por el Dr. Julio María Sanguinetti)
 
Agradecemos al Sr. Víctor Bordoli la elaboración de buena parte de esta lista.
 

 
EL ABRAZO DE LA MUERTE
 
Al finalizar la votación del proyecto que legaliza al aborto y en consecuencia marca un quiebre en la tradición legislativa uruguaya de respeto y defensa de la vida humana, varios legisladores del Partido Colorado se abrazaron prodigándose felicitaciones y elogios. Pocas veces la aprobación de un proyecto de ley genera tales actitudes, que en otras oportunidades y con relación a otros temas, puede considerarse la alegría producida por un “triunfo político”, pero en la circunstancia parecen una expresión macabra que provoca rechazo cuando no indignación.
En el trámite de la discusión, la sobriedad expresada por algunos legisladores fue matizada por la frivolidad con la que otros adjudicaron al “fundamentalismo” y la “hipocresía” el sustento de la posición contraria a la aprobación del proyecto, pretendiendo descalificar el pesado argumento de la “defensa de la vida” como si esta debiera ser patrimonio de confesiones religiosas sustentadas en dogmatismos caprichosos y antojadizos y no un concepto humanista por excelencia compartido universalmente por mujeres y hombres creyentes y no creyentes.
A tal punto llegó el corrosivo embate al principio de la defensa de la vida que se escucharon voces que argumentaron que la circunstancia económica se constituía en argumento determinante para aprobar la legitimación de la muerte de un ser humano. Desde esta posición se descubre el reconocimiento de una visión utilitaria de la vida humana. Desde esta visión materialista, que reconoce su concepción en la plataforma marxista, varios legisladores del Encuentro Progresista, describieron su decisión mimetizándola con argumentos referidos a los derechos de la mujer.
En pocos temas como en este se puede analizar con claridad el sustento conceptual de las posiciones de los partidos, aunque algunos quieren adjudicarle a su discusión un valor y rango extra político, al punto que se justifican en ello para no pronunciarse. En pocos temas como este las amplias mayorías partidarias se han manifestado claras y estos resultados el ciudadano los debe tener especialmente en cuenta.
El “festejo” de algunos legisladores colorados, la propuesta de otros que para no asumir posición plantearon la realización de un plebiscito y la “coherencia” de la posición casi unánime del Encuentro Progresista a favor de la ley son elementos de juicio que los ciudadanos deben valorar. Lo cierto es que entre todos ellos se han dado el “abrazo de la muerte".
 
 

 
ESTA NAVIDAD NO FELICITES CON TARJETAS UNICEF
 
Unicef, como el resto de organismos de la ONU, son abanderados en la cultura de la muerte, promocionando el aborto, tanto el quirúgico como el químico, en todos los países, pero especialmente en los más pobres (abundante documentación en http://www.puertovida.com/noticiasglobales)
Unicef no quiere eliminar la pobreza sino a los pobres, de forma literal.
Hay numerosísimas organizaciones, muchas de ellas misioneras, que editan felicitaciones.
No compres "christmas" de Unicef para financiar el asesinato de inocentes. Emplea tu dinero en ayudar a las organizaciones que de verdad ayudan a la infancia
Ya de paso te invito a que las felicitaciones no sean motivos invernales sino que tengan iconografía navideña de verdad, es decir  religiosa (no olvidemos que Navidad, es Natividad, es decir el nacimiento del Dios encarnado)
Si crees que esta propuesta es razonable dale difusión

PARA REFLEXIONAR
DEMANDAN A ESCUELAS NEOYORQUINAS POR DISCRIMINAR A CRISTIANOS EN ÉPOCA NAVIDEÑA
 
WASHINGTON DC, 10 Dic. 02 (ACI).- El Centro Legal Tomás Moro entabló ante una corta federal una demanda contra el sistema educativo público de Nueva York por prohibir a los alumnos cristianos exhibir símbolos auténticamente navideños durante las fiestas.
Según los abogados del Centro, la demanda abarca a la Ciudad de Nueva York, el Canciller del Departamento de Educación neoyorquino y otro funcionario del sistema por su política de "Adornos Navideños" que discrimina ilegalmente a los cristianos.
En una de sus políticas, el Canciller prohibe la exhibición de adornos que muestren la Natividad de Jesús durante la temporada navideña, pero expresamente permite y alienta a las escuelas que exhiban la menorá judía, así como la estrella y creciente islámicas.
Aunque los funcionarios arguyen que el objetivo de tal política es "promover el entendimiento y respeto por las diversas creencias y costumbres en la comunidad durante la observancia de las fiestas invernales", para los abogados del Centro la política convierte a los cristianos en ciudadanos de segunda clase.
De acuerdo al abogado Richard Thompson, consejero jefe del Centro, "obligar a las escuelas a permitir sólo la exhibición de símbolos seculares (como árboles navideños) y símbolos de otras religiones, muestra indiferencia y hostilidad contra los cristianos en una de sus temporadas más sagradas".
"Es irónico que la religión que celebra la más grande fiesta del país sea consignada por la ciudad de Nueva York a un status menos favorecido. Es una vergüenza haber llegado a un punto en la historia de nuestra nación en el que 'el respeto por las diversas creencias y costumbres’ signifique discriminar a los cristianos en el tiempo de Navidad".
Actualmente, en las escuelas públicas de Nueva York se observan prominentes menorás pero ninguna imagen de la Natividad. Según la demanda, la ciudad ha violado la Primera Enmienda Constitucional así como el derecho de los padres de familia cristianos de velar por la educación religiosa de sus hijos.
 
www.aciprensa.com
 

 
"'PACEM IN TERRIS', UNA TAREA PERMANENTE"
 
Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de la Paz
 
1 de enero de 2003
 
1. Han transcurrido casi cuarenta años desde aquel 11 de abril de 1963, en que el Papa Juan XXIII publicó la histórica Carta encíclica Pacem in terris. Aquel día era Jueves Santo. Dirigiéndose «a todos los hombres de buena voluntad», mi venerado Predecesor, que moriría dos meses después, compendiaba su mensaje de paz al mundo en la primera afirmación de la Encíclica: «La paz en la tierra, suprema aspiración de toda la humanidad a través de la historia, es indudable que no puede establecerse ni consolidarse si no se respeta fielmente el orden establecido por Dios» (Pacem in terris, Introd., AAS 55 [1963], 257).
 
Hablar de paz a un mundo dividido
 
2. En realidad, el mundo al cual se dirigía Juan XXIII se encontraba en un profundo estado de desorden. El siglo XX se había iniciado con una gran expectativa de progreso. En cambio, la humanidad había asistido, en sesenta años de historia, al estallido de dos guerras mundiales, la consolidación de sistemas totalitarios demoledores, la acumulación de inmensos sufrimientos humanos y el desencadenamiento, contra la Iglesia, de la mayor persecución que la historia haya conocido jamás.
Sólo dos años antes de la Pacem in terris, en 1961, se erigió el «muro de Berlín» para dividir y oponer no solamente dos partes de aquella ciudad, sino también dos modos de comprender y de construir la ciudad terrena. De una parte y de otra del muro la vida tuvo un estilo diferente, inspirado en reglas a menudo contrapuestas, en un clima difuso de sospecha y desconfianza. Tanto como visión del mundo que como planteamiento concreto de la vida, aquel muro atravesó la humanidad en su conjunto y penetró en el corazón y mente de las personas, creando divisiones que parecían destinadas a durar siempre.
Además, justo seis meses antes de la publicación de la Encíclica, mientras en Roma se había inaugurado hacía pocos días el Concilio Vaticano II, el mundo, debido a la crisis de los misiles en Cuba, se encontró al borde de una guerra nuclear. Parecía bloqueado el camino hacia un mundo de paz, de justicia y de libertad. Muchos pensaban que la humanidad estaba condenada a vivir todavía durante largo tiempo en aquellas condiciones precarias de «guerra fría», sometida constantemente a la pesadilla de que una agresión o un percance cualquiera pudieran desencadenar de un día a otro la peor guerra de toda la historia humana. En efecto, el uso de armas atómicas, podía transformarla en un conflicto que habría puesto en peligro el futuro mismo de la humanidad.
 
Los cuatro pilares de la paz
 
3. El Papa Juan XXIII no estaba de acuerdo con los que creían imposible la paz. Con la Encíclica logró que este valor fundamental –con toda su exigente verdad– empezara a hacerse sentir en ambas partes de aquel muro y de todos los muros. A muchos la Encíclica les hizo ver la común pertenencia a la familia humana y les encendió una luz respecto a la aspiración de la gente de todos los lugares de la tierra a vivir en seguridad, justicia y esperanza ante el futuro.
Con su espíritu clarividente, Juan XXIII indicó las condiciones esenciales para la paz en cuatro exigencias concretas del ánimo humano: la verdad, la justicia, el amor y la libertad (cf. ibíd., I: l.c., 265-266). La verdad –dijo– será fundamento de la paz cuando cada individuo tome conciencia rectamente, más que de los propios derechos, también de los propios deberes con los otros. La justicia edificará la paz cuando cada uno respete concretamente los dere­chos ajenos y se esfuerce por cumplir plenamente los mismos deberes con los demás. El amor será fermento de paz, cuando la gente sienta las necesidades de los otros como propias y comparta con ellos lo que posee, empezando por los valores del espíritu. Finalmente, la libertad alimentará la paz y la hará fructificar cuando, en la elección de los medios para alcanzarla, los individuos se guíen por la razón y asuman con valentía la responsabilidad de las propias acciones.
Mirando al presente y al futuro con los ojos de la fe y de la razón, el beato Juan XXIII vislumbró e interpretó los dinamismos profundos que estaban actuando ya en la historia. Sabía que las cosas no son siempre como aparecen exteriormente. A pesar de las guerras y las amenazas de guerras, había algo nuevo que se percibía en las vicisitudes humanas, algo que el Papa consideró como el inicio prometedor de una revolución espiritual.
 
Una nueva conciencia de la dignidad del hombre y de sus derechos inalienables
 
4. La humanidad, escribió, ha emprendido una nueva etapa de su camino (cf. ibíd., I: l.c., 267-269). El fin del colonialismo, el nacimiento de nuevos Estados independientes, la defensa más eficaz de los derechos de los trabajadores, la nueva y agradable presencia de las mujeres en la vida pública, le parecían como otros tantos signos de una humanidad que estaba entrando en una nueva fase de su historia, una fase caracterizada por la «convicción de que todos los hombres son, por dignidad natural, iguales entre sí» (ibíd., I: l.c., 268). Ciertamente, esta dig-nidad era vilipendiada aún en muchas partes del mundo. El Papa no lo ignoraba. Sin embargo es-taba convencido de que, no obstante la situación fuese dramática bajo algunos aspectos, el mundo era cada día más consciente de algunos valores espirituales y cada vez estaba más abierto a la riqueza de contenido de aquellos «pilares de la paz» que eran la verdad, la justicia, el amor y la libertad (cf. ibíd., I: l.c., 268-269). A través del esfuerzo por llevar estos valores a la vida social, tanto nacional como internacional, los hombres y las mujeres serían cada vez más conscientes de la importancia de su relación con Dios, fuente de todo bien, como sólido fundamento y criterio supremo de su vida, ya sea co-mo individuos que como seres sociales (cf. ibíd.). Esta sensibilidad espiritual más aguda –el Papa estaba convencido de ello– tendría también profundas consecuencias públicas y políticas.
Ante la creciente conciencia de los derechos humanos que iba aflorando a nivel nacional e internacional, Juan XXIII intuyó la fuerza interior de este fenómeno y su extraordinario poder de cambiar la historia. Lo que ocurrió pocos años después, sobre todo en Europa central y oriental, fue una excelente prueba de ello. El camino hacia la paz, enseñaba el Papa en su Encíclica, debía pasar por la defensa y promoción de los derechos humanos fundamentales. En efecto, cada persona humana goza de ellos, no como de un beneficio concedido por una cierta clase social o por el Estado, sino como de una prerrogativa propia por ser persona: «En toda convivencia humana bien ordenada y fecunda hay que establecer como fundamento el principio de que todo hombre es persona, esto es, naturaleza dotada de inteligencia y de libre albedrío, y que, por tanto, el hombre tiene por sí mismo derechos y deberes que dimanan inmediatamente y al mismo tiempo de su propia naturaleza. Estos derechos y deberes son, por ello, universales e inviolables, y no pueden renunciarse por ningún concepto» (ibíd., I: l.c., 259).
No se trataba simplemente de ideas abstractas. Eran ideas de vastas consecuencias prácticas, como en seguida demostraría la historia. Basados en la convicción de que cada ser humano es igual en dignidad y que, por consiguiente, la sociedad tiene que adecuar sus estructuras a esta premisa, surgieron muy pronto los movimientos por los derechos humanos, que dieron expresión política concreta a una de las grandes dinámicas de la historia contemporánea. La promoción de la libertad fue reconocida como un elemento indispensable del empeño por la paz. Surgiendo prácticamente en todas las partes del mundo, estos movimientos contribuyeron al derrocamiento de formas de gobierno dictatoriales y ayudaron a cambiarlas con otras formas más democráticas y participativas. En la práctica, demostraron que la paz y el progreso pueden alcanzarse sólo a través del respeto de la ley moral universal, inscrita en el corazón del hombre (cf. Juan Pablo II, Discurso a la Asamblea de las Naciones Unidas, 5 octubre 1995, 3).
 
El bien común universal
 
5. En otro punto el magisterio de la Pacem in terris se mostró profético, anticipándose a la fase sucesiva de la evolución de las políticas mundiales. Ante un mundo que se hacía cada vez más interdependiente y global, el Papa Juan XXIII sugirió que el concepto de bien común debía formularse con una perspectiva mundial. Para ser correcto, debía referirse al concepto de «bien común universal» (Pacem in terris, IV: l.c., 292). Una de las consecuencias de esta evolución era la exigencia evidente de que hubiera una autoridad pública a nivel internacional, que pudiese disponer de capacidad efectiva para promover este bien común universal. Esta autoridad, añadía enseguida el Papa, no debería instituirse mediante la coacción, sino sólo a través del consenso de las naciones. Debería tratarse de un organismo que tuviese como «objetivo fundamental el reconocimiento, el respeto, la tutela y la promoción de los derechos de la persona» (ibíd., IV: l.c., 294).
Por esto no sorprende que Juan XXIII mirara con gran esperanza hacia la Organización de las Naciones Unidas, constituida el 26 de junio de 1945. En ella veía un instrumento válido para mantener y reforzar la paz en el mundo. Justamente por esto expresó un particular aprecio por la Declaración Universal de los Derechos del Hombre de 1948, considerándola «un primer paso introductorio para el establecimiento de una constitución jurídica y política de todos los pueblos del mundo» (ibíd., IV: l.c., 295). En efecto, en dicha Declaración se habían fijado los fundamentos morales sobre los que se habría podido basar la edificación de un mundo caracterizado por el orden en vez del desorden, por el diálogo en vez de la fuerza. Con esta perspectiva, el Papa dejaba entender que la defensa de los derechos humanos por parte de la Organización de las Naciones Unidas era el presupuesto indispensable para el desarrollo de la capacidad de la Organización misma para promover y defender la seguridad internacional.
La visión precursora del Papa, es decir, la propuesta de una autoridad pública internacional al servicio de los derechos humanos, de la libertad y de la paz, no sólo no se ha logrado aún completamente, sino que se debe constatar, por desgracia, la frecuente indecisión de la comunidad internacional sobre el deber de respetar y aplicar los derechos humanos. Este deber atañe a todos los derechos fundamentales y no permite decisiones arbitrarias que acabarían en formas de discriminación e injusticia. Al mismo tiempo, somos testigos del incremento de una preocupante divergencia entre una serie de nuevos «derechos» promovidos en las sociedades tecnológicamente avanzadas y derechos humanos elementales que todavía no son respetados en situaciones de subdesarrollo: pienso, por ejemplo, en el derecho a la alimentación, al agua potable, a la vivienda, a la autodeterminación y a la independencia. La paz exige que esta divergencia se reduzca urgentemente y que finalmente se supere.
Debe hacerse todavía una observación: la comunidad internacional, que desde 1948 posee una carta de los derechos de la persona humana, ha dejado además de insistir adecuadamente sobre los deberes que se derivan de la misma. En realidad, es el deber el que establece el ámbito dentro del cual los derechos tienen que regularse para no transformarse en el ejercicio de una arbitrariedad. Una mayor conciencia de los deberes humanos universales reportaría un gran beneficio para la causa de la paz, porque le daría la base moral del reconocimiento compartido de un orden de las cosas que no depende de la voluntad de un individuo o de un grupo.
 
Un nuevo orden moral internacional
 
6. Es asimismo verdad que, a pesar de muchas dificultades y retrasos, en los cuarenta años transcurridos ha habido un notable progreso hacia la realización de la noble visión del Papa Juan XXIII. El hecho de que los Estados casi en todas las partes del mundo se sientan obligados a respetar la idea de los derechos humanos muestra cómo son eficaces los instrumentos de la convicción moral y de la entereza espiritual. Estas fuerzas fueron decisivas en aquella movilización de las conciencias que originó la revolución no violenta de 1989, acontecimiento que determinó la caída del comunismo europeo. Y aunque se den concepciones erróneas de libertad, entendida como desenfreno, que siguen amenazando la democracia y las sociedades libres, es sin duda significativo que, en los cuarenta años transcurridos desde la Pacem in terris, muchas poblaciones del mundo hayan llegado a ser más libres, se hayan consolidado estructuras de diálogo y cooperación entre las naciones y la amenaza de una guerra global nuclear, como la que se vislumbró drásticamente en tiempos del Papa Juan XXIII, haya sido controlada eficazmente.
A este respecto, con humilde valentía querría observar cómo la enseñanza plurisecular de la Iglesia sobre la paz entendida como «tranquillitas ordinis» – «tranquilidad del orden», según la definición de San Agustín, (De civitate Dei, 19, 13) y a la luz también de las reflexiones de la Pacem in terris, se haya revelado particularmente significativa para el mundo actual, tanto para los Jefes de las naciones como para los simples ciudadanos. Que haya un gran desorden en la situación del mundo contemporáneo es una constatación compartida fácilmente por todos. Por tanto, la pregunta que se impone es la siguiente: ¿qué tipo de orden puede reemplazar este desorden, para dar a los hombres y mujeres la posibilidad de vivir en libertad, justicia y seguridad? Y ya que el mundo, incluso en su desorden, se está «organizando» en varios campos (económico, cultural y hasta político), surge otra pregunta igualmente apremiante: ¿bajo qué principios se están desarrollando estas nuevas formas de orden mundial?
Estas preguntas de vasta irradiación indican que el problema del orden en los asuntos mundiales, que es también el problema de la paz rectamente entendida, no puede prescindir de cuestiones relacionadas con los principios morales. Con otras palabras, desde esta perspectiva se toma también conciencia de que la cuestión de la paz no puede separarse de la cuestión de la dignidad y de los derechos humanos. Ésta es precisamente una de las verdades perennes enseñada por la Pacem in terris, y nosotros haríamos bien en recordarla y meditarla en este cuadragésimo aniversario.
¿No es éste quizás el tiempo en el que todos deben colaborar en la constitución de una nueva organización de toda la familia humana, para asegurar la paz y la armonía entre los pueblos, y promover juntos su progreso integral? Es importante evitar tergiversaciones: aquí no se quiere aludir a la constitución de un superestado global. Más bien se piensa subrayar la urgencia de acelerar los procesos ya en acto para responder a la casi universal pregunta sobre modos democráticos en el ejercicio de la autoridad política, sea nacional que internacional, como también a la exigencia de transparencia y credibilidad a cualquier nivel de la vida pública. Confiando en la bondad presente en el corazón de cada persona, el Papa Juan XXIII quiso valerse de la misma e invitó al mundo entero hacia una visión más noble de la vida pública y del ejercicio de la autoridad pública. Con audacia, animó al mundo a proyectarse más allá del propio estado de desorden actual y a imaginar nuevas formas de orden internacional que estuviesen de acuerdo con la dignidad humana.
 
Relación entre paz y verdad
 
7. Contrastando la visión de quienes pensaban en la política como un ámbito desvinculado de la moral y sujeto al solo criterio del interés, Juan XXIII, a través de la Encíclica Pacem in terris, presentó una imagen más verdadera de la realidad humana e indicó el camino hacia un futuro mejor para todos. Precisamente porque las personas son creadas con la capacidad de tomar opciones morales, ninguna actividad humana está fuera del ámbito de los valores éticos. La política es una actividad humana; por tanto, está sometida también al juicio moral. Esto es también válido para la política internacional. El Papa escribió: «La misma ley natural que rige las relaciones de convivencia entre los ciudadanos debe regular también las relaciones mutuas entre las comunidades políticas» (Pacem in terris, III: l.c., 279). Cuantos creen que la vida pública internacional se desarrolla de algún modo fuera del ámbito del juicio moral, no tienen más que reflexionar sobre el impacto de los movimientos por los derechos humanos en las políticas nacionales e internacionales del siglo XX, recientemente concluido. Estas perspectivas, que anticipó la enseñanza de la Encíclica, contrastan claramente con la pretensión de que las políticas internacionales se sitúen en una especie de «zona franca» en la que la ley moral no tendría ninguna fuerza.
Quizás no hay otro lugar en el que se vea con igual claridad la necesidad de un uso correcto de la autoridad política, como en la dramática situación de Oriente Medio y de Tierra Santa. Día tras día y año tras año, el efecto creciente de un rechazo recíproco exacerbado y de una cadena infinita de violencias y venganzas ha hecho fracasar hasta ahora todo intento de iniciar un diálogo serio sobre las cuestiones reales en litigio. La situación precaria se hace todavía más dramática por el contraste de intereses entre los miembros de la comunidad internacional. Hasta que quienes ocupan puestos de responsabilidad no acepten cuestionarse con valentía su modo de administrar el poder y de procurar el bienestar de sus pueblos, será difícil imaginar que se pueda progresar verdaderamente hacia la paz. La lucha fratricida, que cada día afecta a Tierra Santa contraponiendo entre sí las fuerzas que preparan el futuro inmediato de Oriente Medio, muestra la urgente exigencia de hombres y mujeres convencidos de la necesidad de una política basada en el respeto de la dignidad y de los derechos de la persona. Semejante política es para todos incomparablemente más ventajosa que continuar con las situaciones del conflicto actual. Hace falta partir de esta verdad. Ésta es siempre más liberadora que cualquier forma de propaganda, especialmente cuando dicha propaganda sirviera para disimular intenciones inconfesables.
 
Las premisas de una paz duradera
 
8. Hay una relación inseparable entre el compromiso por la paz y el respeto de la verdad. La honestidad en dar informaciones, la imparcialidad de los sistemas jurídicos y la transparencia de los procedimientos democráticos dan a los ciudadanos el sentido de seguridad, la disponibilidad para resolver las controversias con medios pacíficos y la voluntad de acuerdo leal y constructivo que constituyen las verdaderas premisas de una paz duradera. Los encuentros políticos a nivel nacional e internacional sólo sirven a la causa de la paz si los compromisos tomados en común son respetados después por cada parte. En caso contrario, estos encuentros corren el riesgo de ser irrelevantes e inútiles, y su resultado es que la gente se siente tentada a creer cada vez menos en la utilidad del diálogo y, en cambio, a confiar en el uso de la fuerza como camino para solucionar las controversias. Las repercusiones negativas, que tienen los compromisos adquiridos y luego no respetados sobre el proceso de paz, deben inducir a los Jefes de Estado y de Gobierno a ponderar todas sus decisiones con gran sentido de responsabilidad.
Pacta sunt servanda, dice el antiguo adagio. Si han de respetarse todos los compromisos asumidos, debe ponerse especial atención en cumplir los compromisos asumidos para con los pobres. En efecto, sería particularmente frustrante para los mismos no cumplir las promesas consideradas por ellos como de interés vital. Con esta perspectiva, el no cumplir los compromisos con las naciones en vías de desarrollo constituye una seria cuestión moral y pone aún más de relieve la injusticia de las desigualdades existentes en el mundo. El sufrimiento causado por la pobreza se ve agudizado dramáticamente cuando falta la confianza. El resultado final es el desmoronamiento de toda esperanza. La existencia de confianza en las relaciones internacionales es un capital social de valor fundamental.
 
Una cultura de paz
 
9. Si se examinan los problemas profundamente, se debe reconocer que la paz no es tanto cuestión de estructuras, como de personas. Estructuras y procedimientos de paz –jurídicos, políticos y económicos– son ciertamente necesarios y afortunadamente se dan a menudo. Sin embargo, no son sino el fruto de la sensatez y de la experiencia acumulada a lo largo de la historia a través de innumerables gestos de paz, llevados a cabo por hombres y mujeres que han sabido esperar sin desanimarse nunca. Gestos de paz se dan en la vida de personas que cultivan en su propio ánimo constantes actitudes de paz. Son obra de la mente y del corazón de quienes «trabajan por la paz» (Mt 5, 9). Gestos de paz son posibles cuando la gente aprecia plenamente la dimensión comunitaria de la vida, que les hace percibir el significado y las consecuencias que ciertos acontecimientos tienen sobre su propia comunidad y sobre el mundo en general. Gestos de paz crean una tradición y una cultura de paz.
La religión tiene un papel vital para suscitar gestos de paz y consolidar condiciones de paz. Este papel lo puede desempeñar tanto más eficazmente cuanto más decididamente se concentra en lo que la caracteriza: la apertura a Dios, la enseñanza de una fraternidad universal y la promoción de una cultura de solidaridad. La «Jornada de oración por la paz», que he promovido en Asís el 24 de enero de 2002, comprometiendo a los representantes de numerosas religiones, tenía justamente este objetivo. Quería expresar el deseo de educar para la paz mediante la difusión de una espiritualidad y de una cultura de paz.
 
La herencia de la «Pacem in terris»
 
10. El beato Juan XXIII era una persona que no temía el futuro. Lo ayudaba en esta actitud de optimismo la confianza segura en Dios y en el hombre, aprendida en el profundo clima de fe en el que había crecido. Persuadido de este abandono en la Providencia, incluso en un contexto que parecía de permanente conflicto, no dudó en proponer a los líderes de su tiempo una nueva visión del mundo. Ésta es la herencia que nos ha dejado. Fijándonos en él, en esta Jornada Mundial de la Paz de 2003, nos sentimos invitados a comprometernos en sus mismos sentimientos: confianza en Dios misericordioso y compasivo, que nos llama a la fraternidad; confianza en los hombres y mujeres tanto de hoy como de cualquier otro tiempo, gracias a la imagen de Dios impresa igualmente en los espíritus de todos. A partir de estos sentimientos es como se puede esperar en la construcción un mundo de paz en la tierra.
Al inicio de un nuevo año en la historia de la humanidad, éste es el augurio que surge espontáneo de lo más profundo de mi corazón: que en el ánimo de todos brote un impulso de renovada adhesión a la noble misión que la Encíclica Pacem in terris propuso hace cuarenta años a todos los hombres y mujeres de buena voluntad. Esta tarea, que la Encíclica calificó como «inmensa», se concretaba en «establecer un nuevo sistema de relaciones en la sociedad humana, bajo la enseñanza y el apoyo de la verdad, la justicia, el amor y la libertad». El Papa precisaba además que se refería a las «relaciones de convivencia en la sociedad humana..., primero, entre los individuos; en segundo lugar, entre los ciudadanos y sus respectivos Estados; tercero, entre los Estados entre sí, y, finalmente, entre los individuos, familias, entidades intermedias y Estados particulares, de un lado, y, de otro, la comunidad mundial». Y concluía afirmando que el empeño de «consolidar la paz verdadera según el orden establecido por Dios» constituía una «tarea sin duda gloriosa» (Pacem in terris, V: l.c., 301-302).
El cuadragésimo aniversario de la Pacem in terris es una ocasión muy oportuna para beneficiarse de la enseñanza profética del Papa Juan XXIII. Las comunidades eclesiales estudiarán cómo celebrar este aniversario de modo apropiado durante el año, con iniciativas que pueden tener un carácter ecuménico e interreligioso, abriéndose a todos los que sienten un profundo anhelo de «echar por tierra las barreras que dividen a unos de otros, para estrechar los vínculos de la mutua caridad, para fomentar la recíproca comprensión, para perdonar, en fin, a cuantos nos hayan injuriado» (ibíd., 304).
Acompaño estos augurios con la oración a Dios Omnipotente, fuente de todo nuestro bien. Que Él, que desde las condiciones de opresión y conflicto nos llama a la libertad y la cooperación para bien de todos, ayude a las personas en cada lugar de la tierra a construir un mundo de paz, basados siempre cada vez más firmemente en los cuatro pilares que el beato Juan XXIII indicó a todos en su histórica Encíclica: verdad, justicia, amor y libertad.
 
Vaticano, 8 de diciembre de 2002.
 
 JUAN PABLO II
 
Este documento será publicado como suplemento
del Boletín Semanal AICA Nº 2341 del 25 de diciembre de 2002
 

PARA SONREIR
 
 
NO SOMOS NADA...
 
En un velorio de campaña, dos señoras lloraban a moco tendido al lado del féretro.
-¡Pobrecito...!- decía una.
-¡Pensar que se fue... tan joven!- apuntaba otra.
Y las dos comentaban a coro entre llanto y llanto: -¡¡¡No somos nada!!! ¡¡¡No somos nada!!!-
En esto se acerca un borracho y les dice: -¿Y si no son nada pa´ que vienen? ¡Yo por lo menos soy primo del finadito!
 

SOLICITUD DE COLABORACIÓN 

Estimados amigos:
Nos sumamos a la solicitud de colaboración para con la nieta de nuestros queridos amigos y co-fundadores de la Asociación Vivir en Familia, Alfredo Vaeza y Marta Grego de Vaeza,
 
MANUELA RODRÍGUEZ VAEZA
 
De 5 años de edad, Manuelita fue operada dos veces en el Massachussets General Hospital en Boston, EE.UU., de una uveítis ideopática, que le afectó gravemente un ojo comprometiéndole su visión. Para aydar a esta familia se han abierto las siguientes líneas telefónicas:
 
0900 9511......para colaborar con......$30
0900 9512......para colaborar con......$50
0900 9513......Para colaborar con....$100
 
y las siguientes cuentas en el
BANCO DE BOSTON:
 
N° 8115377.......Caja de Ahorros Dólares
N° 9936564......Caja de Ahorros Moneda Nacional
 
Desde ya ¡MUCHAS GRACIAS!
  

CORREO DEL LECTOR

----- Original Message -----
From: Victoria Anselmi
To: familias@adinet.com.uy
Sent: Wednesday, December 18, 2002 2:26 PM
Subject: Suscribirme
Hola!!
Queria saber como tengo que hacer para recibir su revista en esta direccion de la que les escribo. Tienen pagina de internet para la suscripcion?
Gracias!
Victoria

----- Original Message -----
From: "PRO-VIDA ENSENADA"
Sent: Monday, December 16, 2002 3:14 AM
Subject: Aradecimiento y felicitación
Estimados Productores de la Revista Vivir en Familia:
Les agradecemos de todo corazón nos enviaran tan valiosa publicación, nos va a ser de mucha utilidad en nuestra formación para poder defender la vida en nuestra comunidad, ojala publiquen algo de México. Los felicitamos y rogamos a Dios bendiga su hermoso trabajo. Atte. Laura y Mario Torres, Delegación 
Pro-vida de Ensenada, B.C. México

----- Original Message -----
From: Facoltà di Bioetica
To: <familias@adinet.com.uy>
Sent: Sunday, December 15, 2002 1:28 PM
Subject: RE: Suscripción a Vivir en Familia
 
Estimado Ing. Fernández:
Me da pena lo sucedido con la votación sobre la ley de aborto en la cámara de diputados. Espero que todavía se pueda hacer algo en el Senado, aunque creo que existe también la opción del veto presidencial. Encomendémoslo a Dios. De todas maneras, estoy seguro que su esfuerzo contribuirá a salvar muchas vidas huamanas.
Con un recuerdo en la oración, me despido afectísimo en Cristo,

Dr. Cristian Borgono
Facoltà di Bioetica
Pontificio Ateneo Regina Apostolorum

Si está Ud. interesado/a en uso de MÉTODOS NATURALES DE REGULACIÓN DE LA FERTILIDAD, y/o en organizar conferencias sobre los temas que se tratan en la revista, no dude en consultarnos.
 
 

 
Vivir en Familia es una publicación que se distribuye en forma gratuita por correo electrónico. Sus objetivos son:
 
DEFENDER LA VIDA DESDE LA CONCEPCIÓN HASTA LA MUERTE NATURAL
BRINDAR FORMACIÓN E INFORMACIÓN PARA EL MATRIMONIO Y LA FAMILIA
 

 
La Asociación Vivir en Familia es una asociación civil sin fines de lucro, con personería jurídica en trámite.
 
Redactor Responsable:
Ing. Agr. Álvaro Fernández
 
Colaboran regularmente con la Revista:
Arq. José Luis Barrabino
Dra. Carmen Barrera
Lic. Florencia Beltrán
Dr. Juan Bonifazio
Dr. Eduardo Casanova
Dra. Adela González
Ing. Daniel Iglesias
Lic. Néstor Martínez
Dr. Esc. Pedro Montano
Sra. Magdalena Olaso
Dr. Gustavo Ordoqui
Conexion a Internet:
Telefonos: 628 84 28
Fax: 628 83 65
 
Servicio Técnico:
José Luis Sánchez Rodríguez
Tel.: 481 27 29
Cel.: 099 234568

 
Esperamos sus comentarios. Para suscribirse o borrarse envíe un mail a:
 
 
En base de las normativas internacionales sobre SPAM, este correo no puede ser considerado SPAM mientras incluya una forma de ser removido. Para ello solo tiene que contestar este correo electrónico poniendo en Asunto:"Bórreme de lista de distribución".

Arriba ] 01/01 ] 02/01 ] 03/01 ] 05/01 ] 06/01 ] 07/01 ] 08/01 ] 09/01 ] 10/01 ] 11/01 ] 14/01 ] 15/01 ] 16/01 ] 17/01 ] 18/01 ] 20/01 ] 01/02 ] Campaña por la Vida ] Edición Especial ] 02/02 ] 03/02 ] 04/02 ] 05/02 ] 06/02 ] 07/02 ] 08/02 ] 09/02 ] 10/02 ] 11/02 ] 12/02 ] 13/02 ] 14/02 ] 15/02 ] 17/02 ] 18/02 ] 19/02 ] [ 20/02 ] 01/03 ] 02/03 ] 03/03 ] 04/03 ] 05/03 ] 06/03 ] 07/03 ] 08/03 ] 09/03 ] 10/03 ] 12/03 ] 13/03 ] 14/03 ] 15/03 ] 16/03 ] 17/03 ] 18/03 ] 19/03 ] 20/03 ] 21/03 ] 22/03 ] 23/03 ] 01/04 ] 02/04 ] Elecciones 2004 ] 15/04 ] 16/04 ] 17/04 ] 18/04 ] 02/05 ] 03/05 ] 04/05 ] 06/05 ] 07/05 ]